Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 17/11/10

El silencio de España

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 17 noviembre 2010

 
Por Luis Mangrané Cuevas (Vicepresidente del Observatorio Aragonés para el Sahara Occidental)

España abandonó el territorio del Sahara Occidental hace ahora 35 años, incumpliendo sus compromisos de garantizar la descolonización. Aunque aseguró la salida de militares, comerciantes y funcionarios, abandonó a su suerte a los saharauis. La semana pasada Marruecos atacó el campamento de Agdaym Izik, donde más de 20.000 saharauis se encontraban concentrados pacíficamente reclamando mejoras sociales y económicas. La protesta se trasladó a El Aaiún. Hoy la ciudad está sometida a estado de sitio, se desconoce el número de muertos, heridos y el alcance real de los hechos porque Marruecos impide el acceso a la prensa. Entre los muertos figura un español, Babi Hamday Buyema, saharaui con nacionalidad española, su cadáver permanece en una morgue.

Este crimen nos ha recordado la existencia de miles de saharauis con nacionalidad española repartidos entre España, los campamentos de Tinduf y el Sahara ocupado por Marruecos. Seguirán siendo españoles hasta que se ultime el proceso de descolonización en el que decidan su destino. Lo cierto es que no hablamos de un mayor número de “españoles” por los obstáculos que la administración pone a los saharauis que intentan obtener la documentación española en regla y a la que por origen tienen derecho. En el número del pasaporte de los saharauis residentes en Argelia figura el 09, indicativo de que el pasaporte es sólo un título de viaje y que no tienen nacionalidad argelina. En el pasaporte marroquí una SH que los distingue de los marroquíes. El artículo 14 de la Constitución española dice que “los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza (…) o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Los saharauis españoles, sin embargo, no tienen los mismos derechos que el resto de españoles. El caso de Babi Hamday demuestra que esa igualdad no existe. En estos momentos y bajo la ocupación marroquí otros saharauis españoles se encuentran igualmente desprotegidos y amenazados. La protección de nacionales españoles en el extranjero es una obligación del Estado de acuerdo con la Constitución que afirma que “la voluntad de proteger a todos los españoles (…) en el ejercicio de los derechos humanos”. El ejercicio de esta protección corresponde al Ministerio de Asuntos Exteriores (artículo 1 del RD 1124/2008 sobre la estructura y funciones de este Departamento). Frente a los ataques a la libertad de prensa en Marruecos y el Sahara Occidental, agresiones físicas incluidas, el Ministerio de Asuntos Exteriores permanece pasivo. La reacción de la ministra Dª Trinidad Jiménez ante la muerte de un ciudadano español se ha limitado a pedir una “aclaración”. Nadie duda que hoy está ocurriendo una tragedia. A la sociedad española no le es indiferente el destino del pueblo saharaui y su interés es correspondido por los medios de comunicación, a la altura de las circunstancias. Marruecos no quiere testigos y arremete contra periodistas y medios españoles para que no cubran los acontecimientos. El Presidente ha declarado que “los intereses de España son lo que el Gobierno tiene que poner por delante”. ¿Qué hay mas importante que la vida, libertad y la integridad física? Las imágenes de colonos marroquíes patrullando El Aaiún machete en mano nos traen a la memoria la limpieza étnica de Ruanda y Timor Oriental.El ataque al campamento de Agdaym Izik y la posterior represión marcan un punto de no retorno en este conflicto y tendrán dos víctimas colaterales. La primera, la propuesta de autonomía marroquí para la solución del mismo, imposible creer en ella, ahora menos que antes. La segunda, el pretendido compromiso del Gobierno español –y el partido que lo apoya– con los derechos humanos. Zapatero justificaba la retirada de las tropas de Irak en que “no quiere, no puede y no va a actuar en contra ni de espaldas a la voluntad de los españoles”. El PSOE proclama en su programa electoral “la defensa activa y universal de los Derechos Humanos y la condena de todo lo que la degrada, incluida la tortura”. El Gobierno no ha condenado las actuaciones de Marruecos. Este, con la impunidad garantizada por parte de sus aliados, seguirá cometiendo sus crímenes, sin testigos.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »

Descubren a Marx

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 17 noviembre 2010

Por Antonio Peredo Leigue

¡No podía ser de otra manera! Después de ciento cincuenta años, los economistas norteamericanos descubren que Karl Marx tenía razón. Robert Reich, quien fue secretario del trabajo de Bill Clinton, y David A. Moss, de la Universidad de Harvard, descubren que la desigualdad en la distribución de la riqueza causa las crisis del capitalismo. “Cuando vi la correlación tan extraordinaria entre crisis financiera y desigualdad, no podía creerlo” dijo el asombrado alumno de Harvard. ¡Cómo no iba a estarlo, si en Harvard no se conoce, y mucho menos estudia, “El Capital” de Marx! Allí está esa relación explicando que es la causa de las crisis que, además, son periódicas.
Como es lógico suponer, esas desigualdades se han hecho más escandalosas con el tiempo. A mediados del siglo diecinueve, las crisis alcanzaban un mercado más o menos nacional. Las fortunas tenían esa influencia. Hoy, es distinto: en 1928, al iniciarse la gran depresión que alcanzó a dar la vuelta al mundo, el 1% más rico de Estados Unidos, acaparaba más del 23 por ciento de la riqueza nacional. Tardaron entre 4 y 6 años en recuperarse, mientras las colas de desempleados esperaban pacientemente a que, alguna entidad caritativa, les alcanzase un plato de sopa mal hervida. El 2007 pasado, ese 1% más rico, volvió a tener 23 por ciento de la riqueza. ¡Cómo no aprenden sus propias lecciones! Porque, para llegar a una conclusión racional, ni siquiera se precisa leer a Marx; basta con conocer la historia. Claro que la codicia no conoce de historia.
Veamos lo que dijo Karl Marx en “El Capital”: “La crisis estalla cuando los reingresos de los comerciantes que venden en mercados lejanos (o cuyos acopios se han acumulado en el interior del país) se vuelven tan lentos y parsimoniosos, que los bancos reclaman sus deudas, o los pagarés recibidos por las mercancías vencen antes que se haya producido la reventa. Entonces comienzan las ventas forzadas, las ventas con fines de pago: y en ese momento el krach pone brusco fin a la prosperidad aparente.
Pero los economistas de este tiempo no comprenden y siguen sin comprender. Se asustan con los acontecimientos. Dice un catalán, Arcadi Oliveres: “Tras el crash del 29, la desigualdad se redujo. Pero ahora la tendencia es exactamente la contraria. Así no se saldrá de la crisis”. Y a renglón seguido revela que, las joyerías en París, y seguramente en otras ciudades como Ginebra, Berlín o Londres, las ventas aumentaron tanto que, esas tiendas están cerrando más temprano, porque temen quedarse sin mercadería para la campaña navideña cuando, por supuesto, ponen precios más altos todavía.

 

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »

Irak: la guerra invisible

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 17 noviembre 2010

Por Kamil Mahdi

Estados Unidos sigue pintando un panorama de color de rosa sobre el progreso en Iraq, pero la realidad es la de la pobreza, la violencia, la tortura y la corrupción política en un país que todavía sufre las sanciones, la invasión y el continuo saqueo imperial de sus recursos.
La guerra y las sanciones siguen utilizándose para manipular y controlar Iraq. El reciente libro de Joy Gordon sobre las sanciones y la política estadounidense, muestra que éstas han sido utilizadas por Estados Unidos y Gran Bretaña, no como una alternativa a la guerra, como han podido creer muchos en el seno de la comunidad internacional, sino como medio de debilitamiento en preparación de la guerra.
Por ello, no se ha hecho una vez, sino dos, en 1991 y 2003. Esta guerra invisible, en los propios términos de Joy Gordon, forma parte de una guerra de Estados Unidos contra Iraq que dura ya veinte años y que los sucesivos gobiernos británicos han apoyado con entusiasmo y deshonrosamente.
Cada día que pasa vemos y conocemos más pruebas terribles de su coste humano a pesar de que los gobiernos occidentales tratan de renunciar a su responsabilidad en los daños acumulados por una guerra mantenida durante toda una generación y que aún se sigue librando.
Incluso en la actualidad, a siete años de la invasión y la ocupación, la guerra invisible no ha concluido. En virtud de las resoluciones del Consejo de Seguridad, Iraq sigue siendo considerado por las grandes potencias que dominan y abusan de Naciones Unidas, como una amenaza a la paz internacional, siendo por ello objeto de sanciones y medidas aplicables en virtud del Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas.
La guerra en Iraq continua no sólo a través de la presencia y las actividades de las fuerzas de ocupación estadounidenses y de mercenarios extranjeros, sino también a través de una serie de herramientas punitivas utilizadas contra Iraq con el fin de garantizar su cumplimiento tal y como Estados Unidos desea.
Como residuo de las sanciones impuestas en 1990, los ingresos de petróleo de Iraq se depositan en un fondo en Estados Unidos supervisado externamente y que está sujeto a restricciones que otorgan a Estados Unidos una gran influencia. Todas las reservas extranjeras de Iraq están asimismo retenidas en Estados Unidos y han sido expresamente amenazadas con acciones legales en tribunales estadounidenses. Estados Unidos utilizó su influencia para obtener concesiones en las negociaciones con el gobierno iraquí sobre el Estatuto de Fuerzas y el Acuerdo Marco Estratégico en 2008. En septiembre de este año, el gobierno de Al-Maliki acordó desembolsar 400 millones de dólares en pago de varias extrañas demandas interpuestas contra Iraq por ciudadanos estadounidenses ante tribunales de Estados Unidos; reclamaciones que el gobierno estadounidense y el sistema judicial pueden imponer sencillamente incautando los activos financieros iraquíes. Esta burla al Derecho y a las relaciones internacionales civilizadas recuerda el saqueo de los activos iraquíes en el primer año de la ocupación y demuestra que las afirmaciones de que Iraq ha recuperado su soberanía son vacuas.
Por lo tanto, las sanciones se siguen utilizando para coaccionar y perjudicar a Iraq.
Iraq es hoy la parte perjudicada, como lo ha venido siendo en los últimos 19 años. Sin embargo, es Iraq quien está pagando a Kuwait y a otros indemnizaciones impuestas bajo un régimen de compensación establecido por Naciones Unidas en 1991. Las reclamaciones en virtud de dicho régimen fueron muy elevadas, a menudo, ridículamente exageradas, en sentencias que se impusieron de manera injusta. Sin importar el grado y las pruebas de los abusos de Estados Unidos y de Gran Bretaña en Iraq ni el sufrimiento espantoso del pueblo iraquí, los ricos y poderosos siguen exigiendo su “compensación” a una nación que ha quedado traumatizada por los abusos de las grandes potencias. Iraq deberá seguir pagando indemnizaciones durante las próximas décadas a menos que se haga con un gobierno que tenga el coraje de poner término a tal iniquidad.
Mientras que Naciones Unidas impone este castigo, el FMI, con su habitual imprudencia criminal, ha estado tratando de abolir el sistema iraquí de la cartilla de alimentos que es esencial para el sustento diario de una inmensa proporción de la población iraquí. En la provincia de Diyala, donde el sistema no ha funcionando eficazmente debido al conflicto, una reciente encuesta oficial ha demostrado que el 51% de la población padece “carencia de alimentos”, es decir, su consumo de energía alimentaria es inferior a las necesidades energéticas mínimas. En términos simples, la mitad de la población de lo que solía ser la huerta frutícola de Iraq no dispone de manera continuada de suficientes alimentos. En Basora, de donde las fuerzas británicas se retiraron el año pasado, dejaron tras de sí un 20% de población privada de alimentos, aun funcionando el sistema de racionamiento.
Casi el 30% de la población del conjunto del país no puede encontrar casi ningún o ningún empleo, a pesar de que se han ampliado masivamente los puestos de trabajo estatales y de seguridad. Esto sin contar los millones de personas que se han refugiado en países vecinos, ni las mujeres que han desistido de buscar un empleo debido a las condiciones extremas. La inflación está aumentando vertiginosamente otra vez, los servicios públicos, la electricidad, las provisiones de agua potable y la vivienda siguen en grave crisis. La economía sigue en punto muerto y, sin embargo, Iraq se ve obligado a pagar indemnizaciones injustas [impuestas] por los que dicen haberlo liberado.

 

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »