Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Concepto Marxista del Latifundio

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 20 diciembre 2010

Por: Alonso David Ojeda, profesor e investigador de la UCV

Hace más de 46 años la Comisión Agraria Nacional del Partido Comunista de Venezuela, bajo la dirección del camarada Alonso Ojeda Olaechea precisó: “El latifundio, desde el punto de vista marxista, no implica solamente la idea de una extensa propiedad rural, según su etimología, sino que además involucra la de la existencia en su seno de relaciones de producción precapitalistas, caracterizadas por la extracción de rentas en trabajo, en especie o en dinero a los campesinos que trabajan la tierra”.

El concepto de latifundio va, pues, necesariamente unido al monopolio de la tierra laborable a la concentración de la propiedad rural, al rentismo parasitario y a la ociosidad de gran parte de dichas tierras y como consecuencia de todo esto, el latifundio significa infra-producción de la agricultura y la ganadería e infra-consumo de las masas campesinas, constituyéndose en una pesada rémora para el desarrollo económico del país». Esta definición tiene hoy profundas implicaciones prácticas en la lucha por la transformación de las relaciones sociales de producción en el campo venezolano.

Hace unos días en Timotes, estado Mérida nos reunimos con distintos productores agrícolas y constatamos con ellos, que la medianería representaba la principal forma de producción agrícola, estimada por ellos en un 90%, de toda la agricultura del páramo.

La medianería representa una forma de producción precapitalista claramente incluida en la definición anterior y en consecuencia la lucha contra el latifundio debe liquidar definitivamente esta injusta y aberrante forma de explotación campesina.

También identificamos un segundo nudo de explotación: las prácticas agrícolas a favor del gran capital de la industria química.

En Timotes se produce el 70-80% de las hortalizas que se consumen en la región central del país. Una producción de altos rendimientos por hectáreas, basada en altas aplicaciones de agroquímicos que además de encarecer la estructura de los costos de producción, generan graves impactos en el ambiente y en la salud de la población de productores y consumidores. Los suelos presentan las claras evidencias de la erosión acelerada y es muy probable que las substancias activas de herbicidas, insecticidas y fungicidas aplicados, impacten la biodiversidad de la ictiofauna en los cuerpos de agua lénticos y lóticos de los páramos andinos.

Lo anterior compromete la seguridad alimentaria y hace más dependiente a los productores, de los agroquímicos que venden las transnacionales, en muchos casos sin ninguna regulación por los pasivos ambientales que generan.

La agricultura industrial es contraria al desarrollo agrícola sostenible, a la endogeneídad, a la conservación de la biodiversidad, a la salud de productores y consumidores y a las justas relaciones de producción en el campo. La lucha contra el latifundio es también la lucha contra las formas de producción caracterizadas por la extracción de rentas en trabajo, en especie o en dinero a los campesinos que trabajan la tierra.

Referencia:

Comisión Agraria Nacional. 1960. Sobre la Cuestión Agraria en Venezuela. Ediciones Cantaclaro.

Publicado en Tribuna Popular Nº 120, segunda quincena de junio del 2006, pág. 3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: