Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 28/06/11

Acerca de la diosa televisión y de la lectura: Consejos para no volverse tonto…o Del poder omnímodo de los medios audiovisuales

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 junio 2011

Por Marcelo Colussi

Cada vez más puede constatarse que la lectura está en retirada, y los medios audiovisuales –lenta pero irremediablemente– van ocupando su lugar. Sin caer en visiones apocalípticas ni en moralinas de “viejo regañón”, es un hecho que las nuevas tecnologías digitales centradas en lo audiovisual tienen un peso fenomenal.
¿Puede competir acaso un profesor con su clase magistral, o un libro, con el atractivo de una imagen colorida y en movimiento aunada a un mensaje sonoro? Sí, claro: puede competir…, pero el resultado no será de los más alentadores. De más está preguntar quién “gana” (más aún: el resultado ya se puede prefigurar como goleada vergonzante). Todo indica que la lucha entre ambos polos es desigual, asimétrica, David contra Goliat. La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) afirmó que en pocas generaciones más el maestro de carne y hueso irá pasando a ser una pieza de museo porque la mayor parte de la educación formal se hará a través de medios audiovisuales (¡no digamos ya la informal!).
La discusión en juego no es una simple cuestión de debate académico, un ejercicio escolástico, discusión bizantina condenada a sesudas reflexiones… que no trascienden la mesa del bar. Que se vaya perdiendo la cultura de la lectura crítica y se señale eso con honda preocupación no es la nostalgia por tiempos idos, supuestamente “siempre mejores que los actuales”. Es la alarma que se prende por el curso civilizatorio que vemos se va dando. ¿Triunfó la imagen sobre el discurso crítico? Hoy por hoy todo indicaría que sí.
En nombre de un artificio puramente expositivo podríamos tomar la televisión como la matriz por excelencia de este tipo de construcciones. Aunque, de todos modos, la cultura de lo audiovisual, o más precisamente aún: de la imagen, que lo va envolviendo todo, está presente hoy día en todos los aspectos de la vida cotidiana, más allá de la televisión. La lectura serena y reflexiva no ha desparecido, pero sin dudas está seriamente enferma. Hasta incluso en el mismo ámbito de la lectura va ganando espacio esa tendencia: la prensa escrita tiene cada vez más un formato televisivo, audiovisual, iconográfico (más imágenes que textos), y los libros más vendidos son… ¡los de autoayuda, los de autosuperación! (con letras bien grandes y que no exigen particular esfuerzo de síntesis crítica).
¿Por qué todo esto? ¿Qué hace que se prefiera cada vez más “copiar y pegar” a horas de lectura analítica? ¿Por qué el impacto de una imagen bien presentada –y eso lo saben a la perfección todos los diseñadores y asesores de imagen de lo que sea: publicistas, mercadólogos de la política, cosmetólogo varios– tiene una fuerza fenomenal comparada con un texto? (siempre más “aburrido”, poco convincente, plano).
Que la especie humana es inteligente y realiza cosas maravillosas está fuera de discusión. Por lo pronto haber podido llegar a inventar estos ingenios tecnológicos que logran recrear virtualmente la realidad es un portento digno de admiración. Pero eso no quita que, en muchos aspectos, permanezca muy cerca de sus antepasados de la escala zoológica. Al igual que sus parientes no tan lejanos, los insectos voladores, la fascinación por la imagen deslumbrante que sigue habiendo en los humanos es evidente. Las “luces de colores” atrapan, al igual que el bombillo eléctrico lo hace con cualquier insecto volador. Para prueba evidente: toda esta civilización que comenzó a cundir desde el pasado siglo y que las tecnologías más desarrolladas aprovechan al máximo: la civilización basada en el “¡no piense, mire la pantallita!” (de lo que sea: los videojuegos, el cine, el internet, las pantallas de los teléfonos móviles, y como hermana mayor de todo ello: la televisión). ¿Qué tiene esta nueva tecnología de las comunicaciones iconográficas que cautivó de una manera tan masiva a tanta población? ¿Por qué no para de crecer su auge? ¿Por qué “las luces de la ciudad” –valga la metáfora en todo su más amplio sentido– atrapan de ese modo? (300.000 personas por día en todo el mundo salen de áreas rurales para dirigirse a megaurbes atiborradas de “luces de colores”, pantallas, carteles).

 

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »