Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

PROHIBIDO OLVIDAR: UN 26 DE NOVIEMBRE El Che PRESIDE EL BANCO NACIONAL DE CUBA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 26 noviembre 2009

El 26 de noviembre de 1959, el comandante Ernesto Che Guevara de la Serna asumió públicamente la presidencia del Banco Nacional de Cuba, para escándalo de la embajada norteamericana y beneplácito de la Revolución y su pueblo.

Ceremonia en la que el Che asume el presidencia del Banco Nacional de Cuba.
Al comentar aquella decisión, el Comandante en Jefe Fidel Castro apuntó durante un discurso en la Facultad de Derecho de Buenos Aires, Argentina, el 26 de mayo del 2003:

“Los enemigos bromeaban, siempre bromean; pero la broma, que tenía una intención política, se refería a que un día yo había dicho: hace falta un economista. Pero desde entonces se habían confundido y creyeron que yo decía que hacía falta un comunista, y es por eso que había ido el Che”.
Pero el Che era un comunista y era un excelente economista. “Ser economista excelente depende de la idea de lo que quiera hacer quien dirige un frente de la economía del país, y quien dirige el frente del Banco Nacional de Cuba; así, en su doble carácter de comunista y economista”, destacó Fidel.

Transcurridos apenas 11 meses del triunfo insurreccional, la dirección del país había implementado leyes trascendentales, de amplio beneficio popular, que provocaban la ira de las oligarquías externas, y de sus servidores domésticos, al tiempo que los tecnócratas intentaban frenar la radicalización del proceso.

En ese momento, Che dirigía el Departamento de Industrialización del Instituto de Reforma Agraria, y desempeñaba otras funciones en el Ejército Rebelde, pero no vaciló en aceptar la responsabilidad.
Primaba la comprensión de que el Banco Nacional de Cuba era arteria vital por la que circulaban las finanzas de la nación, en primer lugar la disponibilidad y el manejo de las divisas, en un contexto en el que participaban directivos de la banca privada, quienes por ello estaban en conocimiento de los proyectos que involucraran inversiones, créditos, pagos y cobros.

Las arcas del Estado cubano habían sido saqueadas en la estampida de los batistianos a la caída del régimen —424 millones de dólares se llevaron para Estados Unidos— y de ninguna manera podía permitirse que las pocas divisas convertibles disponibles se fugaran al exterior, y que funcionarios serviles impidieran la instrumentación de disposiciones revolucionarias.
Esa realidad caracterizaba el clima que se vivía en Cuba, cuando técnicos y especialistas se marchaban del país, deslumbrados por la política de desestabilización implementada por el gobierno de Estados Unidos a través de intencionadas ofertas monetarias y facilidades migratorias.
Fue menester recurrir a los pocos cuadros revolucionarios de mayor instrucción, salidos del propio Ejército Rebelde, de organizaciones que habían participado en la lucha contra la dictadura, y de los sindicatos, para fundar una emergente Escuela de Administración de Industrias, e invocar el ingenio creador de obreros y campesinos para salir adelante.
La designación de Che provocó la irritación en círculos injerencistas del gobierno estadounidense y en las filas de la contrarrevolución que aupaba.
Cuando Guevara plasmó su escueta firma, Che, en la toma de posesión, y más tarde rubricó igualmente los primeros billetes emitidos por el Banco, la reacción pretendió condenar a la hoguera al comunista declarado y al economista activo.

Corrieron los adinerados a cerrar sus cuentas bancarias y a extraer los “papeles”, como apuntó Fidel el 15 de diciembre de 1959, ante una plenaria nacional de trabajadores azucareros, ocasión en la que dejó entrever la posibilidad de un cambio de moneda, ocurrido al año siguiente para un rudo golpe a los planes de la contrarrevolución.

En el referido discurso, el Jefe de la Revolución fue categórico al expresar: “Para que nadie se llame a engaño, el Che no está ahí para hacer ninguna barbaridad, el Che está ahí igual que cuando lo mandamos a Las Villas a impedir que pasaran las tropas enemigas hacia Oriente; lo he mandado al Banco Nacional a impedir que se vayan las divisas y para que el parque que tenemos en divisas pues se invierta correctamente.”
En realidad, el Che no era un improvisado, porque poseía amplia cultura general, era lector infatigable y crítico, había profundizado el estudio del marxismo, en particular las obras clásicas de Marx y Lenin, y sobre todo poseía una voluntad política férrea, que le permitía incorporar nuevos conocimientos sobre la base de la aplicación constante.

Lo demuestran sus análisis sobre la economía capitalista y del llamado socialismo real, en la antigua Unión Soviética y países de Europa del este, y la fundamentación de sus tesis, críticas y anticipadoras del naufragio de aquel modelo.

Por cierto sobre su escueta firma que luego aparecerían en los nuevos billetes, Luis M. Buch, entonces ministro de la Presidencia y secretario del Consejo de Ministros, narra en su libro Gobierno Revolucionario Cubano: génesis y primeros pasos que “En la ocasión de tomar posesión el doctor Ernesto Guevara de la Serna como presidente del Banco Nacional de Cuba, firmó el documento de juramentación con su inconfundible Che. Yo le objeté, en voz baja, que debía firmar con su nombre completo, pero él insistió en firmar así. El presidente Dorticós se percató de la situación, y nos preguntó: Qué ocurre?

“Le expliqué que el doctor Guevara estaba firmando como Che y no como Ernesto Guevara de la Serna, que era su nombre. Sin esperar un segundo, Che replicó, secamente: Cada uno firma como quiere.
“Nos quedamos callados. Así quedó registrada primariamente la sencilla y legible firma con que se defendería con celo insuperable las finanzas del país y que, en el cambio de la moneda de 1961, rompería la espina dorsal a la economía de la contrarrevolución cubana”.

El paso breve pero fecundo de Che Guevara al frente del Banco Nacional de Cuba es otra de las muchas páginas brillantes legadas por quien pasaría a la inmortalidad con el nombre venerado de Guerrillero Heroico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: