Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

La “verdadera” dictadura

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 23 enero 2011

Por Oscar Jiménez

FABRICIO OJEDA 

Hay hombres que nacen para la gloria, Fabricio Ojeda es uno de esos apóstoles de la libertad, valientes guerreros que no vacilan en desprenderse de todo para perseguir un ideal, una ilusión, una verdadera convicción. 

Para la historia quedó su mensaje de despedida al entonces Congreso de La República, cuando se desprendió de su puesto de diputado y se fue a la montaña, fusil en mano a combatir en la verdadera lucha por la dignidad del pueblo venezolano. Claro estuvo su mensaje hacia Rómulo Betancourt y su gobierno; claro estuvo para todos, el sentimiento de indignación y la imposibilidad de luchar desde esa cómoda trinchera con aire acondicionado que asfixiaba al preclaro combatiente popular. 

Fabricio Ojeda fue un visionario quien después de luchar en la clandestinidad contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, después de organizar con éxito una resistencia civil que fue el apoyo imprescindible al momento de la acción; después de tantos peligros vividos, de tantos momentos donde el aliento se cortó, no por el temor a la muerte sino por el temor a no completar la misión, después de logrado el objetivo, el corazón del verdadero revolucionario le hizo ver a tiempo que no todo estaba bien, que algo malo estaba naciendo sobre las humeantes cenizas del pasado que no acababa de pasar. 

El corazón del revolucionario no se sentía a gusto rodeado de las vibraciones que recibía, su inteligencia superior le hizo entrar en discordia con el proyecto que nacía, para eso no se luchó, para eso no se invocó al pueblo, para eso no se combatió. 

El pacto de Punto Fijo ofendía la dignidad de la lucha y le quitaba el brillo a la gloria del triunfo, Fabricio Ojeda de inmediato supo que su puesto no estaba ahí, que la lucha continuaba, que el camino no había terminado, que faltaba mucho por andar y decidió marchar, decidió continuar la lucha, decidió entregar el corazón al pueblo que lo vio nacer y se convirtió en un quijote universal. 

Su liderazgo y su nombre lo llevaron de inmediato a las altas jefaturas de la recién organizada lucha armada en las montañas de Lara, Falcón, Yaracuy; apresado logró escaparse, mas los días del guerrillero estaban contados; los días, mas no su obra; los días, mas no su legado. 

En la segunda detención, ya las cartas estaban echadas, la oligarquía que empezaba a entronarse en el poder ahora bajo la cara visible de Raúl Leoni, seria implacable, sus garras apretarían con tal fuerza que asfixiarían al gigante guerrillero, llevándose en ese abrazo mortal su vida, allá quedó el oscuro rincón de la SIFA (servicio de inteligencia de las fuerzas armadas) donde el guerrillero se inmoló por amar a un ideal, allá la gloria de su orgullo inquebrantado, allá el brillo de su gloria. 

Allá  quedó su sueño truncado, y de allá nos vino la oscura noche del punto fijismo con su cínica democracia representativa, allá quedó su nombre borrado por decenios, por esa generación mezquina que ni siquiera tubo el valor de respetar a los mártires, y de allá nos viene cual ave fénix su recuerdo y su ejemplo a alumbrar el camino en este momento de tribulación, de allá nos viene su fuerza. 

Hoy se te recuerda comandante guerrillero, con honor y tu nombre suena libre en los labios de una generación joven que enarbola una vez mas la bandera de la revolución, hoy tu nombre sigue causando espanto a esos muertos insepultos de la cuarta que deambulan cual fantasmas por las calles de la patria, hoy que regresan al congreso esos jóvenes con corazón de viejo a enarbolar las fétidas banderas de puntofifismo y su miserable entrega sumisa al imperio, hoy tu nombre suena como cañón de combate y millones de Fabricios Ojedas se levantan atentos y preparan su fusil, para que la historia no se repita. 

Hoy te podemos decir camarada combatiente y visionario que tu lucha no se detuvo y que no ha terminado aun pero que vamos venciendo, hoy tu nombre nos devuelve la esperanza y nos indica que la trinchera apropiada es la que el corazón nos indica y si aquí en nuestra historia reciente un corazón se dio en entrega total por el amor a su pueblo ese fue el corazón del verdadero revolucionario, ese fue el corazón de Fabricio Ojeda 

A la recién instalada asamblea nacional les leo el final de la carta de renuncia al congreso expuesta por Fabricio Ojeda, y me atrevo a decir que todos los diputados bolivarianos son hoy los suplentes de Fabricio Ojeda y a petición de él quedan convocados a seguir la lucha desde esa digna trinchera mientras el eterno guerrillero sigue en el corazón de las montañas donde no morirá jamás. 

“Convoque, pues señor presidente, al suplente respectivo porque yo he salido a cumplir el juramento que hice ante ustedes de defender la Constitución y las leyes del país. Si muero no importa, otros vendrán detrás que recogerán nuestro fusil y nuestra bandera para continuar con dignidad lo que es ideal y saber de nuestro pueblo”.

¡Abajo las cadenas! ¡Muera la opresión! ¡Por la Patria y por el  Pueblo! ¡Viva la Revolución!

Quedan pues Convocados, que la lucha no se pierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: