Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Aristóbulo Istúriz: Las viejas estructuras deben priorizar el desarrollo del Poder Popular

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 20 diciembre 2010

Con la camara  Daniel Quintero

Las jornadas de formación política y técnica para los Diputados y Diputadas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) continúan como parte del proceso de preparación de la camada de parlamentarios que fungirán como voceros del Poder Popular en la Asamblea Nacional a partir del próximo 5 de enero.

El Diputado electo por el circuito 1 del Distrito Capital, Aristóbulo Istúriz, participo como ponente y propuso que las jornadas de formación política e ideológica sean extendidas a los alcaldes y gobernadores.

El problema es de estructuras, consideró Aristóbulo Istúriz.

Sostuvo que las Alcaldías y Gobernaciones deberían priorizar la planificación por encima de la administración, puesto que tal como están concebidas y estructuradas no permiten el desarrollo del Poder Popular.

Anuncios

Una respuesta to “Aristóbulo Istúriz: Las viejas estructuras deben priorizar el desarrollo del Poder Popular”

  1. José Chacón said

    E T I C A

    SIN IDEOLOGIA NO HAY REVOLUCION Y SIN ETICA Y MORAL NO HAY REVOLUCIONARIOS.

    Toda literatura que nos habla de la ética y las experiencias socio-políticas conocidas nos confirman que: sin valores es imposible un auténtico cambio, una verdadera revolución institucional.

    Toda verdadera revolución es siempre una revolución moral. Si, por el contrario, los objetivos éticos y sus valores no están claramente formulados y aplicados en todas sus actuaciones por los ejecutores del proceso, o se los traiciona en el ejercicio del poder, esos proyectos socio- políticos terminan siempre en el fracaso.

    Casi todas las revoluciones o imperios caen por la degeneración moral interna, pues todos los grandes objetivos socio-económicos pueden ser tergiversados y hasta anulados por la corrupción imperante, que todo lo desvirtúa y lo corroe. Ese gran horizonte de reformas no llegarán a constituirse en un en verdadero cambio si seguimos con el vandalismo político, el nepotismo, los padrinazgos, los negociados, el robo, la inseguridad ciudadana, el espíritu gremialista, corporativista, regionalista, divisionista…etc.

    Necesitamos una auténtica revolución moral de las conciencias y de las instituciones. Necesitamos un nacer de nuevo del espíritu como le dijera Jesús a Nicodemo, una mujer y un hombre nuevo. El pueblo no quiere cambios que nada cambian. La revolución de la que nos habla el Presidente Chávez es moral y radical o no será nada.

    Por falta de conocimiento y vivencia de principios éticos y morales el cáncer de la corrupción puede introducirse en nuestro ser y convertirse en una poderosa fuerza tan irresistible que llega a confundir nuestra mente, hacernos perder la razón, insensibilizar nuestra conciencia y adormecer a nuestro corazón, y por ende condicionar y limitar nuestro actuar diario como personas, equipo de trabajo y como pueblo para contribuir al bienestar de nuestro entorno familiar, laboral y nacional.

    La corrupción se encuentra presente en casi todas las estructuras de la sociedad: en nuestros sitios de trabajo, de estudio, en nuestras amistades, vecinos, poderes del estado, la Iglesia, etc. La corrupción es una actitud ante la vida en la que perdidos todos los valores, predomina el sometimiento, la resignación, el silencio, la hipocresía, la envidia, la frustración, la indiferencia social. Lo cual solamente puede ser combatida haciendo vida los principios y valores espirituales de ética y moral.

    La conducta corrupta se adquiere sin darnos cuenta y sin proponérnoslo. Se va apoderando de nuestras mentes y corazones en el transcurrir de nuestra vida. Brota casi siempre como una consecuencia, desde las estructuras injustas de nuestra sociedad capitalista que mantiene a la gran mayoría del pueblo en la pobreza y la miseria y es reforzada diariamente, minuto a minuto, y a través de los medios de comunicación social como la radio, la prensa y la televisión, con todos los mensajes subliminales que son transmitidos diariamente, para llevarnos a un consumismo sin limites que nos induce a comprar hasta lo que no necesitamos y despertando la envidia y el deseo de competir y obtener lo que otros tienen.

    Por lo general en todos los países y épocas donde el capitalismo se ha instalado y desarrollado, los pobres no creen en los pobres. Los pobres creen y confían en las falsas promesas que le hacen los poderosos desde todas las estructuras de la sociedad de que les van a resolver sus problemas, pero promesas que nunca llegan a hacerse realidad. Los tantos años sometidos al bombardeo de los medios les ha bloqueado el entendimiento. Es como una mascara ideológica que se ciñe a su rostro y no les permite ver. Por eso vemos pobres que están viendo de una manera visible, tangible soluciones a sus problemas y sin embargo siguen respaldando a los adecos, copeyanos, fedecamaras, los medios, los obispos, etc., y contrarios al proceso revolucionario y a Chávez.

    Jesús reflexionó profundamente sobre este fenómeno. Sobre como los pobres se encontraban prisioneros de los dueños del poder, del dinero y de la religión. Y llegó a la conclusión que solo mediante la organización, la conciencia y la movilización de los oprimidos podría lograrse la liberación. De otra forma, los poderosos recuperarían fácilmente su poder o se establecería de nuevo un sistema opresor. Esta experiencia en su propia tierra, en Nazaret, fue clave para elaborar la teoría revolucionaria de Jesús.

    Los principios y valores son capaces de convertirse en rocas fuertes, que nos fortalecen y capacitan para rechazar cualquier tentación.

    Los revolucionarios marxistas, cristianos o ni ni, debemos reflexionar las siguientes citas bíblicas.

    Mateo 19: 16-30
    19:16 Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?
    19:17 El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Más si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.
    19:18 Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio.
    19:19 Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
    19:20 El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?
    19:21 Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
    19:22 Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.
    19:23 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos.
    19:24 Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.
    19:25 Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?
    19:26 Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.
    19:27 Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos?
    19:28 Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.
    19:29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.
    19:30 Pero muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros.

    I Juan, 3:10-18
    3:10 En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.
    3:11 Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros.
    3:12 No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas.
    3:13 Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece.
    3:14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.
    3:15 Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.
    3:16 En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.
    3:17 Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?
    3:18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

    I Timoteo, 6:17-19
    6:17 A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.
    6:18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;
    6:19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

    Mateo, 6:19-21
    6:19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;
    6:20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.
    6:21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

    Lucas 12: 15-21
    12:15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.
    12:16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho.
    12:17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?
    12:18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes;
    12:19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.
    12:20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?
    12:21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

    Habacuc, 2:6-12
    2:6 ¿No han de levantar todos éstos refrán sobre él, y sarcasmos contra él? Dirán: ¡Ay del que multiplicó lo que no era suyo! ¿Hasta cuándo había de acumular sobre sí prenda tras prenda?
    2:7 ¿No se levantarán de repente tus deudores, y se despertarán los que te harán temblar, y serás despojo para ellos?
    2:8 Por cuanto tú has despojado a muchas naciones, todos los otros pueblos te despojarán, a causa de la sangre de los hombres, y de los robos de la tierra, de las ciudades y de todos los que habitan en ellas.
    2:9 ¡Ay del que codicia injusta ganancia para su casa, para poner en alto su nido, para escaparse del poder del mal!
    2:10 Tomaste consejo vergonzoso para tu casa, asolaste muchos pueblos, y has pecado contra tu vida.
    2:11 Porque la piedra clamará desde el muro, y la tabla del enmaderado le responderá.
    2:12 ¡Ay del que edifica la ciudad con sangre, y del que funda una ciudad con iniquidad!

    Deuteronomio, 15:7-11
    15:7 Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, 15:8 sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite. 15:9 Guárdate de tener en tu corazón pensamiento perverso, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la remisión, y mires con malos ojos a tu hermano menesteroso para no darle; porque él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te contará por pecado. 15:10 Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des; porque por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que emprendas. 15:11 Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra.

    Marcos, 11:15-18
    11:15 Vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;
    11:16 y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno.
    11:17 Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Más vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.
    11:18 Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina.

    Juan, 2:14-16
    2:14 y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados.
    2:15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas;
    2:16 y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mí Padre casa de mercado.

    Los Hechos Capítulo 5:1-10
    5:1 Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad,
    5:2 y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles.
    5:3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?
    5:4 Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.
    5:5 Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron.
    5:6 Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron.
    5:7 Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido.
    5:8 Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto.
    5:9 Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti.
    5:10 Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido.

    Amos 8, 4-10
    Oíd esto, los que explotáis a los menesterosos, y arruináis a los pobres de la tierra,
    8:5 diciendo: ¿Cuándo pasará el mes, y venderemos el trigo; y la semana, y abriremos los graneros del pan, y achicaremos la medida, y subiremos el precio, y falsearemos con engaño la balanza,
    8:6 para comprar los pobres por dinero, y los necesitados por un par de zapatos, y venderemos los desechos del trigo?
    8:7 Jehová juró por la gloria de Jacob: No me olvidaré jamás de todas sus obras.
    8:8 ¿No se estremecerá la tierra sobre esto? ¿No llorará todo habitante de ella? Subirá toda, como un río, y crecerá y mermará como el río de Egipto.
    8:9 Acontecerá en aquel día, dice Jehová el Señor, que haré que se ponga el sol a mediodía, y cubriré de tinieblas la tierra en el día claro.
    8:10 Y cambiaré vuestras fiestas en lloro, y todos vuestros cantares en lamentaciones; y haré poner cilicio sobre todo lomo, y que se rape toda cabeza; y la volveré como en llanto de unigénito, y su postrimería como día amargo.

    Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: