Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Intelectuales y artistas: Ha llegado la hora de condenar a Cuba

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 15 mayo 2010

¿Quién les dio potestad a estos conejillos de Indias de la intelectualidad española para convertirse en nuestros verdugos?

Por Jorge Jorge González

Ahora es el momento de  denigrar, desprestigiar, envenenar y, por supuesto, condenar a la  “dictadura castrista”, por parte de todos los intelectuales y artistas de renombre o no tanto, pero fundamentalmente por aquellos que  se han  auto flagelado durante  décadas para que los conocieran como  pertenecientes a las corrientes de  “izquierda” en la querida España.

Sólo al dar una ojeada a los nombres que han comenzado a  firmar el manifiesto “Plataforma de españoles por la democratización de Cuba”, llama a la reflexión: ¿los Almodóvar, Ana Belén o Víctor Manuel, haciendo coro a Mario Vargas Llosa, ese excelente escritor, pésimo político y peor ser humano? Entonces, desde el mismo inicio, las cosas van  de mal en peor.

¿Qué se pretende al convertirse en dóciles herramientas de la  campaña internacional contra la Revolución cubana y que, a raíz de la muerte de un “mártir” de probeta, se ha intensificado? No tengo una salida concluyente pero sí una respuesta personal: jamás fueron realmente de izquierda, porque esos, los puros, no traicionamos los principios, no  reivindicamos acciones de moda, ni  apuñalamos por la espalda las ideas; somos capaces de  criticar lo mal hecho, los absurdos cometidos, la burocracia  y  a sus burócratas, pero siempre dentro de un esfuerzo razonable por  lograr la excelencia, aunque esta resulte a veces esquiva o se enrede en vericuetos difíciles de salvar en un primer momento, como hace la sociedad cubana en su conjunto.

Siempre  huelo el tufillo colonialista en estos españoles, de esos que no han avanzado en el tiempo y se creen  preparados para gastar el último hombre y la última peseta en sus deseos de reconquistar Cuba a su imagen y semejanza, pues lo de izquierda hace rato que no es más que una palabra hueca en su repertorio para epatar, pero no un compromiso social con su época y su actuar ciudadano, tan diferente de  esos otros paisanos de la Madre Patria que no se dejan arrastrar por los cantos de sirena de los enemigos y se manifiestan a favor de nuestra Isla en Madrid, Barcelona, Santiago de Compostela, Valencia o  en cualquier rincón de la geografía nacional , de esos  a los que sobra el coraje y la valentía necesaria para gritar sin miedo: ¡Viva la Revolución cubana!,¡ Obama libera a los Cinco Ya! O son capaces de reunir lo que pueden para  traer a las víctimas inocentes de  tres huracanes que  destruyeron  casi un país, para  entregar lápices y gomas a nuestros escolares, para  sembrar los campos y construir escuelas. A esos los amamos todos los días del año.

¿Quién les dio potestad a estos conejillos de Indias de la intelectualidad española para convertirse en  nuestros verdugos?, ¿acaso la  manifestación del  último Primero de Mayo o las elecciones parciales en Cuba hace sólo unos pocos días, no son  muestra suficiente para que conozcan de una vez por todas cual es el  respaldo popular que tiene la Revolución cubana? Nuestro pueblo no es cordero destinado al sacrificio, así que no cuenten con ello, excelsos nombres: vayan y miren sus propios problemas internos que son muchos, acumulados y acumulándose, vean sus tasas de  mortalidad infantil y comparen, ven sus índices de alfabetización y comparen, ven sus  coberturas de sanidad y comparen, vean lo que  ayudan al resto del planeta y comparen, vean sus tasas de desempleo y comparen, vean la inserción de mujeres al trabajo científico y comparen. Basta de engañar a otros o dejarse engañar ustedes mismos.

¿Qué tenemos problemas en Cuba?¡Nadie lo niega! Son muchos, pero son los nuestros y debemos resolverlos internamente, no necesitamos de Mesías que vengan a salvarnos, acá existe suficiente capacidad intelectual, moral y cívica para enfrentarnos a nuestros fantasmas y lo estamos haciendo cada día, aun cuando parezca que el tiempo está detenido. No hay  momento para descansar como no descansa el campo, ni la intelectualidad cubana, ni los estudiantes y menos aun los que a su cargo tienen la  capacidad defensiva de la Nación, siempre dispuestos a hacer pagar cara la osadía a los que se atrevan a  cruzar nuestras fronteras en son de guerra: ¡Remember Girón!

La Habana, mayo del 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: