Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 1/05/09

Los mártires de Chicago y el Primero de Mayo.

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 1 mayo 2009

 

Chicago-Fidel Ernesto VásquezLa contradicción en los años 60 del siglo pasado entre los Estados del Norte y los Estados del Sur en los EE.UU. de Norteamérica, producto del choque entre una economía latifundista-esclavista en el Sur (en 1860 había alrededor de 4 millones de esclavos, fundamentalmente negros) frente a la del Norte, basada en el desarrollo industrial y granjero de base de trabajo asalariada, condujo, en virtud de las necesidades de los estados meridionales, ampliación del mercado interior, del comercio, principalmente con Inglaterra, búsqueda de fuentes de materias primas, y la ampliación de la base del mercado de mano de obra; a la guerra conocida como Guerra Civil Norteamericana que discurrió entre los años 1861-1865.
En plena Guerra Civil (1862), el partido Republicano, dirigido por A. Lincoln, que expresaba los intereses de la gran burguesía nordista, dictó un ley llamada Homestead Act que, a la vez que privaba a los latifundistas del Sur de la posibilidad de obtención de tierras vírgenes y, en acertado aserto de Karl Marx, de “una esquilmación del suelo de manera brutal” (El Capital, Tomo III) , asestaba un durísimo golpe a la economía esclavista y resolvía el problema agrario de la ciudadanía del Norte.

Los orígenes del movimiento obrero americano

La incorporación del proletariado a la lucha contra el esclavismo era condición necesaria para su propia autoorganización debido a que “En los Estados Unidos de América, el movimiento obrero no podía salir de su postración mientras un parte de la República siguiese mancillada por la institución de la esclavitud. El trabajo de los blancos no puede emanciparse allí donde está eslavizado el trabajo de los negros. De la muerte de la esclavitud brotó inmediatamente una vida nueva y rejuvenecida. El primer fruto de la Guerra de Secesión fue la campaña de agitación por la jornada de ocho horas, que se extendió con la velocidad de la locomotora desde el Océano Atlántico al Pacífico, desde Nueva Inglaterra a California” (Karl Marx, El Capital, Tomo I).

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »