Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 20/07/12

El fantasma de Trotsky (España, 1916-1940

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 20 julio 2012

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez

Acaba de llegar a las librerías, El fantasma de Trotsky (España, 1916-1940), en una edición de Espuela de Plata (Renacimiento), un libro sobre la relación de Trotsky con la revolución española. Su alcance,aportes, límites y agujeros negros. Un libro para el debate…
Lo de “fantasma” está dicho en el sentido del “espectro del comunismo” del Manifiesto, el fantasma de la revolución.
A finales de 1916, Trotsky fue presentado por la policía francesa a la española como un “peligroso anarquista”, y luego fue tratado por la prensa reaccionaria de “terrorista”. Con la revolución de Octubre, pero sobre todo con la victoria del Ejército Rojo, fue visto como uno de los bolcheviques más maléficos. Un demonio que había obligado a aristócratas y militares rusos al exilio, de tal manera que muchos de ellos tuvieron que ganarse la vida como camareros. Tan portentosa imagen hizo temblar a muchos señores, entre ellos al general Franco como lúcidamente se encarga en señalar la película Dragon Rapide (España, 1986)… En 1934, se le quiere ver moviendo los hilos de la Comuna asturiana, tanto es así que José Antonio utilizará esta imagen para exhortar a Franco a liderar un golpe militar. Más tarde, desde finales de 1936, Trotsky fue el “Gran Satán”, pero para el estalinismo. Lo acusan de trabajar para Hitler Igual que Nin lo hacía con Franco. Según Stalin, el “trotskismo” había dejado de ser una corriente de movimiento obrero para convertirse en una banda de espías y de terroristas.
Aquí se aborda la controvertida “obra española” de Trotsky, marcada por la lejanía cultural y geográfica, así como por las sombras y emergencias de los años treinta, la década que registró la medianoche en el siglo. Sus fuentes fueron a todas luces deficientes, sobre todo desde 1935, por tanto, se trata de una producción netamente inferior a sus escritos sobre Alemania (1932-1933), o Francia (1934-1936), países, lenguas e historias con los que estaba mucho más conectado; también lo estaba con Gran Bretaña e incluso con los Estados Unidos. Un cuadro detallado de esta “obra” requiere de un prólogo referido a unas “peripecias” más anecdóticas que otra cosa –ni tan siquiera pudo entrevistarse con los anarquistas contrarios a la guerra-, y con un epílogo, un hilo que nos lleva la trama criminal –trufada de comunistas españoles, en primer lugar, Ramón y Caridad Mercader- que cumplieron los designios de Stalin de acabar con el último gigante de 1917. Pero entre una parte y otra se señala una actividad que puede enmarcarse en las siguientes coyunturas:
–1) En la época de los primeros tiempos de la Internacional Comunista (IC), el nombre de Trotsky suscita el entusiasmo de amplios sectores del anarcosindicalismo –les parece el líder bolchevique más próximo-, pero este idilio concluye con una ruptura de sangre en 1921, con los acontecimientos de Kronstadt y menor grado, de Ucrania…Trotsky mantiene conversaciones con los representantes de las delegaciones obreras españoles, pero singularmente con Joaquín Maurín (que le hará una interesante entrevista para “La Batalla”) y Andreu Nin. Ambos se formaron en la línea de tercer y cuarto congreso de la Internacional, los que marcan la adopción de la línea del frente único en contra de la línea “de ofensiva” (insurreccionalista, de rechazo a los partidos y sindicatos reformistas) de la que el primer PCE había sido partícipe entusiasta. Ulteriormente, la lucha de la Oposición de Izquierda no pasará desapercibida para la militancia comunista que se opone a los métodos burocráticos de la dirección del PCE que ha depositado en la IC toda su confianza política.
–2) En el momento de la constitución del grupo afín, la Izquierda Comunista Española (ICE), Trotsky seguía siendo reconocido como uno de los dos líderes de Octubre, y aunque en el exilio; la hipótesis de un posible regreso no está descartado por las cancillerías. Desde Prinkipo opta por la creación de una Oposición Internacional que tendrá en la ICE, uno de sus componentes más activos. La ICE consiguió en poco tiempo una cierta audiencia- casi un millar de militantes, casi la mitad en Llerena y aledaños- en una situación que permitía algún optimismo. Gracias a este empuje, los libros y los escritos de Trotsky tuvieron una gran difusión. Los dedicados a España se editaron en un volumen prologado por Juan Andrade (Editorial Vida Nueva, Madrid, 1933). Estos primeros aportes serán con mucho, los más elaborados de toda la “obra”. Su agitación a favor del frente obrero contra el fascismo con la situación clave en Alemania como fondo, obtiene un predicamento en la izquierda y las juventudes socialistas (que llegan a plantear la necesidad de una IV Internacional). Sobre todo resultaran decisivos en la propuesta de una Alianza Obrera avanzada desde el BOC liderado por Maurín quien mantendrá con Trotsky una relación ambivalente, de admiración y proximidad, pero también distante, crítica, sobre todo del trotskismo. Sin embargo, en 1933, Maurín rompe con el estalinismo y asume algunos criterios fundamentales de las propuestas de Trotsky en la época.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in General | Leave a Comment »