Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 17/03/10

Análisis: las elecciones legislativas en Colombia

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 17 marzo 2010

Por Luis Eduardo Saavedra

Con el 93.7%de votos escrutados la U (partido de Uribe encabezado por Juan Manuel Santos)), lograría 27 escaños para el Senado; el Partido Conservador (uribista) 23 senadores, el Partido Liberal (en la oposición), 18; el PIN (uribista) 8; Cambio Radical (ex uribista) 8; el Polo Democrático (centro izquierda) 8 y Partido Verde (centro) 4. Es decir 58 senadores uribistas contra 31 en la oposición, sin contar Cambio Radical cuyo transfuguismo es proverbial y lo más seguro es que vuelva al redil. En la Cámara de Representantes (Cámara baja) los resultados son análogos.
Como puede verse, el triunfo del uribismo fue contundente, y esto después de 8 años de un gobierno salpicado por miles de escándalos inenarrables. El pueblo, aparentemente, premió los falsos positivos de Juan Manuel Santos: los peores crímenes de lesa humanidad cometidos en Colombia (más de dos mil); y premió a Andrés Felipe Arias, alias ‘Uribito’, al ubicar a su Partido Conservador en segundo lugar a muy pocos pasos de la U, por entregar a poderosos terratenientes sumas multimillonarias del erario público que estaba destinadas a humildes campesinos, o lo que han llamado el ‘robinhoodismo’ al revés: quitarle a los pobres para darle a los ricos.

El ‘robinhoodismo’ al revés es el resumen del neoliberalismo y ha sido en estos dos gobiernos su constante, más la erradicación de la pobreza por eliminación física de los pobres en campañas llamadas de “limpieza social”. ¿Cómo uno de los regímenes más corruptos y criminales del mundo, se perpetúa a través del voto popular? Habría que remontarse al 83% de popularidad con que los alemanes sostuvieron a Hitler durante años; los dos gobiernos sucesivos del genocida Bush logrados por el voto de un pueblo alienado por la ofensiva mediática y la cristiandad creacionista o más recientemente la reencarnación de Pinochet en Piñera que, junto al tremendo sismo que sufrió Chile, sería como para doblegar cualquier nación.

Pero lo que debe analizarse en detalle es que Colombia es una “democracia genocida”, como la han llamado, atravesada por sumas astronómicas de narcodólares. Ahí está el el secreto. Se han calculado entre 10 mil y 15 mil millones de dólares los ingresos anuales al país por concepto de narcotráfico. El día de las elecciones en la jornada de la mañana, en varias regiones del país, el voto se cotizaba a 20 mil pesos y por la tarde estaba a 100 mil. La misma OEA, en su carácter de observadora, denunció el hecho y contó cómo en la población de Magangué, en la costa Caribe, los votos se pagaban al pie de las urnas.
“Ríos inmensos de dinero corrieron en las elecciones”, denunció el presidente del Consejo Electoral. En tanto, por otro lado, se lograban los “voticos”, como dice Uribe, a cargo de tenebrosas bandas de paramilitares: ‘Los Rastrojos’, por ejemplo, que seducen al elector con el argumento incontrovertible de que vota por mi candidato o lo mando al ‘barrio de los acostados’.

Así Uribe , en sus dos elecciones pasadas, logró la mayoría en el Parlamento y la friolera de dos millones de votos espurios más, a su favor, según Claudia López, periodista y académica (Fundación “Arco Iris”). Las mayoría se aseguran por soborno e intimidación. Hablar de ‘Estado fallido’ en Colombia es una forma de disminuir y disimular la naturaleza monstruosa del país. Cómo sería que el imperio, con las atrocidades que ha cometido, se sensibilizó y desde el Departamento de Estado condenó los ‘falsos positivos’ y el escándalo de Agro Ingreso Seguro con el cual ‘Uribito’ premió con dineros del Estado a los terratenientes.
Era una forma velada de rechazar a Uribe y el uribismo en cuerpo de Santos y ‘Uribito’, sus herederos. Pero será de expertos politólogos desentrañar el misterio de un gobierno vasallo, como este, desobedecer los dictados del imperio. (Uno recuerda inexorablemente la consigna de Pablo Escobar: “Prefiero una tumba en Colombia a una cárcel en EE.UU”. Incluso se ha llegado a proponer que Uribe sea el vicepresidente de uno de sus herederos, a fin de rodearlo de un manto de protección oficial en caso de cualquier eventualidad).

El uribismo, como todo sector de derecha que se respete tiene sus jerarquías, sus clase sociales. Existe un uribismo de rancia estirpe (Santos, nieto de Presidente de la República y copropietario del El Tiempo); Noemí Sanín que a lo largo de más de 20 años y cinco gobiernos ha ocupado altos cargos en el Estado, en especial en el servicio diplomático en donde sólo sufría por los trastornos de ansiedad que le ocasionaba la incertidumbre de un traje de alta costura para alternar con la realeza europea ; y un uribismo lumpen, de las entrañas del paramilitarismo y el narcotráfico -en donde hunde sus raíces el doctor Uribe- que se agrupó en el Partido de Integración Nacional (PIN), centro de convergencia de parapolíticos, paramilitares, narcotraficantes y familiares de este tipo de delincuentes que en la actualidad pagan su condena en cárceles de alta seguridad desde donde dirigen las campañas de sus parientes para proyectarse a través de ellos en el Congreso.
Por ejemplo: salió elegida Teresita García Romero, hermana del ‘Gordo’ García Romero, hace unos días condenado a 40 años de prisión por la Corte Suprema de Justicia gracias a su participación en un genocidio en el departamento de Sucre. En cambio, intelectuales, escritores, académicos, periodistas y esencialmente humanistas como Fernando Garavito, autor del libro (bajable en Internet) Uribe Vélez, el Señor de las Sombras y condenado al exilio desde el 2002 o Felipe Zuleta Lleras, brillante periodista, nieto de ex Presidente de la República y ex presidente de la ONU, crítico implacable de Uribe y durante años condenado al exilio, no salieron elegidos. Algo increíble.

En esta barahúnda salió lastimado el más vulnerable, el único partido que no estaba contaminado por el crimen organizado: el Polo Democrático. Perdió congresistas. Lo relegaron al penúltimo lugar, de 10 senadores que tenía lo bajaron a 8. Solo le ganó al Partido Verde, un nuevo partido, en ascenso, creado por los trillizos o lo tres tenores como los llaman: Mockus (ex Rector de la Universidad Nacional), Peñalosa (famoso investigador sobre desarrollo sostenible de megaciudades) y Lucho Garzón, obrero, ex militante del Partido Comunista Colombiano, ex presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia, poderosa Central sindical. Los tres ex alcaldes de Bogotá y excepcionalmente buenos.
En consulta interna de su partido se determinó que Mockus los represente como candidato a la Presidencia y seguramente nombre a Lucho como fórmula vicepresidencial. Ellos representan el ‘centro extremo’, pero son decentes, podrían ser una alternativa con Petro del Polo, aunque con semejante correlación de fuerzas no es creíble que salga elegido en Colombia un ex guerrillero que tiene a sus espaldas el peso de haber hecho meter a la cárcel a la mitad de los compinches de Uribe con sus candentes debates en el Congreso. Amanecerá y veremos. Por el momento es de película la rebatiña entre los herederos de Uribe: Santos, Noemí y ‘Uribito’ por la candidatura a la jefatura del Estado. La pelea será a muerte. De todas maneras las elecciones para Presidente abren una pequeña puerta al voto de opinión, no son votos cautivos (eufemismo de votos comprados) como en las elecciones para Congreso. De todas maneras toca lucharla, las fuerzas democráticas de Colombia no pueden detenerse ni sucumbir a la corrupción y el crimen.

Posted in General | Leave a Comment »

Intoxicación y envenenamiento mediático

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 17 marzo 2010

“El problema no es la desobediencia civil, sino la obediencia civil”.

Por Howard Zinn

Los ataques perpetrados por la industria mediática al servicio del imperialismo estadounidense y europeo, así como de la burguesía y la oligarquía a nivel mundial forman parte de la estrategia político-militar de estas fuerzas con el objetivo de desestabilizar a los gobiernos progresistas y de izquierda en América Latina, así como criminalizar y estigmatizar a los movimientos revolucionarios, en armas o no, y a sus líderes y seguidores.

Estos grupos de poder están conscientes de que en los últimos años se ha producido un declive, una pérdida relativa de su hegemonía política e ideológica, por lo cual han desarrollado y ejecutado un sinnúmero de planes para recuperar el espacio perdido y, de ésta manera, penetrar con más fuerza en la mente de las personas para así mantenerlas alienadas y enajenadas.
Las técnicas utilizadas para llevar adelante los procesos de enajenación mental han sido elaboradas por expertos militares, con la asistencia de profesionales de diversas ramas como psicólogos, psiquiatras, sociólogos, especialistas en marketing, publicidad y propaganda, para así direccionar las ideas que las personas tienen sobre los hechos que se dan en cada una de sus naciones, así como a nivel mundial. Esto forma parte de lo que Francisco Sierra denomina como “guerra psicológica de baja intensidad”, en la cual se utilizan mecanismos para adoctrinar, manipular, engañar a las personas y, de esa manera, hacerlas ver como real algo que no es.

A mediados de la década de 1980 el gobierno de Ronald Reagan elaboró el plan Santa Fe II, en el cual se establecía como uno de los pilares fundamentales en el combate contra los enemigos de los EE.UU. la lucha en el plano cultural, para lo cual se fijó el fortalecimiento de sus aparatos de penetración ideológica, entre ellos la radio la Voz de América, con el objetivo de transmitir sus mensajes e ideas en todo el planeta.
Marx explicó como la ideología burguesa, entendida como falsa conciencia, tiene como propósito presentar a la realidad en forma invertida, deformada, para así impedir que los pueblos conozcan y tengan conciencia de lo que realmente sucede en el mundo.

A lo largo de la historia de las sociedades donde han existido la propiedad privada, las clases sociales antagónicas y la explotación social, varios han sido los instrumentos de los que se han valido los detentadores del poder para pretender “domesticar” a los pueblos. La apropiación ilegítima de los conocimientos que antes eran de propiedad común de los colectivos, el surgimiento, desarrollo y fomento de las creencias religiosas, el establecimiento de las instituciones educativas, con la elaboración de programas de estudio afines a los intereses de los grupos de poder, fueron inicialmente los aparatos ideológicos que el Estado clasista utilizó, y sigue utilizando, para mantener su dominación ideológica y cultural. Posteriormente este papel en la construcción y consolidación de la hegemonía de la clase dominante lo llevarán adelante, con mayor poder de penetración en diversos rincones del mundo, los denominados medios de “comunicación” masiva.

La burguesía, aparentemente con fines altruistas, propició durante el siglo XIX la alfabetización de la población. Pero sus objetivos eran muy distintos a los de favorecer el mejoramiento de la condición humana de las personas. Necesitaban obreros mayormente calificados para que manejen las máquinas y lleven adelante el proceso productivo. Pero además requerían que un mayor número de personas accedieran a la lectura de lo que en los diversos periódicos de la burguesía se publicaba, para de esa manera hacer que la gente asuma como propio el discurso de la clase explotadora. A finales del siglo XIX el naciente imperialismo norteamericano había comprendido ya la importancia de la prensa para lograr el control de la conciencia de las personas. William Randolph Hearts manipuló la información sobre los acontecimientos que se estaban dando en Cuba para así justificar la intervención yanqui en ese país, esgrimiendo como justificación de que el imperio español había afectado los intereses de EE.UU. A partir de ese entonces, hasta el triunfo de la revolución cubana en 1959, la isla fue convertida en una neocolonia estadounidense, en cierta forma también gracias a los servicios de este magnate de la prensa.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | 3 Comments »

Hoy cumple 50 años el “Programa de acción encubierta contra Cuba”

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 17 marzo 2010

Al aprobar el documento titulado “Un programa de acción encubierta contra el régimen de Castro”, el 17 de marzo de 1960 el presidente de Estados Unidos, Dwight David Eisenhower, establecía como política oficial de su gobierno diversas acciones encubiertas con el objetivo de derrocar a la joven Revolución cubana:

■La formación de una organización cubana en el exilio para proporcionar una cobertura a las operaciones que llevara a cabo la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

■Iniciar la ofensiva propagandística internacional en nombre de la oposición y crear, dentro de Cuba, un aparato clandestino de recopilación de datos de inteligencia y de acción, que respondiera a la dirección de la organización en el exilio.

■Desarrollar fuera de Cuba una pequeña fuerza paramilitar para introducirla en la Isla con el fin de organizar, entrenar y dirigir a los grupos de la resistencia.

Estas medidas, acompañadas de acciones diplomáticas diversas como el aislamiento político del gobierno revolucionario, se consideraban más que suficientes para crearle una situación insostenible al proceso cubano.
Eisenhower cuenta en sus memorias: “El 17 de marzo de 1960 yo le ordené a la Agencia Central de Inteligencia que comenzara a organizar el entrenamiento de los exiliados cubanos, principalmente en Guatemala, para un posible día futuro en que ellos pudieran regresar a su país.
“Otra idea fue que comenzáramos a construir una fuerza anticastrista en la propia Cuba. Algunos pensaron que debíamos poner a la Isla en cuarentena, argumentando que si la economía declinaba bruscamente los propios cubanos derrotarían a Castro.”

En la propia reunión donde se aprobó el documento, el primer mandatario de Estados Unidos dejó sentado que “nuestra mano no debe aparecer en nada de lo que se haga”, e hizo jurar a los presentes que ninguno de ellos había escuchado nada de lo que allí se dijo.

El entonces director de la CIA, Allen W. Dulles, recibió después la orden del Presidente “para que no se presentase ni siquiera a ese Consejo (de Seguridad Nacional), los informes secretos relacionados con Cuba.”
El Secretario de Defensa en época de Nixon, Herbert G. Klein, en artículo publicado el 25 de marzo de 1962 en el periódico San Diego Unión, explicó que el éxito de esa política, promovida por los republicanos, debía desempeñar un papel importante en el proceso electoral norteamericano.
Dijo Klein: “(…) La derrota de Castro hubiera sido un poderoso factor para Richard Nixon. Pero el entrenamiento no fue suficientemente rápido para un desembarco antes de las elecciones“.

Desde entonces la política de los Estados Unidos contra Cuba ha costado vidas humanas y privaciones a nuestro pueblo pero ha fracasado en sus propósitos.
José Martí, nuestro Héroe Nacional, afirmó en una ocasión una verdad que puede hoy suscribirse sin vacilación. En una polémica con un periódico colonialista español, que dijo que los vítores recibidos por una agrupación independentista cubana en una manifestación no significaba que fueran reconocidos por los Estados Unidos los derechos cubanos, manifestó lo siguiente en un artículo en la Revista Universal de México en 1876, “ni esperamos su reconocimiento, ni lo necesitamos para vencer”.Esta sentencia de Martí está hoy más vigente que nunca.

Documento publicado por el Archivo de Seguridad Nacional, de la Universidad George Washington

17 de marzo 1960: En la reunión de la Oficina Oval con altos funcionarios de Seguridad Nacional, el presidente Eisenhower aprueba el plan presentado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), un documento titulado “Un programa de Acción Encubierta contra el Régimen de Castro”. El plan de la CIA consiste en cuatro ámbitos de acción principales: (i) formar un grupo de oposición moderada en el exilio, cuyo lema será restablecer la Revolución que Castro ha traicionado, (ii) crear una estación de radio de onda media para transmitir a Cuba, probablemente desde la Isla Swan, al sur de Cuba, (iii) crear una organización de inteligencia y acción encubiertas dentro de Cuba que responda a las órdenes e instrucciones de la oposición, el exilio, y (iv) iniciar la formación de una fuerza militar fuera de Cuba y, en una segunda fase, el grupo de cuadros paramilitares que se desplegaría de inmediato a Cuba para organizar, capacitar y dirigir a las fuerzas de resistencia contratadas allí.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »