Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

14 de mayo de 1813: LA CAMPAÑA ADMIRABLE POR VENEZUELA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 14 mayo 2015

La Campaña Admirable-Fidel Ernesto vasquez

Queremos recordar, una vez más, las palabras del Gran Mariscal de Ayacucho: Cuando la América ha derramado su sangre para afianzar la libertad, entendió también que lo hacía por la justicia, compañera inseparable. Sin el goce absoluto de ambas, habría sido inútil su emancipación. La voz de Sucre nos está llamando a la batalla: sin el goce absoluto de la libertad y la justicia, es decir de la igualdad, la Independencia quedaría inconclusa para siempre. Y ello sólo será posible por la vía heroica del socialismo.

Comandante Supremo Hugo Chávez

10/01/2010

Por Fidel Ernesto Vásquez I.

La “Campaña Admirable” se conoce como la acción militar que Simón Bolívar emprendió desde San José de Cúcuta el 14 de mayo de 1813, con el objeto de liberar a Venezuela del poder español, luego de la pérdida de la Primera República.

Duró desde el 14 de mayo hasta el 6 de agosto, cuando entra victorioso a Caracas. Una guerra relámpago, casi 11 semanas, casi 3 meses. Y reconquista y libera a Caracas y el 14 de octubre es declarado en la Iglesia San Francisco … el pueblo y la municipalidad le da oficialmente el rango de Libertador de Venezuela.

Simón Bolívar inicia la llamada Campaña Admirable en Cúcuta, en el mes de enero de 1813, poco tiempo después de hacer conocer los elementos principales de su proyecto político con el Manifiesto de Cartagena. Esta gesta patriótica es reconocida y admirada por el pueblo venezolano, mucha tinta se ha usado para informar al mundo sus pormenores que culminan con la entrega del título de Libertador a Simón Bolívar.

Al mismo tiempo y en sorprendente coincidencia, Santiago Mario, Manuel Piar, José Francisco Bermúdez y Manuel Valdez, inician con la toma del islote de Chacachacare la campaña Admirable de Oriente el 13 de enero de 1813. La guerra en el oriente del país fue terrible y de ella se recuerda vivamente, a pesar del bloqueo efectuado por la historiografía burguesa y oficial, la defensa de Maturín en la cual bajo el mando del comandante Manuel Piar; los orientales derrotaron a Domingo Monteverde y a sus tenientes por tres veces consecutivas, liberando ese territorio: El 20 de Marzo de 1813, el 11 de Abril de 1813 y el 25 de Mayo de 1813 en el Alto de los Godos.

Los 45 héroes de esta gesta libertaria oriental fueron los patriotas que detallaremos a continuación y para los cuales solicitamos el mayor respeto y consideración: Santiago Mariño, Manuel Piar, Manuel Valdez, José Francisco Bermudez, Agustin Armario, Pedro Mejias, Casimiro Isava, Dr. Manuel Matamoros, Jose Rivero, Bernardo Bermudez, Francisco Ascue, José Gaspar Marcano, Presbítero Domingo Bruzual de Beaumont; Vicente González, Bernardo Olivier, José Leonardo Brito, José Maria Otero, Juan Bautista Cova, José Rausseo, Antonio Alcalá, Patricio Rubio, Manuel Villarroel, Francisco Rivas, Manuel Mago, José María Amaya, Ramón Machado, Rafael Maíz, N. Carreño, Luis Vallenilla, Juan Bautista Videau, Mateo Guerra Olivier, José Manuel Navarro, Carlos Peñaloza, Francisco Peñaloza, Francisco Marcano, Luis Marcano, Rufino Peralta, Froilan Peralta, José Manuel Peralta, Vicente Villegas, Igancio Certad, Jose Serpa Bruzual, Geronimo Carbon, Valentin García y Antonio José de Sucre.

La Campaña Admirable además de ser una de las más ricas páginas de nuestra historia política y militar, constituye una particular fase del proceso de independencia concebida y dirigida por Simón Bolívar, desde el punto de vista militar permitió la liberación del eje del río Magdalena, desde Cartagena hasta Ocaña y Cúcuta, en el territorio de la para entonces llamada Nueva Granada (actual Colombia) y del occidente de Venezuela, integrado en aquel momento por las provincias de Mérida, Barinas, Trujillo y Caracas. Estos éxitos, junto con los obtenidos en oriente por Santiago Mariño, marcan el inicio de una nueva etapa del proceso de independencia y la conformación de la Segunda República.

CONTEXTO HISTÓRICO

La Primera República tiene su inicio el 19 de abril de 1810 cuando una Junta Suprema declarada en Caracas destituye al Capitán General Vicente Emparan e instala un Congreso, y declara la independencia del país el 5 de julio de 1811. Al territorio se le denominó Estados Unidos de Venezuela o Provincias Unidas de Venezuela. Con la declaración de la independencia y las campañas emprendidas por los republicanos se inicia la guerra de independencia.

Muchos venezolanos, a partir de entonces, tomaron partido por la Corona española, desconfiados o temerosos de los audaces revolucionarios que querían la República. En la historia de la Independencia venezolana comenzaron a recibir el nombre de “realistas” todos los partidarios de la corriente contrarrevolucionaria antiindependentista que se oponía a la instauración de una patria autónoma.

En contra de la causa revolucionaria, las fuerzas patriotas obtienen diversos altibajos durante el año 1812 en la defensa de la Primera República. El descontrol existente y la arremetida de las filas realistas, obligaron al General Francisco de Miranda a firmar -en la región de San Mateo- una capitulación el 25 de julio de 1812. Su intención era evitar la anarquía y un mayor derramamiento de sangre en la Provincia de Venezuela; sin embargo, la difícil decisión, traería consigo la caída de la Primera República y el restablecimiento del poder español.

En la Capitulación de San Mateo, se especifican las negociaciones realizadas por Miranda para el cese del conflicto entre ambas partes. Con gran experiencia militar, intentó asegurar y resguardar el bienestar y la tranquilidad de los republicanos. Consta de 11 artículos en los cuales se solicita, entre otras peticiones, el respeto a la vida de los patriotas, sin represalias y hostigamiento. Por otra parte, amnistía para los habitantes y sus bienes, así como facilidades para el retiro del territorio por parte de los patriotas. No obstante, Domingo de Monteverde, jefe de los realistas, violando lo establecido por la capitulación, inició una persecución sin tregua y trajo consigo la destrucción del acuerdo.

Bolívar desde el exilio en la Nueva Granada decide preparar una invasión a Venezuela para restablecer la Republica, pero se encontró con la resistencia de algunos subalternos opuestos en la Nueva Granada a su proyecto; sin embargo, recibió la aprobación de sus ideas y socorros militares, del eminente Camilo Torres, presidente de la Nueva Granada; y del general Nariño, presidente de Cundinamarca. Pero el gobierno granadino sólo recomendaba libertar las provincias de Mérida y Trujillo, mientras que Bolívar creía posible e indispensable llegar hasta Caracas.

Convencido de esta verdad escribió al ilustre Presidente de la Nueva Granada estas solemnes palabras:

“Espero con la más inmortal impaciencia la orden para marchar rápidamente sobre Caracas a cumplir mi profecía de fijar los estandartes de la Nueva Granada en los muros de Puerto Cabello y La Guaira. Todo el ejército aspira por tener esta gloria, y no hay un solo cobarde en él, que se atreva a no desearlo”

En el mismo oficio decía:

“Dentro de dos meses podremos ver enteramente libertada la República de Venezuela, siempre que el Soberano Poder Ejecutivo me autorice para obrar con arreglo a las circunstancias, porque de otro modo no aprovecharemos la bella oportunidad que se nos ofrece”, y así lo efectuó porque en el plazo indicado, Venezuela quedó libre de españoles.

 

LA CAMPAÑA

El 14 de mayo de 1813, Bolívar partió de Cúcuta con destino a Venezuela, al frente de un ejército integrado por destacados oficiales granadinos y venezolanos como Rafael Urdaneta, José Félix Ribas, Atanasio Girardot, Antonio Ricaurte y Luciano D’Elhuyar.

Las tropas patriotas arribaron a Mérida el 23 de mayo de 1813, donde el pueblo lo aclama como ”Libertador”, siendo la primera vez que así se le llamó. El Concejo de esa ciudad le saludó en sesión especial con estas palabras: “¡Gloria al Ejército Libertador y gloria a Venezuela que os dio el ser, a vos, ciudadano general! Que vuestra mano incansable siga victoriosa destrozando cadenas, que vuestra presencia sea el terror de los tiranos y que toda la tierra de Colombia diga un día: Bolívar vengó nuestros agravios”.

El 14 de junio llegó a la ciudad de Trujillo y, al día siguiente dictó la Proclama de Guerra a Muerte. El decreto estaba dirigido contra los realistas, tenía como finalidad atraer al pueblo hacia la causa patriota y crear un sentimiento de nacionalidad. He aquí un fragmento:

“Todo español que no conspire contra la tiranía en favor de la justa causa por los medios más activos y eficaces, será tenido por enemigo y castigado como traidor a la patria y por consecuencia pasado por las armas”.

Además señalaba que se concedería indulto general y absoluto a los que se pasaran al ejército patriota con sus armas o sin ellas, o a aquellos que prestaran auxilio a los buenos ciudadanos que se estaban esforzando por sacudir el yugo de la tiranía.

Este decreto fue consecuencia del abuso de las crueldades y la falta de toda consideración del ejército realista hacia los patriotas. El Libertador comprendió que debía tomar medidas para evitar que el enemigo siguiera teniendo éxito en sus propósitos de dividir al pueblo, era necesario crear conciencia nacional a favor de la independencia y ahí la necesidad de este decreto dada sus circunstancias.

Dicho decreto fue suspendido por el mismo Bolívar el 28 de enero de 1814 con el fin de resolver la situación de violencia que vivía el pueblo.

El 2 de julio de 1813, el Ejército Libertador, con José Félix Ribas y Rafael Urdaneta a la cabeza, venció en Niquitao, y luego obtendría la hermosa victoria de Los Horcones. Bolívar, por su parte, después de libertar a San Carlos, derrotó al enemigo en Taguanes, obligando a Monteverde a retirarse a Puerto Cabello.

El 2 de agosto entró el Libertador a Valencia, en medio del frenesí del pueblo, y dejó como Gobernador Militar a Girardot, con cuyas tropas y las de Urdaneta continuó hacia Caracas.

Bolívar llegó triunfante a Caracas el 6 de agosto, dejando atrás las penurias y los sacrificios de la Campaña Admirable. La Gaceta de Caracas comentaría, veinte días más tarde: «Que se considere al héroe caraqueño en medio de un concurso de más de 30.000 almas recibiendo los homenajes sinceros de todo un pueblo a quien acaba de libertar…».

Simon Bolivar.Fidel Ernesto Vasquez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: