Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

PLAYA GIRON: PRIMERA DERROTA DEL IMPERIALISMO YANQUI EN AMÉRICA LATINA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 18 abril 2015

PLAYA GIRON.- PRIMERA DERROTA DEL IMPERIALISMO YANQUI EN AMÉRICA LATINA

“De Girón se pueden sacar muchas lecciones. Sería imposible enumerarlas todas, ni pretendo eso; pero sí quiero señalar algo que, aunque lo he mencionado en otra ocasión, no por ello debe dejar de repetirse un día como hoy: la importancia de Girón no está en la magnitud de la batalla, de los combatientes, de los hechos heroicos que allí tuvieron lugar; la gran trascendencia histórica de Girón no es lo que ocurrió, sino lo que no ocurrió gracias a Girón.”

Comandante Fidel Castro Ruz

Fragmento del discurso pronunciado en ocasión del XXV Aniversario de Girón

Fidel Ernesto Vásquez I.

La invasión mercenaria un 16 de abril de 1961 dejaba a los cubanos en pie de guerra tras el triunfo revolucionario. En menos de 72 horas el pueblo uniformado, al mando del líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro, derrotaría valientemente a los mercenarios imperialistas.

El triunfo de Playa Girón, constituyó una fragua de inquebrantables bastiones. Girón nos legó las milicias, el carácter socialista de la Revolución, la capacidad de poner en completa disposición combativa a un pueblo, el día de las Fuerzas antiaéreas y nos dio además, por derecho propio, el protagonismo de la primera Gran Derrota del Imperialismo en América Latina.

Los gloriosos sucesos de ese 19 de abril, nos dejaron también un saldo de víctimas que aún hoy, sentimos como esa llaga reticente que subyace y que el tiempo no ha sanado.

Sin embargo, a más de medio siglo de aquella gesta heroica, quedan más de 54 razones para seguir en pie de guerra, aprendiendo también de las victorias.

En su artículo “Días que no pueden olvidarse”, el Comandante Fidel Castro abordaba los sucesos de 1961 y manifestó que nos gustaría contar con la garantía de que nunca se repetirá en nuestro hemisferio. Sin dudas, el único modo de evitar una guerra es preparándose para la defensa.

Con esa acción, se logra que epopeyas como esas se vuelvan ejemplos latentes en las nuevas generaciones, pues “los hombres que olvidan su historia, están condenados a vivirla de nuevo”.

Descripción de la lucha de un heroico pueblo por su libertad

 

17 de abril de 1961.

Descripción de las acciones del día

 

El desembarco de la Brigada mercenaria se produce a las 2:30 AM aproximadamente, por Playa Larga y Girón al mismo tiempo. En estos dos lugares habían algunos grupos de milicianos con fusiles ligeros y una pequeña planta de comunicación, pertenecientes al Batallón # 339 de Cienfuegos. Al ver a los mercenarios desembarcar, comunican la situación a la fábrica de azúcar, Central “Australia” y desde este lugar se lo comunican directamente al alto mando revolucionario.

Las primeras órdenes fueron dadas por Fidel desde el “punto uno” en la Ciudad de La Habana, a la fuerza aérea, para que sobrevolara el área, apreciara la magnitud de fuerzas enemigas y destruyeran sus medios navales, para interrumpir el desembarco. El Comandante en Jefe le ordena al Capitán José Ramón Fernández dirigirse hacia la Ciénaga, al frente del Batallón de la Escuela en Matanzas de los oficiales Responsables de Milicias y los Batallones 339, 225 y 227, también deben avanzar ese mismo día hacia el citado lugar. El desplazamiento de estas unidades revolucionarias enfrenta a los mercenarios del Batallón # 2 y la compañía de paracaidistas en los puntos de resistencia de Pálpite y Playa Larga. El Batallón # 5 no pudo cumplir su misión ya que el buque “Houston” en que venían, fue averiado por aviónes de las FAR y su capitán lo condujo hacia la orilla de la costa para que no se hundiera totalmente.

La toma de Pálpite fue muy importante para el paso de las tropas revolucionarias hacia Playa Larga y después hacia Girón

El Comandante en Jefe llegó a la zona de acciones aproximadamente a las 4:30 PM e instaló el puesto de mando en las Oficinas de Administración del Central Australia.

Este primer día por la zona de Playa Girón desembarcó el Batallón # 4 de la brigada mercenaria. Fue el primero, tras vencer la resistencia del pequeño grupo de milicianos que ocupó las posiciones planeadas. Después desembarcó el Batallón # 6 que sustituyó al 4 y avanzó hasta San Blas, logrando ocupar el lugar. Los paracaidistas por esta zona, cayeron en los lugares previstos; horas después sostuvieron encuentros con milicianos del lugar en Jocuma y canal de Muñoz y también en Horquita, obligándolos a retroceder hasta San Blas donde el enemigo estableció un punto de resistencia. La contraofensiva revolucionaria, no había podido organizarse, lo que posibilitó en ese primer día a los mercenarios, tomar posiciones ventajosas y fortificarse. También trasladaron al Batallón # 7, reforzando el punto de resistencia por el sector Este.

Las compañías mercenarias de jefatura, la de inteligencia y exploración, parte de la de tanques y el Batallón # 3 también desembarcaron por Girón, por eso había allí un mayor número de tropas enemigas.

Las acciones más importantes y decisivas de los revolucionarios el día 17 fue la participación de la fuerza aérea, que interrumpe el desembarco que derribaron y/o averiaron 7 aviones enemigos, hundieron el buque Río Escondido, donde venía la planta de comunicaciones, la reserva de combustible, armas y municiones, lo que significó una sensible pérdida a los mercenarios, también nuestros aviones averiaron seriamente el buque Houston que transportaba el Batallón No. 5, el cual no pudo desembarcar.

Numerosas lanchas y barcazas con mercenarios a bordo fueron hundidas y/o averiadas, incluyendo los buques LCI artillados; El Blagart y el Barbara J.

Nuestras tropas terrestres contactaron con el enemigo en sus direcciones de avance y aunque los mercenarios opusieron al principio tenaz resistencia,fueron obligados a replegarse.

18 de abril de 1961.

Descripción de las acciones del día

Por parte de las fuerzas revolucionarias navales sólo el buque “Baire” y la lancha SV-3 del servicio de vigilancia, tomaron parte en las acciones. El buque fue seriamente averiado por un avión enemigo.

Ese día aproximadamente a las 1:00 de la madrugada, las tropas revolucionarias apoyadas por tanques y artillería, después de tomar Palpite lanzan fuerte ofensiva sobre el enemigo que había tomado posiciones ventajosas en el entronque de Playa Larga a Playa Girón.

Tenían emplazadas ametralladoras calibre 50 que tiraban rasante sobre la carretera Playa Larga – Australia. Hubo combates cuerpo a cuerpo, pues se encontraron cadáveres de milicianos sobre las trincheras de los mercenarios muertos. Un tanque nuestro fue destruido. Fue difícil vencerlos, pero finalmente fueron obligados a retirarse. La toma de Playa Larga se produjo aproximadamente a las 8:30 de la mañana. El enemigo se retira a la desbandada por la carretera de Playa Larga a Playa Girón, sin ofrecer gran resistencia, ya que sólo contaban con lo que habían podido desembarcar el día 17.

Aunque los aviones enemigos atacaron fuertemente a los milicianos que avanzaban en ómnibus, también nuestros aviones prestaron cobertura a dichas tropas.

En la tarde, debido al ataque de nuestra aviación y al nutrido fuego antiaéreo de los revolucionarios, los aviones enemigos dejaron de atacar e incluso ya no querían venir a dar cobertura a sus tropas en retirada hacia Girón.

Aproximadamente a las 9:00 PM, los nuestros habían llegado hasta Punta Perdiz, donde establecieron un puesto de mando.

Cuando comprueba que Playa Larga está en poder de los revolucionarios, Fidel traslada el puesto de mando desde el central Australia hacia el central Covadonga, pues valora que la dirección Oeste ya no tiene grandes problemas, además todavía San Blas está en manos del enemigo.

 

19 de abril de 1961.

Descripción de las acciones del día.

 

En horas del amanecer un bombardero B-26 enemigo ataca el Central Australia, donde todavía se mantenía el puesto de mando, las baterías antiaéreas, con fuego certero, lo derriban al finalizar el tercer pase sobre el central.

Muy temprano en la mañana el poblado San Blas fue tomado por los revolucionarios, quienes posteriormente se prepararon para la ofensiva hacia Girón, encabezados por Fidel que viajaba en el primer tanque.

En Girón por la dirección oeste a las primeras horas de la mañana, los revolucionarios tras haber lanzado una ofensiva nocturna, llegaron hasta 4 o 5 kms del lugar, ésto obligó la retirada del enemigo hasta los mismos límites del poblado. También hacia esta hora, el jefe enemigo le comunica a los suyos la situación difícil en que ellos se encuentran. Los mercenarios desmoralizados ante las constantes ofensivas de los revolucionarios y su imposibilidad de resistir, deciden huir hacia los barcos de transporte, utilizando las mismas lanchas en que desembarcaron. Al inicio de esta maniobra, el alto mando revolucionario piensa que es un nuevo desembarco y ordena preparar a las tropas, ya muy cerca de Girón, para enfrentar al enemigo, pero rápidamente se percata de cuál era el objetivo del movimiento de las embarcaciones y ordena el bombardeo del litoral y el ataque aéreo. Los 3 buques de transporte por supuesto se alejaron aún más hacia alta mar, impidiendo con todo esto, que el reembarque continuara.

Esta acción nuestra, produjo la rendición aproximadamente a las 5:00 PM y permitió la captura en masas de la mayor parte del enemigo. Hubo 1197 prisioneros, que fueron cambiados al Gobierno de los Estados Unidos por alimentos para niños, medicamentos y maquinarias agrícolas. Excepto 5 que fueron fusilados por haber asesinado a varias personas cuando pertenecían a las fuerzas represivas de la tiranía antes del Triunfo de la Revolución.

Al día siguiente, al Comandante en Jefe le informan que el buque Houston, averiado por la aviación cubana, todavía mantiene fuego sobre nuestras fuerzas terrestres. Se traslada a Playa Larga y desde un tanque le dispara con un cañón de 100 mm y logra inutilizar el barco con un certero impacto.

La toma por asalto de Playa Girón se produjo aproximadamente a las 5:30 PM.

Luego quedaron batallones de milicias custodiando el lugar y capturando a los mercenarios que se dispersaron por toda el área de la Ciénaga de Zapata.

Como resultado de las acciones, de 10 000 cubanos revolucionarios que participaron murieron 156 y hubo unos 800 heridos. Por parte del enemigo, de 1 500 hombres, hubo 108 muertos y el resto fueron heridos o desaparecidos.

Las tropas revolucionarias alcanzaron la victoria en menos de 72 horas.

La escritora cubana Dora Alonso envió una reveladora carta el 4 de mayo de 1961 al Presidente de los Estados Unidos de América, Jhon Kennedy.

La Habana, mayo 4 de 1961

Sr. John Kennedy,

Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica

Señor Presidente:

Durante la madrugada del día 17 de abril, a muchas millas de donde usted dormía, donde dormía su esposa y se escuchaba desde la habitación cercana la tierna respiración de sus pequeños hijos, en una isla llamada Cuba, la sorpresa de una invasión armada y servida por hombres que su Gobierno utilizó, ayudada por barcos de guerra, por aviones y tanques norteamericanos, rompía el sueño de muchas criaturas humildes que se creían guardadas por las endebles paredes de sus viviendas, en la confianza de una época donde los hombres pueden subir hasta los astros en una alta suerte de liberación y de futuro.

Sí, Señor Kennedy, seguramente dormía usted; dormían sus hijos y su esposa dormía, cuando despertaron para morir bajo la metralla los niños campesinos de una pacífica y humilde región de mi país, las madres infelices que no tuvieron a su alcance la guardia bien dispuesta de la Casa Blanca para guardarles el sueño y la vida.

Describirle lo que fue la sorpresa y la muerte de esas criaturas sin amparo ni resguardo, ya sería más difícil.

Esperamos, sin embargo, que quizá cuando cargue a sus hijos o le sonría a su compañera, pudiera tener una breve visión de ello nada más que con suponerlos muertos y mutilados, desangrándose y tiñéndole a usted las manos y la blanca y fina camisa de nylon con una mancha desesperada.

Esa fue la primera parte de esa madrugada, señor Presidente de los Estados Unidos. La metralla cuidadosamente dispuesta por el Pentágono y detonada por usted, cumplía un destino cruel y errático asesinando niños y mujeres en nombre de un poderoso país y de una democracia que se acreditan de manera tan triste. Pero hubo también en esa madrugada, y en las siguientes madrugadas, distintos despertares que sería bueno destacar: ¿ Sabe usted, Señor Kennedy, que el pueblo cubano, despertó en pie de lucha para defender el suelo de la Patria? ¿ Que los hombres y mujeres de Cuba dispusieron el pecho y la vergüenza hasta reducir, a fuego y sangre, las armas agresoras y a los sometidos que las esgrimían?
Eso sin duda debe usted saberlo; pero todavía hay más de esas horas de dura pelea: las madres, Señor Kennedy.

No ya las de los niños asesinados en la Ciénaga de Zapata: hablo de las que lloran a los hijos muertos en los combates. Las madres sin distingos: las de una y otra parte.

Y todavía más señor Presidente: aquellas madres norteamericanas que guardan hoy el mismo luto irremediable que sufren las cubanas. Claro que son muy pocas, comparativamente; pero nosotros no llevamos la cuenta miserable del rencor o de la minoría a la hora de compadecerlas.
Pero le hablo no solamente en nombre de la justicia, de la seria meditación que debiera esperarse de un Gobernante que representa un gran pueblo; quiero hablarle también al hombre injusto y al mandatario miope que parece impedido de medir en visión de conjunto y en detalle lo que somos y lo que queremos los cubanos.

Permítame, entonces, seguir hablando a través del ejemplo que más cerca tenemos, el más tangible, el más firme, el más definidor: lea usted conmigo la carta de una mujer que perdió un hijo de veinte años en las batallas de Playa Girón. Usted debe suponer, Sr. Kennedy, la terrible prueba. A pesar de ello, ¿ entiende su lenguaje claro y firme de cubana, de madre de un cubano que se inmoló sin una sola duda a la hora de defender los derechos de su tierra libre?

Cuando las madres se levantan sobre la muerte de sus hijos en tal forma decidida, sepa usted, Sr. Kennedy, que en esa tierra, por pequeña que sea o débil que parezca, está la fuerza más poderosa, aunque no disponga armas nucleares ni imponentes ejércitos que guarden el sueño a la familia de su Presidente.

¡ Está la vida entera y el coraje y el corazón firme de un pueblo unido, que morirá combatiendo al extranjero que se atreva a pisar nuestras playas, que trate de esclavizarnos, que intente la sombra de un ultraje para nuestra soberanía!
Bese usted, Mr. Kennedy, en nombre de los niños y jóvenes cubanos que murieron bajo la metralla imperialista, la frente tibia de sus hijos vivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: