Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 2/06/11

El escándalo de la rue Robespierre

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 2 junio 2011

 

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez

La derecha francesa, sobre todo sus historiadores, no consideran de recibo que exista una calle dedicada a la memoria de Maximilien de Robespierre (1758-1794), uno de los mayores mitos revolucionarios de 1789 y todo lo que vino después.
El asunto es sumamente curioso, la sobra de Robespierre atormenta todavía hoy, más de doscientos años después de su desaparición, la memoria de la derecha francesa que se considera agredida por la propia leyenda negra por ellos creada.
Hablando desde la historia, ¿quién fue Robespierre? Nada más y nada menos que el máximo líder del “partido” de la Montaña, considerado por unos como el Incorruptible, y por la reacción como el «vampiro sediento de sangre» (sin ir más lejos, así es presentado en la película americana El libro negro, de Anthony Mann, con el rostro de Richard Basehart, y en muchas otras), Robespierre fue el eje central en torno del cual giran los densos y dramáticos once meses en los que los jacobinos marcaron el cenit de la revolución francesa, acabaron con su derecha representada por los girondinos y por su iz­quierda surgida en su propio seno y sustentada por los “enráges” y Hébert.
Durante años fue centro del odio reaccio­nario. Tuvo que pasar cerca de un siglo para que algunos historiadores como Jean jaurès lo rescataran de la ignominia. No fue casua­lidad que fuera él mismo el que dijera: “¿Hasta cuándo el furor de los déspotas será llamado justicia y la justicia del pueblo, barbarie o rebelión?”.
Nacido en Arras, condado de Artois, procedente de la pe­queña burguesía hostil a la aristocracia ya los privilegios desmesurados. Fue alumno de la Congregación del Oratorio de París, y retornó a su ciudad en 1781 donde se malganó la vida como abogado. En estos años oscuros dio muestras de honestidad y de su alta conciencia al mantenerse en la pobreza por no querer traicionar sus sentimientos. Esta es la razón que se convirtiera en el modelo de toda una gene­ración revolucionaria. Activo republicano desde antes de 1789, participó en las jornadas de julio en París. Su nombre empieza a sonar y Mirebeau predice que “llegará lejos por­que cree en lo que dice”.
En 1790, Robespierre recibe una apasionada car­ta en la que se le dice: “Vos no sois el diputado de una pro­vincia, sois el diputado de la humanidad y de la Repúbli­ca…”. La firma Saint Just que poco después se convertirá en su brazo derecho. La carrera de ambos es inexorable. For­man parte del ala más intransigente de la avalancha revo­lucionaria. En su representación Robespierre ve Francia di­vidida entre «el pueblo y la aristocracia», justifica los incendios de los castillos, afirma que los principales enemigos no están en el extranjero sino en la propia Francia, y que: “Para salvar a la República hay que condenar a Louis”. En junio de 1793 encabeza la insurrección jacobina e instaura la dictadura revolucionaria de los plebeyos.

 

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »