Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 17/02/11

Guatemala: Un pueblo hambriento de justicia

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 17 febrero 2011

Por Frente Popular

Con sus rostros embobados por lo desconocido eran evitados por decenas de personas para no tropezar con ellos mientras en plenos corredores se movían lento viendo hacia los dinteles de las puertas y hacia dentro de las oficinas para buscar infructuosamente el destino de su búsqueda. Pero nadie, ninguno de los empleados de la institución que visitaban, se comedía a preguntarles qué buscaban.

Por fin, uno de ellos se atrevió a preguntar a una de las chicas que, teléfono al oído, se carcajeaba por algo gracioso que la otra persona al otro lado de la línea, le contaba. La rubiecita artificial con ceño fruncido por la interrupción de la pregunta del visitante, dijo a su interlocutor telefónico, -¡…peráme!-, para luego dirigirse a su interrogador: -¿si?

-Disculpe seño, donde queda… La rubia solo atino a señalarle una puerta y volvió a su charla sin esperar que quien preguntaba se percatará que había entendido su peyorativa indicación.

Con sombrero en mano en señal de respeto se marcharon hacia donde aquella les señaló y entraron para toparse con un tipo que charlaba con su compañera de trabajo.

Después de un, buenos días de los dos visitantes que no fue respondido por los parlanchines volvieron a repetirlo, pensando que quizá aquellos no habían escuchado, ante lo cual recibieron como correspondencia, una mirada hostil: – ¡Que quieren!

Después de explicar en un castellano imperfecto, por no ser su lenguaje materno, fueron mandados a esperar sentados en unas sillas fuera de la oficina. Al final eran indios y los indios tienen que esperar.

Las horas pasaron, los empleados iban y venían, la carretilla del café pasó repartiendo su pálido brebaje y aquellos dos paisanos fueron abandonados sin el mayor escrúpulo. Mientras tanto oían como sonaban los teléfonos, reían unos, chanceaban otros, oían papeleo pero nadie los atendía. Por fin, se levantaron impacientes por la demora para preguntar por el motivo que los llevaba a esas oficinas pero más pronto que tarde fueron mandados a sentar de nuevo.

Luego de varias horas de espera fueron llamados. Presurosos llegaron esperando escuchar buenas noticias, pero lo que encontraron fue un: – Miren, su expediente está en proceso todavía, ahora bien, si ustedes tienen algún conocido, un amigo aquí se haría más fácil o si pueden dejarse algo para agilizarlo, también sería bueno. De lo contrario, no estaría de más que se dieran una vueltecita la otra semana para ver cómo va el trámite.

Al no tener ni lo uno ni lo otro, sino solo el pasaje de vuelta a su lejano pueblo, se encontraron en la calle sin mayores esperanzas que las que tenían antes de entrar en esa dependencia. Un gasto que para ellos resultaba mucho más grande por sus condiciones precarias de vida.

 

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »