Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 1/10/10

Miles de personas salen a la calle por los derechos del pueblo vasco y a favor de la paz

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 1 octubre 2010

(Gara) La manifestación ha partido a las 17.10 entre los aplausos de las miles de personas que abarrotaban desde mucho antes la calle Autonomía y entre gritos de “Independentzia”.

Doce mujeres representantes de los colectivos sociales que conforman la iniciativa Adierazi EH y que están procesadas en distintos sumarios portaban la pancarta que abría la marcha, que llevaba el lema “Giza eskubideak, eskubide zibil eta politikoak”.

Detrás le seguía otra pancarta portada por los convocantes, con el lema “Manifestazioen debekuei ez. Ninguna imposición, ninguna violencia. Sí a los derechos humanos, civiles y políticos”.

En sus primeros metros y durante toda la calle Autonomía, la marcha ha avanzado lentamente, debido a la multitud de gente que ocupaba toda la calle, lo que hacía difícil abrirse paso.

Delegaciones de la izquierda abertzale, Aralar, EB, EA, Alternatiba, AB y el PNV han asistido a la movilización, al igual que numerosos representantes de sindicatos y organismos sociales que se adhirieron a la convocatoria.

“Independentzia”, “euskal presoak etxera”, “Euskal Herria aurrera” y “atxilotuak askatu” han sido algunas de las consignas que se han coreado a lo largo del recorrido.

En la calle Hurtado de Amezaga, frente a la estación de Abando, un grupo de personas ha exhibido pancartas que rezaban “Internazionalismoa ez da delitua. Atxilotuak askatu”, así como banderas de varias naciones como Palestina, Cuba o Cataluña, entre otras.

Cuando la cabecera de la manifestación ha llegado al Ayuntamiento, la cola todavía no había llegado a Zabalburu. Miles de personas se han tenido que quedar allí ante la imposibilidad de avanzar a causa del colapso que se ha generado.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »

Nicolás Maduro: UNASUR no permitirá más golpes de Estado

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 1 octubre 2010

A su llegada a Quito para una reunión de representantes de UNASUR con el presidente Rafael Correa, el canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro aseguró que la unión continental no permitirá más atropellos contra el pueblo.

El canciller Nicolás Maduro puntualizó a su llegada a Quito para la reunión de UNASUR con el presidente Rafael Correa, que lo sucedido en Ecuador era una inmensa lección para los pueblos.

Se refirió al tiempo record en que se resolvió la situación, y la forma en que los presidentes de los diferentes países miembros de UNASUR dieron respuesta contundente al golpe de Estado en Ecuador.

Para el canciller Maduro es necesario cerrarle el paso a los golpistas, para que no haya impunidad en un delito considerado como de máxima traición contra el pueblo, y el país.

Agregó el diplomático venezolano, que felicitaba al pueblo ecuatoriano y a su presidente Rafael Correa por haberle dado respuesta efectiva a este intento de golpe, que terminó frustrado. Señaló Maduro que esta acción despeja el camino para los procesos revolucionarios, y las acciones que deban implementarse de inmediato, para impedir violaciones a la democracia en el continente.
Maduro se refirió a la cláusula democrática sugerida en la reunión de emergencia de UNASUR celebrada este jueves, como motivadora de un estatuto especial contra los golpes de Estado que incluya el cierre inmediato de fronteras, paralización de comercio, sanciones, y la extradición inmediata de aquellos personajes que atenten contra el hilo constitucional de los países miembros.

 

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »

La estrategia de la oposición 2010-2012

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 1 octubre 2010

Por Ramón Rodríguez Chacín

Ya el enemigo del proceso Bolivariano, el capitalismo mundial con el imperio yanqui a la cabeza, ha dado a conocer la estrategia política que empleará en los próximos dos años para tratar de sacar del poder a nuestro líder y derrotar el proyecto Bolivariano, suplantándolo con un gobierno neoliberal y capitalista, sumiso al consenso de Washington y servil a los intereses de los grandes capitales que dominan el mundo, revirtiendo así el proceso de inclusión del pueblo venezolano para de esa manera, apropiarse de las riquezas de nuestro país para beneficio exclusivo del gran capital transnacional y de la burguesía nacional.

La estrategia que empleará el imperialismo mundial contra los intereses del pueblo venezolano no es otra que el fomento de la ingobernabilidad para cobrar dividendos el 2012, o antes, si se presenta la oportunidad. La oposición política al proyecto Bolivariano, la derecha autóctona, es la encargada de ejecutar nacionalmente las operaciones tácticas que buscan lograr el objetivo estratégico que establecieron sus amos del norte, la ingobernabilidad para el 2012. Ya empezaron, allí se inscribe las matrices de opinión que están tratando de imponer: que ganaron las parlamentarias, que nuestro líder ha perdido popularidad, inclusive barbaridades jurídicas como que el actual parlamento está caduco y que los diputados electos deben incorporarse inmediatamente al parlamento. Igualmente vendrán nuevas acciones, objetivas y mediáticas, que buscarán desacreditar el liderazgo revolucionario y desestabilizar las instituciones revolucionarias.

Se incrementara la injerencia extranjera en la política venezolana, la guerra de cuarta generación dirigida desde Washington, la subvención clandestina de la CIA a los lacayos en Venezuela y la guerra sucia mediática. Todo ello dirigido a conseguir descontento y ganarse la mente de nuestra gente mediante el engaño y la mentira. Al mismo tiempo, estarán preparando el terreno para desmontar lo que ellos llaman el “Estado Benefactor” y privatizar toda la actividad venezolana en educación, salud, alimentación, cultura, deportes, comunicación, tecnología y cualquier otra actividad que pueda ser rentable para el capitalismo. Es decir, eliminar las misiones y revertir la democratización de los medios de producción; eliminar la ley de tierras, la de pesca, la de seguridad en el trabajo, la ley del trabajo y todo lo que huela a beneficio del pueblo. Ese es su proyecto de gobierno, excluir la mayoría del pueblo y que sólo un reducido grupo disfrute de poder, riquezas y privilegios. Al resto solo le queda el embobamiento que produce la alienación capitalista.

No importa si no hay embajador yanqui, porque las relaciones con Venezuela no las manejará el departamento de Estado sino la CIA y el pentágono a través de los apátridas de la derecha venezolana.

Ese es su plan estratégico, por supuesto, si se les presenta la oportunidad de un golpe de estado institucional, magnicidio o cualquier forma leguleya de llegar al poder, trataran de explotar esa oportunidad.

Los revolucionarios tenemos el deber de estar alertas, de profundizar nuestra revolución, de ser mejores comunicadores, de escoger y preparar mejor nuestros cuadros, de excluir a los oportunistas y de execrar algunas lacras que nos pesan mucho: la corrupción, el burocratismo.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »

Imperialismo y barbarie imperialista

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 1 octubre 2010

Por James Petras

El imperialismo, su carácter, medios y fines, han ido cambiando según la época y el lugar. Históricamente, el imperialismo occidental ha ido adoptando las modalidades tributaria, mercantil, industrial, financiera y, en el período contemporáneo, una forma única de construcción del imperio “brutalmente militarista”. Dentro de cada “período”, “coexisten” con el modo dominante elementos de pasadas y futuras formas de dominación y explotación imperialista. Por ejemplo, en los antiguos imperios griego y romano, los privilegios comerciales se complementaban con la extracción de pagos tributarios. El imperialismo mercantil se vio precedido y acompañado inicialmente por el saqueo de las riquezas y la extracción de impuestos, en ocasiones referido como “acumulación primitiva”, donde el poder político y militar diezmaba a las poblaciones locales y extraía la riqueza, transfiriéndola obligatoriamente a las capitales imperiales. Cuando el ascendiente comercial imperial se consolidó, empezó a aparecer cada vez más, como co-participante, el capital industrial, que se vio apoyado por las políticas estatales imperiales de manufacturación de productos que acabaron con los fabricantes nacionales locales consiguiendo controlar esos mercados locales. El imperialismo impulsó la industria moderna, combinó producción y comercio, ambos complementados y apoyados por el capital financiero y sus instrumentos auxiliares: los seguros, el transporte y otras fuentes de “ingresos invisibles”.
Bajo las presiones de los movimientos nacionalistas y antiimperialistas socialistas, los imperios coloniales estructurados tuvieron que dar paso a nuevos regímenes nacionalistas. Algunos de ellos reestructuraron sus economías, diversificando sus sistemas productivos y socios comerciales. En algunos casos impusieron barreras protectoras para promover la industrialización. El imperialismo basado en la industria se opuso primero a estos regímenes nacionalistas, colaborando con los sátrapas locales para deponer a los dirigentes nacionalistas que se orientaban hacia la industria. Su objetivo era conservar o restaurar la “división colonial del trabajo”, la producción de base que se intercambiaba por productos terminados. Sin embargo, en la tercera parte del siglo XX, la construcción del imperio industrial empezó un proceso de adaptación “saltando sobre las barreras tarifarias”, invirtiendo en formas elementales de “producción” y en el trabajo intensivo en productos de consumo. Los fabricantes imperiales contrataron plantas de ensamblaje organizadas alrededor de productos ligeros de consumo (textiles, zapatos, productos electrónicos).
Sin embargo, esos cambios básicos en las estructuras políticas, sociales y económicas, tanto del imperio como de los antiguos países coloniales, llevaron por caminos imperiales divergentes a la construcción del imperio, lo que motivó actuaciones opuestas de desarrollo en ambas regiones.
El capital financiero anglo-estadounidense consiguió aventajar al industrial, invirtiendo en tecnología altamente especulativa, biotecnología, sector inmobiliario e instrumentos financieros. Los constructores del imperio japonés y alemán decidieron modernizar las industrias de exportación para asegurarse los mercados exteriores. Como consecuencia, se aumentaron las cuotas de mercado, especialmente entre los países emergentes en la industria, como los del Sur de Europa, Asia y Latinoamérica. Algunos antiguos países coloniales y semicoloniales evolucionaron también hacia formas más elevadas de producción industrial, desarrollando industrias de alta tecnología, produciendo capital e intermediarios, así como productos de consumo, desafiando la hegemonía imperial de Occidente alrededor suyo.
En los primeros años de la década de 1990 se produjo un cambio básico en la naturaleza del poder imperial. Esto llevó a una profunda divergencia entre las políticas imperialistas pasadas y presentes y entre los regímenes expansionistas establecidos y los emergentes.

Pasado y presente del imperialismo económico

La construcción del imperio moderno de base industrial (IMI) se lleva a cabo asegurando las materias primas, explotando mano de obra barata y aumentando las cuotas de mercado. Esto se ha logrado en colaboración con gobernantes maleables, ofreciéndoles reconocimiento político y ayuda económica en términos que superaban a los de sus competidores imperiales. Esa es la senda seguida por China. El IMI se abstiene de cualquier intento de obtener posesiones territoriales, ya sea en forma de bases militares o de posiciones ocupantes “consultivas” en el núcleo de instituciones del aparato coercitivo. En su lugar, el IMI trata de maximizar el control a través de inversiones que consigan la propiedad directa o “asociación” con el estado y/o funcionarios privados en sectores económicos estratégicos. El IMI utiliza incentivos económicos en forma de subvenciones y préstamos concesionarios a bajo interés. Ofrece construir proyectos de infraestructuras de ferrocarriles, aeropuertos, puertos y autopistas a gran escala y largo plazo. Estos proyectos tienen el doble objetivo de facilitar la extracción de la riqueza y abrir mercados a las exportaciones. El IMI mejora también las redes de transporte para los productores locales a fin de conseguir aliados políticos. Es decir, que los IMI de China y la India dependen en gran medida del poder del mercado para ampliar o eliminar competidores. Su estrategia se basa en crear “dependencias económicas” para conseguir beneficios económicos a largo plazo.
En contraste, la barbarie imperial se desarrolla a partir de una fase anterior de imperialismo económico que combinó el uso inicial de la violencia para asegurar los privilegios económicos seguida del control económico sobre los recursos lucrativos.
Históricamente, el imperialismo económico (IE) recurrió a la intervención militar para derrocar a los regímenes antiimperialistas y asegurarse clientes políticos colaboradores. Posteriormente, el IE estableció bases militares frecuentemente y formó y envió misiones de asesoramiento para reprimir los movimientos de resistencia y asegurar una oficialía militar local receptiva al poder imperial. El objetivo era asegurar los recursos económicos y una dócil fuerza laboral dócil para maximizar las rentabilidades económicas.
Es decir, en esta vía “tradicional” de la construcción del imperio económico, el ejército quedaba subordinado a la necesidad de maximizar la explotación económica. La potencia imperial trataba de preservar el aparato estatal post-colonial y el equipo profesional, utilizándolos para el nuevo orden económico imperial. El IE busca preservar a las elites para mantener la ley y el orden como cimientos básicos de la reestructuración de la economía. El objetivo era asegurar una serie de políticas que se adaptaran a las necesidades económicas de las corporaciones y bancos privados del sistema imperial. La táctica principal de las instituciones imperiales era designar profesionales educados en Occidente para que diseñaran políticas que maximizaran las ganancias privadas. Esas políticas incluían la privatización de todos los sectores económicos estratégicos; la demolición de todas las medidas protectoras (“mercados iniciales”) que favorecían a los productores locales; la implantación de impuestos regresivos sobre los consumidores locales, trabajadores y empresas mientras reducían o eliminaban los impuestos y controles sobre las firmas imperiales; la eliminación de legislación laboral protectora y la ilegalización de las organizaciones independientes de clase.

 

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »