Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 14/08/09

Comentario del libro “África más allá del espejo” de Boubacar Boris Diop

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 14 agosto 2009

Por Alfonso López Rojo

Han pasado quince años desde el genocidio de Ruanda en el que cerca de un millón de personas de etnia tutsi fueron aniquiladas sistemáticamente entre abril y julio de 1994.  Tras la que fuera la última gran barbarie del siglo XX, bien se pueden citar con la misma fuerza simbólica  las conocidas palabras de Adorno que expresaban la dificultad de poder escribir poesía después de Auschwitz.  Esta dificultad es en buena parte retomada y puesta en positivo en Africa más allá del espejo, un libro que reúne artículos  del escritor Boubacar Boris Diop  (Dakar, 1946) destinados a analizar los problemas del continente africano desde un ángulo personal y resistente.

“Ruanda: escribir por el deber de la memoria” fue un proyecto iniciado en 1998 en el que Boucabar Boris Diop participó  junto a nueve escritores más para tratar de abordar desde el ejercicio de la escritura la posibilidad de preservar la memoria del genocidio.  La valoración de esta experiencia colectiva ha quedado plasmada en el texto “Genocidio y el deber de imaginar”, texto en el que Boris Diop incide sobre todo en el    tratamiento postgenocidio   extendido en la comunidad internacional a partir de una percepción estereotipada de África que ha tratado de reducir el hecho a meras “luchas tribales” propias de un continente acostumbrado a vivir en la tragedia: una percepción perniciosa que pronto se desliza -queriendo o sin querer- hacia la consideración de que la vida humana en África tiene menos valor que cualquier otra vida en cualquier otro lugar.

Para el escritor éste es el “espejo” que se le ofrece al continente africano invitándole a que refleje en él sus propios demonios y evadiendo de este modo toda responsabilidad postcolonial. Ir “más allá del espejo” será, pues, traspasar esta visión resituando constantemente el problema y apelando a la connivencia de los intereses externos. De ahí que Boris Diop recalque el papel nunca asumido por Francia en el genocidio de Ruanda a partir de su estrategia  expansiva de la francofonía (estrategia llamada en conjunto Françafrique). Algo que, desde luego, no lo arregló Sarkozy en uno de sus viajes a África  al pronunciar palabras  como éstas: “fueron los propios africanos quienes vendieron a otros africanos a los negreros”. Así que, por descontado, sólo para combatir tanta grosería argumental se hace completamente necesario “escribir después de Ruanda”.   

Cultura en diáspora

Otro aspecto interesante   de los pequeños ensayos reunidos en este libro se relacionan directamente con la cultura africana y los problemas de identidad. Notable es el texto dedicado a la semblanza de dos de sus figuras intelectuales más destacadas: Senghor y Cheikh Anta Diop. Pero también lo es el análisis que se ofrece de la cultura africana en el contexto de la globalización.  “Entran más africanos en Estados Unidos que en tiempos de los esclavos”, rezaba un titular del New York Times en 2005. Con esta cita tan cruda abre Boris Diop  su ensayo “Los nuevos parias de la tierra” para constatar también el modo cómo los inmigrantes africanos vienen dejando su  piel en las alambradas de las vallas de Ceuta y Melilla. Esta diáspora constante y forzosa de africanos en el mundo se traduce en la creación de una “cultura hacia afuera” en la que, la mayoría de las veces, sus protagonistas están obligados a guiar sus creaciones  hacia los gustos y las proyecciones imaginarias sobre “la africanidad” que demandan los intereses del mercado internacional. Sin embargo, tratar de acceder a ése mercado por la vía rápida es el sueño de miles de jóvenes artistas africanos que perciben la globalización como una oportunidad para hacerse visibles.

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »

La sociología de la cultura y la educación de Carlos Marx: su aplicación al sistema escolar

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 14 agosto 2009

Ponencia leída en la XXVI Semana Gallega de Filosofía por Rafael Jerez Mir

Esta exposición de la sociología de la cultura y la educación de Carlos Marx (1818-1883) se encuadra en un doble marco, teórico y epistemológico, a modo de introducción. A saber: 1) la interpretación de la naturaleza del hombre, la cultura y la educación a la luz de su origen; y 2) la identificación de las orientaciones epistemológicas básicas de las ciencias del hombre y de la cultura. • La naturaleza del hombre, la cultura y la educación a la luz de su origen biológico.

El origen del hombre fue el resultado de un proceso de especiación -de diferenciación de una especie en dos- más. En la lucha por la supervivencia, la selección natural de los individuos más aptos de una especie animal culmina de tiempo en tiempo cuando una fracción o grupo determinado de la misma se aísla en la reproducción tras desarrollar de modo progresivo una nueva forma de defensa y de alimentación, una nueva ventaja selectiva. Así surgió el homínido a partir de una determinada estirpe del mono ancestral del homínido; y así apareció el hombre cuando un grupo determinado de homínidos evolucionó desde el grito al habla.

Ahora bien, el proceso de especiación que dio origen al hombre fue también un proceso de especiación excepcional, porque el lenguaje, como ventaja selectiva de la especie humana, liberó al hombre de la ley biológica de la selección natural de los más aptos, determinó el cese de la evolución de sus capacidades congénitas -genéticamente, no hay diferencias apreciables entre un hombre primitivo y un hombre actual- y posibilitó su desarrollo histórico-cultural [1] . Aunque, en parte al menos, también lo fue ya el proceso de especiación que dio origen al homínido, como culminación del desarrollo del uso permanente y la fabricación de útiles e instrumentos como nueva ventaja selectiva por parte de una determinada estirpe del mono ancestral del homínido.

El medio biológico de una especie animal está constituido por todas aquellas especies vegetales y animales concurrentes con las que se relacionan necesariamente todos los miembros de esa especie concreta al satisfacer las funciones biológicas esenciales: alimentación, defensa y reproducción. Ahora bien, mientras el medio de cualquier otra especie animal selecciona de modo constante a los individuos más aptos, sin que éstos puedan nunca transmitirse la experiencia que van adquiriendo como resultado de la propia acción, en el caso del homínido la experiencia adquirida por los distintos individuos se transmite y se acumula socialmente mediante la acción demostrativa y la imitación social.

Con la ayuda de los instrumentos y de los útiles, el homínido adquiere una continuidad de los contenidos de la conciencia excepcional en el mundo animal, elabora en su imaginación nuevos modelos ideales de acciones instrumentales y de instrumentos más eficaces, y ensaya una y otra vez su uso en la práctica. Pero esas destrezas, que son el resultado de la potenciación individual de la internalización psíquica de la experiencia social de la especie, pasan a formar parte a su vez de esa misma experiencia común en la medida en que se objetivan, se normalizan y se estandarizan interindividualmente.

La fabricación y el uso permanente de útiles e instrumentos, como ventaja selectiva propia del homínido, está en el origen del lenguaje, como ventaja selectiva de la especie humana, y en el de la cultura, como medio biológico del hombre. La capacidad humana para transformar de modo progresivo la naturaleza hostil en una morada segura la ha heredado el hombre de su ancestro más inmediato, el homínido, al evolucionar éste sobre la base de una cooperación intensa y creciente, transformando la naturaleza y haciendo evolucionar los instrumentos, los útiles y las cosas que le rodean mediante el uso social de la técnica. El hombre es el homínido que habla; la palabra, el soporte físico de la comunicación social y del pensamiento colectivo e individual; y la cultura -la sociedad vertebrada por la palabra-, el medio biológico del hombre.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »