Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

PALABRAS DEL PROFESOR ARISTÓBULO ISTÚRIZ EN OCASIÓN DE LOS HONORES QUE EN EL SALÓN ELÍPTICO LA ASAMBLEA NACIONAL RINDE AL TENIENTE PEDRO CAMEJO A PROPOSITO DEL TRASLADO DE SUS RESTOS SIMBOLICOS AL PANTEÓN NACIONAL POR ORDEN DEL PRESIDENTE OBRERO NICOLÁS MADURO MOROS

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 24 junio 2015

honores negro 1ro salon eliptico Ccs

Compatriotas, hoy 24 de junio de 2015, a 194 años de la Batalla de Carabobo, donde se inmortalizó junto a otros patriotas el Negro Primero, Pedro Camejo, la revolución bolivariana, liderizada por nuestro Comandante eterno Hugo Chávez, y con el primer Presidente chavista, hijo de la clase obrera, Nicolás Maduro a la cabeza, hemos venido a reconocer la participación y el protagonismo del pueblo de Venezuela, de sus hijos indígenas, negros, pardos, blancos, en fin, de sus mujeres y sus hombres, en la construcción de la nacionalidad y en el proceso que nos condujo a la independencia de la patria, con la incorporación del Negro Primero al Panteón Nacional, saldamos una deuda histórica con  miles de hombres y mujeres pertenecientes a los sectores populares de nuestro pueblo y que dieron su sangre y sus vidas por la independencia de nuestra patria.

 

Bienvenido Negro Primero al Panteón Nacional.

Oriundo de San Juan de Payara, es antes de su condición de soldado, esclavo de un rico latifundista de Apure, quien a comienzos de la guerra de la Independencia lo pone al servicio del Ejército Realista, a disposición de las tropas del rey de España.  Cae prisionero en la batalla de Chire en 1815, pero al año siguiente luego de quedar libre, desertó de las filas realistas para sumarse a los batallones de caballería. José Antonio Páez contó entre sus soldados a varios que se destacaron por su valentía extrema y habilísimo manejo de la lanza, entre los cuales se puede nombrar además de Pedro Camejo, a Francisco Aramendi y Juan José Rondón, entre otros.

Estamos hablando de un hombre que demostraba inteligencia, habilidad,  gran astucia  y  valentía, tal como lo demostró suficientemente en los campos de batalla.

Pedro Camejo en 1816,  pasa a formar parte del Ejército Patriota conducido por el “Centauro de los Llanos” General  José Antonio Páez, junto a él participa en todas las campañas de los Llanos. Aferrado a su lanza, lucha por desterrar al adversario en las acciones de Mucuritas, con el grado de Teniente, además en  Palmarito, Mata de la Miel, Mantecal, Mata de Madera, El Yagual, Toma de las Flecheras, La Cruz, Achaguas, y San Fernando.

Lo llamaron “Negro Primero” porque siempre formaba parte de la primera fila  en el campo de batalla y sobresalía  a la cabeza de ataque, entre los negros, mulatos y blancos, sumado también a su bravura y destreza en el manejo de la lanza.

Escribió en su autobiografía Páez, en referencia a Pedro Camejo que “Admitíle en mis filas y siempre a mi lado fue para mí preciosa adquisición. Tales pruebas de valor dio en todos los reñidos encuentros que tuvimos con el enemigo, que sus mismos compañeros le dieron el título de Negro Primero”

El 30 de enero de 1818, en el hato Cañafístola, cerca de San Juan de Payara, El Libertador se encuentra por primera vez con Páez y ese mismo día conoce también a Pedro Camejo. La valentía y corpulencia del guerrero, junto a las referencias que le dio el General Páez, despertaron el interés del Libertador y en una breve charla que sostuvieron, Bolívar le formuló algunas preguntas, las cuales fueron contestadas por Pedro Camejo, cuando le preguntó por qué antes luchaba a favor de los realistas, Camejo le contestó en forma simple y llana: “Señor, por codicia, ya que los soldados casi desnudos y sin pesetas, regresaban con uniforme y dinero producto de sus fechorías. Páez me enseñó lo que es la patria”.

Como las tropas llamaban a Páez “Taita” título honorífico de los llaneros que significaba “Papa”, Pedro Camejo decidió llamar a Bolívar “Mi tío”, permitida extrañamente por Bolívar esta muestra confianzuda de un teniente.

El 2 de abril de 1819, Pedro Camejo, es uno de los 150 héroes de la acción de las “Queseras del Medio”, esta hazaña la presencio Bolívar, quien condecoró a estos héroes merecidamente con la “Orden de Los Libertadores”.

Para el 24 de junio de 1821, con el grado de Teniente, participó como integrante del Estado Mayor del Comando de la Primera División de José Antonio Páez, en la Batalla de Carabobo, con su característica e ingenua sencillez, Camejo se refería a esta batalla como “la cisiva” (la decisiva).

Pero el destino le tenía previsto morir al “Negro Primero” entre los primeros, ya que los disparos iniciales de los realistas, alcanzaron a este valeroso hombre.

Los detalles de su caída en combate que siempre nos contaron, pudieran representar algún recurso que rinde honor a quien honor merece, y que no desmerita para nada la muerte gloriosa del Negro Primero en la Batalla que nos aseguró la Independencia.

De manera más precisa se desprende de la narración de Páez en su autobiografía, que el Negro Primero murió al recibir varios tiros.

También en el techo de este Salón Elíptico de la Asamblea Nacional, donde nos encontramos rindiéndole honores Patrios en esta Capilla Ardiente, se observa la pintura alusiva a la Batalla de Carabobo y aparece el Negro Primero muerto con un tiro en la cabeza y dos más en el abdomen.

En esta situación, un hombre se convirtió en símbolo heroico de los marginados por la oligarquía y le dio a los afrodescendientes un grandioso y merecido lugar en nuestra historia Patria.

El gobierno Chavista del compatriota Presidente Obrero Nicolás Maduro, no solo con esta acción impulsa el rescate histórico de Negro Primero, el Teniente Pedro Camejo, sino que con este reconocimiento hace justicia con un hombre que es la representación de un pueblo que durante décadas fue excluido, explotado y despreciado por una oligarquía que le ha rendido veneración a los antivalores, desarrollando un sentimiento antipatria como forma de vida.

Pedro Camejo es el pueblo en acción protagónica, visibilizado por esta revolución y los hombres y mujeres que la conforman.

Con preclara visión, nos alerto el Comandante Chávez:

¡Hoy tenemos Patria! Y pase lo que pase en cualquier circunstancia seguiremos teniendo Patria, Patria perpetua -dijo Borges- Patria para siempre, Patria para nuestros hijos, Patria para nuestras hijas, Patria, Patria, la Patria. Patriotas de Venezuela, hombres y mujeres: Rodilla en tierra, unidad, unidad, unidad de los patriotas.

No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para, bueno, mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades -del tamaño que fueren- la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria.    

De allí que no podemos extrañarnos, de quienes negados a perder sus privilegios, hagan llamados a la violencia en desconocimiento a la voluntad de la mayoría del pueblo expresada en comicios libres y transparentes, ocasionando muertes y destrucción, hasta que la mano de la justicia los alcanza y entonces son presentados por una prensa que representa y defiende sus fechorías y crímenes como víctimas de un gobierno tildado de dictadura, impulsándose un movimiento de la extrema derecha fascista en contra de nuestra Patria, conspirando hasta con el magnicidio, a fin de buscar que regrese el pasado oscuro, excluyente y nefasto.

Por eso hay políticos delincuentes presos, eso es lo que son, no otra cosa.

Ya lo dijo nuestro Presidente Obrero Nicolás Maduro, “No pudieron con el Comandante Chávez y no podrán con nosotros”

La incorporación del Negro primero al Panteón Nacional constituye el reconocimiento a la participación y al protagonismo del pueblo conformado por los sectores populares en la guerra de la independencia.

El sudor, la sangre derramada y las vidas dejadas en los campos de batalla, por hombres y mujeres del pueblo  que nos dio la independencia, invisibilizados a través de la historia; había allí indígenas, pardos, negros, blancos; hombres y mujeres convertidos en soldados y soldadas de la patria, era el pueblo hecho ejército como nos lo recordaba permanentemente nuestro Cmdte. Eterno Hugo Chávez al referirse al ejército bolivariano: “era el pueblo en armas” movilizado por el fervor patrio, así lo expresaba el Negro Primero cuando respondiendo a una pregunta del Libertador Simón Bolívar dijo: “Mi taita me enseñó la patria”.

Expresaba ese ejército la unidad orgánica e indivisible entre el soldado y el pueblo; era una y la misma cosa luchando por un  mismo objetivo: la independencia de la patria, la libertad, la emancipación del imperio español, como nos lo recordaba nuestro eterno líder Hugo Chávez “La unidad cívico-militar es la garantía de permanencia de la revolución”.

Un pueblo decidido a ser libre, a romper el yugo imperial y dispuesto a dar la vida por amor a la patria. El pueblo en armas movido por un sentimiento y una conciencia antiimperialista… “300 años no bastan”… aparecían las fuerzas de las raíces históricas, de la identidad, del amor por lo nuestro, por la patria; junto al sentimiento de libertad, emancipación, independencia, cargados de ganas, de entrega y de pasión, por amor a la patria, lo que Chávez llamaba el fervor patrio.

La incorporación del Negro Primero al Panteón Nacional es el reconocimiento  a la lealtad de todo un pueblo con la patria y con las luchas por la independencia, lo que constituyó una debilidad de las fuerzas patriotas al principio del proceso de la guerra de independencia, donde la no incorporación o participación de los sectores populares, hizo estragos en las fuerzas patriotas (recordemos el fatídico año 13) provocando entre otros factores las pérdidas de la I y II República, como lo expresa El Libertador Simón Bolívar en el Manifiesto de Cartagena, en el Manifiesto de Carúpano, donde reconoce que los ejércitos realistas están conformados por hombres y mujeres de nuestro pueblo; así mismo en la Carta de Jamaica, entre otros documentos históricos del Libertador.

Fueron tiempos difíciles para los patriotas, como le oí decir al Presidente Maduro, comentando un  fragmento de la Carta de Jamaica: “que difícil era para los patriotas ir en búsqueda de ayuda para continuar la lucha por la independencia, viniendo de dos derrotas seguidas, pues habíamos perdido la I y la II República, y había que continuar la lucha.

En medio de difíciles circunstancias, es donde aparece Haití y la figura de Petión juega un papel fundamental en nuestro proceso de independencia. Petión le insiste a Bolívar, El Libertador, en la abolición de la esclavitud y la incorporación de los sectores populares en la guerra para lograr la independencia,

En efecto, Petión impactó en Bolívar, quien de regreso tocó Margarita, donde decreta la abolición de la esclavitud; así mismo, en tierra firme, en Cariaco y en Carúpano. De allí en adelante Bolívar se dedica a incorporar a los sectores populares al ejército libertador (1815).

Es así, como se crean las condiciones para que hombres y mujeres que venían de la esclavitud y que por esa misma condición se vieron obligados a incorporarse a los ejércitos realistas, se incorporaran al ejército patriótico; es el caso de Pedro Camejo (El Negro Primero). – Contenido social del ejército de Boves.

Pedro Camejo, Negro Primero, al llevarte al Panteón, para que estés donde has debido de estar, desde hace muchos años, junto al padre de la patria, por ser tú, uno de nosotros, por ser el pueblo, nuestro pueblo, ese pueblo que con su sangre y su vida, nos liberó del imperio español ayer, y que hoy se ve amenazado por el imperialismo norteamericano, la oligarquía internacional y la derecha fascista venezolana, permítenos entrar contigo, al templo sagrado de la patria, para reafirmar frente a nuestros héroes, creadores de la patria, nuestro compromiso de continuar luchando incansablemente, dar la vida de ser necesario, hasta consagrar de manera definitiva, el más importante legado dejado por ustedes, nuestros libertadores. Y siempre siguiendo el camino señalado por nuestro eterno líder Hugo Chávez Frías, y con Nicolás Maduro a la cabeza, nuestro pueblo hoy, como lo hicieron ustedes ayer, como un  solo hombre, nos comprometemos a continuar luchando por hacer realidad el plan de la patria como legado de nuestro Cmdte.; sobre todo el primer objetivo histórico, el cual no es otro que, preservar, consolidar y expandir la independencia.

Hoy, a 194 años de aquella gesta, en la cual se inmortaliza Pedro Camejo, el Negro Primero, y el protagonismo de nuestro pueblo, en aquella histórica batalla, los bolivarianos, los revolucionarios, los hijos de Chávez, tenemos conciencia de que la tarea de Carabobo sigue pendiente. La obra de Bolívar y de todos ustedes, continúa inconclusa; nos corresponde a los Pedros Camejo de hoy, es decir, a nuestro pueblo, culminarla. Nuestro Comandante eterno, nos puso fecha: el 2030, cuando se cumplan 200 años de la muerte del Libertador, debemos darle como regalo, la consagración definitiva de la independencia. Así lo juramos.

¡VIVA EL NEGRO PRIMERO!

VIVA BOLÍVAR

VIVA CHÁVEZ

VIVA LA PATRIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: