Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 1/06/11

La rebelión de Shays y la Revolución Norteamericana

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 1 junio 2011

 

La Revolución Americana sacudió al mundo entero. En el nombre de “Vida, Libertad y Búsqueda de la Felicidad”, las trece colonias británicas que se convertirían en los Estados Unidos de América, lucharon y ganaron la batalla a los británicos. La Guerra por la Independencia fue conducida por impostores aristócratas como George Washington, pero la lucha real fue hecha por pequeños agricultores, artesanos, blancos, negros e indios americanos, así como hombres libres y esclavos por igual.
Pero una vez que el trabajo sucio de la Guerra Revolucionaria había terminado, ¿qué debía sustituir al mandato del Rey Jorge III? La nueva oligarquía —incluyendo a los banqueros de la Costa Este y los propietarios de plantaciones del Sur— estaba dividida en cuanto a cómo deberían gobernar. Unos querían una república; otros favorecían una monarquía limitada, con George Washington como el candidato principal. Unos se quisieron aliar con los franceses, otros con su viejo enemigo, los británicos. Algunos querían una centralización más rígida, otros una federación de los perdedores. Pero en una cosa estaban todos de acuerdo: toda la retórica revolucionaria sobre la libertad y la justicia debía aplicarse sólo para liberar a los hombres que poseían cantidades significativas de propiedades. A los esclavos, mujeres, blancos pobres, negros e indios americanos no había necesidad de concederlas. Para consolidar su poder, era necesaria una contrarrevolución política. Tuvieron que poner a “las sucias masas” —que creyeron que habían estado luchando por una genuina libertad para todos— de nuevo en ¨su lugar¨.
En los años posteriores a la victoria americana sobre los británicos, las esperanzas de las masas fueron traicionadas. Por consiguiente, había muchos movimientos populares y levantamientos contra la explotación del pobre por parte de los grandes banqueros y los representantes gubernamentales corruptos. Pero ninguno tendría un impacto tan grande sobre la psicología de la clase dirigente y la futura estructura del gobierno estadounidense como la Rebelión de Shays de 1786-87, a la que algunos han llamado “la Batalla Final de la Revolución Americana”. El levantamiento de Massachusetts de los “Territorios Shays”, como fueron llamados, fue un momento definitivo en la historia estadounidense, un ejemplo excepcional de las contradicciones de clase y tradiciones revolucionarias insertadas en la mismísima base de la sociedad americana. Las semejanzas y paralelos con luchas políticas y movimientos revolucionarios de nuestros tiempos son muchos y asombrosos.
Cada revolución atraviesa por etapas ampliamente similares: Desde la Gran Revolución Francesa, la Revolución Americana, la Revolución Rusa, y la Revolución Española, a la Revolución Venezolana en curso cuyo destino aún tiene que ser determinado. Una revolución es una lucha dinámica de fuerzas vivas, con altibajos inevitables, avances y retrocesos. Durante el ascenso del movimiento, hay un giro colosal hacia la izquierda, caracterizado por la participación activa de las masas. Aquí vemos como León Trotsky lo explicó en el prefacio a su Historia de la Revolución Rusa:
“El rasgo característico más indiscutible de las revoluciones es la intervención directa de las masas en los acontecimientos históricos. En tiempos normales, el Estado, sea monárquico o democrático, está por encima de la nación; la historia corre a cargo de los especialistas de este oficio: los monarcas, los ministros, los burócratas, los parlamentarios, los periodistas. Pero en los momentos decisivos, cuando el orden establecido se hace insoportable para las masas, éstas rompen las barreras que las separan de la palestra política, derriban a sus representantes tradicionales y, con su intervención, crean un punto de partida para el nuevo régimen. Dejemos a los moralistas juzgar si esto está bien o mal. A nosotros nos basta con tomar los hechos tal como nos los brinda su desarrollo objetivo. La historia de las revoluciones es para nosotros, por encima de todo, la historia de la irrupción violenta de las masas en el gobierno de sus propios destinos.”

 

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in General | 1 Comment »