Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 25/08/09

La conciencia de clase

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 25 agosto 2009

Por Néstor Aponte

En una Sociedad cualquiera, las relaciones de producción (las formas económicas en que se relacionan los seres humanos para producir mercancías tangible o intangible) determinan la existencia de distintas forma de percibir la realidad social. Los esclavistas, los señores feudales y los capitalistas percibían o perciben la realidad social (las formas sociales en que se relacionan los seres humanos) de manera distinta a como la perciben los esclavos, los siervos y los obreros. A su vez, estas diferentes percepciones de la realidad social reproducen (vuelven “lógicas, naturales e invisibles”) las relaciones de producción dominantes para el momento. En una sociedad particular, la titularidad de la propiedad sobre los medios de producción (tierras, máquinas y locales, etc.) definen las relaciones de producción predominante en esa sociedad: definen la explotación del hombre por el hombre. En el capitalismo el hecho de que la propiedad sobre los medios de producción esté en manos de los capitalistas (la burguesía y la pequeña burguesía) determina que el esfuerzo del obrero (el valor creado por él) se reparta entre el capitalista y el propio trabajador. La inmensa masa de obreros obtendrán de su explotación apenas lo suficiente para subsistir y reproducirse y el reducido número de capitalista obtendrá la mayor cantidad de valor creado por el obrero. Por eso, su vida estará llena de privilegios. En virtud de que todo lo que consume el capitalista es solo una pequeña porción de lo que recibe da la masa de obreros que explota utiliza el restante para hacerlo re-circular como capital (como capital que crea capital) en el engranaje de producción de valor. Por supuesto, estas relaciones de producción, esta forma injusta de distribución de la riqueza, esta forma de explotación, entre la clase obrera y la clase capitalista, determinan la forma social de lucha entre la clase explotada y la clase explotadora: entre el capitalista y el obrero. La distribución capitalista del valor (de la riqueza) definen puntos de vista diferentes en cuanto a la producción social. La de los que sobreviven y la de los que viven con los privilegios de su explotación. Pero, también determina la relación de dominación que existe entre la clase capitalista y la clase obrera y campesina en esta sociedad. En ese orden de ideas, los dueños del capital imponen a través de su ideología y la fuerza la “natural” explotación del obrero y la “lógica” obtención de la mayor cantidad de valor (de ganancias) a partir de la misma. Por su parte, a los trabajadores y trabajadoras se les enseña que el producto de su trabajo no les pertenece (le es ajena), por cuanto “el ordenamiento jurídico” señala que el que tiene la titularidad sobre los medios de producción también es dueño del valor que se crea con el. También es dueño del trabajo del obrero. Esto es así, aunque los medios de producción por sí solos no produzcan valor. De estas relaciones de producción se desprende que al obrero se le imponga la resignación (el conformarse), el ser buen cristiano y aceptar una paga, aunque la misma no le alcance para subsistir. Se desprende, también, la “obligación ética” del obrero de mantener a toda costa su propia explotación e inclusive a resistir y luchar contra cualquiera que proponga su liberación. En toda sociedad las relaciones de producción son impuestas, reforzadas y mantenidas mediante las distintas superestructuras (la educación, las leyes, la política, la ética, la fe, la milicia, la cultura y el Estado, entre otras). En la sociedad capitalista, esas relaciones o modos de producción junto a la ideología que subyace en todas las superestructura de esta sociedad determinan los estados de conciencia de las diferentes clases sociales: determinan la lógica con que se procesan las persecciones de la realidad. La relaciones de producción determinan al ser social: la conciencia del ser social. La conciencia fija la manera en que se entiende (en que captan y asumen los propios intereses) los integrantes de cada una de las clase sociales (la explotadora o explotada). Define, cómo se ven a sí mismos y que rol tiene en las relaciones de producción. La conciencia de clase fija en la mente del obrero y del capitalista sus respectivos intereses frente a las relaciones de producción y le da cuerpo a la lucha de clase. Ella determina en qué y cuando se gana o se pierde frente a las intereses de la otra clase social. Y, en tal sentido, permite que se asuman los roles que reproduzcan las relaciones de producción capitalista. El dueño del capital se asume como burgués (como propietario de los medios de producción, dueño y administrador del terror del Estado Capitalista) y el obrero como humilde vendedor “individual” de su fuerza de trabajo. En general, dentro de una realidad material el capitalista y el obrero son diferentes. Sin embargo, en esa relación social de explotación, los límites de subsistencia del obrero y su familia determinan que su percepción de la realidad (de la lógica que la procesa) cambie y le permita identificar sus propios intereses frente al capitalista. Le permita identificar, por una parte, lo injusto de las relaciones de producción capitalista y, por la otra, su inmensa ventaja como clase obrera organizada. La crisis económica de la clase obrera (la crisis por la subsistencia) le permite romper con los espejismos diseñados por el capitalista; le permite, identificar los intereses comunes que tiene uno obrero u obrera con el resto de los obreros. Frente a este cambio en la conciencia de la clase obrera el capitalista utiliza diferentes estrategias para confundir y/o adormecer la conciencia del obrero, para debilitar su capacidad organizativa. Esas estrategias van dirigidas a minar su auto estima y desvirtuar su propia percepción de la realidad; esto es, van dirigidos a confundir el lugar que ocupan en las relaciones de producción y enrredar a la clase obrera respecto a los términos en que se plantea la lucha de clases. Es así, que muchos obreros se convierten en defensores asérrimos de los intereses del capitalista y del imperialista. Con base en esta estrategia, el capitalista distingue, discrimina y establece diferencias entre los obreros y los empleados; entre obreros no calificados, obreros calificado o técnicos, supervisores, profesionales, gerentes y ejecutivos. Y luego de esa clasificación decreta que esos obreros son diferentes: que unos son obreros y otros no. Inclusive decreta que el que sea más sumiso a los intereses del capitalista, el que mejor organice la explotación de su propia clase, el que explota a los obreros más intensamente se convierte en el hombre o mujer más exitoso (el más reconocido). Y por esta razón, merece sentarse a la diestra suya como presidente de compañía, gerente o supervisor: para que se sienta cuasi- “propietario”. Inclusive podrá concederseles algunas acciones para aumentar su confusión. El capitalista llama a algunos de esos obreros clase media (o hasta les dice pequeño burgueses) aunque sabe perfectamente que económicamente cobran un salario. Pero, el engaño funciona.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »

XIOMARA LUCENA: LOE garantiza estabilidad laboral a docentes venezolanos

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 25 agosto 2009

Artículos 40 y 41 de la LOE han sido manipulados por la oposición venezolana / Xiomara Lucena asegura que el Gobierno Nacional garantiza la estabilidad en el ejercicio de la carrera docente, en las instituciones públicas y privadas

Explicando detenidamente los artículos 40 y 41 de la Ley Orgánica de Ecuación (LOE) la profesora universitaria, Xiomara Lucena, hizo frente a las mentiras de la oposición venezolana.

xlucena-fidelvasquezAnte la manipulación del artículo 40 de la LOE, Lucena expresó que la comunidad de cada plantel formará parte de la “evaluación integral que debe realizarse a los docentes, en especial los estudiantes, y no cualquier persona desconocida y alejada a la comunidad, como lo han dicho varios voceros de oposición”.

Según la profesora universitaria, la oposición venezolana señala que “la estabilidad docente culminaría una vez aprobada la LOE, porque ahora daría clases los consejos comunales o cualquier persona que pasara y pidiera ser profesor se le daría empleo”.

Ante esta manipulación, Lucena recordó que el artículo 40 expresa que “tendrán acceso a la carrera docente quienes sean profesionales de la docencia, los que posean el título correspondiente otorgado por instituciones de educación universitaria para formar docentes”.

Ante la falsa matriz de sectores que intentan confundir a la población, sobre el artículo 41, la docente aseguró que el Gobierno Nacional, a través de la LOE, garantiza la estabilidad en el ejercicio de sus funciones profesionales, tanto en el sector oficial como privado; porque anteriormente los colegios privados despedían a los profesores sin motivo alguno”.

Para demostrar esta garantía, el artículo 41 asegura que todos los profesionales de la docencia “gozarán del derecho a la permanencia en los cargos que desempeñan con la jerarquía, categoría, remuneración y beneficios socioeconómicos en correspondencia con los principios establecidos en la Constitución de la República, en esta Ley y en la ley especial”.

La profesora universitaria exhortó a los 300 mil docentes venezolanos a no dejarse manipular, por “grupos que no conocen el verdadero contenido de la LOE, y que buscan confundir a la población con falsas informaciones del articulado de esta ley”.

Posted in General | Leave a Comment »