Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Manuela Sáenz: La Libertadora de El Libertador

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 24 septiembre 2014

MANUELA SAENZ-SIMON BOLIVAR-Fidel Ernesto Vasquez

El 25 de septiembre del año 1828 se inmortaliza Manuela Sáenz por salvar a El Libertador Simón Bolívar y convirtiéndose según palabras del mismo héroe latinoamericano, en la libertadora de El Libertador.

Ese día Bolívar se encontraba enfermo y llamó a Manuela para que lo atendiera. Ella responde que no puede acudir ya que le duele la cara. Él,  impaciente, envía otra vez a su mayordomo José Palacios y logra convencer a la mujer a que acuda su lado.

Al llegar al palacio, ella  le advierte que pasara algo en contra de El Libertador.

Bolívar le resta importancia diciendo que el propio coronel Guerra, jefe del Estado Mayor le había asegurado que no había motivos de preocupación.

A las 12 en punto ladraron los dos perros que tenía Bolívar. Manuelita se despierta y despierta a Bolívar.

El Libertador lo primero que hace es buscar su espada y su pistola para hacer frente a los atacantes. Ella lo contiene y lo convence que se lance por la ventana poniéndose a salvo.

Los conspiradores forcejean con la puerta del dormitorio, ya habían asesinado al centinela, al cabo y al inglés Fergunson. Hieren al Edecán de Bolívar Ibarra.

Manuela le sale al encuentro tratando que El Libertador gane tiempo para escapar.

Los frustrados asesinos registran la habitación preguntándole furiosamente por Bolívar.  La llevan a empujones por el corredor hasta que tropiezan con el herido Ibarra. Nuestra Manuela es lanzada al piso y el Edecán le pregunta:

¿Ha muerto El Libertador?

 No Ibarra, El Libertador vive, responde Manuela.

 Carujo enardecido por la rabia al ver lo fallido de sus planes trata de matarla pero él  conjurado Hormet lo impide diciendo:

¡No hemos venido a matar mujeres!

 Pero de todas maneras Carujo la golpea con una patada a la cara arrastrándola donde la encierran.

Vale la pena el sacrificio de la heroína, Bolívar se salva, siendo rescatado debajo de un puente por sus tropas.

La ciudad lo aclama, teniendo Santander que esconderse en casa del general Urdaneta para no ser linchado. La conspiración ha sido vencida pero ha provocado una herida mortal en el alma de Bolívar.

Al regresar al palacio, Bolívar al ver a Manuela le dijo abrazándola: “Tu eres La Libertadora de El Libertador”

 Es desde ese momento, que la heroína pasa con ese título a formar parte de la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: