Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Diputados del PSUV y voceros de los movimientos sociales consignan en la Fiscalia las pruebas de la putrefacta actuación de la dirigencia de Primero Justicia

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 16 agosto 2013

Primero Justicia-Fidel Ernesto Vasquez.jpg large

Anuncios

6 comentarios to “Diputados del PSUV y voceros de los movimientos sociales consignan en la Fiscalia las pruebas de la putrefacta actuación de la dirigencia de Primero Justicia”

  1. guarataro del guaire said

    ¡Qué horror!
    Los seis locurores de transmisiones del Mudial de Futbol por cable -chambones y carentes de toda esperticia jurídica o abogadil- sin la sindéresis ética más elemental ni la más insignificante asesoria jurisdiccional, se han convertido (usufructuando, ilegalmente y vía TV, funciones de jueces ejecutores de penas salvajes inexistentes y elaboradas después de los actos, con efecto retroactivo, especialmente, para condenar -a cadena cusi-perpetua- al carismático y digno deportista SUÁREZ del Uruguay, Hoy, Luis Suarez de la Pacha Mama universal), sin considerar, que en ninguna normativa positiva, expresa y precisa del Globo Terráqueo del reguladora de conductas cuasi-deportivas (como dar patadas, codazos, besos, amapuches, coñazo, cabezaso mordizco en la mejilla, la nariz. los labios, en las nalgas o en las espaldas de otros futbolista en plena competición(por decir lo menos), por la forma de conducirse frente al micrófono, demuestran su total ignorancia sobre el tema. ¡Asesórence antes de difamar!
    Guarataro del Guaire

  2. guarataro del guaire said

    “Estoy convencida de que tenemos que abrir el país y el futuro de nuestros hijos a la esperanza (…) Por eso, apoyo el proceso de paz que está liderando el presidente Santos: por encima de todo la paz”, ha afirmado Betancourt en un vídeo difundido por la campaña del mandatario y recogido por el diario ‘El Espectador’.

  3. guarataro del guaire said

    guarataro del guaire

    Mucha salud, vida e infinito amor le imploramos a nuestro Magnánimo DIOS a favor los exelentes e incuestionables humanos: JOSÉ ANTONIO ABREU, EL PAPA FRANCISCO, JUÁN MANUEL SANTOS, NICOLÁS MADURO, quienes, hoy y por siempre, simbolizan, solo con sus aquilatadas cualidades morales, la PAZ SOCIAL en nuestro Mundo.-

  4. Guarataro del Guaire said

    “(…)Una vez más han callado a la palabra. Una vez más la palabra se agazapa, se repliega, se detiene. Ha muerto el hijo de Sara… han matado al hijo de Sara. El mundo no entiende por qué las balas han interrumpido al verbo que emanaba paz, al mensaje vivo de la concordia, al ícono de la euforia por vivir y hacer sin titubear lo que nace desde dentro. Han atentado contra el hombre y su libertad, contra el emblema del albedrío independiente.
    Y es que no ha muerto sólo un cantante, ha muerto el cantor universal, un poeta, un místico, un hombre sencillo que hizo de la trashumancia un arte y de la canción una prédica, una rogativa, una homilía…
    Facundo Cabral ya no será más el juglar, siempre errante, que con su mezclilla romántica, su barba florida, su guitarra y su palabra, anduvo la vida y los pueblos “[soñando] panes enteros/ en un mundo de migajas”. Ya no estremecerá más a las multitudes que lo seguían en los teatros o en las plazas, para meterse en el embrujo de su retórica misteriosa y su figura de profeta, para beber el fulgor contemplativo en su voz reveladora, en el oleaje verbal de cada verso, de cada nota…
    El mensajero mundial de la paz fue derribado por el viento lóbrego de la barbarie en uno más de la cifra legendaria de países recorridos: Guatemala. Murió al amanecer camino al aeropuerto de “La Aurora”, tal vez sin advertir siquiera el escenario aquel de su canción premonitoria: “Cuando el universo me abandone y el viento desgaste mis manos y abrevie mis pasos… cuando el sol esté ausente del cielo y no me alcance el día, cuando el mundo no me proteja del vacío, cuando el todo se aleje y se confunda en la nada, cuando en la noche se refleje mi antigua duda y ya no vea en ella mis ojos… entonces, cambiaré mi torpe cuerpo por las alas con las que entraré en la mañana del despertar eterno, más allá de los sucesos momentáneos”.
    Después de haberse instalado por años en la Estación de la Verdad o en la Estación de la Naturaleza del “Ferrocabral”, su cuerpo quedó tendido en la ahora doliente estación de bomberos del Trébol, callado para siempre; el hombre que en sus conciertos igual nombraba un versículo de la Biblia que una línea del Tao Te King, que lo mismo reconocía al Gandhi de su madurez como al viejo Simón de su adolescencia, el hombre que no vacilaba en aleccionar a las masas con Borges o con Whitman, con Jesús, Diógenes o Gibrán; el hombre que describió su propio nacimiento en el libro Paraíso a la deriva, escrito en 1985: “con mis pies por delante, para declarar la rebeldía que me acompañaría por todos los mares, salí de mi madre y entré al mundo”.
    Al igual que el de John Lennon, su grito de paz fue acallado, apagado por un salvajismo emergido de la sombra y sus regiones demenciales.
    El cantor no estará ya más entre nosotros, pero quedan como bálsamo su estela de canciones, el caudal de su exhorto y su cordura, el resplandor de su palabra y la herencia de sus libros…
    Los homenajes se multiplicarán por bahías, provincias, islotes, ciudadelas y comarcas de todo el planeta, mas Facundo Cabral, como el gran maestro que siempre fue, vendrá a recordarnos la lección con el poema que hace treinta años le escribió a la muerte: “Cuando vengas a buscarme/llorarán los que no entiendan/pero será la gran fiesta/para aquellos que comprendan”; o bien, con el testimonio que en su libro “La magia de Cabral” recoge el español Pla Ventura: “[…] sé desde los salmos bíblicos, que la hierba que brota en la mañana, es segada en la tarde, al fin y al cabo, la vida es un solo día que se alarga, y mi día ya ha sido más largo que el de Jesús y el de Rimbaud”; o tal vez con las palabras que pronunció en México durante su concierto en el Palacio de Bellas Artes en 1973: “Todos vamos por el tiempo andando el mismo camino, andando el mismo camino de la vida hacia la muerte o de la muerte a la vida…”
    Seguramente somos muchos, incontables, quienes hemos relacionado nuestra historia personal con la obra del cantor. En mi caso, y por mencionar algo, debo decir que su canción me acompañó como aliento y esperanza durante aquellos meses dulceamargos de mi breve estancia como estudiante de filosofía en la Universidad de Guanajuato en 1987; mi hija América Celeste se llama así por la entrañable canción del maestro; su palabra me trazó el camino en mis primeros años como profesor rural; he interpretado varios de sus textos como declamador…
    Desde 1977, año en que lo escuché por primera vez, he sido un perseguidor exhaustivo de su obra, desde aquel primer acetato del “Pobrecito mi patrón” en el que lo acompaña la orquesta de Ricardo Miralles, hasta ese regalo, relativamente reciente, llamado “Los papeles de Cabral (No estás deprimido, estás distraído)”.
    Creo que como él ninguno. Su palabra alada y el misterio de su canción no tienen paralelo, a pesar de que existen cantores que en calidad y proyección están al nivel de su estatura: me refiero a Silvio Rodríguez, Mercedes Sosa, Atahualpa Yupanqui o el mismo Joan Manuel Serrat.
    Tuve oportunidad de verlo por primera vez, en vivo, en el Teatro de la Paz en San Luis Potosí, en 1988, (once años después de que comencé a escucharlo). Posteriormente lo vi tres veces más aquí en Aguascalientes, entre 1989 y 1991.
    Es curioso, pero muchos experimentamos lo mismo después de asistir a un concierto del maestro: un sentimiento inefable, una magia cautivante y una aspiración inequívoca por la libertad del hombre.
    Facundo Cabral comunicó siempre su sentimiento, su pensamiento, su convicción, como el cantor auténtico que fue, que es… Cultivó la copla, aunada a la prosa torrencial matizada por la oscilación deliberada entre la reflexión profunda, la sabiduría universal y un humor inigualable.
    Cuando él se paraba en un escenario, el espectador se encontraba siempre ante una ventana que daba a la libertad. Ahí estaba el nuevo profeta, un maestro venerable cuya palabra volaba hacia muchos horizontes, porque su palabra era una multitud de alas que estallaban e iban hacia cualquier rumbo.
    Ingrid Matta ha hecho la descripción exacta del maestro en una sola frase: “un gran místico de nuestros tiempos”.
    Es cierto que hay quienes, desde una apreciación superficial, lo han clasificado como cantante light o como trovador pseudorreligioso, pero me da la impresión de que eso se debe a que de él no han escuchado más que la dulce ambigüedad del “No soy de aquí, ni soy de allá”, o el enternecedor “Vuele bajo”, que aunque son sus creaciones más conocidas, a mi juicio no son las mejores ni las más acabadas. Habría qué escuchar por ejemplo, “Mi amada, carbón sagrado” o “Una paloma blanca”, piezas de 15 minutos cada una, donde sublima su creatividad, o más aún, habría qué leer “Paraíso a la deriva” (primera parte de sus memorias, publicadas por Planeta en 1986) o bien “Ayer soñé que podía y hoy puedo” o la plaquette “Salmos” (ediciones del autor).
    Facundo Cabral más que un poeta fue un profeta, y como todo profeta, fue un gran predicador, un hombre que predicó la libertad, esa romántica libertad a la que muchos hemos aspirado creyéndola imposible. Él la vivió, la sintió, la alcanzó a cada instante, en un concierto, en el mar, en un hotel, en la calle, en el desierto o en la aldea, porque nunca fue de “los que sacrifican el sueño de su vida por el pan de cada día”. La vivió como los grandes trashumantes de la historia, como los sabios antiguos y modernos, de Pitágoras a Einstein, de Confucio a Sartre, de Netzahualcóyotl a Neruda.
    Hace varios años, al salir de un concierto que el maestro dio en el Teatro Morelos, aquí en Aguascalientes, mientras caminaba por las anochecidas callejas del centro histórico, se me ocurrió una ficción que por momentos he creído posible:
    Hubo un profeta hebreo de sandalias raídas que alzaba en los desiertos la reverberación de su palabra. Vivió y murió para después transformarse en un aeda griego; como tal, atrapó la belleza escondida en la geometría de los mármoles. Encarnó después en un poeta romano y denunció sin temores las miserias imperiales. Así vivió y murió para reaparecer luego como un juglar del medioevo; provisto de su laúd, versificó la vida en aldeas y castillos para ser después un predicador novohispano; el predicador llevó su flama de amor a los conventos y las chozas y reapareció luego como un trovador mexicano; éste entonó la justicia en la hacienda y el barbecho y después de morir, renació como un cantor argentino moderno y errabundo: ese cantor argentino hoy predica la libertad y se llama… Facundo Cabral(…)”.
    La obra literaria -de la autoría del eminentísimo intelectual mejicano, Don Armando Quiroz- la cual me he permitido transcribir, literalmente, en precedencia, fue con la cual, él dio cuenta al Universo <<>> de su sublime sindéresis hecha exposición, enriquecida con elevadas formas gramaticales y magistrales toques de profundidad temática dedicadas, exitosamente, a exaltar la dimensión y el perfil progresista de Facundo Cabral quien pervive por siempre en el incuantificable colectivo latinoamericano en espera de una nueva producción literaria de tan apreciado poeta mejicano que nos brinde nuevas oportunidades de cerrar, con broche de oro, ciclos vivenciales de profunda incidencia espiritual como aconteció en fecha julio 18, 2011 a las 9:49 pm.
    ¡Con profundo aprecio!
    GUARATARO DEL GUAIRE

  5. Guarataro del Guaire said

    Aveledo o AvePeo reconoció que una parte importante del país prefirió no
    pronunciarse ” [¡por el fracaso en fracaso cagurrio de la MUD y sus
    mediocres secuestradores!] y no le dio la importancia que nosotros le
    pedimos a la elección [por los transpiés en transpiés en que han
    incurrido los desatinados políticos que se cojieron las gríngolas de
    la MUD ], la reflexión es por qué no pudimos lograrlo [¡por las plastas
    en plastas de ínfima calidad que pusieron cada vez que confundierón los
    taburetes de la MUD con pocetas desniveladas y sin papel de limpiarse
    el animal!] y lo otro es una reflexión (será una inflección cerebro-anal] a nivel ciudadano, que se pregunten ¿hice yo bien al no
    pronunciarme y no votar? ”[por las ridiculeses, sandeces y mentecateces
    como éstas disociaciones psicóticas].

  6. Guarataro del Guaire said

    ¡Son una gabilla de ladrones amarillos y qué!
    Indudablemente que nos encontramos en presencia de un PRAN del más alto abolengo delincuancial. Se trata de un empedernido sínico amigo de lo ajeno, cuyos antescedentes criminales hicieron a WILLIAM DEINSTEIN delatar a los cuatros vientos que: “(…)Nada hay que pueda relasionarse con el estudio de la delincuencia y de los delincuentes(…)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: