Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 22/05/12

La caída del rey

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 22 mayo 2012

14 de abril de 2012. España se entera por la prensa que el rey Juan Carlos I se ha fracturado la cadera al caer mientras cazaba elefantes en Botswana. Consultado el gobierno de Mariano Rajoy, se ve obligado a revelar que desconocía el paradero del jefe de Estado. Trasladado de urgencia a Madrid en su avión privado, Juan Carlos de Borbón observa por la prensa como se desata una inédita ola de críticas y expresiones de repudio a su persona. Es la caída definitiva del “juancarlismo”.
Si el 14 de abril de 1931 cayó una monarquía, el 14 de abril de 2012 ha caído un rey, de forma material pero también simbólica. La fractura de su cadera se resolverá en los próximos meses, pero la fractura de su prestigio social y su autoridad política es poco probable que se recupere. El accidente de Botswana ha sido la gota final de un vaso de hastío con el monarca español, que se ha ido llenado en los últimos años. A pesar de ese malestar, un manto de silencio y complicidad de los dos partidos dominantes de la política española, de los principales medios y de las elites sociales, le había resguardado muy eficientemente. A partir de ahora, ya no cuenta con esta protección.
Botswana evidenció el nivel de hipocresía y fingimiento que rodea a la monarquía española desde hace décadas. Mientras España ha entrado en un proceso de crisis estructural de su economía, con un nivel de desempleo que se acerca al 25 por ciento, y que en los sectores juveniles sobrepasa el 50 por ciento, el jefe del Estado se deleita cazando elefantes, sin informar al jefe de gobierno de su paradero. Según la empresa organizadora, este tipo de raid de cacería cuesta 45 mil euros por persona, y dura catorce “apasionantes” días en los que se pueden avistar entre veinte y treinta elefantes diarios, además de numerosas manadas de búfalos. Todo a disposición del rifle del monarca: un Rigby Express calibre 470, de más de cinco kilos de peso. Un arma notable, especialmente para un rey que es presidente honorífico de la World Wildlife Found, uno de los más prestigiosos organismos internacionales en pro de la conservación de la naturaleza.

EL REY CAZA, MIENTRAS SU REINO SE HUNDE

Durante los días del safari, España pasó por todo tipo de sobresaltos: la prima de riesgo se elevó a 441 puntos, el gobierno anunció un recorte de tres mil millones de euros en educación, y Argentina decretó la nacionalización de YPF, hasta ese momento filial de Repsol. Para remate, la prensa monárquica quedó en ridículo al afirmar que el rey ya había iniciado gestiones ante la presidenta argentina para revertir esa medida. Difícil de imaginar semejantes gestiones entre los búfalos y los elefantes de Botswana. En esos días se firmaron una serie de decretos y nombramientos oficiales que requirieron la firma del rey. Algunos analistas se han preguntado si firmaba por teléfono o por vía electrónica, y en ese caso, ¿se trata de firmas válidas? ¿Es posible que un jefe de Estado delegue sus funciones constitucionales a un subalterno?
La aventura africana de Juan Carlos I no es algo inédito. Pero solamente su caída e internamiento hospitalario ha hecho saltar las alarmas y ha obligado a hacer público que este tipo de jornadas forma parte habitual de su agenda. Ante los cuestionamientos al despilfarro, la Casa Real ha respondido que la mayor parte de los gastos del rey los ha pagado el magnate sirio Mohamed Eyad Kayali, “hombre de confianza” en España del ministro de Defensa de Arabia Saudita. Además, se hizo público que antes de viajar a Africa, Juan Carlos I visitó al emir de Kuwait sin ser acompañado por ningún funcionario del gobierno. Además ha trascendido que junto al rey participaban del raid altos funcionarios de empresas transnacionales, como el Deutsche Bundesbank y el Dresdner Bank, entre otras. De esa forma, la misma Casa Real ha destapado un segundo affaire, vinculado a las finanzas y lazos empresariales del monarca.
Las dudas sobre las cuentas reales se han agitado desde que en 2011 se ha destapado el “caso Noos”, una trama de corrupción que ha implicado directamente a Iñaki Urdangarín, esposo de la infanta Cristina. Este caso podría significar una condena de 15 años de cárcel para el yerno del rey. El juicio ha develado las prerrogativas de la familia real y el desparpajo con que han actuado por décadas, lo que llevó al matrimonio Urdangarín-Borbón a descuidar de forma grotesca las apariencias y tomar un tren de gastos desorbitado y fuera de todo disimulo. Para mayor contrariedad, Diego Torres, socio de Iñaki Urdangarín en el Instituto Noos, ha revelado al juez una serie de correos electrónicos que implicarían directamente al monarca como protector de la trama. La Constitución española señala que “la persona del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”, por lo que nunca podría ser juzgado, pero sí podría ser procesada su hija Cristina, lo que desataría una tormenta política de insospechadas consecuencias. Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | 5 Comments »