Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 28/04/09

LA TEORÍA ECONÓMICA Y LA POLÍTICA: MÁS ALLÁ DEL CAPITAL

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 abril 2009

István Mészáros *

 

1. La suerte de algunas influyentes teorías económicas

Desearía comenzar con dos casos contrastantes, que ilustran la suerte –no muy afortunada– de algunas influyentes teorías económicas.

El primer caso se desprende de una cita tomada de un reciente editorial de The Economist de Londres:

Resulta desalentador considerar precisamente cuánto gira en tomo al asunto de la productividad en los Estados Unidos. Las valoraciones de la bolsa, confusas incluso ahora según criterios históricos; la estabilidad financiera mundial; las perspectivas para el nivel de vida no sólo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo; la probabilidad de éxito a largo plazo de la combinación de baja tasa de inflación y alta tasa de empleo: todas estas cuestiones y otras más dependen de si la productividad en los Estados Unidos realmente tomó un nuevo camino de crecimiento más rápido, como se supuso en general, a finales del decenio de 1990. Durante el año pasado, se puso en evidencia que muchas de las aseveraciones hechas por la nueva economía eran falsas: la noción de que el ciclo económico estaba muerto; que el gasto en tecnología de la información era a prueba de recesión; que los métodos clásicos de valorar las acciones eran en lo sucesivo irrelevantes, etc. Ahora, sin embargo, el pilar más importante de la nueva economía ha sido, si no demolido, por lo menos gravemente golpeado. (2)

Y, como conclusión, el mismo editorial dice a los lectores que, a su debido tiempo, habrá de pagarse un precio por todos esos falsos supuestos. En consecuencia, los “fanáticos de la nueva economía […] pueden tener que lamentar haber apostado tanto no a un avance sólido y plausible, sino a un milagro que ahora resulta no haber ocurrido”(3). Por ende, en este caso, podemos ver claramente la fragilidad de los supuestos formulados de manera precipitada, que ahora denuncia como indudablemente falsos el mismo The Economist. Sin embargo, el problema es que todos estos supuestos están en pleno apogeo, proclamados con afán como los sólidos pilares de las estructuras teóricas más actualizadas. Como tales alaban las excelencias de nada menos que “la nueva economía”, que, a su vez, se supone que garantiza inversiones en gran escala en nuevas burbujas de los mares del Sur. Como sabemos, las sumas comprometidas en la reciente implosión de “la nueva economía” fueron tan inconcebibles que en un año las pérdidas del NASDAQ representaron dos veces y media la cantidad total de las reducciones fiscales anunciadas por el presidente George W. Bush, para todo el decenio venidero, quedando estas últimas anuladas (y de inmediato recortadas fuertemente por el Congreso). Por consiguiente, las pérdidas del NASDAQ en un año fueron treinta veces superiores a los correspondientes ahorros fiscales anuales previstos. El hecho de que la sabiduría del editorial de The Economist equivalga a “ser sabio después de ocurridos los hechos” no debe preocuparnos demasiado en el contexto actual. Después de todo, el arsenal teórico de la revista es muy parecido a lo que sus redactores principales ahora critican tardíamente, siempre preparado a partir de una perspectiva de muy corto plazo. Ésta es la razón por la cual The Economist puede cambiar fácilmente su posición -para tomar como ejemplo algo que de ninguna manera tiene poca importancia- de la idealización largo tiempo mantenida de “la economía de escala” a lo diametralmente opuesto, denunciándola como la des-economía de escala cuando fracasa la panacea antes defendida, y defender nuevamente la economía de escala cuando esta última parece ser más conveniente.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »

¿Por qué socialismo?

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 abril 2009

Albert Einstein

Artículo publicado originalmente en

Monthly Review, New York, mayo 1949.

 

¿Debe quien no es un experto en cuestiones económicas y sociales opinar sobre el socialismo? Por una serie de razones creo que sí.

Permítasenos primero considerar la cuestión desde el punto de vista del conocimiento científico. Puede parecer que no haya diferencias metodológicas esenciales entre la astronomía y la economía: los científicos en ambos campos procuran descubrir leyes de aceptabilidad general para un grupo circunscrito de fenómenos para hacer la interconexión de estos fenómenos tan claramente comprensible como sea posible. Pero en realidad estas diferencias metodológicas existen. El descubrimiento de leyes generales en el campo de la economía es difícil porque la observación de fenómenos económicos es afectada a menudo por muchos factores que son difícilmente evaluables por separado. Además, la experiencia que se ha acumulado desde el principio del llamado período civilizado de la historia humana —como es bien sabido— ha sido influida y limitada en gran parte por causas que no son de ninguna manera exclusivamente económicas en su origen. Por ejemplo, la mayoría de los grandes estados de la historia debieron su existencia a la conquista. Los pueblos conquistadores se establecieron, legal y económicamente, como la clase privilegiada del país conquistado. Se aseguraron para sí mismos el monopolio de la propiedad de la tierra y designaron un sacerdocio de entre sus propias filas. Los sacerdotes, con el control de la educación, hicieron de la división de la sociedad en clases una institución permanente y crearon un sistema de valores por el cual la gente estaba a partir de entonces, en gran medida de forma inconsciente, dirigida en su comportamiento social.

Pero la tradición histórica es, como se dice, de ayer; en ninguna parte hemos superado realmente lo que Thorstein Veblen llamó «la fase depredadora» del desarrollo humano. Los hechos económicos observables pertenecen a esa fase e incluso las leyes que podemos derivar de ellos no son aplicables a otras fases. Puesto que el verdadero propósito del socialismo es precisamente superar y avanzar más allá de la fase depredadora del desarrollo humano, la ciencia económica en su estado actual puede arrojar poca luz sobre la sociedad socialista del futuro.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »

PIRÁMIDE CAPITALISTA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 abril 2009

piramidedelcapitalismo-fidelvasquez

Posted in General | 1 Comment »

LA PIRÁMIDE DEL CAPITALISMO

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 abril 2009

Luis Britto García

 

Como el capitalismo, la pirámide tiene por meta la ganancia desechando cualquier otra consideración ética, jurídica, ecológica, social, política o estética

 

En noviembre de 2008, sesionó en Bolivia el primer seminario de estafas piramidales, reunión tardía para estudiar un fraude tan viejo como la codicia.

Se llama pirámide al sistema que atrae inversiones prometiendo intereses o beneficios tan exorbitantes que sólo pueden ser pagados atrayendo nuevas inversiones, y así sucesivamente hasta que se acaban los bobos.

Pero los bobos son inagotables, como lo demostraron en Venezuela nuestras múltiples Pirámides, el Jeque, la Crisis Bancaria de 1994 y la Vuelta zuliana; y en Estados Unidos, el sistema Fonzi y el honesto capitalista Bernard Madoff al desaparecer 50 mil millones de dólares que le prestó la astuta oligarquía financiera hebrea.

Hace cinco años, formulé los Diez Mandamientos de la Vuelta: 1) Nadie resiste la tentación de recibir todo a cambio de nada; 2) la estafa es del tamaño de la prepotencia del estafado; 3) lo mal habido, fácilmente perdido; 4) mientras menos confianza inspira el oferente, más fe infunden sus promesas de hacernos ricos sin trabajar; 5) los fondos de los primeros estafados se usan para atraer a los siguientes y, cuando el pez cree tragarse el gusano, resulta tragado él; 6) mientras más gordo parece el gusano, más rápido se traga el anzuelo; 7) pagar deuda contrayendo nueva deuda en definitiva resulta impagable; 8 ) en la Vuelta, los únicos castigados son las víctimas; 9) la Vuelta sólo termina cuando termina con sus presas; 10) la Vuelta rompe el saco.

Cinco años más tarde, me doy cuenta de que los Mandamientos de la Pirámide son también los del capitalismo y de su crisis.

Al igual que la estafa piramidal, el capitalismo es un juego suma cero, en el cual la ventaja de uno sale de la pérdida de otros.

Como el capitalismo, la pirámide tiene por meta la ganancia desechando cualquier otra consideración ética, jurídica, ecológica, social, política o estética.

Los promotores de la pirámide, como los del capitalismo, sostienen que su sistema no debe ser regulado ni limitado por nadie salvo por él mismo.

El capitalismo, como la pirámide, sigue devorando hasta que no le quedan más víctimas.

En lo tocante a la ecología, el capitalismo saquea, dilapida y consume toda la naturaleza presumiendo que, así como la pirámide siempre encuentra más bobos que estafar, el capitalismo hallará siempre nuevos recursos que devorar.

En realidad, la depredación capitalista redujo selvas y bosques tropicales a 2% de la superficie de la tierra, liquidó más de 50 mil especies vivientes entre 1990 y 2000, asesina cada año tres millones de personas que mueren por contaminación del aire y cinco millones que fallecen por contaminación del agua; elevó la concentración de dióxido de carbono de 220 a 550 partes por millón, lo cual creó un efecto invernadero que derrite los casquetes polares; derrocha a paso acelerado las reservas de combustible fósil y las saquea con espantosas guerras.

Si la pirámide capitalista espera encontrar nuevos planetas después de destruir éste, el capitalismo piramidal intenta lo mismo con la población. Toda la riqueza de la Tierra es producida por sus 6 mil millones de habitantes; la explotación capitalista logra que 2.600 millones vivan en pobreza media y 1.500 millones en pobreza absoluta; que según la Cepal para 2005 el 44,6% de los latinoamericanos sean pobres y 19,4% indigentes; que según la Unicef cada año en la región muera medio millón de niños por causas evitables.

Para arrancar todavía más riqueza destruyendo a quienes la producen, la pirámide capitalista niega los derechos sociales conquistados por siglos; reinstaura la esclavitud con las maquilas, planea la semana laboral de 64 horas con trabajo dominical, “flexibiliza” la relación laboral y echa a la calle millones de desempleados.

Como la pirámide capitalista no provee a los más con lo que necesitan, el capitalismo piramidal inventa el consumismo para forzar a los menos a comprar lo que no necesitan, asumiendo que siempre habrá quien se endeude para fingir el status que no tiene: el resultado son las crisis de sobreproducción cuando se copa la demanda de la ínfima minoría que puede consumir, y la quiebra masiva cuando personas o países no pueden pagar los intereses de los intereses de los intereses.

El capitalismo, como la pirámide, tiene por base el dinero, y la pirámide más colosal es la que desde 1971 imprime más y más dólares sin ningún respaldo con la pretensión de que las demás divisas se cubran con ellos y de que siempre habrá quien confunda con moneda un papel con un sistema de Reserva Federal que sólo garantiza un dólar por cada 83 que circulan.

Sobre ellos se monta una pirámide especulativa que supera setenta u ochenta veces la producción de bienes reales bajo el supuesto de que cada vez más tontos comprarán valores sin valor alguno, hasta que más de 700 mil millones de dólares se disipan en el aire y hay que sacar de la nada otra suma igual para sustituirla.

La pirámide, como el capitalismo, se sustenta en el crédito, y el capitalismo, como la pirámide, se funda en la pretensión de que es posible pagar lo que se debe endeudándose indefinidamente. Por ese camino Estados Unidos acumula una deuda pública de $59.000.000 millones que asciende a un desastroso 65,5% de su PIB y una impagable carga de $516.348 por familia.

El capitalismo, como la pirámide, sólo construye destruyendo: si fabricar armas es negocio, su producción debe seguir hasta exceder las necesidades reales de la defensa, y después de la desaparición de todos los enemigos significativos, hasta arrasar niños con bombas de fósforo, hasta consumir en 2007 un monto de 623 mil millones de dólares anuales, superior al gasto militar del resto del planeta.

Alain Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal y quien desreguló la banca de inversiones, reconoció haberse equivocado; sobre lo que había que hacer, declaró: “No sé”.

Pero sabemos que no hay más planetas, más humanidad, más víctimas que sacrificar ni a la pirámide ni al capitalismo.

 

Posted in General | Leave a Comment »

LA TIRANÍA DE LA MALA TEORÍA ECONÓMICA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 abril 2009

Por Dean Baker

 

Los antiguos animadores del “boom” tóxico en los Estados Unidos quieren ahora que rescatemos a los bancos norteamericanos. Se equivocaron antes y se equivocan ahora.  

Se dice con frecuencia que pocas fuerzas hay tan destructivas que tengan la potencia de la mala teoría económica. Rara vez ha quedado esto más claramente demostrado que en el caso de la presente crisis.     

 Mientras la codicia de los banqueros alimentaba la burbuja inmobiliaria, la incompetencia y corrupción del gremio de los economistas permitió que la mayor burbuja financiera del mundo creciera sin control, hasta que su desplome inevitable descalabró a la economía. Ya es notable que a aquellos economistas que se equivocaron en todo a medida que se expandía la burbuja se les siga concediendo la oportunidad de equivocarse en todo mientras tratamos de bregar por salir de entre los escombros.  

 Aunque la mayoría de los “mejores” economistas del mundo no lo vieran, la historia de la burbuja y su derrumbe era en realidad extremadamente sencilla. La recuperación del “crack” del mercado de valores de 2001 la impulsó el crecimiento de la burbuja inmobiliaria.  

 En los Estados Unidos, esa carrera sin precedentes en los precios de la vivienda alimentó a la economía al provocar un auge de la construcción, y lo que es aún más importante, un auge del consumo, mientras la tasa de ahorro caía a cero. Aunque muchos destacados economistas sermonearon al país sobre la necesidad de ahorrar y poner fin al despilfarro, los que sabían economía apuntaron al conocido efecto de riqueza de la vivienda.  

Los hogares gastan en parte en proporción a la riqueza de su vivienda. El previsible resultado de la creación de la riqueza de la burbuja de la vivienda por valor de 8 billones de dólares (110.000 dólares por propietario de vivienda) fue un boom de consumo masivo del orden de 400.000 a 600.000 millones de dólares. El problema no era el despilfarro de la gente; el problema era que los responsables de la política económica permitieron que se desarrollara una inmensa burbuja. La gente consideró esta riqueza de la burbuja como si fuera riqueza real, y respondió exactamente como la teoría economía preveía que reaccionaria: gastando como locos.  

 Al decaer rápidamente los precios de la vivienda, el auge de la construcción de viviendas se ha convertido ahora en reventón y las tasas de ahorro están volviendo a lo normal. La economía experimenta un desplome en la burbuja inmobiliaria no residencial que se desarrolló siguiendo la burbuja de la vivienda. Ha habido un ingente exceso de construcción en espacio para locales comerciales, oficinas, hoteles y la mayor parte de las demás categorías de construcción no residencial.    

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »

LA CRISIS CAPITALISTA Y LA RESPUESTA POLÍTICA DE LA IZQUIERDA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 abril 2009

Walden Bello

Palabras de  Walden Bello en la Conferencia sobre la Crisis Global organizada el pasado 21 de marzo en Berlín por el Partido de la Izquierda alemán, partido del que Bello es miembro honorario.


Semana tras semana, asistimos a la contracción de la economía global a un ritmo peor que el pronosticado por el más agorero de los economistas. Es claro: no nos hallamos en una recesión común y corriente, sino que estamos aproados a una depresión global que podría durar muchos años.

Lo que haré hoy aquí es, primero, discutir brevemente los orígenes y la dinámica de esta crisis; y segundo, explorar las posibilidades de una estrategia para la izquierda global capaz de responder a la presente crisis en el contexto de los desafíos procedentes tanto del centro capitalista tecnocrático como de la derecha capitalista populista..

La crisis fundamental es de sobreacumulación

La teoría económica ortodoxa dejó hace mucho de ser útil para comprender la crisis. La teoría económica no-ortodoxa, en cambio, puede ahora arrojar potentísimos vislumbres de las causas y de la dinámica de la actual crisis. Desde una perspectiva progresista, lo que estamos observando es la intensificación de una de las crisis centrales –o “contradicciones”— del capitalismo global: la crisis de sobreproducción, también conocida como crisis de sobreacumulación o de sobrecapacidad. Se trata de la tendencia del capitalismo a generar, en el contexto de una aguda competición intercapitalista, una tremenda capacidad productiva, la cual rebasa holgadamente la capacidad de consumo de la población debido a las desigualdades de ingreso que limitan el poder adquisitivo popular. Lo que trae consigo una erosión de la rentabilidad y conduce a una espiral económica bajista.

Para entender el presente colapso, tenemos que retrotraernos a la llamada Edad de Oro del capitalismo contemporáneo, el período entre 1945 y 1975. Fue un período de rápido crecimiento, tanto en las economías centrales como en las economías subdesarrolladas: un crecimiento disparado, en parte, por la masiva reconstrucción de Europa y del Este asiático luego de la devastación de la II Guerra Mundial, y en parte también por los nuevos dispositivos y los nuevos instrumentos resultantes de un histórico compromiso de clase entre el capital y el trabajo que se institucionalizó bajo el nuevo Estado keynesiano.

Pero ese período de elevado crecimiento llegó a su fin a mediados de los 70, cuando las economías centrales fueron presa de la estanflación, es decir de la coexistencia de bajo crecimiento y elevada inflación, una amalgama supuestamente imposible para la teoría económica neoclásica.

La estanflación, sin embargo, no era sino el síntoma de una causa más profunda: la reconstrucción de Alemania y de Japón, y el rápido crecimiento de economías en vías de industrialización, como Brasil, Taiwán y Corea del Sur, vino a añadir un tremendo volumen de nueva capacidad productiva e incrementó la presión competitiva global, mientras que, en cambio, las desigualdades dentro de los países y entre países limitaban el crecimiento del poder adquisitivo y de la demanda, erosionando así la rentabilidad. Eso se agravó con los drásticos incrementos del precio del petróleo experimentados en los 70.

La expresión más dañina de la crisis de sobreproducción fue la recesión global de comienzos de los 80, que fue la más grave que se abatió sobre la economía internacional desde los tiempos de la Gran Depresión, es decir, antes de la crisis presente.

El capitalismo ensayó tres vías de escape para zafarse de la sobreproducción: la reestructuración neoliberal, la globalización y la financiarización.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »

La gripe porcina y el monstruoso poder de la gran industria pecuaria

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 abril 2009

Por Mike Davis

 

La gripe porcina mexicana, una quimera genética probablemente concebida en el cieno fecal de una gorrinera industrial, amenaza subitáneamente con una fiebre al mundo entero. Los brotes en la América del Norte revelan una infección que está viajando ya a mayor velocidad de la que viajó con la última cepa pandémica oficial, la gripe de Hong Kong en 1968.

Robándole protagonismo a nuestro último asesino oficial, el virus H5N1, este virus porcino representa una amenaza de ignota magnitud. Parece menos letal que el SARS [Síndrome Respiratorio Agudo, por sus siglas en inglés] en 2003, pero, como gripe, podría resultar más duradera que el SARS. Dado que las domesticadas gripes estacionales de tipo A matan nada menos que a un millón de personas al año, incluso un modesto incremento de virulencia, especialmente si va combinada con una elevada incidencia, podría producir una carnicería equivalente a una guerra importante.

Ello es que una de sus primeras víctimas ha sido la consoladora fe, inveteradamente predicada por la Organización Mundial de Salud (OMS), en la posibilidad de contener las pandemias con respuestas inmediatas de las burocracias sanitarias e independientemente de la calidad de la sanidad pública local. Desde las primeras muertes por H5N1 en 1997, en Hong Kong, la OMS, con el apoyo de la mayoría de administraciones nacionales de sanidad, ha promovido una estrategia centrada en la identificación y el aislamiento de una cepa pandémica en su radio local de brote, seguidos de una masiva administración de antivirales y –si disponibles— vacunas a la población.

Una legión de escépticos ha criticado ese enfoque de contrainsurgencia viral, señalando que los microbios pueden ahora volar alrededor del mundo –casi literalmente en el caso de la gripe aviar— mucho más rápidamente de lo que la OMS o los funcionarios locales puedan llegar a reaccionar al brote original. Esos expertos han observado también el carácter primitivo, y a menudo inexistente, de la vigilancia de la interfaz entre las enfermedades humanas y las animales. Pero el mito de una intervención audaz, preventiva (y barata) contra la gripe aviar ha resultado valiosísimo para la causa de los países ricos que, como los EEUU y el Reino Unido, prefieren invertir en sus propias líneas Maginot biológicas, antes que incrementar drásticamente la ayuda a los frentes epidémicos avanzados de ultramar. Tampoco ha tenido precio este mito para las grandes transnacionales farmacéuticas, enfrentadas en una guerra sin cuartel con las exigencias de los países en vía de desarrollo empeñados en exigir la producción pública de antivíricos genéricos clave como el Tamiflu patentado por Roche.

La versión de la OMS y de los centros de control de enfermedades, de acuerdo con la cual ya se está preparado para una pandemia, sin mayor necesidad de nuevas inversiones masivas en vigilancia, infraestructura científica y regulatoria, salud pública básica y acceso global a fármacos vitales, será ahora decisivamente puesta a prueba por la gripe porcina, y tal vez averigüemos que pertenece a la misma categoría de gestión “ponzificada” del riesgo que los títulos y obligaciones de Madoff. No es tan difícil que falle el sistema de alertas, habida cuenta de que, sencillamente, no existe. Ni siquiera en la América del Norte y en la Unión Europea.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »

¿Cuál es el origen del nuevo virus que ya ha matado a más de cien personas en México?

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 abril 2009

¿A quién beneficia esta epidemia? ¿Qué otras noticias está sepultando? ¿Para qué se está utilizando la emergencia en México?

Un artículo basado en una investigación realizada por Informativo Pacífica, devela el origen de la gripe porcina que viene causando más pánico que muertes en el hermano país de México. El mismo, provendría del su vecino Estados Unidos del Norte. Además, el informe devela que la única vacuna para paliar tal virus, sería propiedad del mal conocido Donald Rumsfeld

 

Por José Manuel Moncada Fonseca, México

 

Un revelador trabajo de investigación del Informativo Pacífica, elaborado por el colectivo periodístico con base en California Pueblos Sin Fronteras, plantea varias interrogantes que los medios hegemónicos de comunicación han obviado, en su afán por generar terror entre la población.

¿Cuál es el origen del nuevo virus que ya ha matado a más de cien personas en México? ¿A quién beneficia esta epidemia? ¿Qué otras noticias está sepultando? ¿Para qué se está utilizando la emergencia en México?

El reporte de Fernando Velázquez menciona un artículo de la investigadora Lori Price en el sitio web Globalresearch.ca , titulado “La gripe acaba con los memos de la tortura”, en el que ésta señala que la influenza porcina, fabricada probablemente en laboratorios militares de Estados Unidos, ha acabado con la noticia de los memos sobre la tortura ordenada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) contra prisioneros en Guantánamo, Abu Ghraib, y cárceles secretas.

El artículo mencionado señala que un investigador de biodefensa indonesio declaró el año pasado que Estados Unidos ya podía fabricar armas biológicas en el laboratorio de Los Álamos, usando muestras de la gripe aviar enviadas por Indonesia a la Organización Mundial de la Salud. Detalles sobre el tema aparecen en el libro “Es tiempo de que cambie el mundo: manos divinas detrás de la gripe aviar”, escrito por el ministro de Salud indonesio.

Lori Price subraya que la actual histeria provocada por el virus porcino podría dar grandes ganancias a Donald Rumsfeld. El ex secretario de Defensa de Bush es directivo desde hace 20 años del laboratorio Gilead Sciences, Inc. la firma con sede en California que fabrica y tiene los derechos de “Tamiflu”, el supuesto remedio contra la influenza que aterroriza al mundo.

Fernando Velázquez también entrevistó para su reporte al periodista Ralph Schoenman, productor del programa radial “Taking Aim” (Apuntando) que se transmite en la emisora WBAI de Nueva York. Schoenman afirma que los laboratorios militarizados a lo largo de Estados Unidos han estado perfeccionando armas biológicas con los virus porcino, aviar, el asiático y otras enfermedades para las que no hay respuesta inmunológica.

“En laboratorios de nivel 4 y 5 en todo el país las enfermedades más virulentas han sido alteradas de tal forma que no hay defensa contra ellas, y han sido arrojadas en varias partes del mundo. Se han dispersado en África, y han sido monitoreadas por militares estadounidenses” , afirma Schoenman.

Velázquez también menciona en su reporte el libro “Clouds of Secrecy” (Nubes de secretos), del profesor de políticas de Salud Pública Leonard Cole, quien documenta que por 40 años el Pentágono ha estado esparciendo billones de vacilos I en el metro de Nueva York, en las escuelas públicas de Minneapolis y Saint Louis y, en particular, en la bahía de San Francisco. En esa ciudad, los efectos fueron un incremento en un 10% de meningitis de la espina dorsal. El número de personas impactadas por el vacilo I asciende a 10 millones.

Velázquez recuerda el libro “Matando la esperanza”, donde William Bloom describe que en 1971 la central de inteligencia proveyó a exiliados cubanos con un virus que causa fiebre porcina africana. Seis semanas después, un brote de la enfermedad obligó al gobierno cubano a sacrificar a medio millón de puercos. Diez años después la población fue atacada por una epidemia de dengue transmitida por mosquitos, que se extendió por la isla enfermando a más de 300 mil personas y matando a 158 (de los que más de un centenar eran niños menores de 15 años).

Reporta también Fernando Velázquez que documentos desclasificados en 1956 y 1958 revelan que el ejército estadounidense crió grandes cantidades de mosquitos en La Florida y en Georgia para ver si los insectos podían ser usados como armas diseminando enfermedades, y que en 1969 más de 500 estudiantes de 36 países se graduaron en cursos sobre guerra epidemiológica en la escuela de química del ejército en Fort McClellan  en Alabama.

 

Posted in General | Leave a Comment »