Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 25/02/09

Una crisis del capital

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 25 febrero 2009

Por Eduardo Lucita

El espacio temporal en que se producen las crisis es el momento central donde nuestra intervención puede tener mayor capacidad política, mayor rédito político
Intervención en el panel sobre la crisis mundial organizado por la librería del pensamiento marxista Gallo Rojo en Buenos Aires el martes 25 de febrero de 2009.
Sobre la crisis mundial, el calor reinante habla de que la cosa está que arde. En los minutos que tengo quisiera colocar tres o cuatro cosas.
En primer lugar, creo que es muy importante caracterizar esta crisis como una crisis del capital. Digo esto, porque hay mucha vulgata periodística, mucho comentarista de radio, de televisión, mucho analista, que plantean la crisis del sector financiero, que separan las finanzas de la economía real. Tratan escindir una cosa de la otra, como si la economía no fuera una sola, y como si las finanzas no fueran absolutamente necesarias para el desenvolvimiento de la economía capitalista.

Se acusa a la “plata dulce”, a la “codicia de los banqueros”, a los “especuladores”. Se plantea que la culpa es de esa idea de hacer dinero del dinero, sin pasar por el complejo trámite de la producción… y, por lo tanto, de la explotación de la fuerza del trabajo, etc., etc.

Son argumentos a la gente en general le parecen convincentes. Es que de solo pensar que el capital financiero era casi diez veces a nivel mundial de lo que está instalado en el sector productivo, muestra el peso que tenían las finanzas sobre la economía. En Estados Unidos, incluso, el crédito llegó a ser el 140% del producto bruto.

Pero poner el acento en esto, poner el acento en el neoliberalismo, poner el acento en el sector financiero, es en realidad ver las consecuencias y no las causas. En última instancia, es una maniobra para exculpar al sistema del capital. Y esta crisis, más allá las características propias y específicas que tiene toda crisis de una envergadura como esta –como el problema de la financierización de la economía, etc., etc.– es una crisis de sobreacumulación de capitales, de sobreproducción de productos manufactureros, que se combina, a mi juicio, con una escasez relativa de materias primas y de productos energéticos.

Hay una gran deslegitimación del capitalismo

Hoy ya no se está discutiendo en el mundo si el aterrizaje va a ser suave o va a ser de golpe, ya no se discute si es una desaceleración de la economía o es una recesión: la economía ya ha entrado en recesión en los principales países del mundo. Hoy lo que se está discutiendo es si vamos a entrar en una depresión económica duraderas.

Incluso, ayer o anteayer, Roubini –ese gurú que está de moda en EEUU– ha planteado que se está avanzando rápidamente a un proceso de liquidación de stock y de baja de precios. Esto es un estancamiento con deflación, con inflación negativa, lo cual habla de un escenario de recesión De ahí lo que están haciendo todos los estados: insuflar dinero para recomponer el crédito, para evitar las quiebras, para recomponer los bancos, etc., etc.
Como la crisis estalló por el lado fuerte del neoliberalismo –por el lado del individualismo, del reino del mercado, de hacer del dinero la medida de valor de todos los valores–, esta crisis brinda a los socialistas una situación excepcional, porque hay cierta base de deslegitimización del sistema.

Cuando la gente capta que la crisis que tiene hoy el Citibank fue porque no declaró correctamente sus balances –y no estamos hablando de una empresita en la Argentina, sino del segundo o tercer banco del mundo–, cuando la gente ve eso, ve que ha sido estafada, ve que está perdiendo sus jubilaciones en todos lados, hay una fuerte deslegitimación del sistema, por el lado del individualismo, del gran triunfo del neoliberalismo en esta etapa.

Una situación excepcional para desenvolver los argumentos marxistas

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »

LA GRAN DEPRESIÓN

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 25 febrero 2009

Por Michael Roberts

En el momento de escribir este artículo el índice de la bolsa de Nueva York alcanza su nivel más bajo en seis años, las grandes instituciones financieras y los inversores en compañías que cotizan en la Bolsa caen presas del abatimiento debido a la situación de la economía mundial.

Y estos inversores tienen muy buenas razones para estar deprimidos. La economía mundial, según las estimaciones de las principales instituciones internacionales, este año se contraerá por primera vez desde los años cuarenta. Con la palabra mundial quieren decir: en todas partes, no sólo en las economías capitalistas desarrolladas.

Pero dejando a un lado a los inversores, la clase obrera mundial es la que realmente sufrirá. Globalmente, la ONU calcula que el desempleo este año alcanzará los 220 millones de personas. De una fuerza laboral aproximada de 3.000 millones, es significa sólo el 7 por ciento. Pero esta cifra no tiene en cuenta a millones de parados ocultos que ni siquiera pueden comenzar a buscar un empleo. En cuanto al porcentaje de los que trabajan en fábricas en el planeta probablemente estará en el 20 por ciento.

La tasa de crecimiento oficial real del PIB en China ha caído a sólo un 5 por ciento anual, de un 11 por ciento conseguido el año pasado (la realidad probablemente sea peor si se tiene en cuenta el consumo eléctrico de las empresas, fábricas y familias).

Ocurre lo mismo en el resto de Asia. Japón ha anunciado que el último trimestre de 2008 su economía sufrió la mayor contracción en 27 años. Singapur y otras economías del sudeste asiático también están hundidas porque sus exportaciones a Europa y EEUU han chirriado hasta detenerse.
Los más afectados son los antiguos países “comunistas” de Europa del Este. Después de emprender el camino del capitalismo tras el colapso de la Unión Soviética, las elites dominantes de estos países ahora deben explicar a su población por qué sus economías ¡se contraerán un 10 por ciento en un año!

 

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »

Informe de Nikita Kruschev 25 de febrero de 1956

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 25 febrero 2009

(Informe secreto al XX Congreso del PCUS)

krushchev-fidelvasquezCamaradas:
En el informe que presentó el Comité Central del Partido al XX Congreso, en numerosos discursos pronunciados por delegados a ese Congreso, y también durante la reciente sesión plenaria del C.C., se dijo mucho acerca de los efectos perjudiciales del culto a la personalidad.

Después de la muerte de Stalin el Comité Central del Partido comenzó a estudiar la forma de explicar, de modo conciso y consistente, el hecho de que no es permitido y de que es ajeno al espíritu del marxismo-leninismo elevar a una persona hasta transformarla en superhombre, dotado de características sobrenaturales semejantes a las de un dios. A un hombre de esta naturaleza se le supone dotado de un conocimiento inagotable, de una visión extraordinaria, de un poder de pensamiento que le permite prever todo, y, también, de un comportamiento infalible.

Entre nosotros se asumió una actitud de ese tipo hacia un hombre, especialmente hacia Stalin, durante muchos años. El objeto del presente informe no es valorar la vida y las actividades de Stalin. Los méritos de Stalin son bien conocidos a través de un sinnúmero de libros, folletos y estudios que se redactaron durante su vida. El papel de Stalin en la preparación y ejecución de la revolución socialista, en la guerra civil, en la lucha por la construcción del socialismo en nuestro país, es conocido universalmente. Nadie lo ignora. En este momento nos interesa analizar un asunto de inmensa importancia para el partido, tanto ahora como en el futuro… Nos incumbe considerar cómo el culto a la persona de Stalin creció gradualmente, culto que en momento dado se transformó en la fuente de una serie de perversiones excesivamente serias de los principios del Partido, de la democracia del Partido y de la legalidad revolucionaria.

Debido a que todos no se han dado cuenta cabal de las consecuencias prácticas derivadas del culto al individuo, del gran daño causado por el hecho de que se haya violado el principio de la dirección colegial en el Partido, concentrando un poder limitado en las manos de una persona, el C.C. del Partido absolutamente necesario exponer los detalles de este asunto al XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Durante la vida de Lenin, el C.C. del Partido fue la expresión real de un tipo de gobierno colegial, tanto para el Partido como para la nación. Debido a que fue un revolucionario marxista militante que jamás dejó de acatar los principios esenciales del Partido, Lenin nunca impuso por la fuerza sus puntos de vista a sus colaboradores.

LENIN CONTRA STALIN

Vladimir Ilich Lenin, fuera de las importantes contribuciones que hizo a la victoria de la clase trabajadora, en bien de la victoria de nuestro Partido y de las ideas implícitas en el comunismo científico respecto a la vida, tuvo la visión, debido a su clara inteligencia, de percibir a tiempo en Stalin esas características negativas que posteriormente tuvieron consecuencias tan nefastas.

Temiendo por el futuro del Partido y de la nación soviética, Lenin diagnosticó por escrito el carácter de Stalin y en forma absolutamente concreta, señalando que era necesario examinar la necesidad de desplazar a Stalin de su puesto de Secretario General, puesto que era un ser insolente en exceso hacia sus camaradas y también, porque, siendo caprichoso, podría abusar del poder.

En diciembre de 1922, en una carta al Congreso del Partido, Lenin dijo: «Después de tomar posesión del cargo de Secretario General, el camarada Stalin ha acumulado en sus manos un poder desmedido y no estoy seguro de que sea siempre capaz de usar este poder con el debido cuidado».

Esta carta, que es un documento político de inmensa importancia, conocida en la historia del Partido como testamento de Lenin, ha sido distribuida a los delegados del XX Congreso del Partido. Uds, la habían leído ya y sin duda la leerán nuevamente. Convendría que Uds. meditaran las francas palabras de Lenin, puesto que ellas expresan la ansiedad que sentía Vladimir Ilich respecto al Partido, al pueblo, al Estado y a la futura dirección de la política del Partido. Dijo Lenin

«Stalin es excesivamente insolente y este defecto, que puede ser tolerado en un militante cualquiera del Partido, se transforma en un defecto inaceptable en una persona que ocupa el cargo de Secretario General. Es por esto que propongo que los camaradas vean la manera de alejar a Stalin de este cargo y de colocar allí a otro hombre, uno que, sobre todas las cosas, difiera de Stalin en lo siguiente: mayor tolerancia, más lealtad, más bondad y una actitud más considerada y un temperamento menos caprichoso, etc., etc…»

Este documento de Lenin se dió a conocer a los delegados al XIII Congreso del Partido, quienes discutieron la conveniencia de transferir a Stalin a otro cargo que no fuera el de Secretario General. Los delegados se declararon en favor de mantener a Stalin en su puesto, expresando su esperanza de que él tomaría en cuenta las críticas de Lenin e izaría lo posible por sobreponerse a los defectos que causaban tanta inquietud a este último.

Camaradas: el Congreso del Partido debe familiarizarse con dos nuevos documentos que confirman que el carácter de Stalin era tal cual lo había revelado Lenin en su testamento. Estos documentos son cartas de Nadejda Constantinovna Krupskaya [esposa de Lenin], a Kamenev, que en ese tiempo encabezaba el Buró político, y una carta personal de Lenin a Stalin.

Leeré ahora estos documentos:

«Lev Vórisovich! Debido a una breve carta que escribí con palabras que me dictara Vladimir Ilich, con permiso de sus médicos, Stalin se permitió ayer dirigirse a mí con una violencia inusitada. Durante mis treinta años de militante, nunca había oído a un camarada dirigir palabras tan insolentes a otro. Los asuntos del Partido y de Ilich no son de menos significación para mí que para Stalin. En este momento necesito el máximum de dominio sobre mí misma. Lo que uno puede y lo que uno no puede discutir con Ilich lo sé yo mejor que cualquier médico, puesto que yo sé lo que le pone nervioso y lo que no le perturba; de cualquier modo sé estas cosas mejor que Stalin. Recurro a Ud. y a Grigory, por ser los camaradas que se hallan más cerca de V. I., y les ruego que me protejan de insolentes intromisiones en mi vida privada y de viles invectivas y amenazas. No tengo la menor duda respecto a cuál será la unánime decisión de la Comisión de Control, con la cual Stalin me amenaza; no obstante, tampoco tengo la fuerza ni el tiempo disponible para malgastarlo en querellas insensatas. Además, soy un ser humano que soporta en estos momentos una tensión nerviosa excesiva.»

Nadejda Constantinovna escribió esta carta el 23 de diciembre de 1922. Dos meses y medio después, en marzo de 1923, Lenin envió a Stalin la siguiente carta

Al camarada Stalin. Copias para Kamenev y Zinoviev.

«Estimado camarada Stalin:

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »