Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 29/10/13

Decálogo de las UBHCH

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 29 octubre 2013

 

Diosdado Cabello-Nicolas Maduro-Fidel Ernesto Vasquez

En un video proyectado en el Teatro Teresa Carreño, se observa a Diosdado Cabello reunido con la Unidades de Batallas Hugo Chávez, en el Campo Carabobo, lugar donde dictó las líneas fundamentales de acción o el Decálogo.

Cada UBHCH tiene su vanguardia de 40 hombres y mujeres “para vigilar el tema electoral pero también para hacer la revolución”.

Las UBHCH son las agrupaciones básicas de la organización territorial del Psuv en todo el país, está conformado por 4 militantes: 1 Jefe de la UBHCH, 1 Coordinador de movilización; 1 Coordinador de testigos electorales y 1 Coordinador de logística, “además existen 36 integrantes de vanguardia para llegar a un total de 40 personas inscritas en estas Unidades de Batallas.

Enfatizó que 4 UBHCH conforman un Círculo de Luchas Populares; 4 Círculos conforman una Red; 4 Red integran un Área; 4 Áreas establecen una Zona y 12 ó 13 Zonas conforman una Región.

Decálogo

1.- Estudiar y practicar la doctrina de la ética y la política chavista.

2.- Fortalecer y expandir cada día más la vanguardia en la UBHCH.

3.- Asumir el compromiso histórico de colocarse a la vanguardia de la unidad y organización de todas las fuerzas sociales y políticas de la revolución en su comunidad para fortalecer el poder popular.

4.- Ser elemento permanente de propaganda y movilización en torno al Plan de la Patria y los logros de la revolución bolivariana.

5.- Defender logros de la revolución y combatir en cualquier terreno a los enemigos de la patria.

6.- Ejercer tareas de contraloría social en su comunidad.

7.- Asumir el compromiso de ponerse a la vanguardia de conformar la red de hogares de la patria en su comunidad y las visitas casa por casa.

8.- Ser el vínculo entre la comunidad y el gobierno revolucionario para lograr la solución de los problemas más sentidos y participar activamente en el Gobierno de Calle.

9.- Asumir el compromiso de colocarse a la vanguardia en la conformación de los círculos de luchas populares y del buen vivir.

10.- Organizarse y cumplir las tareas para ganar las elecciones.

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »

Diosdado Cabello impartió primera instrucción a las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 29 octubre 2013

Diosdado Cabello-Fidel Ernesto Vasquez

Diosdado Cabello-02-Fidel Ernesto Vasquez

Decálogo

1.- Estudiar y practicar la doctrina de la ética y la política chavista.

2.- Fortalecer y expandir cada día más la vanguardia en la UBHCH.

3.- Asumir el compromiso histórico de colocarse a la vanguardia de la unidad y organización de todas las fuerzas sociales y políticas de la revolución en su comunidad para fortalecer el poder popular.

4.- Ser elemento permanente de propaganda y movilización en torno al Plan de la Patria y los logros de la revolución bolivariana.

5.- Defender logros de la revolución y combatir en cualquier terreno a los enemigos de la patria.

6.- Ejercer tareas de contraloría social en su comunidad.

7.- Asumir el compromiso de ponerse a la vanguardia de conformar la red de hogares de la patria en su comunidad y las visitas casa por casa.

8.- Ser el vínculo entre la comunidad y el gobierno revolucionario para lograr la solución de los problemas más sentidos y participar activamente en el Gobierno de Calle.

9.- Asumir el compromiso de colocarse a la vanguardia en la conformación de los círculos de luchas populares y del buen vivir.

10.- Organizarse y cumplir las tareas para ganar las elecciones.

Posted in General | Leave a Comment »

El crack del 29: “El Capitalismo decapita la historia”

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 29 octubre 2013

 

crack-Fidel Ernesto Vásquez

Sentenció el Comandante Supremo, Hugo Chávez Frías:El capitalismo decapita la historia”.

Aquel jueves de otoño boreal de 1929, en Wall Street, el gris del cielo se reflejó en los semblantes de quienes creían que el precio alto de unos títulos en la bolsa también significaba el crecimiento de valor.

Quedó como el jueves negro, aquel 24 de octubre cuando al cierre del mercado casi ningún título conservaba su precio.

La historia lo registra como el crack (quiebra), cuando el precio ya no se corresponde con el valor.

¿Qué diablos había pasado?

Si apenas un año antes la euforia inversionista, acompañada con la campaña electoral en USA ponderaba que el crecimiento era infinito, cuando Mr. Hoover, el elegido del Partido Republicano, prometía que la bonanza se extendería a todo creyente en la maravilla del capitalismo; en la base de que la palabra crédito tiene raíz en creer, y había que creer y había que invertir en esa creencia.
Y los bancos, fieles a la misma, también prestaban dinero para invertir; si la bolsa ofrecía a todos bonanza, por qué no participar de ella, así se hacía explícita la generocidad democrática del capitalismo, que todos pueden ganar.Los bancos, aquellos generosos, ponían precio, cómo no, a su crédito igualmente alto, y qué importaba aquello, si el mercado de la bolsa ofrecía mayores ganancias.¡Vamos, todos a ganar!

Y fue la Reserva Federal, aquella inoportuna descreída, con el mismo Hoover a la cabeza y algunos escépticos economistas que inventaron el término burbuja (luego inventarían la teoría de los ciclos y otras más); ellos mismos, los impulsores de la bonanza, empezaron a descreer en el capitalismo.Si el precio de los valores subía como también el precio del dinero, cabría el peligro de inflación, aquel fenómeno detestable y evitable que podía romper el supuesto equilibrio.
Subieron el tipo de interés, y con ello surgió la debacle.Si el propio organismo creado para administrar el precio del valor desconfía de su crecimiento, entoces, no queda otra que también desconfiar.

 

La paradoja es que era imposible administrar tanta bonanza.El capitalismo no puede mantener a tantos ricos.

Y empezaron las quiebras, de bancos y de empresas, cierre de fábricas y desempleo consecuente.

Los escépticos pensaron que el capitalismo tenía que buscar elreajuste (otra nueva teoría), las quiebras y el desempleo serían de necesidad para limpiar el mercado demasiado especulativo.

Y así cuatro años, hasta las nuevas elecciones, de las que surgió, cómo no, uno del Partido Demócrata, Roosevelt.Y con él un teórico que ha vuelto a estar de moda, Keynes y sus propuestas intervencionistas del Estado, palabreja larga y detestada por los ortodoxos (si alguno queda estos días) del liberalismo adamista.
Intentaron resolver la crisis del consumo; es decir, para que el mercado real crezca, había que crear consumidores, y para ello el Estado tenía que fungir de empleador.
A nivel internacional USA tenía que hacer uso de su poder, el New Deal y los acuerdos de Breton Woods (ya lo comentaremos), la protección arancelaria y el retorno de capitales.

En otras palabras, exportar su crisis.

Y el resto de países también tenían sus propias crisis, aunque poco les importaba.
Tampoco sirvió tal estrategia, no hubo manera.

Allende los mares, Alemania estrenaba un nuevo líder, Adolf Hitler, apoyado en principio por todo los Estados capitalistas con miedo al monstruo comunista en ciernes.
Ante el proteccionismo de USA, Alemania reaccionaría con una nueva política económica, el armamentismo.

Es así como USA encuentra una salida, arguye al patriotismo y ni Keynes lo puede evitar, será la Economía de Guerra el verdadero reajuste.

Qué importarán los millones que mueran y la destrucción de los medios de producción, será en sacrificio del capitalismo que renazca, que, ya se entiende, no cree en sentimientos, sólo de precios, que no de valor. Aunque, tal como sentenció el Comandante Supremo, Hugo Chávez Frías: “El capitalismo decapita la historia”.

Posted in General | Leave a Comment »

La masacre de El Amparo: Así actuaban los de la Cuarta República y así lo hace la derecha fascista

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 29 octubre 2013

 

La Masacre de El Amparo-Fidel Ernesto Vasquez

Masacre de El Amparo-Fidel Ernesto Vasquez

La Masacre de El Amparo-Fidel Ernesto Vasquez

Fue uno de los sucesos que evidenció la violación de los Derechos Humanos que caracterizó al puntofijismo. Asi como se actuaba en los gobiernos de la Cuarta República, así se comportan los fascistas de la derecha actualmente. Ambas expresiones de la antipolitica venezolana se dan la mano en su actuación y tienen su cementerio privado.

Aunque los testimonios de los sobrevivientes, más la presentación del informe del Congreso demostraban que los pescadores fueron ejecutados, la sentencia determinó que “por cuanto en los hechos que originaron el proceso penal militar, actuaron en ejercicio legítimo de una autoridad o cargo y en defensa de sus personas, se les exime de la pena”.

El 29 de octubre de 1988 un grupo de 16 pescadores se trasladó hasta el caño La Colorada, en el estado Apure, en busca de coporo, un pez de río que en los meses de lluvia y aguas altas se hallaba en grandes cantidades en esa zona.
A las 9 de la mañana de ese día, los hombres zarparon camino al río Arauca en la lancha llamada Cabra Pichona. Al llegar a la orilla del caño su travesía se tornó en tragedia.
Cerca de las 11 de la mañana, justo al apagar el motor de la embarcación, una ráfaga de balas los recibió. Sólo José Augusto Arias y Wolmer Gregorio Pinillas lograron escapar del ataque, el resto de sus 14 compañeros murieron de manera instantánea.
El Cejap: la excusa para asesinar

Once meses antes del ataque a estos pescadores, específicamente el 4 de noviembre de 1987, durante el gobierno de Jaime Lusinchi, se creó el Comando Estratégico José Antonio Páez (Cejap), con el objetivo de combatir a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y al Ejército de Liberación Nacional, que se presumía actuaban en territorio venezolano.

La excusa para poner en marcha el Cejap en el Distrito Páez del estado Apure, fue el diagnóstico que realizó en la zona, la Unidad de Programación para el Desarrollo del suroeste de Venezuela, que reflejaba: “el tráfico de drogas, la intimidación, extorsión, secuestro de productores de la región han generado un clima de inseguridad personal que aunado a la precaria presencia institucional de Venezuela en sus fronteras, pone en peligro (…) la soberanía e integridad territorial del país”, detalla el informe de dicha unidad del año 1987.

La operación militar del Cejap denominada “Águila III”, para dar con guerrilleros en el estado Apure, terminó en una de las más lamentables masacres vividas durante la Cuarta República, que en su momento fue presentada como un enfrentamiento por los responsables de la operación. La versión fue avalada por el Ejecutivo.
Los autores materiales

Aunque la comandancia de esta operación dependía de los cuerpos militares, el mayor número de efectivos eran de la Disip, que destinó nueve funcionarios para esta operación y del -para entonces- Cuerpo Técnico de la Policía Judicial (CTPJ) que designó seis funcionarios. En total 19 hombres salieron en la comisión.

 

Por la Disip participaron: el Comisario General Andrés Alberto Román Romero (alias “Mario”); el comisario Maximiliano José Monsalve Planchart, el Inspector Jefe de Unidad Vecinal, Celso José Rincón Fuentes (alias “Hipólito”); el inspector Jefe Carlos Alberto Durán Tolosa (alias “Cocoliso”); el Inspector José Ramón Zerpa Póveda; el Inspector Luis Alberto Villamizar; el subinspector Franklin Gómez Rodríguez; el subinspector Omar Gregorio Márquez y el detective Tonny Richard Urbina Sojo.

Después del ataque, el comandante de la operación, Capitán de Corbeta de la Armada Alí Coromoto González, presentó ante los medios de comunicación social los nombres de las víctimas, a los cuales acusó de formar parte de un grupo guerrillero colombiano.

El calvario de las víctimas

Los dos sobrevivientes José Augusto Arias y Wolmer Gregorio Pinillas lograron llegar hasta el pueblo de El Amparo. Aunque las víctimas vestían ropa que indicaba que no pertenecían a ningún grupo subversivo, el Gobierno Nacional, para entonces encabezado por Jaime Lusinchi, insistía en acusarlos de guerrilleros.
Producto de esos señalamientos el juez militar Ricardo Pérez dictó autos de detención contra los sobrevivientes. Se les acusaba de rebelión y el juez Pérez sentenció que los efectivos del Cejap actuaban en legítima defensa. Ante los ataques Pinilla y Arias solicitaron asilo ante la embajada de México en Venezuela, posteriormente viajan a ese país.

Pero en enero de 1989 las víctimas regresan de Ciudad de México para ponerse a la orden de las autoridades por cuanto sobre ellos pesa un auto de detención. Ambos son encarcelados en la prisión de Santa Ana, estado Táchira.

No fue un enfrentamiento sino una ejecución

El 29 de octubre de 1988 la comisión especial para investigar la masacre, designada por el extinto Congreso, presentó el informe de la exhumación de los 14 pescadores y determinó que “recibieron los disparos por la espalda y la parte posterior de la cabeza. La conclusión: no fue un enfrentamiento sino una ejecución”. De esta forma se desmintió la versión de los funcionarios de los miembros del Cejap.

Dos días después de la presentación del informe, el 16 de enero de 1989, el Consejo de Guerra revoca los autos de detención. Pinilla y Arias son puestos en libertad.
En abril de ese mismo año la Corte Marcial ordena la libertad de los 19 funcionarios que actuaron en la Masacre de El Amparo.

La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en 1993, recomendó al Estado sancionar a los autores intelectuales y materiales del delito e indemnizar a los sobrevivientes y a los familiares de las víctimas.

El Estado se negó y en enero de 1994, la Comisión elevó la demanda ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). En 1996, impuso la reparación de los daños por 722.332 dólares.

A pesar de la solicitud de la CIDH, en julio de 1998 la Corte Marcial adhoc, actuando como tribunal de reenvío en la jurisdicción penal militar, absolvió a las quince personas, entre civiles y militares, del delito de homicidio intencional, procesadas por el caso de El Amparo.

Aunque los testimonios de los sobrevivientes, más la presentación del informe del Congreso demostraban que los pescadores fueron ejecutados, la sentencia determinó que “por cuanto en los hechos que originaron el proceso penal militar, actuaron en ejercicio legítimo de una autoridad o cargo y en defensa de sus personas, se les exime de la pena”.

Posted in General | Leave a Comment »