Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Carmelo Laborit: “Rufo” ejemplo de consecuencia revolucionaria

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 29 septiembre 2014

Carmelo Laborit-Fidel Ernesto Vasquez

Carmelo murió en Rió Caribe el 30 de septiembre del año 2004. ¡Honor y gloria a nuestro camarada!

Existen referentes revolucionarios que siempre es necesario volver a ellos. Tal es el caso de Lenin, del Ché, de Rosa Luxemburgo, de los mártires del 1ero de mayo de Chicago; así como de tantos otros que ofrendaron su vida por la concreción del ideal revolucionario.

En nuestro país, no son pocos los “símbolos” que la revolución bolivariana ha rendido justo reconocimiento; Alberto Lovera, Víctor Ramón Soto Rojas, el Chema Saher, Jorge Rodríguez, Fabricio Ojeda y Argimiro Gabaldón, por nombrar sólo algunos, siempre serán los referentes criollos de entrega, lucha y compromiso revolucionario. Sin embargo, hoy es importante traer a la memoria de todos los que militamos en la idea del Socialismo a un revolucionario a carta cabal que ha sido un poco “olvidado” por nosotros; me refiero a Carmelo Laborit. Carmelo nació en Río Caribe, Edo. Sucre, un 16 de agosto del año 1926.

Inicia su carrera como político en el liceo Simón Rodríguez de la ciudad de Carúpano y gracias a su capacidad de lucha, sirvió siendo aún muy joven, como correo entre el Oriente y la isla de Trinidad, convirtiéndose en el enlace entre los exiliados del gomecismo en esa isla y la resistencia en el suelo patrio. Posteriormente viajó a Caracas para continuar su formación y decidió hacer estudios de Economía en la Universidad Central de Venezuela.

En la Casa que Vence las Sombras participó activamente en la lucha contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Allí también fue miembro de la Federación de Centros Universitarios en la clandestinidad. Más tarde, en el año, 1953 volvió a Oriente, donde fue hecho prisionero y brutalmente torturado. Después fue trasladado a la cárcel de Barcelona y luego a la de Maturín, para finalmente ser llevado a prisión en Ciudad Bolívar, donde no salió sino hasta que se dio la caída de la dictadura. En los primeros años de la década del 60, Laborit fue uno de los ideólogos de la división que sufrió Acción Democrática y que dio origen al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), siendo uno de los firmantes del Acta Fundacional y de la Primera Asamblea. En 1961 fue detenido nuevamente a consecuencia de su activa participación revolucionaria en la llamada etapa de la Lucha Armada, y estuvo prisionero en la DIGEPOL, en la Cárcel Modelo y en el Cuartel San Carlos. A comienzos el gobierno de Raúl Leoni fue trasladado al campo de concentración ubicado en la Isla de Tacarigua o Isla del Burro, donde fue sometido a distintas formas de tortura. Producto de las condiciones infrahumanas de esa prisión, su salud se resintió y fue trasladado al Hospital Militar de Caracas.

En septiembre de 1967 fue expulsado del país, llevando como destino de exilio Italia. Es de hacer notar que producto de las muchas acusaciones que se le formularon (entre ellas la de ser autor de las voladuras de los oleoductos en Oriente) llegó a constituírsele un expediente de 102 causas. Regresó a Venezuela bajo el gobierno de Rafael Caldera, bajo la “política de pacificación”, sin embargo fue detenido y hostigado constantemente. Carmelo Laborit continuó en la lucha revolucionaria, y junto a sus compañeros de ofensiva revolucionaria: David Nieves, Oscar Battaglini y Jorge Rodríguez, iniciaron la batalla por la fundación del partido La Liga Socialista, de la cual fue su Presidente.

El brutal asesinato de Jorge Rodríguez y la prisión de David Nieves marcaron al partido, pero Carmelo siempre estuvo al frente de la lucha por la supervivencia del partido. A Carmelo le correspondió echarse sobre sus hombros el partido, siempre acompañado por el pueblo y por la militancia de esta organización. Carmelo Laborit pasó por las torturas más atroces y jamás se quebró; rechazó todo intento de soborno y su conducta fue la de un autentico y verdadero revolucionario que no se dejó tentar por halagos de poder, ni por una vida cómoda y fácil.

Fue un combatiente a tiempo completo y un gran estudioso de la historia de Venezuela, de las luchas por la libertad de los pueblos del mundo, del Marxismo-Lenimismo, del pensamiento de Gramsci y de todo lo relativo con los combates populares por la igualdad, la libertad y de una sociedad libre de la división de clases. Carmelo murió en Rió Caribe el 30 de septiembre del año 2004. ¡Honor y gloria a nuestro camarada!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: