Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Evo va por dos tercios de los votantes en diciembre

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 9 octubre 2009

Este 6 de diciembre Evo debe ganar, pero ese triunfo tiene que ser con una contundente victoria, que le permita sin sobresaltos desarrollar una política de implementación de la nueva Constitución.

Evo-Morales-Fidel Ernesto VásquezPor José Justiniano Lijerón

El voto consciente y riguroso que llevó al gobierno a Evo Morales y al proyecto de cambio en Bolivia en diciembre del año 2005, fue una votación histórica en la vida republicana del país del 54 por ciento de los electores.

Luego en el referéndum revocatorio de agosto del 2008, donde el pueblo boliviano superando su apoyo, lo volvió a ratificar en la Presidencia de la república con una mayoría absoluta del 67.41 por cientode los votantes, nos demuestra palpablemente el grado de consciencia de los explotados y excluidos bolivianos en sostener con su voto y sus luchas la decisión de cambiar la situación imperante hasta entonces en nuestro país, además en enero del presente año nuevamente se hizo sentir este voto consciente de apoyo al proceso, cuando nuevamente fue convocado el pueblo a dirimir si un latifundio en Bolivia debería ser considerado de 5.000 ó 10.000 hectáreas de tierra, y el soberano votó por 5.000 hectáreas en un 90.65 por ciento y al mismo tiempo por la aprobación de la Nueva Constitución Política del Estado Plurinacional, el voto ciudadano fue nuevamente contundente con una mayoría absoluta del 61.43 por ciento.

Esta es la muestra más evidente del sustento electoral de los y las ciudadanas de nuestro país a las políticas desarrollada por el gobierno, en benéfico de las mayorías excluidas del país que, hoy como nunca se sienten actores y sujetos de esta nueva Bolivia,que ha decidido transitar por los caminos de la liberación del sometimiento al que estaba sometida por parte de las clases dominantes, sirvientes a intereses foráneos especialmente a los dictados del imperio norteamericano.

Lo que garantiza además la votación mayoritaria en favor del proyecto de cambios, es la certeza de que en el futuro este gobierno acelere y profundice el proceso, pues estos cuatro años de gestión han servido de un aprendizaje a paso forzado sobre cómo gestionar un estado en favor de las mayorías. Este mandato actual estuvo plagado de sabotajes y subversiones de una derecha que se resiste a perder sus privilegios de clase, sintiéndose siempre apoyada y sostenida por quienes eternamente nos han considerado su patio trasero, al tener a gobernantes títeres dóciles dispuestos siempre a entregar nuestros recursos naturales en condiciones miserables a la voracidad extranjera.

Es imperativo que el nuevo mandato presidencial sea más fructífero, sobre todo más claro en sus principios y propuestas ideológicas, así como principalmente tendrá que hacer ajustes en lo que concierne a una nueva política económica sustentada en diversificar la economía, sembrando los dividendos de los recursos energéticos como la mejor manera de hacer sostenible en el tiempo las políticas sociales en cuanto al empleo, salud,educación, así como una acelerada industrialización para el desarrollo integral de todo el país, sobre la base de cambiar las relaciones de acumulación del capital, como la única forma posible para llegar a la meta del eslogan del gobierno “para vivir bien”.

Si en el próximo periodo gubernamental 2010-2015, no se avanza en la tareas de cambiar las relaciones de explotación capitalistay se pretende “el vivir bien” solamente en favor de una nueva casta y burocracia gobernante, lamentablemente y muy a pesar de esas mayorías que hoy sustentamos este proceso de cambios, corre el peligro en el futuro de quedar como una anécdota histórica más, por la falta de claridad ideológica y voluntad política de sus conductores.

Con la esperanza cierta en el pueblo boliviano y en su voto consciente y duro que ha tenido Evo Morales hasta el presente, se volverá a repetir en forma más contundente este 6 de diciembre, por las conquistas sociales obtenidas hasta el presente y sobre todo por las 30 nuevas propuestas de gobierno de Evo al país y además por que la derecha fracasada de este país, se presenta a estas elecciones con más de tres candidaturas sin proyecto de nación, sabiendo asimismo que no tiene ninguna opción para hacerse con el premio mayor, solamente cifra sus esperanzas en las regiones donde los grupos de poder y sus logias tienen sus feudos y así lograr premios consuelo, obteniendo algunos escaños en la nueva asamblea plurinacional, que le sirva como tribuna para seguir defendiendo a ultranza sus mezquinos intereses de clase.

Otra razón poderosa para que ese voto consciente y mayoritario siga siendo firme en este nuevo proceso electoral, es que todos los y las candidatas del cambio a la Asamblea Legislativa Plurinacional, tanto a la cámara de diputados y senadores, han sido democráticamente elegidos por sus bases en forma autónoma en sus respectivos Departamentos, provincias y pueblos originarios, respetando la composición plurinacional y sobre todo clasista de sus integrantes y también la nominación en las listas del 50 por ciento de candidatas del sector femenino , además la mayoría de los postulantes no ha sido parte del parlamento actual, lo que consolida la nueva forma de la democracia participativa y popular, garantizándose así la genuina representación de todas las mayorías nacionales en sus diferentes estamentos que quieren un cambio verdadero en el país.

Este 6 de diciembre Evo debe ganar, pero ese triunfo tiene que ser con una clara y contundente victoria que le permita sin sobresaltos desarrollar una política de implementación de la nueva Constitución, y profundizar el proceso para así dar el salto cualitativo en la construcción de una nueva sociedad que por mucho tiempo viene reclamando el pueblo boliviano y para eso se necesitan DOS TERCIOS de los votantes del país en apoyo al candidato Evo Morales.

Ese es el reto de hoy aquí y más allá, seria un error histórico de los partidos políticos, corrientes y organizaciones populares no estar firmes con las mayorías olvidadas de los pueblos, apoyando con sus luchas a gobiernos y procesos de cambios en esta horas donde se está jugando la permanencia de un sistema de explotación y depredador del planeta el capitalismo y el renacer constante de los pueblos por un otro sistema de sociedad, más digna, con igualdad, solidaria, defensora de la humanidad y la naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: