Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

El poder potencial de la clase obrera

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 13 abril 2010

En los círculos capitalistas, nadie es más despreciable que el trabajador. Para ellos es una materia prima a explotar. Lo cuando lo necesitan y lo tiran tan pronto como cesa esa necesidad. A pesar de que el trabajador es la fuente de las fortunas que amasan, los capitalistas creen – o pretenden creer- que les hacen un gran favor contratándoles. Lo presentan casi como un acto de caridad.
Paradójicamente, no es hasta que los trabajadores cesan de trabajar que los capitalistas se ven obligados a reconocer la el papel crucial que desempeñan en la vida económica del país y en la sociedad en general. Son los trabajadores los que hacen funcionar la máquina capitalista. En consecuencia, tienen un enorme poder. ¡Sólo falta que sean conscientes de ello!
En Total, tras años de presiones, acoso y desprecio, y ante las graves amenazas que se ciernen sobre el empleo, los trabajadores finalmente han decidido que “ya basta”. En el momento en el que se escriben estas líneas, la huelga continúa en Dunkerque, y la CGT de Total amenaza de retomar la huelga en todas las refinerías si la reunión del 8 de marzo no es satisfactoria. En esta demostración de fuerza hay una valiosa lección para todos los trabajadores del país. Los trabajadores de Total han hecho gala de una gran dosis de paciencia y moderación. Mientras se limitaban a las quejas, eran tratados como menos que nada. En cambio, el inicio de una huelga ilimitada ha sembrado inmediatamente la semilla del pánico en las oficinas de la sede de la empresa, del Eliseo y de Matignon (residencia del primer ministro francés). ¿Qué ocurriría si los dirigentes y accionistas de Total se fueran de vacaciones? ¡Poca cosa! Pero cuando los trabajadores de Total se ponen en huelga, toda la economía está amenazada de parálisis en sólo unos días.
Lo que ocurre en Total en estos días ocurrirá mañana en France Telecom, en EDF, SNCF, en los supermercados y otros lugares. La implacable presión que recae sobre los trabajadores provocará fuertes movilizaciones. En todas partes los capitalistas tratan de defender y aumentar sus beneficios en detrimento de los trabajadores. La crisis económica podría, durante un cierto tiempo, intimidar a los trabajadores. El capitalismo los convierte en dependientes del capital y del mercado. Se sienten amenazados y fragilizados cuando los negocios van mal. Pero llegados a un cierto estadio, el tiro sale por la culata. Este momento ha llegado a Total. Y es posible que sea un indicador de que el momento se acerca también para otros sectores de la economía. Las huelgas en Ikea, Sanofi–Aventis, Escota, Cegelec y ArcelorMittal (entre otros) serán seguidas por muchas otras.

Sin organización y sin acción colectiva, los trabajadores son impotentes. En el contexto de una generalización de las luchas, los trabajadores se vuelven masivamente hacia sus organizaciones tradicionales. Sin embargo, la experiencia de los últimos años nos enseña que en el plano sindical, Thibault (CGT), Mailly (CFDT) y Chérèque (FO) [secretarios de las principales confederaciones sindicales en Francia] harán todo lo posible para evitar la convergencia de las luchas y contener el movimiento dentro de ciertos límites. Insistirán para que las reivindicaciones de los diferentes sectores sean tratadas “caso por caso”, y para no “politizar” las luchas sindicales. Cuando la base quiere luchar, las direcciones las frenan. Pero este obstáculo no es insalvable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: