Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 1/10/11

La crisis griega: Europa al borde de un precipicio

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 1 octubre 2011

Europa está al borde de un precipicio. Este es el juicio, no sólo de los marxistas, sino de los estrategas más serios del Capital. Apenas seis semanas han pasado desde el último paquete de rescate griego, y ya se está desmoronando. Ahora hay una crisis general de confianza en las filas de la burguesía internacional. El pánico, que se refleja en los giros salvajes de las bolsas de valores, se ha extendido rápidamente desde Europa a América. Es una especie de contagio mortal que ha infectado a todos los grandes países de la zona euro.
En la actualidad se especula abiertamente acerca de la supervivencia del euro e incluso de la propia Unión Europea (UE). Toda la situación pende de un hilo. Y todo ¿por qué? Debido a que Grecia no puede pagar sus cuentas. Pero esto no era ninguna sorpresa. Toda persona seria sabía muy bien que la crisis de la economía griega era tan profunda que todos los paquetes de rescate aprobados lo único que podían hacer era comprar un poco de tiempo.
Ahora ha llegado el momento. Grecia no puede pagar sus cuentas y eso es todo. Entonces ¿por qué tanto alboroto? ¿Por qué los problemas de un país pequeño de la periferia de Europa pueden dar lugar a una tragedia de tales dimensiones? Se podría llamar una tragedia griega, si no fuera por el hecho de que no está en absoluto confinada a Grecia. Su origen debe buscarse más allá de los límites de Grecia y sus repercusiones también se harán sentir muy lejos.
¿Por qué están los líderes europeos desviviéndose en un intento desesperado por recuperar la confianza? ¿Por qué está Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, exigiendo estrictas normas presupuestarias? ¿Por qué Mario Draghi, presidente del Banco de Italia y sucesor de Trichet en el BCE, ha pedido límites estrictos, no sólo en los presupuestos, sino también en toda una serie de políticas económicas nacionales?
En las raíces de los nervios de los mercados hay dudas sobre la estabilidad de los bancos de Europa. No es una casualidad que los títulos bancarios fueron los más afectados por el crash bursátil reciente. Después de la última crisis se produjo un agujero negro en los bancos que los gobiernos han estado tratando de llenar a paladas con miles de millones del dinero de los contribuyentes. El resultado ha sido prácticamente nulo. Los bancos no prestan, los capitalistas no invierten, las economías están estancadas, el desempleo está creciendo, y ahora están al borde de una nueva depresión.
El problema es que hoy mismo, nadie sabe cuál es la deuda real de los bancos. Décadas de desregulación y especulación incontrolada en cosas como fondos de cobertura, cuyo funcionamiento es muy oscuro, significan que el peligro para el sistema financiero mundial ha sido sistemáticamente subestimado, igual que la mayor parte de un iceberg que no se puede ver porque está sumergido.
Lo que se sabe es que los bancos franceses y alemanes están muy expuestos en Grecia. Esto por sí solo explica la tierna preocupación con que los gobiernos de París y Berlín ven la crisis griega. Si Grecia declara la cesación de pagos (o más bien, cuando lo haga), esto sería seguido inmediatamente por una crisis del sistema bancario en los dos países más importantes de la UE. Es por eso que han improvisado un “fondo de rescate”, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. Pero es un típico caso de “demasiado poco y demasiado tarde”.
La crisis que comenzó con la quiebra de los bancos ha pasado ahora a expresarse como la quiebra de naciones enteras. Si Grecia colapsa, otras economías más importantes la seguirán. Por eso los líderes de la zona euro convocaron una cumbre de emergencia en Polonia. Sus planes anteriores están en ruinas. El canje de deuda que se acordó en julio ahora está muerto en el agua. Van a tener que tirarlo a un lado y conceder a Grecia algún tipo de alivio de la deuda para evitar un colapso que podría tener efectos devastadores en toda Europa.

Europa y América

Tarde o temprano las autoridades de la UE deben decidir: o aliviar a Grecia e Irlanda de sus programas de austeridad, o bien tirar del enchufe y empujarlos al abismo con el incumplimiento de sus pagos. Pese a todos los discursos valientes a favor de mantener a Grecia dentro de la zona euro, al final van a tener que tomar este último curso. Esto tendrá las consecuencias más graves para Europa y para la economía mundial.
Si la UE y el FMI deciden que no pueden continuar tirando su dinero, y le retiran su apoyo, esto empujaría a Grecia al abismo. Esto daría lugar a lo que más temen los mercados: una cesación desordenada del pago de la deuda. Las consecuencias sociales, políticas y económicas de esta medida serían incalculables -y no sólo para Grecia. Este escenario significaría el caos a una escala épica.
Pero esta perspectiva está provocando alarma en los círculos de poder en Europa. Los economistas ya hablan de la ruptura de la zona euro, dejando a Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España fuera de ella. Pero si dices “A”, también debes decir “B”, “C” y “D”. La globalización significa que todas las economías de Europa están vinculadas entre sí. Así que lo que sucede, incluso en una economía más pequeña como Grecia, inevitablemente, afectará a todos los demás.
¿Cuáles serían las consecuencias para el resto de Europa: Gran Bretaña, Francia, sí, y Alemania también? Que daría lugar a una reacción en cadena de bancos quebrados en esos países. Los bancos franceses están muy expuestos en Grecia, pero también lo están los bancos alemanes. Los bancos británicos están bastante menos expuestos en Grecia, pero muy expuestos en Irlanda. Los bancos austriacos están expuestos en Italia, y así sucesivamente.
Los resultados serían catastróficos para Europa, y no sólo para Europa. Un colapso económico en Europa enviaría un tsunami a través del Atlántico, ejerciendo presión sobre el dólar y amenazando con socavar la inestabilidad financiera puesta en marcha en los EE.UU.. Cuando Grecia caiga se plantearía inmediatamente la cuestión del contagio a otros países. Irlanda, Portugal, España e Italia caerían como fichas de dominó. Los bancos se derrumbarían, empezando por los bancos griegos y chipriotas, para luego alcanzar al Reino Unido y al sistema financiero de EE.UU., los cuales no son sólidos.
A fin de evitar que esto ocurra, algunos economistas burgueses están discutiendo otras posibilidades: por ejemplo, un “Plan Marshall” alemán para Grecia y el sur de Europa. La idea parece infantilmente simple: Alemania recibió millones de dólares en ayuda del Plan Marshall, lo que le permitió reconstruir su economía destrozada después de 1945. ¿Por qué no puede hacer Alemania lo mismo para el sur de Europa? Esto es lo que los estadounidenses están exigiendo cada vez con más insistencia.
Por desgracia, el paralelo histórico es un error. En 1945 los EE.UU. disfrutaban de una hegemonía total sobre sus competidores. Su industria estaba intacta, mientras que Europa y Japón fueron devastados por la guerra. Dos terceras partes del oro del mundo estaban en Fort Knox. Entonces el dólar era “tan bueno como el oro”. Por encima de todo, la economía capitalista mundial estaba entrando en una fase de auge que duró casi tres décadas. Ninguno de estos factores existe en la actualidad.
Alemania es la primera potencia de Europa, pero no posee las reservas económicas prácticamente ilimitadas que los EE.UU. disfrutaban en 1945. Sus hombros son anchos, pero no lo suficientemente fuertes como para soportar el peso de los déficit acumulados de Grecia, Irlanda, Portugal, España, Italia y del resto. Lo más importante, Europa y el mundo no están al borde de un largo período de auge, sino, por el contrario, en la víspera de una nueva recesión y de un prolongado período de dificultades económicas y de austeridad.
Barack Obama acusa a la zona del euro de arrastrar de nuevo al resto del mundo a la crisis, pasando por alto convenientemente la pequeña cuestión de la enorme crisis fiscal de EE.UU. y la incapacidad de los Republicanos y Demócratas de ponerse de acuerdo en un plan serio para reducir el enorme déficit presupuestario.

 

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »