Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 8/07/11

Abrazo familiar en encuentro con el Presidente Chávez

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 8 julio 2011

 

El presidente de la República Bolivariana, Comandante Hugo Chávez Frías, recibió un fraternal abrazo y palabras impregnadas de cariño de parte de miembros de su familia, durante un encuentro que sostuvieron en el Palacio de Miraflores, en horas de la noche de este viernes.

El jefe de Estado cumple un estricto tratamiento médico y continúa una recuperación positiva, tras ser operado en dos oportunidades en Cuba.

El canal estatal Venezolana de Televisión (VTV) transmitió un video sobre el encuentro, en el cual se muestra el departir del mandatario nacional junto a sus hijas Rosa Virginia y María Gabriela; sus nietos Gaby, Manuelito y Jorge Alejandro (El Gallito), hermanos y sus padres, Elena Frías y Hugo de Los Reyes Chávez

Anuncios

Posted in General | 1 Comment »

Sobre la fundación del Partido Comunista chino: Parte 2. Los fundadores

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 8 julio 2011

 

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez

En un trabajo anterior se hablaba del montaje del gobierno chino tomando como pretexto el 90 aniversario de La fundación de un partido, para realizar una superproducción cinematográfica en la que se exalta de manera espectacular una versión de la historia oficial, que poco o casi nada tiene que ver con la historia tal como sucedió. Al parecer, el régimen había quedado tan satisfecho de con una película anterior, La fundación de una República (2009), que ha vuleto a hacer el encargo a los mismos realizadores, Hans Camping y Hung Jianxin, aunque estos han quedado supeditado a los criterios dominantes en el aparato del partido. Según diversas fuentes, La fundación de un partido ha sido patrocinada por la General Motors, cuya idea del socialismo o la democracia ya sabemos. Se cuenta igualmente que los actores están haciendo la promoción a bordo de lujosos Cadillac, todo lo cual nos lleva al menos a un punto: la película poco tendrá que ver con la investigación histórica…

Entre nosotros, dicha investigación no ha sido lo que se dice una asignatura brillante. En los últimos tiempos, la mayor parte de libros publicados tratan de alguna manera sobre cómo despertó china a través de un Partido comunista de tradiciones sumamente autoritarias, y como se orientó hacia el capitalismo y el consumo, exacerbando los abismos sociales. No obstante, en los años sesenta-setenta se publicaron buena parte de los grandes trabajaos de investigación académica, y se conformó una cierta bibliografía al compás de un cierto debate que acabó cuando el fin de la llamada “banda de los Cuatro” cerró toda una época, y el maoísmo casi se extinguió de la península. En el apartado anterior publicamos un extracto que detallaba las condiciones en que se formó dicho partido, ahora damos a conocer a los dos fundadores, a los grandes personajes que abrieron la puerta para lo que iba a ser un encuentro histórico impresionante: el despertar del pueblo chino y el referente de la revolución rusa de Octubre de 1917…

(Fragmento de la Historia del Partido Comunista chino, 1921-1949, de Jacques Guillermaz, Ed. Península, Barcelona, 1970, tr. Juan-ramón Capella).
Dos profesores universitarios, muy próximos entre sí por sus preocupaciones y por su manera de actuar, pero muy sensiblemente diferentes por su temperamento y porque les esperaban destinos opuestos, son los responsables de la creación del Partido comunista chino: Ch’en Tu-hsiu y Li Ta-chao.

El primero, más conocido que el segundo, fue el organizador de los primeros grupos de estudio marxistas y primer secretario general del partido. Se nos presenta como un personaje de transición, primero arraigado por sus orígenes en la vieja cultura y en la vieja sociedad, pasando luego a las fórmulas democráticas y liberales occidentales y finalmente seducido por el marxismo, tras el «Movimiento del 4 de mayo» y la Revolución Rusa. En 1927 fue destituido de sus funciones de secretario general y posteriormente expulsado del partido; fue trotskista durante un breve período, y por último, antes de morir —en Chunking, el 24 de mayo de 1942- volvió a ser nacionalista y miembro más o menos sincero del Kuomintang.

La historia comunista oficial le juzga con mucha severidad, acusándole de no haber sido más que un «revolucionario demócrata burgués”, lleno de prejuicios y contradicciones. Sólo trata de recordar sus errores, habla cada vez menos de él, y atribuye a Li Ta-chao, ejecutado en 1927 por Chang-Tsolin, el papel principal en la introducción del marxismo en China.
Casi resulta innecesario añadir que es difícil encontrar materiales de estudio abundantes sobre Ch’en Tu-hsiu, un tránsfuga del Partido comunista chino al que el Kuomintang, por su parte, sólo podía aceptar con grandes reservas.

Ch’en Tu-hsiu —llamado a veces Ch’en Ch’ien-sheng o Ch’en Chung-tze— nació en 1879 en Hwaining, ciudad de la provincia del Anhwei, en el seno de la familia de un mandarín militar.

Educado por su abuelo y posteriormente por su hermano en el espíritu de la cultura clásica, se convirtió en bachiller (hsiu-ts’ai) en 1898 y se orientó primero hacia las técnicas navales. Tal vez como consecuencia de preocupaciones nacionales, pues la armada era entonces la mejor expresión del poderío de los extranjeros. Inició estudios en este sentido, que interrumpió muy pronto, en Hangchow, en Chekiang, en el Instituto Ch’iu Shih (Búsqueda de la Verdad). Entre 1900 y 1902 le encontramos en el Japón, primero en la Escuela Normal de Tokio y luego en la Universidad Waseda. Allí se inicia realmente en la acción política. Entra en una Asociación de la Juventud china creada por Feng Tzu-yu, uno de los primeros camaradas de Sun Yant-sen. Vuelto a China, a Shanghai, en 1902, participa en el lanzamiento de una revista y posteriormente, en 1910, en el “Diario de Angie”.

Tras un segundo y breve viaje al Japón en 1906, Ch’en Tu-hsiu marcha a Francia en 1907, donde permanece, al parecer, hasta 1910. Esta larga estancia, de la que no sabemos nada, ha de marcarle muy profundamente. Francia se le aparece como el país de la cultura y del liberalismo por excelencia. Uno de los primeros artículos que escribió para «Juventud nueva», con el título de Francia contemporánea, expresa con fuerza su apego y su admiración por ella.

A Francia —dice substancialmente— el mundo le debe tres grandes aportaciones: la igualdad política, afirmada en la declaración de los derechos del hombre; el evolucionismo., descubierto por Lamarck con anterioridad a Darwin, y el socialismo de Babeuf, fourier y Saint-Simon, que prolonga la revolución política al inspirar una sociedad más justa. . Cualquiera que sea el final de la guerra (escribe esto en 1916) —concluye retomando una frase de Nietzsche posterior a 1870— Francia ha vencido ya a todos los pueblos al darles la civilización. 1

Vuelto a China en 1910, el futuro secretario general del Partido comunista chino parece que no participó de manera especialmente activa en la revolución de 1911. Sin embargo, casi enseguida, le encontramos como comisario de Educación para la provincia de Anhwei. Cuando Yüan Shih-’ai disuelve el primer parlamento chino y se hace nuevamente con la administración, Ch’en Tu-hsiu abandona sus funciones e inicia una nueva estancia de dos años en el Japón, de 1913 a 1915.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »