Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 28 julio 2015

DIOSDADO CABELLO EN EL CUARTEL DE LA MONTAÑA: CHÁVEZ TE JURAMOS QUE LA BURGUESÍA NO VOLVERÁ A GOBERNAR EN ESTE TERRITORIO

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 28 julio 2015

JURAMENTO DE LOS DIPUTADOS DE LA ASAMBLEA NACIONAL

Posted in General | Leave a Comment »

NUESTRA HERMOSA ALEJANDRA BENITEZ ES SÍMBOLO DE LA GRANDEZA DE NUESTRA MUJER. Generación de Oro, Generación Patriota!

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 21 julio 2015

ALEJANDRA BENITEZ

Posted in General | Leave a Comment »

ALEJANDRO TOLEDO EL CORRUPTO, MANIPULADOR Y CARROÑA QUE ALIMENTA A LA PRENSA BASURA, EL FELIPILLO DE LA POLÍTICA PERUANA SIGUE COBRANDO PARA DESPOTRICAR DE NUESTRA PATRIA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 18 julio 2015

Alejandro Toledo el corrupto inmoral

Posted in General | Leave a Comment »

GUSTAVO MACHADO REPRESENTA LA HISTORIA REVOLUCIONARIA: NOS ENSEÑO EL CAMINO DEL VALOR, LA LUCHA Y LA CONCIENCIA ANTIMPERIALISTA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 17 julio 2015

Gustavo Machado

Posted in General | Leave a Comment »

DEBATE EN LA ASAMBLEA NACIONAL Y ACUERDO APROBADO UNÁNIMEMENTE EN RESPALDO A LAS GESTIONES DEL PRESIDENTE NICOLÁS MADURO MOROS POR LA CONTROVERSIA TERRITORIAL CON GUYANA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 14 julio 2015

Asamblea Nacional-Fidel Ernesto Vasquez

EL PRESIDENTE.(DIOSDADO CABELLO RONDÓN) –. Tiene la palabra el diputado Earle Herrera.

DIPUTADO HERRERA (EARLE).– (Desde la Tribuna de Oradores). Buenos días, pueblo de Venezuela, invitados especiales, Diputadas y Diputados, ciudadana Vicepresidenta y ciudadano Vicepresidente, ciudadano Presidente de la soberanísima Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela: Tengo el honor de presentar el Proyecto de Acuerdo en respaldo a las gestiones del Gobierno Bolivariano que preside el compatriota Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, fundamentado en los principios de paz y solidaridad en relación a la controversia territorial con la República Cooperativa de Guyana.

Este es un momento histórico, verdaderamente, en el que, como en tantas otras oportunidades de nuestra historia, en este recinto, se ha debatido acerca del territorio venezolano, de esta Patria que nos legaron los libertadores. Voy a citar unas palabras que resumen el dolor de la Patria y lo que ha ocurrido a lo largo de la historia con nuestro territorio.

En el año 1941 el escritor y poeta cumanés Andrés Eloy Blanco decía las siguientes palabras: “Conocemos bien la historia de nuestro destino negro. Conocemos muy bien la leyenda que se nos atribuyó. Colombia era una universidad. Venezuela era un cuartel. Ecuador era un convento. Pero lo cierto es que esta tierra levantisca, esta tierra de hombres retrecheros, esta tierra que nació en los cuarteles y se creó en los vivaques, durante una centuria ha perdido la quinta parte de su territorio sin disparar un tiro”. Es esta tierra de paz, esta tierra de libertadores.

Y cito hoy, 14 de julio, una efeméride que tiene que ver con la larga historia de conflictos entre los países de América Latina.

Hoy 14 de julio aparece una efeméride que entraña una gran mentira, que ha corrido a través de los años y dice: “Guerra del fútbol entre El Salvador y Honduras. En 1969 estalla la guerra del fútbol”, llamada así por los incidentes de un partido entre ambas selecciones durante las eliminatorias de la Copa Mundial de Fútbol de 1970.

Así nos los presentaron las grandes agencias internacionales, que Honduras y El Salvador se fueron a una guerra por un partido de fútbol que dejó unos 6.000 muertos en los campos de batalla. El origen de esta disputa provino de problemas limítrofes y del recién creado –escuchen esto– Mercado Común Centroamericano, que había generado roces comerciales entre las transnacionales privadas de los países. Durante los cinco días que duró el enfrentamiento hubo un saldo de 6.000 víctimas, entre heridos y muertos.

Aquí no hubo ninguna guerra de fútbol, aquí sencillamente detrás de ese enfrentamiento armado de El Salvador y Honduras estaban las grandes transnacionales –entre otras la United Fruit Company– que han venido provocando masacres a lo largo de la historia en América Latina y, entre esas masacres, hay un pasaje que recoge Gabriel García Márquez en Cien años de soledad,  pero sí hubo una baja importante en esa guerra que dio al traste con los intentos de que hubiese un Mercado Común Centroamericano.

Y aquí en nuestro país se empieza a reactivar el asunto del Esequibo y se toma como bandera, cuando se da en nuestro continente un proceso de integración concreto, efectivo, más allá de la retórica que se expresa a lo largo y ancho de esta última década y en la cual Venezuela ha tenido un papel de vanguardia; sería mezquino no decirlo y así lo reconoció el Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías. (Aplausos).

Ese proceso de integración dio al traste con lo que se llamó el Área de Libre Comercio de las Américas que proponía el Gobierno de Washington, el expresidente Bush. Hoy es una realidad la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TPC), la Unasur, la Celac y expresiones también de solidaridad y de trabajo conjunto, y de nuevas relaciones en la América Latina como PetroCaribe.

Frente a esta situación se reactiva nuevamente el problema del diferendo con Guyana o la controversia territorial, y aquí estuvo el Presidente Nicolás Maduro el día lunes, donde se dirigió al país en un discurso memorable, con mucha pedagogía, para explicar ese problema y para dejar claro cuál es la posición de Venezuela ante esta situación.

Y vuelvo a citar a Andrés Eloy Blanco, quien decía: “El pueblo venezolano debe saber por fin dónde empieza la Patria y dónde termina. No es posible que todo el pueblo de Venezuela ignore todavía a estas horas qué forma tiene su madre geografía”.

Esto viene desde 1941 cuando se discutían los límites con Colombia y esos debates que se dieron, realmente están recogidos –valga la redundancia– en el Diario de Debates del Congreso de la época, donde participaron ilustres venezolanos de distintas tendencias y que nos permiten a nosotros pasearnos por lo que ha sido todo este proceso que nos ha traído hasta aquí.

En el plano de la discusión de esta situación y de la información, los países que hemos tenido diferencias a lo largo de toda América Latina conocemos de los problemas del vecino o con quién discutimos a través de las grandes agencias transnacionales de la información. Nosotros vemos a los colombianos a través de la Associated Press de Venezuela; los colombianos nos ven a nosotros con los ojos de la UPI; los argentinos ven a los chilenos a través de la EFE; porque nunca tuvimos mecanismos de comunicación y de información propios y, por lo tanto, la visión que teníamos de América Latina era una visión que venía de los países del norte.

El poeta Andrés Eloy Blanco y también en el año 1941 el doctor Rafael Caldera, hacen una crítica a la forma en que los medios nuestros han tratado los problemas fronterizos –cuando los tratan–, cuando no se han dejado llevar por el sensacionalismo o por el amarillismo, donde, entonces, intereses de otro tipo al servicio de transnacionales son los que han marcado la pauta editorial.

Hoy en este conflicto, en este diferendo, en esta controversia que estamos discutiendo, no es la excepción. Yo tengo aquí, le he hecho seguimiento a este debate que estamos dando y les voy a mostrar, pero no les voy a leer todos estos periódicos (los muestra) –ustedes no han almorzado todavía–, pero fíjense si ustedes agarran un diario, uno de los importantes diarios del país, ustedes se van a conseguir que tienen 15 informaciones en un mes, y de esas 15 informaciones 9 las emite el vocero del Gobierno o una voz oficial de Guyana, 3 son colombianas, y apenas 3 son venezolanas.

Si apartamos las declaraciones de Colombia y nos centramos en el conflicto del Esequibo, tenemos 9 informaciones que este periódico le da a Guyana como vocero, frente a 3 de Venezuela. Pero eso no es todo, cuando el vocero es el nuevo Gobierno de Guyana, esas informaciones tienen llamado en primera página y, en algunos casos, abren la primera página de ese periódico.

Uno podría decir: Sí, pero es un periódico, pero aquí se da otra situación. Este periódico forma parte de lo que se llama el Grupo de Diario Américas, que es un cartel de medios impresos de América Latina que lo conforman los 80 periódicos más importantes. El año pasado, durante los hechos de violencia que dejaron unos 43 muertos, este monopolio informativo se cartelizó para sacar una información todos los días, la misma información en 80 capitales de América Latina en contra de la República Bolivariana de Venezuela. Eso, al mismo tiempo, era reproducido por diarios del interior, la radio y la televisión de cada uno de esos países; estamos hablando de más de mil medios de comunicación realmente sincronizados en contra de un país.

En la historia de la comunicación, en la historia del periodismo, ustedes no van a conseguir un precedente sobre esta situación. No ha habido, ni siquiera en la Revolución Cubana, cuando era atacada por todo occidente. Aquí realmente se complotaron, se confabularon todos estos medios para ir en contra de un país y, en ese contexto, se da el tratamiento informativo del que les estoy señalando, donde el vocero cuando no es Guyana ¿adivinen quién es? Es la ExxonMobil. Esto nos lleva a otra cuestión, compatriotas, pueblo de Venezuela, nos lleva a lo que dos autores, Jacques Bergier y Bernard Thomas escribieron: La guerra secreta del petróleo.

 

Observemos cómo manejan la información algunos medios: “Exxon estudia viabilidad comercial en zona en disputa.” El vocero es la ExxonMobil. “Guyana convocará a embajadora venezolana por extensión de límites”. El vocero es el Gobierno de Guyana. “Guyana pedirá –no les estoy leyendo las crónicas de Guyana, sino un periódico de Venezuela– a las Naciones Unidas resolver la disputa limítrofe con Venezuela”. Y esto  es muy importante: El jueves 11 de junio la Cancillería guyanesa informaba, y así lo destaca este periódico en su primera página: “Guyana pedirá a la ONU resolver disputa limítrofe con Venezuela”.  Fíjense ustedes, esa Cancillería que el 11 de junio dijo que iba a ir a las Naciones Unidas para resolver el problema con Venezuela, cómo es que hoy dice que desconoce el Acuerdo de Ginebra, el Acuerdo que se firmó en el año 1966. ¿Qué hizo cambiar en apenas un mes al Gobierno de Georgetown? Bueno, las presiones de una trasnacional, que es la ExxonMobil, y es, precisamente, la empresa que muchos no quieren nombrar y que está inmiscuida y entrometida en esta nueva etapa del conflicto que nosotros estamos llevando con Guyana.

Seguramente aquí a lo largo del debate mis compañeros van a hablarle al pueblo de Venezuela sobre los antecedentes históricos, porque es necesario explicarles cómo empezó este despojo,  por qué nosotros estamos aquí debatiendo lo que es producto de un legado colonial, cómo el imperio británico fue avanzando para despojarnos a nosotros del territorio del Esequibo y cómo intervino aquí los Estados Unidos en nombre de una doctrina que les ha servido, entre otras cosas, para apoderarse de territorios de América Latina y de otras partes del mundo. Esa es la historia a la que se refiere Andrés Eloy Blanco, porque la conoce muy bien el poeta, pero no la conoce muy bien un pueblo al que se le ha mentido y al que han engañado.

Compatriotas, cuando ustedes agarran un periódico de Venezuela –fíjense que ni siquiera lo he nombrado, porque no es lo importante– y observan que a lo largo de un mes el 80% de su información procede de voceros de Guyana, estos son documentos que van a ser utilizados por los enemigos de Venezuela en cualquier otra instancia, y se los están sirviendo en la mesa a estos medios de comunicación, detrás de los cuales están los intereses trasnacionales de la ExxonMobil y de otras empresas interesadas en las riquezas que hay tanto en el Esequibo, como en el mar territorial y en la Plataforma Continental que genera ese territorio.

Antes de proponer hoy el Proyecto de Acuerdo, quiero cerrar haciendo referencia a lo siguiente, y es que de pronto esta campaña que ustedes ven por el asunto del Esequibo cesó, y de repente los medios que venían exacerbándola callaron, porque se dieron cuenta de cuál era la reacción del puedo venezolano frente a lo que se puede denominar una traición mediática, descarada, cotidiana y sistemática, por lo que cambiaron el tratamiento informativo en este sentido; por eso es que dicen que el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela reacciona 27 meses después que se planteó este problema. No, este es un problema que siempre ha estado en la agenda del Gobierno Revolucionario, sin que por eso se renuncie a lo que es un sueño de todos los países y que fue un sueño de nuestros libertadores, que es la integración latinoamericana.

El que luches por la integración latinoamericana no te lleva a renunciar a ningún derecho ni a ninguna reclamación, y esa es la conducta que ha tenido nuestro Gobierno, muy distinto a aquellos que pretendían irse al sur de Venezuela a hacer turismo armado, que querían que le prestaran un barco para irse a hacer turismo bélico  allá y regresar aquí con una bandera que no tienen.

Esta es la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, compatriotas, se elabora no solamente porque el pueblo de Venezuela fue convocado por primera vez en su historia para que participara en su redacción y en su elaboración, sino que hubo un señor que nos entregó –a los constituyentes de 1999– un libro titulado Ideas fundamentales para una Constitución, proposición de Hugo Chávez Frías. (Aplausos).

El artículo 10 de la Constitución Bolivariana de Venezuela incorpora y le da rango constitucional a los sentimientos frente a su territorio y a los derechos históricos de nuestro país, que se han mantenido, pero que los otros textos constitucionales no lo expresaban en la forma directa como lo hace la Constitución de 1999. El artículo 10, dice lo siguiente: “El territorio  –toma una parte de las demás constituciones, incluso  de la Constitución de 1811, pero agrega algo muy importante– y demás espacios geográficos de la República son los que correspondían a la Capitanía General de Venezuela antes de la transformación política iniciada el 19 de abril de 1810, con las modificaciones resultantes de los tratados y laudos arbitrales no viciados de nulidad”. Lo que agrega la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela es: “los tratados y laudos no viciados de nulidad”, y esto nos remite inmediatamente a la denuncia de Venezuela, de que el laudo arbitral de París de 1999 es nulo y es irrito. Y quedó establecido allí en la Carta Magna de la República Bolivariana de Venezuela. (Aplausos).

Esta es una propuesta de Hugo Chávez, a quien, por cierto, por estos días lo han citado descontextualizando sus frases, cuando aquí no está la oposición de poderle dar a Hugo Chávez lecciones de patriotismo. Las últimas palabras del Comandante Hugo Chávez las pronunció el 8 de diciembre estando enfermó, y cerró con estas palabras: “Hoy tenemos Patria y pase lo que pase, en cualquier circunstancia, seguiremos teniendo Patria”. Esa es la Patria que nos legó el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, la Patria con su territorio Esequibo, con su territorio integral; la Patria que todos y cada uno de los venezolanos estamos dispuestos a defender, la Patria que describió aquí, el lunes pasado, el Presidente Nicolás Maduro Moros; la Patria por la que convocó a que las venezolanas y los venezolanos en todas las esquinas del país para que defendamos el territorio Esequibo. Ese es el legado de Hugo Chávez, no como la derecha y sus medios de comunicación social, que siempre están puestos al servicio de intereses trasnacionales, que son incapaces y no quieren que se diga ExxonMóvil.

No es la derecha la que va a darle al Presidente Hugo Chávez y a su memoria lecciones de patriotismo. Esa derecha que decía: “Tenemos Patria, pero no hay papel higiénico”, y que banalizó r el altísimo contenido histórico de los sentimientos más profundos del pueblo venezolano

El Presidente Chávez, cuando en Guyana se intentó instalar una plataforma de lanzamiento de cohetes con unas empresas estadounidenses, inmediatamente alzó su voz y Guyana tuvo que desistir de la idea de que en ese territorio se colocara ninguna plataforma de lanzamiento de cohetes; y siempre que se intentó vulnerar la soberanía de Venezuela o se quiso violar el Acuerdo de Ginebra tratando de tomar iniciativas en ese territorio, hubo la protesta y el reclamo de nuestro país. Incluso cuando introdujeron allí un buque para hacer exploraciones, el mismo fue detenido por la Armada venezolana y llevado hasta la isla de Margarita. (Aplausos).

 

Esa ha sido la actuación del Gobierno Bolivariano, esa es la actuación de los hijos y de las hijas de Chávez; y es con ese coraje, con ese profundo sentimiento de la Patria Grande, con esos principios y enseñanzas de patriotismo, de nacionalismo y también de integración latinoamericana, que nosotros vamos a defender la integridad del territorio de Venezuela.

Muchas gracias, ciudadanos diputados, ciudadano Presidente. (Aplausos).

Con la venia del Presidente, solicito al ciudadano Secretario que por favor lea el Proyecto de Acuerdo.

 

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Ciudadano Secretario, sírvase dar lectura al Proyecto de Acuerdo en Respaldo a las gestiones del Gobierno Bolivariano que preside el compatriota Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, fundamentado en los principios de paz y solidaridad en relación a la controversia territorial con la República Cooperativa de Guyana.

EL SECRETARIO (FIDEL ERNESTO VÁSQUEZ I.).(Lee):

LA ASAMBLEA NACIONAL

DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

 

Como vocera del pueblo soberano

Proyecto de Acuerdo en Respaldo a las gestiones del Gobierno Bolivariano que preside el compatriota Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, fundamentado en los principios de paz y solidaridad en relación a la controversia territorial

con la República Cooperativa de Guyana

 

Considerando:

Que la República Bolivariana de Venezuela, como Estado democrático y social de derecho y de justicia, siguiendo el ejemplo histórico del Padre Libertador Simón Bolívar y nuestro Comandante Supremo y Eterno, Hugo Chávez, sobre la base de los principios y valores de libertad, independencia, paz, solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley, rechaza cualquier tipo de provocación que atente contra la diplomacia bolivariana de paz;

Considerando:

Que uno de los principios universales recogidos en la Carta de las Naciones Unidas es fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de autodeterminación de los pueblos;

Considerando:

Que el pasado 7 de junio de 2015 el nuevo Gobierno de la República Cooperativa de Guyana emitió un comunicado con un tenor altisonante, seguido por una serie de declaraciones que pretenden socavar la dignidad del pueblo venezolano, detrás de la cual se encuentra la empresa petrolera transnacional ExxonMobil y el lobby petrolero internacional estadounidense, lo que constituye una peligrosa provocación contra de la diplomacia bolivariana de paz que desarrolló el Comandante Supremo y Eterno, Hugo Chávez, y sostenida por el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros;

Considerando:

Que la controversia territorial entre Venezuela y Guyana data de más de un siglo de existencia, cuando producto de componendas coloniales e imperiales se despojó a nuestra Patria de un vasto territorio, sujeto desde entonces a reclamación. En este sentido, la República Bolivariana de Venezuela mantiene su posición de considerar nulo e írrito el Laudo Arbitral de París del 3 de octubre del año 1899, debido a lo que se conoce en derecho internacional como “Actos contrarios a la buena fe”, acaecidos por parte del Gobierno británico y de los integrantes del tribunal, siguiendo la aplicación de la máxima jurídica “nullum Quodb Est Nullum Effectum Producit” (De un acto nulo, todos los efectos derivados son nulos);

 

Considerando:

Que en 1835 el Gobierno británico asignó a Robert Hermann Schomburgk la tarea de demarcar el límite occidental de la Guayana Británica, la cual Venezuela no aceptó, ya que colocó toda la cuenca del río Cuyuní dentro de la colonia, reclamando Venezuela todas las tierras al oeste del río Esequibo como su territorio, en base a los límites de la Gran Colombia y los de la Capitanía General de Venezuela, derechos de los que es heredera de acuerdo al principio del Uti possidetis iure (del latín, “como poseéis de acuerdo al derecho, así poseeréis”);

Considerando:

Que en 1897 el Presidente de Estados Unidos de América, Grover Cleveland, utilizó la presión diplomática para que las partes aceptaran un arbitraje viciado, el cual se llevó a cabo en París en 1898 sin representación de ningún venezolano, debido a que tanto el imperio británico como el naciente norteamericano consideraban a nuestra Patria como un país semibárbaro, razón por la cual prefirieron negociar directamente con representantes sajones originarios de Estados Unidos y no con venezolanos a quienes consideraban indios bananeros con olor a trópico y hombres de color semibárbaros con quienes no podían discutir el tema en la misma mesa, logrando así emitir un laudo viciado de nulidad que adjudicó alrededor del 94 por ciento del territorio en disputa a los británicos;

Considerando:

Que ante la plena vigencia del Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966, la República Bolivariana de Venezuela mantiene su posición firme de proseguir con el mecanismo del buen oficiante bajo la figura del Secretario General de las Naciones Unidas, ratificando así el compromiso de solidaridad, hermandad, paz y complementariedad del Comandante Supremo y Eterno Hugo Chávez, y la política exterior bolivariana de paz para consolidar el legado de la unidad latinoamericana. Como bien lo decía el Libertador Simón Bolívar: “La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino”;

Considerando:

Que el pasado 6 de julio de 2015 el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, en Sesión Especial de la Asamblea Nacional, emitió un mensaje histórico a todo el pueblo venezolano haciendo un llamado a la lucha por la defensa del país, en el marco de una situación de agresión y acoso que pretende atentar contra la paz y la seguridad de nuestro país y la región latinoamericana y caribeña, reafirmando el compromiso por la unidad de los pueblos y el fortalecimiento del nuevo sistema de relacionamiento internacional del cual Venezuela es protagonista, en pro de la resolución pacífica de las controversias, así como el uso del diálogo y del derecho internacional como mecanismos de entendimiento bilateral;

Considerando:

Que el Presidente Constitucional de la República, Nicolás Maduro Moros, tomó una serie de medidas políticas y diplomáticas con vista a hacer frente a la escalada de agresión por parte de los poderes internacionales que están tras el Gobierno de la República Cooperativa de Guyana.

Acuerda:

 

Primero: Respaldar la intervención del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela en la Asamblea Nacional, en cuanto que es muestra del compromiso revolucionario con todo el pueblo venezolano y con el respeto de los principios propios de la política exterior bolivariana, consistentes en la paz internacional, la democracia, el respeto a la soberanía y la resolución pacífica de controversias con nuestros países vecinos.

 

Segundo: Rechazar categóricamente los comunicados y declaraciones del Gobierno de la República Cooperativa de Guyana, debido a que constituyen una provocación y atentan contra la diplomacia bolivariana de paz.

Tercero: Apoyar las decisiones políticas y diplomáticas que en el marco de la Sesión Especial del día 6 de julio de 2015, tomó el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, con vista a asegurar la paz y la estabilidad en las relaciones con nuestros países vecinos, en especial con la República Cooperativa de Guyana; tales decisiones fueron: Llamar a consulta a la Embajadora de la República Bolivariana de Venezuela ante la República Cooperativa de Guyana; ordenar al Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores la revisión integral de las relaciones con el gobierno de la República Cooperativa de Guyana; el Presidente Nicolás Maduro Moros entregó una carta, a través de la Cancillería General de la República, al señor Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU,  para la pronta e inmediata designación del Buen Oficiante en el marco del Acuerdo de Ginebra, con el fin de resolver el asunto de la controversia territorial con la República Cooperativa de Guyana; solicitar a la troika de la Celac, bajo la Presidencia pro témpore de Ecuador, la convocatoria al diálogo directo entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Cooperativa Guyana; asimismo, ordenó el despliegue internacional para explicar la justicia del reclamo de la República Bolivariana de Venezuela sobre Guyana Esequiba; en atención a las recomendaciones del Tribunal Supremo de Justicia, el Decreto N° 1787 que crea las Zonas de Defensa Integral, el cual fue sustituido y mejorado en todas sus partes por el Decreto N° 1859 publicado en Gaceta Oficial 40.696 de fecha 6 de julio de 2015, se crea la Comisión Presidencial para Asuntos Limítrofes de la República Bolivariana de Venezuela.

Cuarto: Rechazar la política de dominación internacional que protagoniza la transnacional petrolera ExxonMobil y los aparatos políticos de los Estados Unidos de América, los cuales pretenden violentar la soberanía nacional y la dignidad del pueblo venezolano, utilizando como vía el recientemente conformado gobierno de la República Cooperativa de Guyana.

Quinto: Unirnos al llamado del Presidente Constitucional de la República, Nicolás Maduro Moros, a la unidad nacional y al debate político y académico en todo el país, en torno a la controversia territorial con la República Cooperativa de Guyana, y fomentar desde esta instancia legislativa una cultura de paz y de respeto a la dignidad de nuestro pueblo y de toda Nuestramérica.

Sexto: Ratificar el respaldo a lo expresado por el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, cuando afirmó: ‘Dentro del Acuerdo de Ginebra, todo; fuera del Acuerdo de Ginebra, nada’.

Séptimo: Dar publicidad al presente Acuerdo

Dado, firmado y sellado en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, en Caracas a los catorce días del mes de julio del 2015. Años 205° de la Independencia, 156°
de la Federación y 16° de la Revolución Bolivariana.

DIOSDADO CABELLO RONDÓN

Presidente de la Asamblea Nacional

ELVIS AMOROSO

Primer Vicepresidente

TANIA DÍAZ GONZÁLEZ

Segunda Vicepresidenta

FIDEL ERNESTO VÁSQUEZ I.

Secretario

ELVIS HIDROBO

Subsecretario

EL SECRETARIO (FIDEL ERNESTO VÁSQUEZ I.)

Es todo, compatriota Presidente Diosdado Cabello.

EL PRESIDENTE.– Tiene la palabra el diputado Williams Dávila.

DIPUTADO DÁVILA (WILLIAMS).– Ciudadano Presidente, colegas Diputados y Diputadas: Este tema siempre ha sido interesante y muy importante porque tiene que ver con el desarrollo de la política anticolonialista tanto de América Latina como de Venezuela.

El Padre de la Patria, Simón Bolívar, en 1817 decretó la provincia de Guayana como nuestra, incluso en un nuevo Decreto estableció la octava estrella de la Bandera Nacional.

En el desarrollo del tiempo observamos cómo el imperio británico, después que adquirió esos terrenos de Holanda, de 20.000 millas cuadradas, cuando se produjo el laudo arbitral de octubre de 1899 ya se hablaba de más de 50.000 millas, apenas le habían dejado 5.000 millas a Venezuela, en lo que corresponde a la desembocadura del río Orinoco.

Es bueno recalcar lo siguiente: En el desarrollo de las contradicciones internas de la política de Guyana –sobre todo en los tiempos en que Cheddi Jagan y Burnham tenían aquella pelea interna, uno de ellos incluso se oponía a que el imperio británico le otorgara la independencia a Guyana –en aquel entonces– Británica–, el gobierno democrático de Rómulo Betancourt, consecuente con su política anticolonialista desarrollada en la XX Conferencia Americana de la Organización de Estados Americanos (OEA) y que dio nacimiento a la Carta de la OEA, mantuvo siempre una posición de apoyo a la independencia de Guyana. Nunca nos opusimos a la independencia de Guyana; sin embargo, sí sucedió, como acabo de señalar, por los problemas de la política interna en Guyana.

Dicen los historiadores que el reclamo se inicia con el discurso de Carlos Sosa Rodríguez, exembajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas, cuando en 1962 produjo una alocución ante el Comité Especial de las Naciones Unidas –que hoy no existe–, en donde utilizó una frase que marcó la doctrina de la reclamación y le exigió a la ONU que resarciera el reclamo que Venezuela venía haciendo porque habían cometido –la Inglaterra de aquella época y el laudo arbitral– una injusticia histórica con Venezuela. Es decir, que a la par de la denuncia que posteriormente hizo el canciller Marcos Falcón Briceño por ser írrito y nulo el laudo, seguían todas las negociaciones diplomáticas. En 1966, en el gobierno de Raúl Leoni, se firmó el Acuerdo de Ginebra.

¿Por qué menciono estas cosas? Porque estos presidentes tuvieron claro el principio fundamental en derecho internacional: el silencio otorga. La quiescencia en derecho internacional le da propiedad al otro.

En 1968, en la isla de Anacoco se construyó una pista de aterrizaje cerca del río Cuyuní. Asimismo, hubo una serie de acciones y de actuaciones de los gobiernos democráticos para evitar que la quiescencia se produjera.

Menciono ese elemento fundamental porque quiero ratificar lo siguiente: Guyana no tiene derecho de fundamentar su desarrollo sobre la base del despojo y del desconocimiento de los derechos legítimos soberanos de Venezuela, Patria que fue víctima del imperialismo británico y de las composiciones globales de la política en Asia.

En aras de la verdad histórica hay que señalar lo siguiente: No solamente es la ExxonMobil la que tienen intereses geoeconómicos en esa zona en reclamación, también existe una empresa China –y ustedes lo saben– porque salió publicado que en el año 2014 la Exxon Exploration and Production Guyana Limited, 45% filial de la de ExxonMobil, fue elegida por el gobierno de Guyana para el nuevo contrato exploratorio en el Bloque Stabroek por 10 años más, junto a su socia Hess Guyana Exploration Limited, 30% filial de Hess Corporation, y la CNOOC Nexen Petroleum Guyana Limited, 25% filial de la estatal China National Oxford Corporation. Es la verdad histórica.

Nosotros estamos de acuerdo con lo que dijo el Presidente Maduro en su alocución del lunes pasado, referente a las medidas políticas que fueron anunciadas, pero eso no quiere decir que por estar de acuerdo ustedes no asuman la responsabilidad histórica que tiene su propio silencio, el cual nos llevó a la situación actual de tensión entre Guyana y Venezuela. Veamos la realidad de las cosas, aunque le moleste a uno de los que hablaron antes de mí: Para nadie es un secreto que en el año 2004 el propio Presidente Chávez había dicho que no tenía ningún problema en que se produjeran inversiones extranjeras de multinacionales en la Zona en Reclamación, echando ustedes por tierra 40 años de diplomacia social y diplomacia democrática de Venezuela.

¿Y que dijeron ustedes en el 2007? Llegaron con un chovinismo revolucionario eterio, diciendo que la reclamación era producto de las presiones de los Estados Unidos para desestabilizar el Gobierno. Ahí se equivocó el Presidente Chávez, porque no era el gobierno de Burnham en ese momento, era el gobierno de Cheddi Jagan y más bien se dio un acuerdo –como ya les dije– para firmar el Acuerdo de Ginebra entre los ingleses, Guyana y Venezuela. No fue solamente esa situación, sino que en septiembre de 2011 la Cancillería guardó silencio cuando Guyana se dirigió al Comité de Limites Especiales de las Naciones Unidas, para solicitar una extensión de 200 a 350 millas náuticas de la plataforma continental y eso nos afecta la salida de la plataforma continental de la zona económica exclusiva de la fachada atlántica. Si somos nacionalistas, le exijo al Presidente Maduro envíe una nota diplomática diciéndole al Presidente de Guyana que la fachada atlántica es Venezuela y no es ningún empresa petrolera.

Por supuesto, por el calor de una campaña electoral que viene ya por allí –que ustedes saben que están derrotados– comienzan a politizar el tema y comienzan a crear un nuevo decreto, ante el decreto Obama, ante el decreto tal, ante el otro decreto, porque nosotros somos antiimperialista y nacionalistas, nosotros estamos claros en nuestras posiciones; lo que pasa es que no utilizamos el nacionalismo y el chovinismo nacionalista para ocultar los gravísimos problemas económicos y sociales que existen en Venezuela.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Tiene 30 segundos, diputado.

DIPUTADO DÁVILA (WILLIAM).– Puede darme usted un segundo, pero el pueblo nos da 100 años de historia.

Muchas gracias, ciudadano Presidente.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Tiene la palabra el diputado Eduardo Piñate

DIPUTADO PINATE (EDUARDO).– Buenas tardes, camarada Presidente; compañero de la Junta Directiva; Diputados y Diputadas de la bancada revolucionaria; Diputados y Diputadas de la oposición; compañeros estudioso de la problemática, invitados especiales; compañeros y compañeras que nos visitan hoy, un saludo revolucionario, bolivariano y chavista a todas y todos: El tema que estamos debatiendo es un problema del más alto interés nacional y uno tiene que hacer un esfuerzo por mantener la mesura, la serenidad frente a la tergiversación de la historia que ha intentado hacer el diputado que me antecedió.

El discurso que dio el Presidente Nicolás Maduro aquí, el lunes 06 de julio, es un discurso de profundidad desde el punto de vista jurídico, histórico, doctrinario y conceptual, que recoge elementos esenciales –a mi modo de ver– bien importantes en este debate: lo que ha sido la posición que históricamente ha mantenido Venezuela frente a la situación del elemento territorial, la controversia territorial que tenemos con Guyana desde el siglo XIX, primero, con el imperio británico y luego Guyana.

El compañero Presidente Nicolás Maduro ratificó en todas su partes lo que ha sido esa línea de conducta histórica del Gobierno, del pueblo de Venezuela frente a esta controversia territorial y luego ratificó también una conducta que ha sido fundamental en la política exterior del Gobierno revolucionario, primero con el Comandante Supremo Hugo Chávez y luego con el propio Presidente Nicolás Maduro, que es el sostenimiento, la lucha y la diplomacia de paz como un elemento fundamental, que en el marco del derecho internacional se levanta para resolver los problemas, las controversias y las diferencias internacionales.

Nosotros, en primer lugar, queremos decir lo siguiente, Presidente: El despojo que hizo el imperio británico contra Venezuela, a partir de los años 30, lo hace, entre otras cosas, partiendo de una situación histórica y política, que no es la de hoy, en el siglo XIX. Luego de la muerte del Libertador, de la traición de las oligarquías con el proyecto bolivariano, se desarrolla, se desata en Venezuela y en todo el continente una situación de inestabilidad política, de guerras civiles, de luchas entre caudillos que debilitaron, empobrecieron, económica y políticamente, a estos territorios frente al imperio británico, que en aquel momento era el imperio colonial más importante de la época.

Esto es unos elementos que explican el despojo que hace el imperio británico de las tierras situadas en el territorio de la Guyana Esequiba, que como efectivamente lo decía el compañero Earle Herrera, dentro de las cosas que hay que reivindicar una es que la Constitución Bolivariana aprobada en 1999, a propósito de los que dicen que no hemos hecho nada en el Gobierno Bolivariano, recoge un principio fundamental en el artículo 10 y hay que volverlo a leer porque parece que se les olvida.

El artículo 10 establece:

 

“Artículo 10. El territorio y demás espacios geográficos de la República son los que correspondían a la Capitanía General de Venezuela antes de la transformación política iniciada el 19 de abril de 1810, con las modificaciones resultantes de los tratados y laudos arbitrales no viciados de nulidad”.

Y alguien puede decir que cuando el constituyente y el Comandante Supremo Hugo Chávez enviaron la propuesta a la Asamblea Nacional Constituyente, y alguien puede decir que cuando la aprobó el constituyente no estaba pensando, entre otras cosas, en la Guayana Esequiba, usurpada por el  imperio británico y que heredó el Gobierno actual de la República Cooperativa de Guyana sin el consentimiento, sin la aprobación de la antigua República de Venezuela, hoy República Bolivariana de Venezuela.

El compañero Earle Herrera, quien señalaba algunos hitos, de los cuales algunos están recogidos en este texto que mencionó el compañero Presidente Nicolás Maduro.  Y para aquellos que dicen que no hemos hecho nada y que la diplomacia de la Revolución Bolivariana se ha mantenido en silencio todos estos años, el 19 de marzo del año 2000 el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, expresó en su programa dominical Aló Presidente la oposición del Gobierno de Venezuela a la instalación de una plataforma de lanzamiento de cohetes en el Territorio Esequibo, asunto que lo estaba gestionando en aquel momento ante la administración de los Estados Unidos, porque ese territorio está en reclamación.

El 3 de julio de ese mismo año 2000 –óigame diputado que me antecedió– en la alocución durante el acto de creación de la Universidad Nacional Experimental Marítima del Caribe, el Presidente Hugo Chávez Frías afirmó que, cito: “Venezuela no permitirá que se instale en ese territorio que es venezolano –que es venezolano– una base de lanzamiento de cohetes, eso no lo toleraremos, el Esequibo es nuestro desde que el mundo es mundo y ejerceremos nuestra soberanía”. Hugo Chávez Frías, 3 de julio del año 2000. (Aplausos).

Luego, el 23 de octubre de ese año 2000, el Presidente de la Compañía Beal Aerospace Technologies Inc Andrew Beal informó la decisión –óyeme, diputado de oposición– de cesar operaciones comerciales con Guyana, debido a la instalación de una base de lanzamiento de cohetes en la zona en reclamación. Esto fue por el tema de la instalación de la base de lanzamiento de cohetes en el territorio de la Guayana Esequiba.

El 30 de septiembre del año 2011 en Puerto España –y aquí miente descaradamente el diputado que me antecedió, tuerce la verdad histórica, la retuerce como lo hacen los socialdemócratas toda la vida– se produce la declaración conjunta de la Ministra de Relaciones Exteriores de la República Cooperativa de Guyana, Carolyn Rodrígues-Birkett, y el Ministro del Poder Popular para las Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, donde ambos ministros reconocen que la delimitación –óigame diputado que me antecedió– de fronteras marítimas entre los dos Estados sigue siendo un tema pendiente, y coincidieron en que dicha delimitación requerirá negociaciones. Es decir, la definición del espacio marítimo entre Venezuela y Guyana no está resuelta en tanto la controversia territorial se mantenga, por eso es que el diputado que me antecedió miente y tuerce la verdad histórica y aquí tenemos los elementos a mano.

El 10 de octubre de 2013 –ya bajo la Presidencia del compañero Presidente obrero Nicolás Maduro– se produjo el incidente con el buque de investigación oceanográfica RV Teknik Perdana cuando incursiona en aguas jurisdiccionales de Venezuela, esto genera una protesta por parte de Guyana, y aunque el buque es dejado en libertad pocos días después, recuerden que fue llevado a la Isla de Margarita, este hecho evidencia la necesidad de retomar las negociaciones por referendo limítrofe.

Es decir, nosotros, en primer lugar, desde que el compañero Comandante Supremo Hugo Chávez llegó a la Presidencia de la República, mantuvo vigente la posición de Venezuela con relación a la controversia territorial con la Guyana, siguiendo la tradición histórica que comenzó en 1811 cuando la Constitución de ese año definió al territorio nacional como el que correspondía a la Capitanía General de Venezuela, antes de las transformaciones políticas que se iniciaron el 19 de abril de 1810, de manera que eso se ha mantenido en todas las constituciones.

Hoy estamos en presencia de una provocación, en presencia de un agravio de parte del nuevo Gobierno de la República Cooperativa de Guyana, y no tenemos ninguna duda, y no tenemos ningún miedo, y no tenemos ningún problema en decirlo, que detrás de esa provocación está la ExxonMobil y está el Departamento de Estado y el Pentágono de los Estados Unidos de Norteamérica, está la administración norteamericana, porque se corresponde con la misma línea que comenzó, por ejemplo, con el Decreto Ejecutivo del Presidente Barak Obama del 9 de marzo de este año.

EL PRESIDENTE. (DIOSDADO CABELLO RONDÓN) – Le quedan 30 segundos, ciudadano diputado. Continúe.

DIPUTADO  PIÑATE (EDUARDO).– Voy redondeando, compañero Presidente.

Entonces, queremos decir lo siguiente para finalizar: Esta bancada revolucionaria respalda en todos sus términos el planteamiento hecho por el Presidente obrero Nicolás Maduro aquí el día 6 de julio, y además va a votar con los dos brazos en alto el Proyecto de Acuerdo que fue presentado por el compañero diputado Earle Herrera.

Es todo, compañero Presidente. (Aplausos).

EL PRESIDENTE. (DIOSDADO CABELLO RONDÓN)– Gracias, señor diputado, usted es un historiador.

Tiene la palabra el diputado Andrés Velásquez.

DIPUTADO VELÁSQUEZ (ANDRÉS).– Ciudadano Presidente, colegas Diputados y Diputadas: Debo recordar aquí y es oportuno hacerlo, que hace aproximadamente dos meses planteé en esta Cámara este debate. Planteé en sesión abierta o privada una reunión con la Cancillería y con el Ministerio del Poder Popular para la Defensa, y se me respondió que estaba promoviendo un conflicto con los Estados Unidos, fue la respuesta que se dio a esta bancada democrática de unidad.

Y voy más atrás, una comisión de parlamentarios en un legítimo acto de soberanía, en el mes de noviembre del año 2013, acudimos hasta San Martín de Turumbán, cruzamos el río Cuyuní, fuimos a territorio Esequibo y fuimos a la isla de Anacoco para llamar la atención al Gobierno Nacional, en relación con lo que estaba ocurriendo con los contratos que estaba estableciendo el Gobierno de Guyana en perjuicio del reclamo territorial de Venezuela. Eso lo hicimos junto a distintos especialistas que comulgan con el Gobierno y otros que no comulgan, hicieron llamados de atención en relación con el tema y, bueno, se hizo caso omiso del asunto.

Pues bien, sobre esto quiero señalar lo siguiente: esto es un asunto de Estado, esto no es un asunto de Gobierno o de oposición, ¡Entiéndanlo! Es un asunto de Estado que involucra a todo el país. Por tanto, este Proyecto de Acuerdo en nuestra opinión, y así lo propongo, necesita de una comisión de estilo, de redacción, que permita que ustedes tengan una opinión en relación con el mismo, porque considero que está bueno ya de que ustedes vengan aquí con estos acuerdos elaborados y que nosotros tengamos que votarlos a juro, y porque sí.

En ese sentido, por ser un asunto de Estado y porque daría muy mal mensaje y una muy mala señal, el hecho de que ustedes estén planteando este asunto como un problema de que unos  están de acuerdos y otros que no lo están, tratando de sacarle provecho político electoral a esto, porque creo que en Venezuela no hay, y así lo afirmo, un solo venezolano que no esté alineado al éxito del reclamo territorial venezolano, porque es legítimo y porque el Esequibo es de Venezuela.

Estamos en función de que parte del contenido de este Acuerdo, estamos totalmente –tal como lo dijo el diputado Williams Dávila– de acuerdo con las iniciativas propuestas por el Gobierno Nacional y es por lo que me preocupa que aquí se estén haciendo alusiones a que la derecha, a los apátridas o cosas por el estilo, porque eso nos obliga exactamente a decir lo que dijo el diputado Williams Dávila, si esto no lo asumimos como un asunto que nos compromete a todos, por supuesto que estoy obligado a decir –porque así lo creo– que una política exterior torpe, contradictoria y confusa del Gobierno es lo que nos coloca en esta situación en que hoy nos encontramos en relación al reclamo que tenemos y que, por supuesto, desmejora sin duda alguna nuestra condición; una política exterior permisiva, complaciente y sustentada en acuerdos comerciales con el propósito de lograr apoyos políticos, que es lo que hoy día nos tiene aquí. Y aquí se ha hecho alusión a lo que ha dicho el Presidente Hugo Chávez en relación al tema del territorio Esequibo en el año 2000, pero en el año 2004, como lo dijo el diputado Williams Dávila, el 21 de febrero exactamente dijo que “el reclamo limítrofe no puede estar opuesto a desarrollos de proyectos en territorio Esequibo”. Cita textual.

Y adicionalmente, el 7 de febrero del año 2008, luego de una reunión con el Canciller, el Embajador de Guyana Odeen Ishmael declaró que Hugo Chávez podría dar un paso adelante para retirar el reclamo del Esequibo. En el año 2008, dicho y declarado por el Canciller.

Pues bien, creo que este no puede ser el centro del debate; el centro del debate para nosotros es que todo el país esté alineado en esto y, en consecuencia, la actuación del Gobierno es fundamental, porque debe ser seria y responsable, además no puede ser pervertido el debate en relación a este tema para usarlo como un asunto de política interna en un determinado momento electoral.

En este sentido, es por lo que ratifico la comisión de estilo para que nos pongamos de acuerdo y que podamos sacar con nuestro punto de vista y dando por hecho que aprobamos buena parte de lo que está allí, con relación a las iniciativas anunciadas por el Presidente, que ustedes tengan esa seriedad en el tratamiento del asunto para que no nos pase como el hecho de tener que estar revisando decretos a la mitad del camino, como en el caso del 1.787, que en medio del problema hubo que estarlo corrigiendo, enderezándolo y eso da muy mala señal.

Concluyo con la siguiente propuesta, que es un acto soberano y nacional al que tenemos derecho, con dos propuestas. Aquí entregamos –meses atrás– el Proyecto de Ley para la Defensa y Desarrollo de la Fachada Atlántica de Venezuela, por favor, desempólvenla y, adicionalmente, anunciamos que vamos a presentar el Proyecto de Ley que crea el estado Esequibo para que esta Asamblea Nacional también lo aborde, al cual tenemos derecho y es un legítimo deseo y una legítima aspiración de acuerdo a nuestra Constitución por parte del pueblo de Venezuela.

Es todo, ciudadano Presidente.

EL PRESIDENTE. (DIOSDADO CABELLO RONDÓN)– Tiene la palabra el diputado Yul Jabour.

DIPUTADO JABOUR (YUL).– Ciudadano Presidente y colegas Diputados: Cuando comenzamos esta sesión nos reunimos con la fracción de diputados de la oposición, en el ánimo de que pudiéramos lograr votar este Proyecto de Acuerdo por unanimidad. Hubo el planteamiento, la discusión y allí se evidenció una vez más, compañeros diputados, Presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, pueblo de Venezuela, que los intereses que defienden estos sectores del bipartidismo van en confrontación de los del pueblo venezolano porque se pretendía que nosotros en el Proyecto de Acuerdo obviáramos el papel integracionista que el Presidente Comandante Hugo Chávez impulsó por la unidad latinoamericana y caribeña; se pretendía, por estos sectores, que no denunciáramos la actuación histórica del imperialismo norteamericano y de sus instrumentos como la ExxonMobil, en contra de los intereses de nuestro pueblo y no denunciáramos el saqueo histórico que se ha producido en contra del nuestro pueblo; querían que obviáramos eso. Ese era el planteamiento que hacía la oposición.

Allí dijeron: bueno, déjame ver si podemos votar esto, déjanos ver cómo resolvemos eso. No sabemos qué orientación recibió esa oposición ni quién los llamó, si los llamaron como otras veces, pero lo que sí es cierto y lo que reiteramos aquí frente a nuestro pueblo, que es con quien tenemos compromiso, es que no estamos dispuestos a lograr una política traicionando a los intereses del pueblo venezolano, traicionando el legado de Simón Bolívar y del Comandante Hugo Chávez con todo lo relativo a la integración latinoamericana y caribeña. En eso estamos bastante claros los diputados revolucionarios bolivarianos y bolivarianas, en eso no se transige, en eso no hay convenio que valga, eso no es un problema de estilo, diputado, eso es un problema de fondo que tiene que ver con los intereses que defendemos cada una de las partes, eso tiene que ver con los intereses a los que respondemos cada uno de los diputados y diputadas que estamos aquí.

Ustedes históricamente han defendido los intereses de los grupos económicos que han saqueado a este país, que han expoliado a los venezolanos y venezolanas de sus riquezas y aquí de este lado los venezolanos y las venezolanas que siempre hemos defendido ese legado bolivariano de integración, de unidad latinoamericana y caribeña y de defensa de la soberanía y la integración territorial. Ese es el conflicto que hoy se presenta aquí, camaradas, compañeros y pueblo de Venezuela.

Este no es un problema únicamente limítrofe como lo ha querido presentar históricamente todo el período oligárquico burgués y el bipartidismo, este es un problema político que tiene esencia política y como tal debe ser tratado. Se pretende que esto lo tratemos de manera meramente jurídica y técnica, que vayamos avanzando en lo que ha significado una provocación, como se ha dicho aquí por el diputado Earle Herrera y por el diputado colega Eduardo Piñate, histórica del imperialismo en contra de nuestros pueblos, azuzando conflictos limítrofes, en este caso entre la Guayana y nuestro país Venezuela, pero es el instrumento que ha utilizado históricamente contra los pueblos entre los países de Nuestra América y los países del mundo.

Ciudadano Presidente, con su venia, solicito que se nos transmita un video del Comandante Hugo Chávez, quien denunció la actitud histórica en el seno de las Fuerzas Armadas, en donde oficiales norteamericanos llegaron a las guarniciones a dar orientación de cómo actuar, y en el caso específico de la controversia territorial hay una denuncia y una explicación por parte del Presidente Chávez.

(Inicio de transmisión del video).

“- Presidente Hugo Rafael Chávez Frías:

 

Mira, Leonel, está en documentos pero yo lo viví. Cuando gobernaba Guyana aquel hombre de izquierda llamado Forbes Burnham, casi hay guerra entre Venezuela y Guyana; una vieja reclamación territorial que casi nadie recordaba, porque viene de tiempos inmemoriales, desde que estaba ahí la Guayana Inglesa hasta el Esequibo comenzó a ser desempolvada, y venían oficiales norteamericanos, lo recuerdo porque era apenas un alférez por graduarme y estaba haciendo curso básico de comunicaciones, y nos dieron una conferencia sobre el caso de Guyana. ¿Quién la dio? Un oficial gringo.

 

Los gringos tenían presencia, tenían comandos y mandaban en la Fuerza Armada venezolana hasta hace 8 años que eso comenzó a desactivarse; dirigían operaciones, dirigían ejercicios de entrenamiento, adoctrinaban a nuestros militares para la represión, estaba la Escuela de las Americas. Todo eso hay que enmarcarlo.

 

Yo recuerdo que casi hay guerra, y ahora, después de 30 años sale la verdad. Nos querían utilizar para invadir Guyana en nombre de aquel reclamo territorial, para derrocar al gobierno de Forbes Burnham, un gobierno de izquierda, –y eso está en documentos, debo incluso conseguir unos documentos allá en Guyana– y eso era con complicidad de guyaneses de la derecha, algunos militares y otros civiles, contra su propia Patria, solo para sacar a un gobierno de izquierda que fue elegido. Eso hay que decirlo, por cierto.

 

Después estuvo aquel señor Cheddi Jagan, yo conocí a su viuda que fue Presidenta. Cuando yo asumí, ella era Presidenta, es una buena amiga…”.

 

(Fin de transmisión del video).

Ciudadano Presidente, el 2 de enero de 1969 se incentivó una insurrección, la Rebelión de Rupununi, que fue propiciada por el gobierno de turno, de Raúl Leoni. Indudablemente, sabemos cómo actuaba el imperialismo en esas décadas y en esos años, frente a los países latinoamericanos y caribeños, y eso buscaba debilitar y generar un golpe de Estado contra un presidente guyanés que se había declarado antiimperialista, Forbes Burnham.

Así era como actuaban esos gobiernos bipartidistas, esos gobiernos puntofijistas, al servicio del imperialismo norteamericano y en contra de nuestro pueblo.

En cada una de sus actuaciones veíamos, por ejemplo, la expresión de esa traición puntofijista que hicieron al pueblo venezolano. La victoria del 23 de enero de 1958 también fue expresada con acciones de este tipo, eran acciones propulsadas por los gobiernos de turno para tratar de debilitar a las fuerzas patrióticas antiimperialistas. Ya la ciudadana Janet Jagan, quien fue Presidenta de la República Cooperativa de Guyana, lo alertaba en el año 1971 cuando visitó nuestro país como invitada al IV Congreso del Partido Comunista de Venezuela.

Estos son documentos históricos. En la página 384 Janet Jagan dijo: “El conflicto fronterizo entre Guyana y Venezuela fue planteado deliberadamente para usarlo como un arma contra la fuerza antiimperialista, cuando se hacen suficientemente fuertes para amenazar sus intereses”.

Esa es la verdadera razón de que hoy se esté de nuevo reavivando esta controversia territorial que lleva más de un siglo. La realidad es que los procesos de integración latinoamericana y caribeña, que se han venido impulsando a lo largo de estos 15 años, hoy cobran una fuerza indoblegable, hoy han avanzado de manera sistemática, de manera coherente, de manera cohesionada, en función de la defensa de los intereses de nuestros pueblo. Ese es el verdadero motivo y la verdadera razón, ese es el origen del decreto de Barack Obama que fue promulgado en marzo de este año; pero como tuvo una respuesta contundente de los pueblos, de las organizaciones internacionales y de los gobiernos aliados, se replantean una nueva estrategia.

Recordemos, camaradas, compañeros, pueblo de Venezuela, la reunión que se dio en Washington, dirigida por el Vicepresidente de los Estados Unidos, “Joe” Biden, quien planteó el 26 de enero de este año que Venezuela ya no era un surtidor confiable para los países del Caribe, que había que buscar nuevas alternativas.

Luego hubo la reunión en el contexto de la VII Cumbre de las Americas, en Jamaica, dirigida directamente por Obama, y que fue un fracaso por la respuesta de la Caricom, porque se planteó prácticamente lo mismo, que había que buscar un nuevo formato y que ellos estaban dispuestos a suplir Petrocaribe. ¿Qué se busca con esta política? Se busca transpolar lo que ellos plantearon en un primer momento, que Venezuela era una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos y que gobiernos, hoy subordinados al imperialismo como los que están actuando en Guyana, se plateen que Venezuela es una amenaza para los vecinos. Ese es el papel que juegan los instrumentos del imperialismo a través de los medios de comunicación, es la campaña internacional.

Nosotros, Presidente Diosdado Cabello, desde la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional, hemos establecido un cronograma de acción en el ámbito nacional e internacional, para debatir con todo nuestro pueblo, informarle de estos acontecimientos y desmontar todo lo que ha significado la campaña de satanización con la que se ha tratado de ilegitimar a las instituciones del Estado venezolano.

Quiero señalar desde aquí, compañeros diputados y diputadas, que el Gobierno revolucionario, liderado en su primer momento por el Comandante Hugo Chávez y hoy por el Presidente Nicolás Maduro, jamás, ni un segundo a lo largo de estos años, ha dejado de defender a la Patria venezolana ni los intereses de los venezolanos y venezolanas, latinoamericanos y caribeños.

El imperialismo hoy nos quiere plantear que la Patria es únicamente ese territorio en reclamación. Estamos claros que ese territorio le pertenece, por derecho, a Venezuela, pero queremos reiterar que para los revolucionarios y revolucionarias, sin dejar de lado la defensa de nuestro Esequibo, está en el primer orden de la batalla y lucha que la Patria Grande es América y que la unidad latinoamericana y caribeña es esencial para seguir avanzando en los procesos que se viven en nuestro país.

Bien claro lo tenía el Comandante Hugo Chávez, quien expresó el día 19 de marzo del 2009 –ya voy a culminar, ciudadano Presidente– lo siguiente: “Venezuela tiene títulos históricos, Venezuela tiene derechos históricos, jurídicos, sobre el territorio Esequibo. No es culpa del hermano pueblo de Guyana esa situación. Nosotros eso lo comprendemos”.

El Comandante Chávez comprendía que era una cuña del colonialismo y del imperialismo actual que estaba en el corazón del motor de la construcción de instrumentos de integración latinoamericana y caribeña, como es Venezuela.

Por eso, desde un primer momento se planteó darle el tratamiento político y no el tratamiento guerrerista ni el tratamiento belicista que hoy sectores de la oposición, con discursos chovinistas, con discursos patrioteros, quieren venir a imponer aquí, haciendo un show frente al pueblo venezolano.

Esos acuerdos en materia de cooperación que se han establecido entre nuestros pueblos, como el proyecto de configuración del eje vial del escudo Guayanés, son parte de esa política de integración latinoamericana y caribeña. De igual manera, están el Proyecto de Mejoramiento de la Cadena de Frío para los sectores no tradicionales y lácteos, el Acuerdo Energético de Petrocaribe, el Centro de Rehabilitación y Reinserción Social, la Comisión Mixta sobre Drogas Venezuela-Guyana, el Memorando de Entendimiento para la creación del Comité de Preservación, Investigación y Solución de incidentes pesqueros y el Plan de becas internacionales de Fundayacucho.

Repito, esa es la política que ha llevado a cabo el Gobierno revolucionario, una política basada en la cooperación, solidaridad y complementariedad entre nuestros pueblos.

 

Nosotros, desde esta Asamblea Nacional, queremos hacer un llamado a los sectores progresistas, a los sectores revolucionarios, al hermano pueblo de Guyana a impedir la escalada guerrerista, belicista y provocadora de la oligarquía subordinada al imperialismo y a voceros del gobierno de Guyana. Son los mismos voceros los que actúan aquí como derecha y oposición venezolana, y tratan de usar este conflicto con un discurso belicista. Ese no es el discurso revolucionario, ni bolivariano…

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).–. Le restan 30 segundos, diputado.

DIPUTADO JABOUR (YUL).– Nuestro discurso es el de la unidad latinoamericana y caribeña.

Ya para culminar, queremos proponer, ciudadano Presidente, seguir avanzando en ese desarrollo binacional entre los pueblos, bajo los principios de solidaridad y complementariedad y con el auspicio de la CELAC, la ALBA, Unasur y Petrocaribe, sin la presencia de transnacionales y corporaciones que puedan expoliar y seguir aprovechando nuestros recursos. Es nuestra responsabilidad histórica seguir actuando como lo hemos venido haciendo, con ecuanimidad y responsabilidad para no servir a los instrumentos del imperialismo y a esta política que solo favorece al complejo industrial-militar, a las trasnacionales y corporaciones en función de acumular sus riquezas.

 

Es todo, ciudadano Presidente.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Tiene la palabra el diputado Luis Barragán.

DIPUTADO BARAGÁN (LUIS).– Buenas tardes, señor Presidente, colegas Parlamentarios: Una nota previa. Se habla de Burnham y, por supuesto, la edición que han depurado los parlamentarios de un libreto que no puede aparecer, por ejemplo, de los estudios de Sadio Garavini sobre la política exterior guyanesa.

Para la mayoría de los parlamentarios oficialistas la materia constituye toda una novedad, mientras que para la bancada democrática de la oposición constituye una vieja preocupación, un sentimiento patriótico sobre el que hemos reflexionado y meditado, que nos da suficiente fuerza moral para clamar por los justos y legítimos derechos del pueblo venezolano, un territorio que, incluso, tiene más de 30 constituciones bajo el principio del uti possidetis iuris, pertenece a nuestra nacionalidad.

Varia veces la bancada democrática de la oposición ha planteado el debate con la negación de la mayoría oficialista. Incluso, el 9 de junio del presente año, preocupados por el silencio que trata de imponer el oficialismo, más de 30 parlamentarios de la oposición hicimos una solicitud a la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración, pidiendo la palabra para referirnos responsable, seria y sobriamente al tema. Es una petición que se corresponde con una visión que tiene la bancada opositora: el tema, lejos de partidizarse, de reducirse a la miserable dimensión político-ideológica de turno, debe responder a una convincente, sobria y coherente política de Estado; no podemos extraviarnos porque se trata de la historia venezolana y se trata de la responsabilidad que tenemos con las generaciones sucesivas.

Podemos hacer distintas observaciones: el retiro del Embajador en Guyana, la revisión de las relaciones con Guyana e incluso todo lo que respecta al Buen Oficiante. Eso lo pudo haber hecho la Cancillería venezolana antes de que viniese el Presidente Maduro con su largo monólogo a esta Cámara, a explicar situaciones que nuestra ineficaz Cancillería no ha podido responder; pero como se trata de una política de Estado que estamos reclamando y que reclama con fuerza el pueblo venezolano hablamos de aportes.

El diputado Velásquez habló del Proyecto de Ley de Defensa y Promoción de la Fachada Atlántica; además, los diputados del estado Bolívar, partiendo del municipio Sifontes, han planteado un Proyecto de Ley Especial del Estado Esequibo. Les agradecemos mucho la invitación que nos hicieron para conocer e intercambiar ideas sobre la materia, ya que es un proyecto elaborado por un especialista en materia constitucional como es el doctor Sergio Urdaneta.

Como se trata de hacer aportes y para que no nos sorprendan situaciones sobrevenidas, hemos incluso sugerido la necesidad de que la bancada democrática de la oposición sea integrante del Consejo Nacional de Defensa como miembro no-permanente, porque esta representación popular, irreductiblemente plural, necesita enterarse de la situaciones y circunstancias que pueden, por un descuido o por una decisión irresponsable, generar una tragedia. Insistimos, con mucha serenidad, aplomo, seriedad, sobriedad y sentido venezolanista que hay que tomar, meditar y reflexionar sobre este tema para poder defender convincentemente nuestro territorio.

Para quienes pasamos el Cuyuní y sentimos la emoción de pisar territorio venezolano, por supuesto, este no es un tema baladí, pasajero y presto para el discurso y la propaganda gubernamental; pero quienes estuvimos en Anacoco les decimos que a nosotros nadie nos hecho el cuento, ustedes tienen que visitar ese territorio para que alguna vez se sientan realmente venezolanos como legítimamente nos sentimos quienes de este lado estamos asumiendo con responsabilidad una materia delicada que merece la atención, la consideración, la sindéresis, la moderación, la prudencia y la discreción.

 

Es todo, ciudadano Presidente, colegas Parlamentarios.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Tiene la palabra el diputado William Fariñas.

DIPUTADO FARIÑAS (WILLIAM).– Buenas tardes, camarada Presidente de la Asamblea Nacional; compañero y compañera de la Directiva de la Asamblea Nacional; Diputados patriotas, bolivarianos y chavistas: ¡Viva Chávez!, lo decimos con mucho orgullo; y un saludo a los Diputados de la oposición venezolana.

 Lo afirmaba muy bien el diputado Yul Jabour y hay que darlo como testimonio al pueblo venezolano. Hoy en la mañana hubo una reunión para revisar este Proyecto de Acuerdo y hubo dos cosas que fueron inaceptables por nosotros: primero, querían sacar el nombre de nuestro amado Comandante Hugo Chávez y no lo aceptamos; segundo, querían sacar a la ExxonMobil. Eso hay que dejarlo como testimonio a la historia.

Por esa razón, hoy queremos darle a nuestro pueblo la información cierta de esta situación. En primer lugar, queremos reconocer el esfuerzo que ha hecho el Presidente Nicolás Maduro como Jefe de Estado porque es el primer Presidente de la República en la historia venezolana que ha venido al Parlamento Nacional a informarle a nuestro pueblo sobre la controversia territorial que tenemos sobre el Esequibo.

Y hemos visto en estas últimas semanas, mis compatriotas, y hay que decirlo así, porque se ha puesto esta situación en un punto álgido y apremiante, ya que ha llegado un Gobierno guerrerista a la República Cooperativa de Guyana, ha llegado un jefe de Gobierno, un brigadier general formado en el Corp College en Washintong, Estados Unidos, ha sido formado en Londres, es un militar absolutamente al servicio de la pretensiones imperiales, y precisamente en ese marco, en esa jugada conjuntamente con la ExxonMobil, se quieren apoderar de la Plataforma Continental Atlántica venezolana.

¿Cuál es el objetivo anterior? Todos en este planeta lo saben. Mis compatriotas, Venezuela es la gran reserva de petróleo, es la gran reserva de petróleo de la humanidad, porque tenemos reservas comprobadas por más de 300 mil millones de barriles de petróleo, y sabemos que podemos llegar a casi mil millones de barriles de petróleo. Cuando se acabe el petróleo en el planeta es en la Faja del Orinoco y en la fachada atlántica venezolana que estará el petróleo. Esa es la causa de esta situación, porque esta diplomacia pendenciera de este nuevo Jefe de Gobierno que ha venido insultando al pueblo y al Gobierno venezolano. Eso es inaceptable.

 Es lamentable y tengo que decirlo, nuevamente la oposición venezolana va a tener una posición apátrida y hipócrita, y esto hay que decirlo acá, y ya lo verán, mis compatriotas, que en pocos minutos votaremos este Proyecto de Acuerdo y van a ver cuáles son los que votan a favor y cuáles no.

Le pido, mi camarada Presidente Diosdado Cabello, si hay la posibilidad de que la votación sea con nombre y apellido, nominal, para que quede en la historia y para que vean que aquí hay un pueblo patriota de diputados y diputadas que vamos a apoyar el Proyecto de Acuerdo. (Aplausos).

 

Igualmente, camarada Presidente, quiero decirle que el pueblo venezolano lo respalda, y por esa razón los diputados y diputadas patriotas conjuntamente con la Cancillería nos iremos por cada pueblo de Venezuela,  a cada escuela con nuestros niños, con nuestras niñas, con nuestros campesinos, con nuestros estudiantes, con todos los sectores sociales, con las universidades, con los gremios y con mis compatriotas soldados y soldadas, envío un saludo a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que sabe lo que es la defensa de nuestro territorio. (Aplausos).

 

Iremos a los cuarteles, iremos a las bases aéreas e iremos a las bases navales, allí donde hay un soldado, un hombre, una mujer venezolana estaremos con ellos.

Por eso, mi compatriota, nosotros la bancada bolivariana, la bancada chavista y patriota, vamos a respaldar este Proyecto de Acuerdo de nuestro Presidente, y les decimos a esta diplomacia pendenciera de este nuevo Jefe de Gobierno: No se equivoque, señor, no confunda la cortesía con la valentía, el hecho de que seamos un pueblo amoroso, el hecho de que seamos un pueblo amante de la paz, no significa que somos pendejos. Tenemos un sentido profundo del deber de nuestra Patria, de nuestro deber con nuestro territorio sagrado, que es el Esequibo. Así que no se equivoque con nosotros, daremos esta batalla en el campo diplomático.

Por eso esta bancada apoya todas las medidas que para estos efectos está haciendo nuestro Jefe de Estado en el marco del Acuerdo de Ginebra, todos los trámites y todas las disposiciones las haremos en este marco, porque sabemos que esta pretensión que tiene este nuevo Jefe de Gobierno de Guyana es provocar un conflicto de alta intensidad en el Atlántico, con pretensión de quitarnos a nosotros nuestra Faja Petrolífera del Orinoco.

Por esa razón le decimos, no le vamos a aceptar más ofensas a nuestro pueblo, no le vamos a aceptar más intolerancia, lo esperamos en el marco del Acuerdo de Ginebra, en el marco de la paz daremos la batalla necesaria.

¡Viva Venezuela! ¡Viva el Esequibo!

Es todo, ciudadana Presidenta.

 (Corean consignas). (Aplausos).

 

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Tiene la palabra el diputado Abelardo Díaz.

DIPUTADO DÍAZ (ABELARDO).– Muy buenas tardes colegas Parlamentarios: Por la alocución que hace la diputada que me antecedió nos damos cuenta –lamentablemente en este tan importante tema– de que hoy vienen en procura de un show. El patriotismo, el nacionalismo de reclamar la tierra que nos pertenece no puede formar parte de un show, porque decir que el Esequibo es nuestro no puede ser solo una consigna, tiene que ser convertido en una realidad, y para eso tenemos que primeramente unirnos los que somos verdaderamente patriotas y los que hemos nacido en esta hermosa tierra venezolana, unirnos más allá de las mezquindades, unirnos más allá de los colores, unirnos más allá de una posición política partidista.

Pedí intervenir en este tema porque específicamente el 24 de marzo intervine en este Hemiciclo, y a las 5:00 de la tarde exactamente, cuando se debatía el tema de la recolección de las firmas contra el Decreto Obama, dije en mi intervención que ojalá le pusiéramos esa misma pasión –que le estaban poniendo contra ese decreto– a un acuerdo donde todos nos uniéramos en la recuperación del Esequibo como tierra venezolana. Eso lo hice el 24 de marzo, y el Presidente de esta Asamblea Nacional –que lamento que se haya retirado– lo que hizo fue que me cortó el sonido y declaró que estaba fuera de orden, evadió tocar el tema del Esequibo, y eso fue público, notorio y comunicacional.

Pero quiero aprovechar que hoy se conmemora 199 años de la muerte del Generalísimo Francisco de Miranda, y quisiera que en honor a Miranda nos pusiéramos de acuerdo por primera vez de una manera seria y responsable, quisiera que hoy votáramos un acuerdo por unanimidad. Pero para votar un Proyecto de Acuerdo por unanimidad en este tema, señora Segunda Vicepresidenta, tenemos que sacarle a este Proyecto de Acuerdo el matiz político-partidista, porque eso nos ayuda a que nos encontremos todos los venezolanos y así recuperar el Esequibo.

 Bien merece que nos encontremos todos los venezolanos, como bien dijeron hace rato, no puede haber en esta tierra de Bolívar un solo venezolano que no quiera que recuperemos nuestra soberanía sobre el Esequibo, estoy seguro que no lo hay, pero tampoco podemos permitir que ustedes vengan a montar un show con ese tema.

Este Proyecto de Acuerdo que ustedes hoy nos presentan, además de colocarle ese matiz político-partidista, es un Proyecto de Acuerdo lleno de alabanzas al Presidente, aquí no nos sirve para nada las alabanzas al Presidente, aquí lo que nos sirve es una acción decidida, seria y responsable en aras de la recuperación de nuestro territorio.

Este Proyecto de Acuerdo, colegas parlamentarios, cuando se lee no se ve por ningún lado que hay una opción decidida para recuperar el Esequibo, este es un Proyecto de Acuerdo tímido, este es un Proyecto de Acuerdo timorato, este es un Proyecto de Acuerdo guabinoso; y en el tema de recuperar la soberanía del Esequibo no puede haber espacio para el guabineo, no puede haber espacio a la timidez. Aquí tenemos que hacer un Proyecto de Acuerdo lleno de pasión, lleno de responsabilidad, lleno de compromiso, lleno de dignidad y lleno de patriotismo, pero también lleno de cojones y de voluntad para recuperar esa tierra que también es tierra venezolana.

Aquí no hay espacio para la duda, y por eso como venezolano nacido en territorio tachirense, gocho, nacido en la frontera, y que sé lo que significa para los habitantes de la frontera sentirnos venezolanos, hoy les quiero proponer y me sumo a que este tema no pueda seguir siendo tocado como un tema partidista, y mucho menos que este tema forme parte de la campaña electoral. El tema de la recuperación del Esequibo no se puede convertir en el nuevo “Dakazo” para ser parte de un proceso vía a unas elecciones que ustedes saben que las están perdiendo. Este tema, por favor, vamos a asumirlo con dignidad y con total responsabilidad.

En este Proyecto de Acuerdo lo que hacen es darle palo a la ExxonMobil, y a mí la ExxonMobil no me interesa. Nosotros no estamos defendiendo a la ExxonMobil. ¡Al carrizo la ExxonMobil! ¡Y al carrizo todas las empresas que le hayan dado concesiones! ¿Pero quién le dio las concesiones a esas empresas?, ¿Quién se las dio?, ¿Llegaron ahí porque quisieron ellos? ¡No! Se las dio el Gobierno de Guyana, se las dio el Presidente de Guyana anterior que fue muy compiche, muy amigo del expresidente Hugo Chávez y del actual del Presidente Nicolás Maduro Moros. ¿O acaso es mentira que aquí hemos tenido una política sumisa sobre este tema?, ¿o acaso es mentira que el hoy Presidente, Nicolás Maduro Moros, fue seis años Canciller y fue silente ante este tema? Fue un Canciller que nunca dijo nada sobre este tema, fue un Canciller que no movió un dedo para recuperar el Esequibo para nuestra tierra, y esa es una gran realidad.

Pido hoy con absoluta seriedad y con absoluta responsabilidad, vamos a unirnos en este tema, vamos a nombrar una comisión que revise la redacción, vamos a llegar a puntos de acuerdo dentro de las diferencias, vamos a respetarnos las visiones, vamos a respetarnos las diferencias políticas; pero vamos  a buscar un punto de encuentro en lo que nos tiene que unir a todos los venezolanos, y lo que nos tiene que unir a todos los venezolanos, ciudadano Presidente, es Venezuela, es nuestra tierra, es nuestra soberanía, es nuestro dignidad como pueblo.

Por eso hago este último llamado, vamos a hacer este esfuerzo hoy por Venezuela, porque los venezolanos de uno u otro sector lo merecen, y vamos a hacer un proyecto de acuerdo que no sea tímido, ni guabinoso. Vamos a  hacer un proyecto de acuerdo que refleje que estamos decididos a recuperar la soberanía sobre el territorio del Esequibo.

Es todo, ciudadano Presidente y colegas parlamentarios.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Tiene la palabra la diputada Blanca Eekout.

DIPUTADA EEKHOUT (BLANCA).– Ciudadano Presidente, Segunda Vicepresidenta, colegas Diputados y Diputadas, pueblo de Venezuela que nos ve y que nos escucha a través ANTV: Quiero empezar con la frase de cierre del Presidente Nicolás Maduro en su exposición ante el Parlamento el pasado 6 de julio, que dice: “La paz, la paz, la paz será nuestro puerto, será nuestra vida y será también nuestra victoria”. Y por eso nuestro compromiso como parlamentarios y parlamentarias, nuestro compromiso como venezolanos y venezolanas, y nuestro compromiso como patriotas, pero también como madres, como es mi caso, a efectivamente acompañar esta propuesta de  paz del Presidente Nicolás Maduro, la paz será nuestro puerto, será nuestra vida y será también nuestra victoria.

Inicio mi intervención con esto por lo que dijo el diputado que me antecedió, puesto que ahí vemos la agenda –y esto es lamentable, es triste decirlo– de quienes quieren la guerra, de quienes quieren invadir nuestro país para robar y saquear nuestros recursos, para que se derrame la sangre de nuestro pueblo, generar una situación y hacerle el juego al imperio de los Estados Unidos.

Cuando dice el diputado que la ExxonMobil no le importa, quiero resaltar que son muchos los documentos, pero aquí hay uno interesante del periodista francés Thierry Meyssan, y esto es un material de la Red Voltaire,  que dice: “Así pudimos enterarnos de que el petróleo robado en Siria por el Frente al-Nusra es vendido por ExxonMobil (la compañía de los Rockefeller que reina en Qatar) mientras que el petróleo robado por el Estado Islámico –el grupo terrorista– se comercializa a través de Aramco (compañía de Estados Unidos y Arabia Saudita).

Es interesante recordar que durante la guerra contra Libia la OTAN autorizó a Qatar (o sae, a ExxonMobil) a vender el petróleo de los territorios liberados por Al Qaeda”. ExxonMobil ligado a los terroristas, ligado a toda la estrategia de guerra, guerra por el petróleo; y nosotros, Venezuela, somos el país con las reservas probadas de petróleo más grande del mundo, y es el lugar donde están poniéndole el ojo, la mira y los cañones es a la Faja Petrolífera del Orinoco. Ahí está el quid de este problema, no es solamente el compromiso que tenemos como pueblo, como Patria, de defender la integridad de nuestro territorio; es el compromiso que tenemos como hombres y mujeres de defender la paz para la Patria venezolana, porque esa estrategia de guerra de perros, de conflictos entre pueblos hermanos, es la trampa que han utilizado los imperios para dominar a los pueblos; pero este pueblo no es cualquier pueblo. Nuestra geopolítica es la geopolítica de Bolívar, la del Libertador de este continente.

A nosotros no nos van a meter en esa trampa, nosotros somos un país con una historia de libertadores, pero además somos un país que se imaginaba el nuevo mundo con justicia e igualdad. Nosotros somos el país que convocó el Congreso Anfictiónico, que soñaba la Patria grande, no vamos a caer en la trampa de aquellos que dicen  –porque imagínense las cosas que dijo este señor– que hay que meterle pasión y cojones. ¡No, señor! Aquí hay que meter diplomacia, diálogo, inteligencia y sabiduría para no permitir que se derrame la sangre del pueblo por las ambiciones de las petroleras, por las ambiciones de los imperios.

Es una desvergüenza que un diputado venga a generar una propuesta absolutamente absurda en función de su plan de guerra, porque estos son los mismos diputados ligados al paramilitarismo y que estuvieron detrás de las guarimbas terroristas, esos son los mismos que tienen pactos con quienes han querido llenar de sangre a nuestro pueblo.

Nosotros sabemos cómo efectivamente desde 2011, con mucha intensidad, tenían la agenda de Guyana, la agenda de la provocación, la agenda de la violencia. Quiero resaltar cuál fue la justificación para la primera Guerra del Golfo, la guerra contra Irak, un bombardeo que le costó la vida, en esa primera fase, a un millón y medio de ciudadanos iraquíes, y después murieron más de cinco mil niños mensualmente por el bloqueo que le hicieron a Irak.

La justificación fue la que estimularon e incentivaron los asesores norteamericanos que promovieron el conflicto heredado por la visión colonial de división de los países en función de los intereses del imperio, el mismo imperio británico saqueador, ladrón y pirata que ha robado en el mundo entero, que vivió de esclavizar pueblos, que vivió de contrabandear con el pueblo africano, de contrabandear esclavos; ese mismo imperio que generó esa división entre Irak y Kuwait, y luego cuando les dio la gana, porque Sadam Husein era su aliado y fue instrumento para hacerle la guerra a Irán, y cuando les dio la gana utilizaron a sus aliados así como utilizan a diputados de la derecha para que reprodujeran sus intereses, y le dijeron a Irak que podía invadir a Kuwait, eso ellos lo hicieron en el año 90, y en los primeros meses del año 91 ya le habían declarado la guerra a Irak justificado esa acción, porque Irak actúo junto con Kuwait.

Es decir, la embajadora de ese momento de Estados Unidos en Irak autorizó, pero seguramente fue un asesor gringo quien promovió la acción y con eso justificaron la invasión.

Hoy ya no son un millón y medio de muertes, sino más de 4 millones de hombres y mujeres asesinadas, niños y niñas asesinadas, millones condenados al destierro, pero lo peor es que Irak está siendo fracturado y dividido.

Estos diputados irresponsables creen que, simplemente, el imperio va a generar eso para quitar al Gobierno revolucionario y poner a uno de ellos. ¡No!, no caigan en esa trampa, lo que quieren es destruir la Patria y la República para saquear a nuestro pueblo; ese es su único objetivo y para eso necesitan la guerra.

No es un problema de visiones políticas. Aquí se está jugando el destino de la humanidad, porque quien controle estas fuentes petroleras –que son nuestras, que son responsabilidad del pueblo venezolano, que son de esta Patria grande y hermosa que soñó nuestro Libertador y por lo que ha venido trabajando arduamente este pueblo revolucionario con el liderazgo de nuestro Comandante Hugo Chávez y ahora de nuestro Presidente obrero Nicolás Maduro–, que son el objetivo de quienes quieren hacer una guerra para dominar al mundo, necesitan que esas reservas probadas estén de inmediato en sus manos. Nosotros somos la fuente más cercana a los Estados Unidos, la más grandes, seríamos la más fáciles de controlar, pero eso no es posible, ni lo sueñen; esta Patria seguirá íntegra, unida y en paz, defendiendo su pueblo, sus recursos y su futuro. (Aplausos).

No se equivocó nuestro Comandante Hugo Chávez cuando nos dijo, pleno como la luna llena desde mi corazón: Nicolás Maduro. Gracias, Comandante Hugo Chávez, desde aquí, por haber dejado a un estadista, a un patriota, a un valiente, al frente de nuestra República. (Aplausos).

Quiero citar otro de los elementos que expuso aquí nuestro Presidente Nicolás Maduro Moro, dentro de todo lo que fue su exposición magistral: “A mediados del siglo XX, finalizando ya la década de los 40, quien había sido miembro de este tribunal arbitral, está explicando todo el proceso de lo que intentó ser el despojo, el señor Severo Mallet Prevost, quien casi al final de su vida escribió lo que fue conocido como una confección que venía a comprobar lo que ya era un secreto a voces en Paris, en Londres, en Washington, en Upata, en Caracas, la manera ilegal, irregular e imperialista en que se había despojado a Venezuela de un territorio precioso para los intereses nacionales, –esto es importante– que habíamos conquistado regando los campos de batalla con la sangre de los negros primeros, de los humildes de esta Patria. Nadie nos regaló a nosotros el territorio conquistado de las Provincias Unidas de Venezuela y de la Gran  Colombia, esos territorios fueron conquistados con esfuerzo, con pasión y con mucho amor patrio. Esa Patria que construimos no nos la quitan, ni no las quitará jamás nadie.

Por eso tenemos el deber de preservar esta Patria para el futuro, para ejercer efectivamente nuestro derecho a vivir en democracia y para la vida de las próximas generaciones”.

Además, en este documento llamado La verdad sobre el Esequibo, que todos los venezolanos y las venezolanas debemos tener prontamente en nuestras manos, este señor decía que el canciller nunca había hecho nada, describe justamente las acciones que se hicieron en el  2013, cuando este buque pretendió entrar a nuestras aguas. ¿Cómo fue detenido? En función de los intereses soberanos de nuestra República.

Pero aquí además hay una cita del año 2009, siendo canciller nuestro ahora amado Presidente Nicolás Maduro, donde Venezuela protestó una solicitud que hizo Guyana que pretendía una extensión de la plataforma continental ante la comisión de extensión de la plataforma de la ONU. La intervención de nuestro canciller Nicolás Maduro a esta solicitud fue pedir una protesta, hecho aprobado ante la ONU.

Nosotros hemos venido trabajando, pero con la cabeza, con la razón, con el derecho internacional y no con las trampas del imperio, porque los únicos que saldrían beneficiados de una guerra son los que viven de vender armas, de saquear petróleo y de destruir países, pero un gobierno que tiene como objetivo garantizar la felicidad de su pueblo no lo llevaría a un despeñadero o a un enfrentamiento, sino que trata por todas las vías de preservar su dignidad, su soberanía, su libertad y su paz. Por eso, nosotros creemos que es fundamental que este debate se haga en las calles.

Es lamentable que muchas de estas intervenciones de estos diputados de la derecha puedan ser usadas seguramente por algunos enemigos de la Patria en contra de este que es nuestro reclamo y derecho a lograr que ese territorio nuestro vuelva a las manos de Venezuela plenamente.

Esa actitud irresponsable y apátrida seguramente será un recurso que utilizarán los enemigos de la Patria, pero estoy segura de que la fuerza, el espíritu, la voluntad, el alma de nuestro pueblo va a garantizar que Venezuela salga victoriosa y que logremos por los caminos de la paz, del diálogo, del derecho internacional, garantizar que se respete lo que es nuestro absoluto derecho como pueblo.

El Esequibo es nuestro y la ExxonMobil debe salir de ese territorio, porque no queremos guerra. Nuestra América es una región de paz y no queremos a los terroristas que financian paramilitares, a los que han estimulado al Estado islámico en los países árabes, los cuales fingen, mienten y crean divisiones para garantizar saquear a los pueblos. Nosotros no caemos en esa trampa.

La geopolítica y la visión de Nicolás Maduro son las mismas de Chávez y de Bolívar, que es la de todo el pueblo heroico de Venezuela.

Es todo, ciudadano Presidente.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Tiene la palabra el diputado Leomagno Flores.

DIPUTADO FLORES (LEOMAGNO).– Señor Presidente, apreciados colegas Parlamentarios: Voy a comenzar con la última frase de la diputada que me antecedió. Estoy de acuerdo en que la ExxonMobil debe salir del territorio en reclamación, como debe salir también la compañía china y deben salir todas las compañías que tienen concesiones en ese territorio. (Aplausos).

Para que esto suceda no se necesita ir a la guerra; para que esto suceda lo único que hay que hacer es poner en marcha el instrumento jurídico por el cual estamos protegidos en este momento, hay que poner en marcha el Acuerdo de Ginebra, porque éste le prohíbe a Guyana entregar concesiones en el territorio en reclamación sin la aquiescencia, sin el visto bueno de Venezuela.

¿Por qué dieron esas concesiones si están obligados por el derecho internacional a no darlas, a menos que les demos permiso? ¡Ah!, porque este régimen le dio permiso al Gobierno de Guyana para que diera esas concesiones y esas lluvias trajeron estos lodos.

¿Cuándo le dio el permiso? Cuando el Presidente de la República dijo que debíamos dejar en paz el diferendo territorial y que podían otorgarse concesiones en Guyana para que la gente pudiera lograr su desarrollo. Allí está la historia escrita y eso es lo que hace que hoy esté envalentonado el régimen de Guyana.

¿Por qué se hizo ese permiso general y abstracto?, ¿por qué se excluyó de la discusión con Guyana al diferendo territorial? Por razones ideológicas, por connivencias ideológicas.

¿Por qué ahora vamos a pasar de una etapa de mudez, de una etapa de aquiescencia, de una etapa de silencio absoluto sin solución de continuidad, a una etapa de reclamo, de sobrerreacción?, ¿por qué vamos a pasar a una etapa ahora de lenguaje encendido de patrioterismo? Lo hacemos porque ya no está en Guyana un régimen que ideológicamente sea afín al Gobierno venezolano y esa es la realidad de todo lo que está en juego.

Durante 15 años, Guyana ha podido poner a su favor el elemento más importante con el que cuenta un país en el derecho internacional para defender su posición ante un diferendo territorial y no es otro más que la aquiescencia. La aquiescencia del otro permite, a quien tiene la posesión del territorio, hacer lo méritos jurídicos para lograrlo; por eso es que Guyana en este momento quiere ir a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Cuando Guyana presente su libelo ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, no va a llevar los apuntes de los recortes de los periódicos de aquí, de Venezuela; lo que va a llevar es la declaración de dos Jefes de Estado venezolano, que de forma consecutiva, por complacencia ideológica, le permitieron a Guyana hacer esa suerte de ejercicio total de soberanía en un territorio que está en reclamación.

En ese orden de ideas, ustedes no son más patriotas que nosotros, ni son más pacifistas que nosotros. Todos somos venezolanos, el Esequibo es nuestro y como venezolanos tenemos derecho a defenderlo, por eso estamos aquí en esta sesión.

Pero estoy observando que la historia de Venezuela ha tenido un eje transversal cada vez que se trata de los despojos territoriales. ¿Cuál ha sido ese eje transversal? Los errores que los venezolanos cometemos en política interna. Eso nos permitió, por ejemplo, en un Congreso de la República, en una sesión como esta, que no aprobáramos o no ratificáramos el Tratado Michelena-Pombo, una suerte de Tratado que beneficiaba exclusivamente a Venezuela y por eso perdimos el territorio con el cual se quedó Colombia. Lo mismo está a punto de pasar si nosotros no asumimos el caso del Esequibo como un problema de Estado; en ese sentido se necesita del acuerdo y del apoyo de todos.

Nosotros venimos a esta sesión con la mejor disposición de apoyar al Presidente e la República, que de acuerdo con la Constitución es el único que debe manejar las relaciones internacionales; pero cuando llegamos aquí nos conseguimos con lo mismo de siempre.

Creo que si aquí se propone un Acuerdo para celebrar el día de las madres, ustedes se las ingenian para meter un considerando, provocándonos a nosotros, con una retórica chovinista para que entonces no lo podamos votar. Lo mismo están haciendo aquí, esos considerandos que tienen que ver con la exaltación de la Revolución, como la mamá de los helados y la única que ha defendido el Esequibo, nosotros no los podemos aceptar porque estaríamos falsificando la historia.

El Esequibo, desde 1962, ha sido defendido por todos los gobiernos venezolanos y ha sido defendido con la diplomacia, con pasión, con el corazón y, sobre todo, con el derecho que tenemos a ese territorio.

Nosotros hoy venimos, por ejemplo, a apoyar la propuesta del Presidente que dice que le ordena al Ministerio del Poder Popular de Relaciones Exteriores revisar toda la política exterior con Guyana. Claro que tenemos que revisarla, porque ha sido un fracaso esa política; le hemos regalado petróleo a Guyana para comprar los votos del Caricom y eso fracasó, fue una mala estrategia. Le permitimos a Guyana, con nuestra aquiescencia y nuestro silencio, que diera las concesiones y eso de igual manera fracasó; entonces, tenemos que revisar esas políticas.

Pero hemos venido aquí también a traer proposiciones concretas: Estamos pidiéndole a la Asamblea Nacional que asuma su deber y que permita, por ejemplo, que aquí discutamos el Proyecto de Ley de Defensa de la Fachada Atlántica que presentamos los diputados de la oposición y hoy hemos venido, en un gesto simbólico pero muy fuerte de soberanía, a traer un Proyecto de Ley para la Creación del Estado N° 24 en Venezuela.

Venezuela en su división político-territorial tiene 23 estados y hoy venimos a proponer el estado 24 que se debe llamar estado Esequibo y que debe estar constituido por el municipio de Tumeremo del estado Bolívar y en un futuro, cuando lo recuperemos, por el territorio que está en reclamación y que es nuestro. Con ese ejemplo de ejercicio de la soberanía, esta Asamblea Nacional le estaría enviando al mundo un mensaje directo.

La soberanía no se proclama, la soberanía se ejerce y la manera de ejercer nuestra soberanía sobre el Esequibo es haciendo que Guyana respete el Acuerdo de Ginebra. El Acuerdo de Ginebra es el principio y el fin de toda nuestra reclamación jurídica y aquí no se menciona para nada.

Aquí hemos escuchado explicaciones absurdas, como la guerra propiciada por el imperialismo. Miren, ese es el cuento de siempre, ustedes le están haciendo creer a los venezolanos que están defendiendo el Esequibo, pero no hay ningún gesto de su parte que encare al Gobierno de Guyana. Le quieren hacer creer a la gente que es la Exxon y los Estados Unidos, y que ustedes sí pelean con ellos. No, el diferendo es con Guyana y nosotros tenemos que ir a todas las instancias internacionales a denunciar a Guyana; nosotros no podemos ir a las instancias internacionales a decirles que hay unos chicos malos del imperio que están azuzando a nuestro vecino, no. Nosotros tenemos que ir y hacer nuestros planteamientos con firmeza.

Yo le quiero pedir al Presidente de la República que se prepare para ir a la Corte Internacional porque ese es el camino por donde va Guyana. Pero entonces le pregunto, Presidente, ¿dónde están los equipos?, ¿usted ha convocado a los mejores expertos en derecho, de todas las universidades del país, para que preparen nuestra defensa ante la Corte Internacional de la Haya? Esos son pasos concretos que debemos hacer y no perder el tiempo con una retórica patriotera, con una retórica que no nos hace sentir la esperanza de que el Esequibo es nuestro.

Voy hacer una proposición al final y es exhortar al Gobierno de Venezuela, al Presidente de la República, para que con motivo de la apertura del nuevo año escolar se ordene la distribución de toda la publicidad necesaria que hable sobre los derechos de Venezuela en el Esequibo, pero que se haga también una especie de festival escolar donde todas las carteleras tengan los mapas de Venezuela desde la Capitanía General y que, de una manera definitiva, se haga un tiraje y se reparta en todos los colegios el mapa oficial de Venezuela, donde se le quite al Esequibo esas rayitas porque no son necesarias. Ese es un territorio nuestro y las nuevas generaciones venezolanas tienen que saber cuál es la verdadera cara, cuál es el verdadero rostro, cuál es la verdadera fisonomía del mapa de Venezuela.

Concluyo recordando a un venezolano integral, a un venezolano valiente que se jugó el todo por el todo por recuperar el Esequibo. Mis palabras hoy en esta Asamblea Nacional son para darle un reconocimiento al Presidente Raúl Leoni, que desde Upata vino al ejercicio del poder y reclamó con fuerza y orgullo venezolano el Esequibo.

Es todo, ciudadano Presidente.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Tiene la palabra el Comandante Soto Rojas.

DIPUTADO SOTO ROJAS (FERNANDO).– Buenas tardes, compatriotas Diputados y Diputadas, dirigentes de la Junta Directiva: Ya son las 4:30 de la tarde y tenemos un cierto tiempo para este debate, además hay una dispersión en los diputados bolivarianos que da la impresión de que no les interesa este tema, porque están haciendo otro evento allá. Creo que en el debate de hoy ha quedado suficientemente clara la fundamentación histórica en la controversia territorial con la República Cooperativa de Guyana, ha quedado suficientemente demostrada la fundamentación constitucional y legal, y ha quedado suficientemente claro que nosotros nos apegamos a la ley, a la diplomacia y ratificamos el Acuerdo de Ginebra y la idea del Buen Oficiante para resolver este problema.

Es importante para nuestro pueblo conocer algo de esa geografía. La zona de controversia de la Guyana Esequiba venezolana geográficamente se localiza al oriente del territorio nacional, extendiéndose a lo largo del margen derecho del río Esequibo y cubriendo una extensión de 150.500 kilómetros cuadrados, que es la zona en reclamación. Es un territorio que geográficamente guarda continuidad con el Macizo Guayanés, y al norte se extiende una zona costera atlántica de planicies desde Punta de Playa hasta el estuario del Esequibo.

 Destaca asimismo un conjunto de sierras, y en general, de tierras altas al oeste, especialmente en la Sierra Pacaraima, donde se encuentra la culminación topográfica del tepuy Roraima junto a otros tepuyes, y más al sur predomina los relieves de las planicies. La abundante nubosidad corresponde a un clima tropical húmedo originado en una red hidrográfica con considerables volúmenes de agua dulce.

El río Esequibo es el mayor curso de agua tributado por las aguas de sus afluentes principales, que son varios. En ese territorio hay minerales y reservas forestales, hídricas e hidrocarburos, y estas son las razones por las cuales existe esta provocación por parte de esa compañía norteamericana, está metiendo las manos donde no debe. No está demarcado el territorio y desde la tierra es que se define el rumbo, por eso todas las exploraciones e inversiones, sea quien sea que lo esté haciendo en esa costa atlántica, no tiene validez para el reclamo venezolano.

Ahora, en este debate una vez más ha quedado claro lo que he venido diciendo respecto a que todavía la oposición venezolana no tiene un proyecto estratégico nacional alternativo al proyecto bolivariano, y eso lo vimos en el Decreto Ejecutivo de Obama, donde evidentemente era una violación flagrante a la soberanía de este país, y en donde la oposición camuflajeó la cosa.

De todas las intervenciones he agarrado frases. Habló de la nacionalización y el antiimperialismo el diputado de la oposición que inició el debate; pero cuando uno revisa la práctica histórica, incluso la de  los presidentes que han elogiado, vemos que han sido los más entreguistas del país e inconsecuentes con sus proyectos programáticos originales. Hablan de que por razones electorales estamos llegando a esta situación; pues no es así, y lo puedo decir porque hemos defendido en el pasado estos debates. Desde la pequeña organización Liga Socialista donde estaba el Presidente de la República, recuerdo que hicimos jornadas, incluso se firmó el Acuerdo de Puerto España donde, por cierto, Olavarría que era Embajador cuestionó esa situación y al gobierno de entonces. Hay argumentación sobre todo eso.

El Consejo Nacional de Defensa lo han planteado algunos, pero eso pasa por tres elementos esenciales como el respeto real a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, si no hay respeto real a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, a los órganos legítimos del Estado Nacional y al Estado democrático, social, de justicia y de derecho, es muy difícil el diálogo, y que ustedes formen parte de esa institución. De manera que hay cosas fundamentales que de verdad son de Estado.

Estamos llegando a la chiquitita y es necesario que esta oposición definitivamente deslinde su articulación con el imperialismo norteamericano, con los vaivenes de Washington y tome una posición, por lo menos nacional, conservadora pudiera ser, y esto es posible porque este es un país libre donde se acepta el libre juego de opinión y de ideas, además tiene el mecanismo de resolver cualquier contradicción que, en última instancia, sería el voto universal, directo y secreto de nuestro pueblo, al cual respetamos.

Pero nuestra estrategia como bolivarianos es la Patria grande y cuando hablamos de la Patria grande entra el pueblo guyanés, por eso el Presidente Hugo Chávez, que miraba más allá de las narices y tenía una idea concreta y global para enfrentar y derrotar al imperialismo yanqui, desarrolló a Petrocaribe, la Unasur, la Celac, la ALBA, etcétera, pero ustedes siempre han dicho –y nunca lo han demostrado– que nosotros  regalamos petróleo. Los convocamos a Petrocaribe a un evento donde incluso estaban los embajadores del Caricom, y solo asistió un diputado de la oposición que pegó cuatro gritos y después se retiró.

Entonces, ya este período constitucional está por terminar y lamentablemente en la mayoría de las intervenciones… ¿Cómo se califican esas intervenciones? Ni fu, ni fa.

Es todo, ciudadano Presidente.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Tiene la palabra el diputado Marquina.

DIPUTADO MARQUINA (ALFONSO).– Ciudadano Presidente, colegas Parlamentarios: Este es un tema, como nosotros lo señalamos hace más de 15 días y por eso hicimos un pronunciamiento público, que debería unir a los venezolanos, pero que exigíamos que no se partidizara, que no se ideologizara y que, mucho menos, se pretendiera darle un tinte electoral para tratar de dividir a los venezolanos, entre los patriotas y los antipatriotas.

Aquí lo que está en discusión, y que no hay duda, y que no hay un solo venezolano que no esté convencido que, por historia, por tradición, por cultura, el territorio Esequibo pertenece a Venezuela y hay que unirse para defenderlo. Ahora bien, este Proyecto de Acuerdo que hoy traen, lesiona los intereses de la República; el pretender hoy convertir este Proyecto de Acuerdo en una especie panfletaria de discursos políticos y electorales, el que se pretenda desconocer cuál es el verdadero agresor de Venezuela, cuál es el verdadero problema de fondo que lesiona desde el punto de vista del derecho internacional los intereses de la Patria, solo para sacar un fin electoral, se le estaría haciendo un terrible daño al pueblo de Venezuela, a su territorio, es decir, al Estado venezolano.

Nosotros anunciamos que actuaríamos con responsabilidad y que le exigíamos la misma responsabilidad al Gobierno y yo los llamo hoy a que hagamos un acto de contrición y entendamos que por encima de nuestras diferencias políticas está el interés de la Patria, está la defensa del territorio y que lo peor que nosotros podemos hacer el día de hoy es salir de aquí divididos, porque somos no unos diputados, somos la expresión de un poder público que forma parte del Estado venezolano y eso es lo que hoy hay que exigirle, que tengamos una verdadera política de Estado que trascienda a los gobiernos de turno.

Aquí se vino a un discurso equivocado en el análisis, en el diagnostico y, por supuesto, equivocado van a ser los resultados si nosotros no asumimos con responsabilidad quién es el verdadero agresor y a quién pertenecen las políticas expansionistas que hoy lesionan el interés nacional. Colegas parlamentarios, la culpa no es del ciego, la culpa es de quien le da el garrote.

Aquí no se pude seguir hablando de que ese gobierno de derecha que apenas asumió hace dos meses tiene la culpa, porque resulta que ese gobierno, por cierto, que dice ser socialista, pero que es de coalición de partidos de izquierda, lo que está haciendo es exactamente lo mismo que el gobierno anterior y que el gobierno anterior a ese.

Lo que hoy estamos reclamando como las concesiones donde está la Shell, la Exxon, la empresa canadiense CGX, la empresa Anadarko o la empresa china, ustedes tienen que entender que esas concesiones empezaron en el año 2009 y que fueron otorgadas en el año 2012, pero que no son las únicas concesiones, porque aquí estamos hablando de los tres bloques que están en el mar territorial; pero, qué hay de las concesiones que en tierra firme se han venido asignando en los últimos años, concesiones para petróleo, para gas, para explotar oro, hasta uranio están explotando.

Lo más triste, señores, es que hasta se está desarrollando la construcción de una represa, de un complejo hidroeléctrico con financiamiento del Banco de Desarrollo Chino y que nosotros no podemos desconocer, tenemos que reclamar porque no solo es el mar territorial, son los 159.000 kilómetros que se nos pretendía despojar por una decisión arbitraria, absurda e ilegal.

Nosotros hoy no podemos salir a decirle al mundo que vamos a ejecutar contra la ExxonMobil, desconociendo que son varias docenas de empresas concesionarias tanto en el mar, como en tierra firme.

Les pregunto, colegas, si con este Proyecto de Acuerdo que ustedes traen hoy, donde dice que la política expansionista es de la Exxon, de alguna manera exculpando al Gobierno y al Estado guyanés, ¿qué pasaría si retiran a la Exxon? ¿Nos quedamos callados? ¿Permitimos que las demás concesiones, sí sigan explotando las riquezas que le pertenecen al pueblo de Venezuela, porque forman parte de nuestros territorio? Yo les pregunto, si ustedes dicen que es una empresa, ¿por qué no incluyen a las demás?

Les decía a los colegas parlamentarios que hay dos cosas que pueden hacerle mucho daño a Venezuela y al interés patriótico de defender nuestro territorio: uno, que salgamos de aquí divididos, que pareciera que alguien va a vender la Patria y hay otros que van a defender la Patria, pero que en definitiva nos debilita internacionalmente, que es donde tenemos que defender el territorio Esequibo; dos, que no hagamos las observaciones de fondo que tiene esta resolución o acuerdo, no se trata del discurso panfletario o electoral que está contenido, se trata de que tenemos que definir claramente quién es el agresor de Venezuela y no es ni el gobierno de derecha, ni de izquierda, no son los concesionarios, es el Estado de Guyana y hacia él tenemos que hacer nuestras reclamaciones, tanto en la vía diplomática como en la vía jurídica; que tenemos que decirle al país que, efectivamente, nosotros aprobamos los planteamientos hechos por el señor Nicolás Maduro, aun cuando nos parecen que están incompletos.

El Presidente Nicolás Maduro, para que estén tranquilos, dijo que iba a llamar a la consulta al embajador, y hace rato ha debido hacerlo, no ahora; que íbamos a revisar las políticas integralmente con Guyana, hay que hacerlo; que hay que hablar con Secretario General de Naciones Unidas para que nuevamente se designe el buen oficiante contenido en el Acuerdo del año 66, hay que hacerlo; pero diría hoy también, colegas parlamentarios, que vamos a proponer para que sea corregido este Proyecto de Acuerdo, pero también propuestas adicionales.

En primer lugar, que este Parlamento se declare en emergencia para aprobar cualquier solicitud o crédito adicional que permita que nuestra Armada pueda ampliar el patrullaje preventivo en la zona económica exclusiva de Venezuela.

En segundo lugar, que se designe un negociador a tiempo completo; no puede ser, que tengamos un negociador que ocupa más de cuatro cargos, subordinando un tema tan importante, como el tema del Esequibo y que a ese negociador, señor Presidente, se le dé rango de Ministro de Estado, para demostrar realmente el compromiso y el interés que tiene el Gobierno en defender la integridad territorial.

En tercer lugar, que se nombre una comisión, pero de expertos, para que defina no una política del gobierno de turno, sino una política de Estado que perpetúe esa dirección política esté el gobierno que esté, porque los venezolanos tenemos que seguir manteniéndonos unidos, para que ese territorio que se nos pretendió despojar de manera ilegal, pueda ser recuperado.

Por último, nosotros queremos proponer unas sanciones a las empresas, no a una, porque a mí no me van a venir con ese chantaje de que los malos son las empresas americanas, es a todas las empresas concesionarias que hoy ilegalmente están explotando recursos naturales dentro del territorio Esequibo, que aprobemos una ley que prohíba expresamente que esas empresas que están allá puedan venir a hacer negocios con el Estado venezolano, llámese Exxon, los chinos, llámese como se llame.

Aquí hay que defender a Venezuela es de las pretensiones de arrebatarnos un territorio que por historia nos pertenece, aquí no es que son aliados nuestros, están es para hacer negocios y se prestan allá para cohonestar esas acciones ilegales de arrebato al territorio nacional.

 

Anunciamos que con estas observaciones –para que el país se entere– votaríamos ese Proyecto de Acuerdo con la esperanza de que sea cambiado y adaptado a una propuesta que una a todos los venezolanos y no que nos divida por razones electorales en un tema tan importante como es la defensa del Esequibo.

Es todo, ciudadano Presidente.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Disculpen que no había mencionado que se encuentran presentes el ciudadano Alexander Yánez, Viceministro para América Latina y el Caribe; el Coronel Pompeyo Torrealba, especialista en la materia del territorio en reclamación, el Esequibo –dudamos que alguien maneje más ese tema que el coronel Pompeyo–; al Vicealmirante Blas Misticchio Tortorella, Comisionado Especial para Guyana.

Bienvenidos compañeros, gracias por estar presentes.

Tiene la palabra el diputado Pedro Carreño Escobar.

DIPUTADO CARREÑO ESCOBAR (PEDRO).– Señor Presidente, colegas Parlamentarios: Cuando el compañero Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, el pasado 6 de julio vino a la Asamblea Nacional, dentro de esa pedagógica y magistral intervención, nos dejó ver el trabajo desatador que viene haciendo la ExxonMobil para lograr aunar voluntades en torno a la triste y deleznable gestión en contra de la paz de América Latina y el Caribe.

Después de escuchar con detenimiento todas y cada una de las intervenciones de los diputados de la derecha me compadezco de ellos, y no lo digo por ironía o con histrionismo o sarcasmo, lo digo de todo corazón, porque a ellos les ha tocado en estos momentos una verdadera papa caliente, ya que la derecha reaccionaria venezolana le tiene el alma vendida al diablo, y ellos siempre se ponen del lado y defienden los intereses no del pueblo ni de los electores, sino de sus financistas. Esas infelices intervenciones de la derecha se constituyen en una suerte de confesión de parte para establecer claramente que la ExxonMobil ha metido sus manos en esa bancada.

Lo decía la periodista Larissa Costas en su programa A un Clic, que la Usaid ha derogado para Venezuela 5 millones 786 mil dólares dentro del presupuesto para el 2014, y, a través de las redes sociales, en su cuenta emplazaba a la derecha, a esta bancada, al decir que según la NED ellos le dieron 400 mil dólares a los diputados de la Asamblea Nacional. Desmientan a la NED o explíquenle al país cómo estos 400 mil bolívares estaban destinados a la bancada de la derecha en la Asamblea Nacional. Aquí está la discriminación de esos 5 millones 786 mil dólares.

Por lo tanto, creo que es un acto de fariseísmo esas contradicciones relacionadas con que quieren aprobar el Proyecto de Acuerdo, pero no están de acuerdo como está escrito, como está desarrollado, que tildan la posición corajuda del compañero Presidente Maduro y el apoyo del pueblo venezolano como una postura patriotera. Esto no es nuevo, que los sectores apátridas que se llaman venezolanos porque nacieron en esta República, pero fungen como quinta columna al servicio de intereses de extranjeros, han tratado de vender la Patria. Quien tenga alguna duda de por qué estos discursos están llenos de contradicciones, ahí está la explicación.

Cuando digo que esto no es nuevo, voy a hacer referencia a una carta que publica en su libro Federico Brito Figueroa, que se llama Tiempo de Ezequiel Zamora, Ediciones de la Biblioteca del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, en la sexta edición, en las páginas 644 y 645, leo extractos de una carta que fue remitida por habitantes de Venezuela a su majestad –así lo escriben ellos–, la Reina de Gran Bretaña, fechada en Caracas, el 21 de noviembre de 1861, para entrar en el momento histórico recuerden que el Convenio o Tratado de Coche se firmó en 1863. Por lo tanto, la angustia de estos ciudadanos venezolanos que los asistía venía establecida bajo la égida que era indetenible del triunfo de la Revolución Federal, y, por consiguiente, como lo dice el Himno de la Guerra Federal, los oligarcas estaban temblando de verdad.

Ciudadano Presidente, con su venia, voy a leer extractos de esta comunicación que le enviaron a la Reina de Gran Bretaña:

“Los que hacemos esta manifestación somos habitantes de Venezuela, hablamos por la experiencia que actualmente nos está suministrando este país, entregado a todo género de excesos y a la guerra social de que hemos hablado, la que no tendrá término sino con su completa ruina, y dentro de poco estará perdido para sus habitantes y para las demás naciones que pudiera reportar inmensas ventajas con su comercio y relaciones amistosas, si estas comarcas pudieran estar en paz y seguir su marcha regular. Es un deber que tienen las naciones civilizadas de Europa de tender la vista a estos países e intervenir en ellos de una manera directa, cuya intervención no podrá menos que producir los mejores resultados”.

“Ninguna de las naciones de Europa puede con más ventaja poseer a Venezuela como la Gran Bretaña, y creemos que le sea más ventajosa esta posesión que la que tiene en la India Oriental. El paso que en esta materia debe darse está muy indicado, y aún es de extrañarse que hasta ahora nada se haya hecho en esto. Hay en Venezuela, entre los hombres pensadores, la opinión de que conviene a ésta desprenderse del territorio de la Guayana y negociarlo con la Gran Bretaña pagando con él la deuda extranjera contraída con súbditos ingleses, y además la deuda externa de la República que reconocerá o pagará en los términos que se estipule, que ambas deudas no montan a diez millones de libras esterlinas. Esta opinión es mayor cada día, pero la multitud, –ellos son los pensadores– el populacho y los demagogos se oponen a este traspaso de territorio o por lo menos no manifiestan buena voluntad a que se realice tal idea”.

 

–Y más adelante concluye la carta–: “Es este un deber que tienen que llenar las naciones europeas para con las repúblicas americanas que necesitan su intervención tutelar sin esperar a que directamente se les llame de estas naciones, porque los propietarios y hombres de inteligencia no tienen libertad para hacerlo y sufren la presión del desenfreno popular, hasta el caso de no atrevernos a firmar esta exposición la que hemos concebido, por el justo temor de que puedan difamarse nuestros nombres. Antes de terminar debemos manifestar y encarecidamente pedir al Gobierno Británico la más pronta resolución de esta materia, ya sea que se acojan nuestras ideas respecto de la negociación de la Guayana, o bien que se decida y lleve a cabo la intervención de una manera igual a la que las tres potencias Occidentales de la Europa emplean respecto a México, que es el medio más pronto y expedito que puede atajar los infinitos males que sufren estos pueblos”.

 

Firma Nicomedes Zuloaga y Juan José Mendoza, entre otros. Los Zuloaga y los Mendoza son la misma oligarquía que hoy quiere vender la República.

 

Voy a leer ahora un extracto de un artículo que escribe nuestro querido coronel Pompeyo Torrealba. La Gran Bretaña, producto de esta comunicación, en el año 1869, 8 años después, tomando como base la comunicación que mandan los Zuloaga y los Mendoza, la oligarquía que ha gobernado Venezuela, ocurre un hecho insólito de mucha trascendencia, significación e importancia para nuestra historia y es que Robert Schomburgk, lanza no la cuarta línea Schomburgk que pasaba por Upata, sino una quinta línea que pasaba por el río Neverí que llegaba directo a Brasil, quitándonos no solo todo lo que hoy es el estado Sucre, Anzoátegui, Monagas, Delta Amacuro, Bolívar, sino también Amazonas, es decir, todo el oriente del país.

Estos hechos se dan en secreto y es el expresidente Ulysses Grant, quien hace una declaración de política exterior durante un discurso al Congreso de la Unión y hace una serie de revelaciones, que están contempladas en el Libro Blanco Americano y que el Embajador de Venezuela, desde el 25 de noviembre de 1948 al 05 de octubre de 1952,  Luis Emilio Gómez Ruiz, obtuvo y extrajo de ese Libro Blanco Americano las siguientes comunicaciones, que le envía el gobierno británico a los Estados Unidos y con su anuencia, señor Presidente, procedo a leer:

“Con motivo de la culminación de la guerra de secesión en el país, se tomaron acciones para repartir a los negros americanos a su continente de origen. En efecto, el Presidente Grant, líder del gobierno norteño, inició gestiones para adquirir de alguna potencia colonial europea, un territorio en el continente africano”.

Eso después pasó con Liberia, para allá mandaron a los negros y de hecho la capital de Liberia es Monrovia, porque fue el presidente Monroe quien los envió para allá. Aquí hubo otra gestión –y es la misma de los Estados Unidos, es la misma bandera– con África buscando un territorio en el continente africano para enviar a todos los negros que habían sido esclavos y que habían obtenido su libertad. El gobierno de Gran Bretaña se entera de que los Estados Unidos está realizando estas gestiones y le envía una comunicación fechada del 23 de marzo de 1969 y, en forma resumida, así lo establece el coronel Pompeyo Torrealba, oigan lo que dice la comunicación que le manda el Gobierno británico al Gobierno de los Estados Unidos:

“Ha tenido conocimiento el Gobierno de su Majestad Británica, que el Gobierno Americano ha estado desde hace meses realizando gestiones ante diversas cancillerías europeas para adquirir un territorio al cual enviar los negros que quiere sacar de Norteamérica. Extraña al Gobierno de su Majestad Británica que, a pesar de que su Majestad tiene posesiones en África, el Gobierno Americano no se haya dirigido a él para entrar en negociaciones. Sin embargo, la presente nota no se contrae a proponer al Gobierno Americano ninguna sesión del territorio, pues el Gobierno de su Majestad no está interesado en deshacerse de parte alguna de sus posesiones en África.

La presente nota tiene por objeto proponer al Gobierno de su Excelencia una negociación distinta que sirve, sin embargo, para conseguir los mismos fines que procura y la cual pasamos a proponerle formalmente: Al norte de la América del Sur existe un llamado país de Venezuela que actualmente se debate en medio de la mayor anarquía y cuyas autoridades menores no pueden ni siquiera considerarse como sujetos de derecho internacional. El Gobierno de su Majestad tiene interés en adquirir parte del territorio de este país para establecer con él una nueva colonia cuya capital sería Puerto España, colonia que por el orden y el impulso que este Gobierno sabe imprimir a sus dependencias, así como por las riquezas del territorio, sería sin duda una fuente de progreso para sus habitantes y para el bienestar común de las naciones americanas y de la humanidad.

El territorio que el Gobierno de su majestad está interesado en reservarse está tentativamente circunscrito por una línea que se trazaría, partiendo desde la desembocadura del río Neverí, en el mar, remontando su curso hasta sus fuentes y de allí hasta la serranía en línea recta, atravesando el Orinoco, se dirige en derechura a la frontera con Brasil, la misma quinta línea Schomburgk.

El territorio restante –es el que le va a quedar a Inglaterra– al occidente de dicha línea hasta la frontera de la República de Colombia –es decir, desde el Orinoco hasta la frontera con Colombia– quedará propiedad de los Estados Unidos de America para que envíen allí los negros que actualmente quieren enviar a África a un costo sensiblemente menor, reservándose el dominio permanente de este territorio u organizándola en la forma que mejor convenga a sus intereses. Las acciones militares a realizarse para la ocupación de todo el territorio de Venezuela, se prevén sumamente fáciles y simples de desarrollar, dado el estado de impotencia y anarquía en que se encuentra. Su costo se estima no será superior a la cantidad de 20 mil libras esterlinas, que sería dividido por partes iguales entre nuestros gobiernos”.

Es decir, los ingleses le dicen a los Estados Unidos pongan ustedes 10 mil libras esterlinas y nosotros ponemos las otras 10.

En virtud de que transcurrieron 3 meses y el Gobierno de los Estados Unidos no le responde la carta a la Reina de Inglaterra, le envían una segunda comunicación la cual dice lo siguiente:

“Extraña al Gobierno de su Majestad Británica que habiendo enviado al Gobierno de su Excelencia una nota, entregada por nuestro representante en Washington hace más de 3 meses con una propuesta de sumo interés, no haya recibido aún contestación, mientras continúan las gestiones americanas en Europa para obtener territorio en África.”

Si lo que hace vacilar al Gobierno norteamericano para dar una respuesta favorable a la propuesta que le fue hecha es la repercusión de la opinión desfavorable que en las otras repúblicas americanas pueda tener para su Gobierno, la participación militar en la ocupación de Venezuela, el Gobierno inglés le manifiesta por esta nota que está dispuesto a realizar por sí solo la acción militar requerida si para ello cuenta con la aquiescencia del Gobierno americano. Le manifiesta, además, que está dispuesto a cumplir con los términos del reparto territorial propuesto, haciendo la debida entrega del territorio. Una vez que nuestras fuerzas militares hayan terminado su tarea de ocupación y previa a la entrega de la cantidad de 10 mil libras esterlinas para sufragar la mitad de los gastos militares previstos”.

A finales de ese mismo año, en el mes de julio o a mediados, el Gobierno norteamericano le da respuesta a las dos notas del imperio inglés en los términos siguientes y le envía al gobierno británico esta carta que les voy a leer:

 “El Gobierno de su Majestad ha sufrido una equivocación al atribuirle la demora de este gobierno en responder las dos notas anteriores a vacilación de nuestra parte, en la aceptación de las propuestas hechas. Debemos manifestarle que a este respecto no ha habido, desde el principio, vacilación alguna, la demora en contestar sus notas se debió exclusivamente a que cuando se recibió la primera, el Presidente acababa de partir de esta capital en viaje a los Estados del oeste, de donde ha regresado hace pocos días, y el Vicepresidente y el Gabinete Ejecutivo juzgaron que no sería conveniente concluir los términos de esta respuesta, sin que de ello tuviera previo conocimiento el Presidente.

En respuesta al fondo de la propuesta que le ha sido hecha, este Gobierno hace del conocimiento del Gobierno inglés, que es principio indeclinable del Gobierno de los Estados Unidos de América la doctrina expuesta por el Presidente James Monroe en 1823.

En consecuencia este Gobierno manifiesta formalmente al Gobierno de su Majestad británica, que no sólo no cooperará en la operación que se le propone, en referencia al territorio de la República de Venezuela, sino que se opondrá a ella con todos los medios disponibles…”.

La oligarquía venezolana entregando el territorio y yo pudiera decir, con el respeto de la historia y de las invasiones en nombre de la Doctrina Monroe, que a nosotros hasta nos salvó la Doctrina Monroe, porque ya estaba todo planificado para entregar el territorio venezolano, gracias a una carta de la oligarquía venezolana, que son los mismos de siempre

Si alguien quiere revisar quién es Nicomedes Zuloaga y su árbol genealógico, puede hacerlo. Así como se busca un árbol genealógico para llegar a los nexos con el Libertador, con Sucre y con Miranda, sería interesante que nosotros, en un trabajo de investigación, veamos que son los mismos Zuloaga de ahora, que son los mismos Mendoza de ahora y que son los mismos que quieren entregar esta Patria; y que ahora, bajo la égida del decreto de Obama que establece como premisa fundamental que Venezuela es una amenaza inusual y extraordinaria, y en virtud de esa amenaza, ellos emiten el decreto para proteger a ciudadanos, a sus intereses y a sus empresas aún fuera de las fronteras.

¿Qué subyace dentro de toda esta acción? Primero, como bien lo ha dicho nuestro compañero Presidente, Nicolás Maduro, la colocación de una plataforma de exploración en aguas del territorio que se está dirimiendo, del territorio en controversia, que establece que empiecen a tirar trapos rojos.

Sí es verdad que en dos oportunidades diputados de la derecha vinieron a esta Asamblea a hablar del tema Guyana. Pero, ¿con qué intención? Con la intención de interpelar al Ministro del Poder Popular para la Defensa y con la intención de sacar con pinzas, de dentro de la vocería del gobierno o de algún alto funcionario, una declaración guerrerista y, sobre la misma, generar una construcción mediática para acuñar, a nivel internacional, que Venezuela va a ejecutar una operación, y que cuando ellos, en un falso positivo, agredan su plataforma tengan las razones, como lo han hecho en muchas partes de este planeta, para actuar militarmente contra Venezuela. Ahí están los apátridas que utilizan la curul que les dio un pueblo –repito– para defender a sus financistas y no para defender los supremos intereses de la República.

Con respecto a los defensores de ExxonMobil, no es que la culpa es de quién da el garrote, es que ExxonMobil sabe cuál es la situación de ese territorio. El 29 de septiembre del año 2000 ExxonMobil manda una comunicación al Gobierno de Guyana en la que dice, después de la nota de protesta del compañero Presidente Chávez a través del Canciller José Vicente Rangel, que ellos se van a retirar de las operaciones porque ese territorio está en una controversia que involucra por el este a Surinam y por el oriente a Venezuela. Aquí está la carta que envía. (La muestra).

Entonces no es verdad que ExxonMobil no está al tanto. Pero ellos, como bien lo dijo en su relatoría la camarada Blanca Eekhout, ExxonMobil junto al Pentágono, quieren hacer ver otra cosa, porque, como lo escribe Daniel Estulin en su libro el Club Bilderberg, de las cuarenta corporaciones transnacionales que gobiernan el planeta, ellos planifican todos los años eventos que casualmente siempre se suscitan. En los Estados Unidos hay dos que controlan ese gobierno, el cartel mafioso petrolero y el complejo militar. El cartel mafioso petrolero establece los requerimientos y el complejo militar planifica las operaciones, y ahí están, ExxonMobil y el Pentágono, planificando maniobras en las islas del Caribe, el Pentágono haciendo ver que la víctima es el Gobierno de Guyana, como lo han dicho muchos parlamentarios de la derecha aquí, y que el agresor es el Gobierno de Venezuela, cuando que nosotros lo que estamos es haciendo un llamado al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, con el objetivo de llamar su atención respecto del cumplimiento efectivo del Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Por lo tanto es un fariseísmo que venga un diputado de derecha a pedir que se legisle en torno al territorio de Guyana. Primero vamos a cumplir con que las Naciones Unidas nombre al buen oficiante, vamos a reclamarlo primero, vamos a obtener la posesión y después se legisla.

Allí hay un gran fariseísmo, esta derecha reaccionaria, una vez más, demuestra que es enemiga de este pueblo. Mientras que en el Senado de los Estados Unidos, cuando se aprobó la Ley del 18 de diciembre del 2014 que dio origen a ese decreto, hubo abstenciones, hubo veintitrés votos en contra de esta derecha, todos ellos aquí se negaron a aprobar que el Presidente Obama derogara el decreto, estos conversos, camarada Presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, son más radicales que los mismos senadores gringos donde hubo abstención y voto en contra.

Y con respecto a la entrega, les digo que aquí está la historia de este país. Setenta años tiene esta organización política, aquí está el Escudo de Venezuela, el Escudo de Venezuela no tiene la Zona en Reclamación, no tiene el territorio en controversia. Pero hay algo más reciente, el eterno candidato perdedor, el récord Guinness electoral, que ha recibido dos pelas presidenciales en menos de seis meses, y revisen que en la historia electoral presidencial de ninguna parte de este planeta un candidato presidencial ha recibido dos pelas en menos de seis meses, y este señor se fue a Guyana –oigan– a declarar en un periódico, –el último que apareció aquí, un general indigno de haber nacido en esta tierra de apellido Peñaloza y que vive en los Estados Unidos y que tú dijiste en estos días que no sabías cómo vivía allá– y aparece en la primera página diciendo: Gobierno de Maduro quiere darse golpes de pecho con el reclamo del Esequibo.

Lo que digan los diputados de la derecha, lo que digan voceros de la derecha para satanizar y estigmatizar a la Revolución Bolivariana es utilizado por los negociadores del Gobierno de la República Federativa de Guyana en contra de Venezuela. Y eso lo hacen porque son enemigos de la Patria.

Aquí está la torta de cuando ese infeliz cumplió año, ¿ven? Ellos no quieren la Zona en Reclamación.

Mientras esta derecha reaccionaria que ha entregado la Patria, que vende el alma al diablo, que no tiene palabra, que no tiene criterio, que se sienta aquí para decir que van a aprobar el Proyecto de Acuerdo y que se dan golpes de pecho para informar que se requiere de la unión nacional; la bancada revolucionaria está consustanciada con los principios de paz; como lo dijo nuestro compañero Presidente Nicolás Maduro: “nuestra mayor victoria es la paz”.

Mientras la derecha siga así no van a poder lograr que se desprenda una palabra guerrerista de los revolucionarios.

Esta bancada revolucionaria el día de hoy aprueba y suscribe a plenitud, en todas sus partes, el Proyecto de Acuerdo en Respaldo a las gestiones del Gobierno Bolivariano que preside el compatriota Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, fundamentado en los principios de paz y solidaridad en relación a la controversia territorial con la República Cooperativa de Guyana, presentado por el colega parlamentario Earle Herrera.

¡Viva Chávez! ¡Viva el Presidente Maduro! ¡Viva la Patria!

Es todo, señor Presidente, colegas Parlamentarios.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDÓN).– Compañeros diputados y diputadas: Se ha dado un debate bien interesante donde se han visto las posiciones de las distintas bancadas. La Bancada Revolucionaria, en la voz del compañero Earle Herrera, hizo una propuesta para la aprobación de un Proyecto de Acuerdo en respaldo a las gestiones del Gobierno Bolivariano que preside el compatriota Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, fundamentado en los principios de paz y solidaridad, en relación a la controversia territorial con la República Cooperativa de Guyana.

Quisiera hacer unas salvedades porque escuché –solo para dejar en evidencia a algunos mentirosos– que un diputado dijo que en el año 2011 Guyana había solicitado una Comisión de Límites de la Plataforma Continental y que Venezuela no había dado ninguna respuesta, y exigía que Nicolás Maduro inmediatamente la diera. Aquí está (la muestra), firmada por el compañero Nicolás Maduro. Voy a leer algo, porque no solo fue una respuesta escrita:

“Mi Gobierno entiende que Guyana por ser parte de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, estaba obligada a realizar esa presentación dentro de los plazos que fueron fijados. Sin embargo, tal como usted recordará –dirigiéndose a la Canciller, para el momento, Carolyn Rodríguez–, en las conversaciones que sostuvimos en Puerto España –o sea, no solamente el compañero Nicolás Maduro le respondió por escrito, sino que habló con ella personalmente, como Canciller de la República–, en septiembre del año 2011, tuve oportunidad de expresar la extrañeza y preocupación del Gobierno venezolano por no haber sido previamente consultado y no haber tenido la oportunidad de comentar sobre la información a ser presentada. Nuestra queja formal…”

Además se cae otra mentira que algunos han esgrimido en relación con que el compañero Nicolás Maduro en el tiempo que estuvo de Canciller jamás tocó el tema de Guyana, aquí está uno.

Hubo otro diputado que dijo que en el año 2008 alguien de Guyana expresó que el Comandante Chávez estaba dispuesto a desistir de los reclamos en Guyana, y ese señor se lo creyó. ¡Bien bolsa que se pone a creer lo que digan allá y no lo que hace el Gobierno Bolivariano! Jamás hemos puesto nosotros en duda el legítimo derecho que tenemos sobre el territorio Esequibo. ¡Jamás! No vamos a una guerra, no queremos una guerra. ¿Los venezolanos queremos una guerra? Jamás hemos querido una guerra, pero nadie nos va a quitar el derecho que poseemos de reclamar lo que en justicia es nuestro, de nuestra Patria, y algunos se sientan patriotas porque fueron a Anacoco –una forma muy fácil-, también se sienten patriotas cuando se ponen una gorrita en Estados Unidos y dicen que son patriotas, ¿o sentirse patriotas es solo por eso?

La Patria es más que eso, más que una visita, como dijo Earle Herrera, un turismo bélico para provocar una guerra, porque detrás de esto están los guerreristas. Tiene razón el compañero Yul Jabour cuando expresa que hace 30 o 40 años, lo decía el Presidente Chávez en el video, querían utilizar una confrontación entre Venezuela y Guyana solo para salir de un gobierno de izquierda en Guyana. Ahora es al revés y eso lo están provocando ellos desde hace tiempo, quieren una provocación en Venezuela para tratar de salir del Gobierno del compañero Nicolás Maduro, porque no han podido por los votos ni van a poder por los votos. (Aplausos).

Hablar aquí de estos electoreros, no sé qué; como que creen que uno es cogido a lazos o que nació ayer. No, compañeros, este es un problema que se presentó ahorita y se le da respuesta en este momento, como debe darla un gobierno responsable, con un Presidente al frente, vino aquí a la Asamblea Nacional.

 Yo les veía la cara a ustedes cuando estaban ahí, algunos querían aplaudir y no los dejaban porque están de acuerdo con lo que estaba diciendo el compañero Nicolás Maduro, porque en verdad pueden ser opositores y pueden ser patriotas, nadie les quita eso. Les reclamaron porque se pararon, algunos se pararon como escondidos por la esquinita, yo los veía desde arriba, y después les volvieron a reclamar, algunos desistieron de levantarse. Así es la vida, porque es que obedecen un libreto.

. Yul, tienes toda la razón, esto no es cuestión de estilo, esto es cuestión de fondo: o defendemos nuestro territorio y nuestra soberanía o no lo defendemos. Es cuestión de fondo, porque cuestión de estilo es decir “no me gusta la palabrita Comandante Chávez”. ¿Quién de los presidentes de Venezuela ha sido el artífice de la integración latinoamericana y caribeña?, ¿quién? ¿Quién ha levantado la bandera de la integración, verdaderamente, sin entregar absolutamente nada a cambio de eso? ¿Por qué? ¿Cuál es el otro objetivo? Destrozar el Caricom, la integración de los países del Caribe. ¿Para qué? Para evitar que los pueblos estén unidos. (Aplausos).

Miren, cuántas discusiones y cuántos debates ha habido. Muchos se mantienen alejados de esas discusiones y de esos debates, porque no les importa ceder, en ocasiones, o asumir posiciones para evitar. Así como ellos critican a Petrocaribe, lo critican mucho porque dicen que Venezuela entrega sus riquezas; se van a enredar con los gringos, porque los gringos no quieren que eliminen Petrocaribe. Vayan a ver qué pasa si agarran la línea de los gringos; ellos saben lo que significa si se elimina Petrocaribe. ¿Saben cuánta gente les va a llegar allá a Florida? No le conviene a Estados Unidos. Entonces, agarren el discurso de los gringos. Nuestro esfuerzo es por la integración verdadera de los pueblos, pero cuántas fallas tenemos. Ahí está Haití. ¿Al final quiénes han sido solidarios con Haití? Venezuela y Cuba, ¡Qué raro, vale! ¿Cuántos intentos han habido de ponernos a pelear con Colombia?

Cuando estudiábamos en la Academia Militar, Pedro, cierto o falso, cuál era la hipótesis de guerra de Venezuela. Hay que defenderse de Brasil. La hipótesis verde, y nos hicieron enemigos de Brasil por años, hasta que llegó quién, el Comandante Hugo Chávez y abrió relaciones directas con el Gobierno brasileño, sin entregar absolutamente nada. ¡Ah! Quienes son esclavos de la guerra son esclavos del imperialismo y tienen que arrimar su candelita para la guerra.

El compañero Nicolás Maduro vino a esta Asamblea Nacional y dijo que nuestra victoria será la paz. Nosotros vamos a recuperar el Esequibo en paz, con los mecanismos diplomáticos que están en todos los acuerdos validamente adquiridos por la República. (Aplausos).

Muchos serían felices si Venezuela declarara la guerra a Guyana, eso es lo que quieren algunos, no lo vamos a hacer, pero sí vamos a defender nuestro territorio por la vía diplomática, donde tengamos que hacerlo. Si quieren firmar el Proyecto de Acuerdo es problema de ustedes y de su conciencia, porque los diputados revolucionarios lo vamos a firmar, no tengo ninguna duda, y sé que hay diputados de la oposición patriotas. Yo no sé si van a firmar. No sé si lo van a hacer, eso queda en sus conciencias.

Lo que sí es cierto es que algunos dijeron que esto era por el tema electorero. ¿Electorero? Por favor ¡Qué falta de respeto con la Patria! Electorero lo verían ustedes, observándolo desde su ángulo como siempre.

Si ningún otro diputado va a intervenir, se cierra el debate. Los ciudadanos diputados y diputadas que estén por aprobar el Proyecto de Acuerdo en respaldo a las gestiones del Gobierno Bolivariano que preside el Compatriota Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, fundamentado en los principios de paz y solidaridad en relación a la controversia territorial con la República Cooperativa de Guyana, presentado por el diputado Earle Herrera, se servirán manifestarlo con la señal de costumbre. (Pausa). Aprobado de manera unánime.

¿Hay algún diputado de la oposición que no esté de acuerdo? Todos los diputados de manera unánime aprobamos el Acuerdo. Nos alegramos profundamente que sea así, por la Patria nos alegramos que sea así. (Aplausos).

Si algún diputado de la oposición quiere ir a las 8:30 p.m. a entregarle este Acuerdo al compañero Presidente Nicolás Maduro, están invitados. Demás está decir que los diputados revolucionarios estamos invitados apenas terminemos la sesión, para ir a entregarle este Acuerdo al compañero Presidente Nicolás Maduro.

Quiero agradecerle al Coronel Pompeyo, a Juan Vicente Torrealba Pérez, al compañero Vicealmirante Blas Misticchio Tortorella por estar presentes. Muchísimas gracias por estar aquí, queridos compatriotas. (Aplausos).

También está de visita el Senador de Aruba Glenbert Croes, compañero y compatriota. Bienvenido a la Patria de Bolívar. (Aplausos).

Posted in General | Leave a Comment »

PABLO NERUDA: 111 AÑOS DEL NACIMIENTO DEL MÁS GRANDE POETA DEL SIGLO XX EN CUALQUIER IDIOMA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 12 julio 2015

Pablo Neruda

En 1941 escribió su Canto a Bolívar, cuyos versos “Bolívar despierta cada cien años cuando despiertan los pueblos”, fueron recitados con frecuencia por el Comandante supremo de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías

 Escribir sobre Neruda, Premio Nóbel de Literatura en 1971 por su vasta y refinada obra, es como observar a la poesía misma. Sus diálogos, sus conversaciones, sus escritos, su andar, su caminar, su figura, siempre evoca la presencia de un humanismo caracterizado por la solidaridad humana, por la sencillez de la vida, por el amor a un mundo basado en la justicia social, sin discriminaciones de ningún tipo, por la inspiración que da al alma el poder verter toda una pasión al ser querido y convertirlo en eterno a través de un escrito.

Ese es el Pablo Neruda que nació hace 111 años en un pueblo chileno llamado Parral, un 12 de julio de 1904 y que en 1917, empieza su actividad intelectual con la publicación de su primer artículo de prensa titulado “Entusiasmo y Perseverancia”, en el diario “La Mañana” del pueblo de Temuco, donde se mudó con su padre después del fallecimiento de su madre.

El 11 de septiembre de 1973, el fascismo y la CIA impulsan por instrucciones del gobierno norteamericano un criminal golpe de Estado en la Chile Socialista, en donde a sangre y fuego se derrocó al Presidente Constitucional Salvador Allende. La casa de Pablo Neruda en Santiago fue saqueada y sus libros incendiados, por lo que su salud se resintió y falleció doce días después, el 23 de septiembre de 1973, a los 69 años de edad.

Ese 23 de septiembre de 1973, el mundo de la poesía llora la desaparición de uno de sus más grandes representantes, Neftalí Reyes Basoalto, mejor conocido como Pablo Neruda.

Un canto para Bolívar

PADRE nuestro que estás en la tierra, en el agua, en el aire
de toda nuestra extensa latitud silenciosa,
todo lleva tu nombre, padre, en nuestra morada:
tu apellido la caña levanta a la dulzura,
el estaño bolívar tiene un fulgor bolívar,
el pájaro bolívar sobre el volcán bolívar,
la patata, el salitre, las sombras especiales,
las corrientes, las vetas de fosfórica piedra,
todo lo nuestro viene de tu vida apagada,
tu herencia fueron ríos, llanuras, campanarios,
tu herencia es el pan nuestro de cada día, padre.

Tu pequeño cadáver de capitán valiente
ha extendido en lo inmenso su metálica forma,
de pronto salen dedos tuyos entre la nieve
y el austral pescador saca a la luz de pronto
tu sonrisa, tu voz palpitando en las redes.

De qué color la rosa que junto a tu alma alcemos?
Roja será la rosa que recuerde tu paso.
Cómo serán las manos que toquen tu ceniza?
Rojas serán las manos que en tu ceniza nacen.
Y cómo es la semilla de tu corazón muerto?
Es roja la semilla de tu corazón vivo.

Por eso es hoy la ronda de manos junto a ti.
Junto a mi mano hay otra y hay otra junto a ella,
y otra más, hasta el fondo del continente oscuro.
Y otra mano que tú no conociste entonces
viene también, Bolívar, a estrechar a la tuya:
de Teruel, de Madrid, del Jarama, del Ebro,
de la cárcel, del aire, de los muertos de España
llega esta mano roja que es hija de la tuya.

Capitán, combatiente, donde una boca
grita libertad, donde un oído escucha,
donde un soldado rojo rompe una frente parda,
donde un laurel de libres brota, donde una nueva
bandera se adorna con la sangre de nuestra insigne aurora,
Bolívar, capitán, se divisa tu rostro.
Otra vez entre pólvora y humo tu espada está naciendo.
Otra vez tu bandera con sangre se ha bordado.
Los malvados atacan tu semilla de nuevo,
clavado en otra cruz está el hijo del hombre.

Pero hacia la esperanza nos conduce tu sombra,
el laurel y la luz de tu ejército rojo
a través de la noche de América con tu mirada mira.
Tus ojos que vigilan más allá de los mares,
más allá de los pueblos oprimidos y heridos,
más allá de las negras ciudades incendiadas,
tu voz nace de nuevo, tu mano otra vez nace:
tu ejército defiende las banderas sagradas:
la Libertad sacude las campanas sangrientas,
y un sonido terrible de dolores precede
la aurora enrojecida por la sangre del hombre.
Libertador, un mundo de paz nació en tus brazos.
La paz, el pan, el trigo de tu sangre nacieron,
de nuestra joven sangre venida de tu sangre
saldrán paz, pan y trigo para el mundo que haremos.

Yo conocí a Bolívar una mañana larga,
en Madrid, en la boca del Quinto Regimiento,
Padre, le dije, eres o no eres o quién eres?
Y mirando el Cuartel de la Montaña, dijo:
“Despierto cada cien años cuando despierta el pueblo”.

Posted in General | Leave a Comment »

DIOSDADO CABELLO: ESTRUCTURA DEL PSUV EN DELTA AMACURO Y BOLÍVAR GARANTIZAN TRIUNFO DE LA REVOLUCIÓN

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 10 julio 2015

Diosdado Cabello-Pedro Carreño

Posted in General | Leave a Comment »

89 AÑOS DEL NATALICIO DE NUESTRA SIEMPRE QUERIDA ARGELIA LAYA, “LA COMANDANTA JACINTA”

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 10 julio 2015

Argelia Laya

89 años del natalicio de nuestra hermosa Argelia Laya, revolucionaria, luchadora social y defensora de los derechos de la mujer y del pueblo venezolano. Para quienes la conocimos, es y será por siempre un gran honor haber compartido luchas por la construcción del socialismo.

Fue una maestra y guía para nosotros, nos enseño la honestidad, el valor, la entrega total, el amor por el prójimo. A cada acierto un reconocimiento para el estimulo y reforzamiento de la acción, pero a cada error, el regaño, la muestra correcta del camino y el ejemplo de su propia acción.

Así aprendí de ella, fue única. Siempre se lo voy a agradecer y dicha enseñanza se la he transmitido a mis hijos.

Gracias por las lecciones, seguiré fiel a tú ejemplo, por eso sigo en esta lucha hermosa, cumpliendo el legado de nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez Frías y rodilla en tierra dándole mi apoyo firme, pleno, como la luna llena, irrevocable, absoluto y total a nuestro Compatriota Presidente Obrero Nicolás Maduro Moros.

 

Fidel Ernesto Vásquez I.

Nació en una hacienda de cacao, de Rio Chico, estado Miranda, el 10 de julio de 1926, su padre fue montonero y estuvo varias veces en prisión; su madre fue integrante de la “Agrupación Cultural Femenina”, le enseñó a defender la condición de ser mujeres y de ser afrodescendientes.

Desde la década de los 40, no hubo conquista de la mujer venezolana, en la cual Argelia no haya combatido con el fervor de su condición de mujer aguerrida y política.

Desde su primera vocación y profesión de educadora, defendió el derecho de las mujeres a la educación, a la participación cultural y a la capacitación, hasta la formulación del Plan Nacional “Educando para La Igualdad “, donde estableció los principios y estrategias para una educación por la paz y la justicia, con fundamento en la erradicación de toda forma de discriminación por sexo, en el sistema y proceso educativo. Recordemos que su defensa del derecho de las jóvenes embarazadas a no ser excluidas del sistema de educación, se constituyó en un precedente histórico y un hito que puso en la palestra pública el derecho universal y sin discriminación a la educación.

En el área de los derechos sexuales y reproductivos, defendió el derecho de las mujeres a un embarazo seguro, a fin de evitar mas muertes por las interrupciones clandestinas de embarazos.

Se sumó al Partido Comunista en la política de lucha armada, uniéndose al movimiento guerrillero y pasando a la clandestinidad. Recorrió las montañas de Lara, como “la Comandante Jacinta”: durante seis años fabricó bombas molotov y empuñó un fusil; esta aguerrida mujer luchaba a diario por la revolución y en contra de la injusticia social.

En el movimiento nacional de mujeres organizadas, Argelia tuvo una participación fundamental, convirtiéndose en abanderada y protagonista de las múltiples y exitosas conquistas por los derechos de la mujer. Recordemos, entre algunas de sus innumerables actividades, que de 1946 a 1958, fue Co-fundadora y Secretaria de la Organización de la Unión Nacional de Mujeres y, organizadora asimismo del Comité Femenino de la Junta Patriótica; de 1958 a 1968 pasó a ser Secretaria General de la Unión Nacional de Mujeres, así como también, Organizadora y Secretaria General de la Legión de “Mujeres Nacionalistas”; en la década del 60′ fue Vicepresidenta del I Congreso de Mujeres Venezolanas; en la década de los 80′ fue una de las promotoras de la creación de la Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales de Mujeres, miembra de la Delegación del antiguo Congreso a la Conferencia de la ONU sobre Evaluación del Decenio de la Mujer (Nairobi-Kenya 1985), miembra de la Comisión Femenina Asesora de la Presidencia de la República, miembra de la Comisión de Cooperación con la Comisión Interamericana de Mujeres de la OEA , Capitulo Venezuela, Asesora del Instituto de Estudios Transculturales de la Mujer Negra y del Programa de Salud Integral de la Mujer desde la Perspectiva de Género del antiguo Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, ahora Ministerio del Poder Popular para la Salud.

En el aspecto laboral y de normativa del trabajo, Argelia fue una de las políticas más activas por la garantía de las prestaciones sociales, esas que les fueron arrebatadas por la cómplice acción de un tal Teodoro Petkoff durante el gobierno de Caldera, en la defensa de los derechos de la mujer trabajadora, la protección del embarazo y la maternidad en el ámbito laboral, por el establecimiento y regulación de las guarderías para las madres y padres trabajadores, así como por lograr una normativa que protegiera la salud de los y las trabajadoras.

En el aspecto social, fue una de las abanderadas en la lucha contra la feminización de la pobreza y por el reconocimiento del valor del trabajo doméstico.

De todo ello, que no es más que una somera semblanza de la verdadera dimensión de Argelia, se revela lo excepcional de su trabajo en defensa de los derechos de la mujer.

Fue una maestra y guía para nosotros, nos enseño la honestidad, el valor, la entrega total, el amor por el prójimo. A cada acierto un reconocimiento para el estimulo y reforzamiento de la acción, pero a cada error, el regaño, la muestra correcta del camino y el ejemplo de su propia acción. Así aprendí de ella, fue única. Siempre se lo voy a agradecer y dicha enseñanza se la he transmitido a mis hijos.

Estando en aquel MAS, en una Convención que se efectuaba en su tierra, se nos muere el 27 de noviembre de 1997, a los 61 años de edad. Argelia es una de las importantes mujeres de nuestra historia y representa la voluntad férrea en el compromiso, el arrojo y sacrificio por las ideas de igualdad y justicia, el trabajo incansable por los derechos humanos y sociales, la solidaridad incondicional en la lucha por los derechos de las mujeres, y también, la defensa de los más altos valores, el apoyo fraterno en las causas humanas y el amor infinito por su patria.

La tercera hija de los barloventeños Rosario López (militante de la “Agrupación Cultural Femenina”) y el Coronel Pedro María Laya (montonero que nunca decía malas palabras), nace en una hacienda de cacao: Las Mercedes, un 10 de julio de 1926, en San José de Río Chico del Estado Miranda en Venezuela. Su madre tuvo 5 hijos, de los cuales uno de ellos no llegó a la adultez. Pedro, poeta, abogado y político fue el hermano mayor, ahora fallecido. A pedro le sigue Fiel Luz, servidora pública jubilada, luego viene Argelia y después Renée, la menor.

La niña Argelia vivió junto a sus hermanos toda su infancia en la hacienda. Su padre participó en varios alzamientos contra los gobiernos de Castro y Gómez, razón por la cual fue en varias oportunidades recluido en prisión, hasta la última vez cuando ella apenas tenía dos años. Su mamá era la que llevaba la batuta del hogar. Astuta e inteligente, poetisa por naturaleza como Argelia misma la definió, promovía la paridad entre el varón y las niñas, además de enseñarles, como ella dice : “a defender nuestra condición de mujeres y de negros ‘ustedes son hijos de un negro, ustedes no deben aceptar nunca que los humillen por negros y ustedes son mujeres y tienen que defender su condición de mujeres’. Cuando alguien dice, no, es que tu eres una mujer excepcional, les digo que lo que pasa es que tuve la ventaja de tener una madre como la que tuve y un padre como el que tuve, que me enseñaron y me dieron las oportunidades para desarrollar desde pequeña eso, una actitud de rebeldía ante las injusticias, ante las cosas feas (…) y cultivar el amor por los demás” 

De pequeña padeció de una frágil salud, fue asmática hasta la adolescencia. Cuando enfermó de tosferina creían que moriría, sin embargo no fue así, pero suscitó a que los médicos recomendaran no salir de casa. Por esta razón, no fue inscrita en la escuela a la edad correspondiente sino hasta el momento en que su hermana Renée ingresó a los estudios escolares. Así que, sola en casa, aprendió a leer con unas historietas de su hermano Pedro; especialmente le encantaba la del “Gato Félix”. Ya para entonces demostraba interés por adquirir conocimientos sobre el mundo que la rodeaba, la naturaleza, desarrollando esa admiración y respeto que conservó hasta su muerte. Con Pedro también disfrutó muchos de los juegos infantiles. Jugaban siempre a “Los Caciques”: “era nuestro juego preferido (….). Para ser Cacique, yo me sometía a las pruebas y yo ganaba todas (…) comer picante, brincar por encima de la candela, herirnos con cosas cortantes, subir palos, correr por la playa”. 

Cuando llega la hora del ingreso de Renée a la escuela, como comentamos, también lo hace Argelia. “…hicimos toda la primaria juntas, pero Argelia estaba mucho más adelantada que yo y que la mayoría de las otras niñas (…). Destacó durante todos los grados como la mejor del grupo, lo que no dejó de molestarme porque las maestras estaban siempre diciéndome, “¿Y Ud. por qué no sigue el ejemplo de su hermana Argelia que es tan buena alumna?

“Debo decir que Argelia me enseño que el talento por sí solo no basta para prepararse ni para los exámenes, ni para la vida. Además me enseño a estudiar…”, respondió este.

Tiempo después su familia tuvo que trasladarse a la capital, al parecer porque a su padre lo expulsaron de Miranda. Perdieron todos los bienes materiales y vivían muy modestamente en Caracas. Allí pudo comenzar sus estudios formales al igual que sus hermanos. Cuentan que, después de la muerte de Juan V. Gómez en 1935, su mamá se sacó un quintico de lotería, con el que compró lápices, cuadernos, unos retazos para hacerles una ropita y los puso a estudiar. Después del primer año fallece su padre. La angustia y el desconsuelo oprimen su hogar. A los tres meses debió dejar la escuela porque no tenían con qué comer. 

Los desalojaron de la casa en la que vivían alquilados obligándolos a refugiarse en un rancho por Altavista sin agua y sin luz. 

“A veces nos ayudábamos con un programa que había en Radio Continente. Recuerdo que iba a la Biblioteca Nacional para copiar capítulos de los libros. A veces me regalaban papel de imprenta y con eso yo los cosía y hacía mis cuadernos” . Aún siendo adolescente llega a ser presidenta de la Sociedad de Jóvenes de la Iglesia Evangélica “El Redentor”, a cuya congregación ella y su hermana menor pertenecían. Fue cofundadora del Primer Centro de Estudiantes Novelistas, en los años 40 y, para ese entonces ya estudiaba en la Escuela Normal de Caracas. Fue en esos tiempos cuando emergieron con más fuerza sus preocupaciones por la justicia social, la igualdad y la ética.

Se gradúo de maestra normalista en 1945 en la promoción “José María Vargas”. Nunca la aplazaron. En el lapso entre los 15 y 19 años es Secretaria de Cultura de Centro de Estudiantes Normalistas, Directora del Periódico del mismo Centro de Estudiantes, Secretaria General de la Federación de Jóvenes Evangélicos y un poco más tarde, dirigente de la Unión de Muchachas de Santa Rosalía, del Centro Cultural y Deportivo de El Cementerio al igual que de la Junta de Vecinos de la urbanización “Pedro Camejo” y del Comité de Madres del Centro Materno Infantil de Sarriá, pudiéndose con esto apreciar la diversidad de comunidades con las que trabajaba, la amplitud de movimiento y la dimensión del apoyo que esta chica ofrecía, interesándose extensamente en las necesidades de los “otros”.

Al obtener su título de maestra contaba con 19 años. Aspiraba viajar a Guayana para ejercer la docencia, pero no aceptaban mujeres. Luego quiso ir para Santa Elena de Uairén, sin embargo, aprovechando que había baja de maestros fue asignada al Estado Zulia ganando 300 Bolívares mensuales. En diciembre del 45, retorna a Caracas a visitar a su mamá. En el interín cae el Presidente Medina; sube Betancourt y al maestro Prieto Figueroa lo nombran Secretario de la Junta de Gobierno. La envían para La Guaira a realizar una campaña de alfabetización, específicamente en el Colegio República de Panamá.

Mientras participaba como Secretaria de Organización adjunta de la Federación Venezolana de Maestros y en el Colegio de Profesores de Venezuela, en La Guaira colaboró activamente en la Junta Directiva de la Asociación de Periodistas y Escritores de La Guaira, y fue Vicerrectora de la Universidad Popular “Víctor Camejo Oberto”. Funge por la misma época como Secretaria de Organización en la Unión Nacional de Mujeres, y en la Legión de Mujeres Nacionalistas. Es realmente impresionante la capacidad de entrega y dedicación que Argelia dispuso en la lucha por un mundo mejor, y más aún, tomando en cuenta que todas estas actividades se realizaban dentro del “ojo del huracán”, es decir, en plena dictadura perezjimenista bajo las punzantes miradas inquisidoras del régimen. Sin embargo, obedeciendo a sus principios justicieros, ya hacía rato se había incorporado clandestinamente a la lucha contra la dictadura.

En esos primeros años de ejercicio docente y militancia política salió embarazada.

Para esa época, tal como comenta ella misma en una entrevista de “Mujeres en Lucha” en 1984, las maestras no podían ser madres solteras; algunas se suicidaban, otras abortaban. A pesar de su situación resolvió tener a su primer hijo sola, asumiendo tal responsabilidad mediante una decisión individual y no religiosa. “Toda esa mitología y toda esa ridiculez que hay en relación con la despenalización del aborto, algún día se va a acabar, y se va a acabar en la medida en que las mujeres de hoy peleen más por tener ese derecho a decidir cuándo quiere ser madre y cuántos hijos quiere tener y cómo los quiere concebir y en qué momento”. Acto seguido le escribe una carta dirigida al ministro de Educación, Luis Beltrán Prieto Figueroa, apelando al derecho constitucional de Protección a la Maternidad independientemente de su estado civil. No le abrieron expediente pero fue suspendida durante unos meses por conducta “inmoral”. En ese breve retiro Argelia dio a Luz, reintegrándose nuevamente a la faena a los pocos meses. A manera de castigo, fue asignada a dictar clases en una escuela de menor categoría; pero esto no afectó a su ego de ningún modo, ya que amaba enseñar, le brotaba espontáneamente y lo disfrutaba en donde fuera.

Ingresa al Instituto Pedagógico de Caracas, del cual egresa en 1955 luego de concluir sus estudios en la novedosa carrera de Filosofía y Ciencias de la Educación. A partir de entonces mañanas y tardes enteras las dedica a dar clases de Educación Media. Por los años 50 la expulsan temporalmente del Pedagógico por represalias políticas. Entra a dar clases en un liceo privado y en la División de Higiene Mental Escolar, todo, sin abandonar sus gestiones contra el régimen.

Se involucra intensamente en la lucha contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez desde las bases militando en el Partido Comunista de Venezuela y al mismo tiempo ayuda a organizar el Comité Femenino de la Junta Patriótica, ambos, implicados en el derrocamiento de la dictadura. Fueron aquellos los mejores años de una dura lucha del Partido Comunista, justo después del 23 de enero del 58.

Cuando cae la dictadura su participación en la política del país se hace patente; participa en las elecciones ese mismo año como candidata a Concejala por Caracas y Diputada por Miranda, ganando en esa oportunidad en Caracas y en Miranda obtiene el cargo de Diputada Suplente. Años después sería Concejala para el Distrito Sucre, el Distrito Federal y el Estado Miranda, así como Diputada al Congreso de la República (repetidas veces).

Continúa en la docencia como profesora suplente de Psicología en la Escuela de Servicio Social y en el Colegio Los Jardines en el Valle. También en esta misma época se incorpora a la Unión de Mujeres Venezolanas y, desde ese momento, su compromiso político estuvo estrechamente relacionado a las luchas por la defensa de los derechos de la mujer. No existía acto, mitin, conferencia, simposio concerniente a la defensa de los derechos humanos y, sobre todo, a los de las mujeres, pero también a los de las niñas y los niños, negras y negros, indígenas, las y los minusválidos, los económicos… a los que ella no asistiera. Pero, no seríamos fieles a su pensamiento ni a su acción si no destacáramos la importancia que le atribuía al derecho a la información y el deber a informar. 

Su pelea era integral. La presencia de Argelia llenaba siempre todos los espacios; con su amplia sonrisa, con un sabio consejo, una palabra de aliento, una ponencia o un mensaje preciso a flor de labio, ella simplemente hacía notar su condición conciliadora y tolerante hasta con aquellos que le adversaban. Sus pronunciamientos públicos, fueran estos desde el PCV,  o Movimiento de Mujeres Socialistas conservaban la misma línea: la expresión de un férreo compromiso con el país, con las mujeres de este país, con el socialismo “a la criolla” y con los cambios económicos, sociales y políticos necesarios para mejorar las condiciones de vida. Además sostenía una descripción diáfana y muy didáctica de las injusticias padecidas por todos en los barrios y zonas pobres de todo el país, las condiciones de las mujeres venezolanas; como ellas constituían la mayoría de los hogares en condiciones de miseria; como eran un porcentaje elevado de las analfabetas, de las jefas de hogares en condiciones de pobreza; la mayoría de las trabajadoras con salarios más bajos y como al ser la mitad de la población, no podían pensarse cambios posibles sin antes plantearse igualar las condiciones entre hombres y mujeres. 

Justamente en el Discurso de Orden pronunciado en el Concejo Municipal del entonces Distrito Federal en 1982, expone:

“Aspiramos a formar parte activa de este cambio que nos exige el reto histórico de la modernidad, donde la ciencia y la tecnología, las riquezas y las bellezas naturales de Venezuela deben servir a la felicidad de todos y no ser la causa de sus desgracias y sufrimientos para beneficios de unos pocos, como hasta ahora ha sido”

Posteriormente en 1986, en una intervención que realizó en el Congreso de la República había puntualizado:

“La mejora de la condición de la mujer parece, en particular estrechamente ligada con los progresos que deberían lograrse en el respeto de los derechos humanos, la consolidación de la paz y el establecimiento de relaciones económicas más justas entre las naciones, progresos inseparables de las transformaciones económicas, sociales y culturales que exige el establecimiento de una igualdad efectiva entre los sexos”.

En el año 1952 contrae matrimonio. Estuvo casada durante 22 años y tuvo tres hijos, de los cuales uno, mi amigo fraterno “tigre”,  falleció en un terrible y absurdo accidente.

Años después confiesa al grupo feminista “Miércoles” que la única página que arrancaría de su vida sería la del matrimonio por 22 años porque “en esos 22 años pude no tener esas limitaciones y esas confrontaciones que te producen a ti un desgaste, sobre todo emocional, que es terrible, es terrible, porque tú de repente te haces una fantasía, piensas en una cosa, te haces un sueño (…) y de repente dices, bueno, “pero yo aquí fracasé con este caballero”, entonces, por más que sea, eso te afecta no? (…) solamente por eso la arrancaría.

Dos años antes se había integrado al PCV.

Después del derrocamiento de Pérez Jiménez, el PCV recupera su legalidad, pero en enero de 1971, nos fuimos del PCV compatriotas como Eloy Torres, Carlos Arturo Pardo, Argelia Laya, el  “Indio”  Héctor Marcano Coello, Pompeyo Márquez, Freddy Muñoz, Germán Lairet, Teodoro Petkoff, Victor Hugo D´Paola, en fin,  un tercio del Comité Central y la casi totalidad de quienes militábamos en la Juventud Comunista del PCV

Regresemos al año 1959, el año en que asiste como representante de Venezuela al Primer Congreso Latinoamericano de Mujeres que se celebra en Santiago de Chile. A su regreso, se incorpora de lleno en el Partido Comunista quien decide asumir la  lucha armada. Se une al movimiento guerrillero y pasa a una clandestinidad seguramente más peligrosa y comprometida por las montanas de Lara con el alias de “Comandanta Jacinta”.

De su experiencia en la guerrilla cuenta: 

“Para mí, en lo personal y en lo político fue una experiencia que me permitió aprender (…) la forma cómo vivían y viven los campesinos pobres de este país. De las cosas más terribles que vi fue el dolor tan grande que sentían los guerrilleros cuando participaban en una operación donde había soldados muertos. Ellos sentían que era una guerra entre hermanos y entre la gente de la misma clase. Eran los pobres de un lado, buscando un camino y una transformación por una vía que no nos condujo al triunfo, sino a una derrota; y los pobres del otro lado, defendiendo los intereses de los poderosos. Eso nos permitió iniciar una reflexión más profunda sobre lo que era la política, sobre lo que nosotros queríamos y la justicia que buscábamos.

Cerca de los seis años estuvo dedicada a vida clandestina, tanto, que su madre murió sin ella alcanzar a verla. Tenía la certeza de que moriría ese año. Había recibido una de sus cartas una semana antes, y varios regalitos para el resto de los luchadores. Argelia llego a contar: “Ella les hacia bolsitas para las medicinas, para los cigarros, les mandaba tarjetitas pintadas por ella, entonces, tenía un inmenso deseo de ir a verla  y yo sabía que no me lo iban a permitir y es que el cerco era espantoso”.

Así que no bajó. Luego supo que cuando la madre sintió que se iba a morir le dijo a sus hijos: “Díganle a Argelia que cuidado, cómo se le ocurre, que no se le ocurra bajar”. 

Argelia se entera de la perdida el mismo día que ella muere, el 18 de enero de 1966, justamente, cuando en un impulso incontenible y tras los ruidos de metralletas y bombardeos, enciende la Radio Rumbos para enterarse minutos después de la amarga noticia.

En la década de 1970, un importante sector de la dirección del Partido Comunista de Venezuela se separa de éste y fundamos el Movimiento Al Socialismo (MAS), un partido político con una postura ideológica basada en la corriente socialista.

El 19 de enero de 1971 se realiza la primera Convención Nacional en el Club de los Ciegos de Caracas, llamado Club Solar, en la calle real de Monte Piedad. El primer Secretario General fue Pompeyo Márquez; Secretario de Organización, Germán Lairet; Secretario de Propaganda, Teodoro Petkoff y Secretaria Femenina, Argelia Laya. Luego de tres días de deliberaciones, el Movimiento al Socialismo (MAS) se constituye formalmente.

En los estatutos originales que todavía conservo, se lee que éramos una fuerza comunista venezolana; una organización de lucha formada por la unión libre, voluntaria y democrática de obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales de avanzada y demás sectores sociales que combaten de manera consecuente para poner fin a la opresión imperialista sobre la patria y para la construcción de una nueva sociedad: la sociedad socialista

El nacimiento del MAS significó un proceso de avanzada y un cambio fundamental para Argelia. Se entregó plenamente al proyecto para transformarlo en un instrumento de progreso y de seguridad para el país y más que nada para las mujeres. Es así que, luego de los enfrentamientos armados que se vivieron durante los primeros años de las décadas 1960 y 1970, funda en 1972 el primer grupo de militantes de partido que se auto proclamaban feministas, “Movimiento de Mujeres Socialistas”, una organización con mucho más poder de convocatoria y mucha más participación que hasta entonces no había existido en el país. Desde esta posición comenzó a conquistar espacios, llegando a ser la más importante dirigente política femenina y luchadora por los derechos de la mujer que haya tenido Venezuela.

Somos sus compañeras y compañeros militantes de aquel  MAS, los que podemos atestiguar mejor que nadie la disposición y el tesón con que Argelia dedicó su vida al ejercicio político desde el momento de su fundación.

Una especial atención le fue dado a los problemas de naturaleza ética que se suscitaban dentro de la organización, y más aún, cuando se comenzó a ejercer las actividades de funcionario público.

Su preocupación por el correcto funcionamiento la llevó a trabajar firmemente en la aprobación de un Código de Ética para los funcionarios públicos socialistas que ella misma, por propia iniciativa elaboró. El interés de Argelia, sin embargo, no se limitaba a lo que podríamos denominar la ética de los actos. Ella entendía la relación existente entre hábitos, actitudes de los actores y los actos en los cuales éstos participan, así como el papel relevante que juegan valores y principios en sus determinaciones. 

Argelia fue madurando conceptos y convicciones durante todo su proceso político. En tal medida sus ideas feministas fueron cambiando con el pasar del tiempo. Al inicio del MAS cree firmemente en la teoría de movimiento de movimientos.

Su esencia era feminista, y el ser feminista era más que una postura ante la vida. La razón de sus esfuerzos era llevar a las mujeres a negociar, a defender su participación al margen de las tendencias tradicionalistas y sus intereses. Aunque muy a menudo, por tener esta amplia perspectiva de vida para la mujer, tuvo que sobrellevar una dilatada serie de críticas entre las propias mujeres.

En 1988 fue candidata a Gobernadora del Estado Miranda postulada por el MAS y dos años más tarde fue nombrada Presidenta del partido. Pero a estas alturas dentro de las filas del MAS se percibían cada vez más elementos de descomposición, puntualmente en hechos de corrupción.

Cómo preocupaba a Argelia esto, lo que sería la antesala de una desintegración moral y hasta ideológica del partido. No obstante, siempre reconoció los errores, las dificultades de llevar adelante un proyecto político partidista transformador de realidades e inspirado en hondos valores humanos; más todavía, cuando se intenta desarrollarlo en un mundo político deteriorado e inyectado de antivalores.

Poco antes de su muerte, escribe una declaración que fue publicada en el Diario de Los Andes como un documento político de gran trascendencia y que salió a la luz pública en 1997, a los pocos días de su partida: 

“Lo que ocurre hoy en el MAS, es una dramática crisis política, espiritual, ideológica, moral y ética que afecta a los partidos políticos y a otras organizaciones de la sociedad civil e instituciones donde (salvo honrosas excepciones) gran parte del liderazgo ha protagonizado un comportamiento y un discurso personalista, autoritario y negador de la democracia”.

En cambio, en su lucha, concretamente en el campo de los derechos femeninos si se obtuvieron frutos. Desde cada una de las posiciones políticas que le tocó desempeñar fue una activista permanente en la lucha por erradicar los maltratos, las injusticias, las discriminaciones hacia la mujer por su sexo, por su color o su posición económica. Como ella mismo dijo en varias oportunidades: “Pobre, negra y mujer, es lo que me mantiene aquí donde estoy”.

Argelia Laya fue la mujer que sin descanso batalló para salvar a las miles de mujeres que mueren por interrumpir clandestinamente el embarazo, proponiendo como medida preventiva la despenalización del aborto en el Código Penal; por las guarderías, por las embarazadas, por el reposo pre y post natal, por las madres y los niños adoptivos, por la no discriminación en las ofertas de empleo, en defensa por los derechos de las trabajadoras, en aquel momento, en el Titulo VI de la Ley del Trabajo. Fue ella la primera quien visitó a Inés María Marcano en la cárcel, detenida por una infausta interpretación del Código Penal, indignada por la atrocidad cometida a esta mujer, a quien, unas alimañas humanas mataron y violaron a su pequeña hija y luego, la “justicia” alegaba que debía pagar el delito de no tener con que pagar a una niñera mientras trabajaba; o el famosos caso de Cipriana Velásquez, muerta ella y su hijita por defender su derecho al trabajo. Ante el Congreso Nacional en 1985, estas fueron las palabras de Argelia: 

“Una de las preocupaciones fundamentales del Movimiento Al Socialismo desde nuestra fundación desde hace 15 años, ha sido el estado de indefensión de la ciudadanía, y en mi caso particularmente de la mujer (…) ¿Menoscabar, restringir o anular el reconocimiento, el goce o el ejercicio por la mujer de sus libertades fundamentales como ser humano, no es acaso una violación del Estado de Derecho? ¿Las personas, hombres y mujeres que violan los derechos de la mujer deben ser o no sancionados? (…) Aún no se ha repuesto el ánimo público por la trágica muerte de Cipriana Velásquez, Oficinista III del Ministerio del Trabajo, quien esperaba parir por estos días probablemente (…) Despedir a una mujer trabajadora embarazada, es una conducta cruel, inhumana, inconstitucional es negarle el derecho al trabajo y a la maternidad (…).

El trabajo es un deber según la constitución Nacional y un derecho para todos los ciudadanos sin distinción de sexo, la maternidad es también un derecho constitucional y además una función social que garantiza la continuidad de la especie. Hay que reformar las leyes ahora, hay que enfrentar la deshumanización, hay que hacer participativa la democracia para profundizarla, la democracia económica, la democracia social, la democracia política.

Eliminar ahora todas las formas de discriminación contra la mujer en una obligación del Estado, del gobierno, de las organizaciones no gubernamentales y de los partidos de la oposición.

Asumo si, el dolor ajeno como propio, si lo asumo. No demagógicamente ni de manera oportunista, porque yo no he gobernado en este país, y lo asumo como propio y Ojala todos los gobernantes, parlamentarios, congresantes, concejales y ministros también lo asumieran como propio porque entonces podríamos atacar la pobreza crítica, el desempleo, el hambre, la desnutrición y le encontraríamos solución a los problemas asumiendo de verdad el dolor ajeno como propio. Por no asumir el dolor ajeno como propio los Gobiernos de Acción Democrática, de COPEI y de Unión Republicana Democrática no han sido capaces de cumplir sus ofertas electorales”. 

En 1975 se celebraba el I Congreso de Mujeres Venezolanas con ella como Vicepresidenta. Ese mismo año forma parte de la Comisión de Asuntos Sociales del Congreso y defiende los derechos de las mujeres obreras. En el Discurso de Orden en la Sesión Especial celebrada por el Concejo Municipal del Distrito Federal con motivo del “Día Internacional de la Mujer”, la Profesora Argelia Laya pronunció estas trascendentales palabras:

“Es necesario subrayar de manera categórica, que ninguna nación puede darse el lujo de privarse de la contribución efectiva de más del 50% de sus miembros sin correr el grave riesgo de retrasarse en todos los terrenos (…) Sólo una elite privilegiada, sólo una minoría de mujeres puede disfrutar de los mismos derechos que el hombre, ya que la situación de sometimiento y discriminación de nuestra sociedad hacia la mujer esta presente en la realidad que nos atormenta diariamente en costumbres, prejuicios, supersticiones y leyes existentes que no permitirán cambiar esta situación si no tomamos conciencia de ello todos los venezolanos, en especial las fuerzas democráticas y progresistas y fundamentalmente las mujeres (…) Para mí es un honor hablarles hoy en esta ilustre Cámara (…) que nos ha permitido recordar en tal oportunidad a los concejales, a los representantes de los partidos políticos, a las dirigentes femeninas y a las mujeres del pueblo, la necesidad imperiosa de crear condiciones materiales para que la igualdad de la mujer venezolana deje de ser letra muerta”.

En tal sentido, dentro de su discurso Argelia planteó algunos de los problemas más urgentes a ser atacados y que a continuación enumeramos:

Porque se cumpla el principio de que a trabajo igual, corresponde salario igual.

Por más y mejores fuentes de trabajo a fin de que la mujer logre afirmar totalmente su personalidad así como su condición humana para alcanzar la emancipación.

Por la aplicación real de todos los derechos sociales, multiplicando y perfeccionando las instituciones como: casas-cunas, jardines de infancia, centros de salud, comedores escolares, lavanderías, protección medica particularmente a la madre y el niño.

Por el abaratamiento de los artículos de primera necesidad

Por la Reforma de Códigos y Leyes donde se discrimina a la mujer tales como: el Código Civil, Ley de Trabajo, Reglamentos de Radiodifusión, Agricultura y Cría, Estatutos de Menores, etc.

Por el mejoramiento del sistema educativo y cultural del país.

Por la defensa de los derechos de la infancia y de la juventud. Y especialmente por una solución profunda al problema de la niñez abandonada.

Por el respeto a los derechos humanos y a las garantías constitucionales”.

En 1982 participa activamente en las luchas por la reforma del Código Civil y en los años siguientes se incorpora al movimiento que promueve las reformas a la Ley de Partidos Políticos, cuyo propósito era aumentar la participación de la mujer en los gremios políticos del Estado. Además de ser fundadora del MAS y del “Movimiento de Mujeres”, también lo fue de la Coordinadora de Organizaciones no Gubernamentales de Mujeres (CONGM) en 1989, integrando ese mismo año la Comisión Bicameral para los derechos de la mujer, creada el 24 de mayo, con el fin de velar por el cumplimiento de la Convención Internacional para la Eliminación de toda Forma de Discriminación contra la Mujer, aprobado en la ONU el 18 de diciembre de 1979.

La CONGM dio paso más adelante a la Comisión Nacional de Mujeres (CONAMU), de la cual fue asesora ad honorem. También fue miembra de la Comisión Femenina Asesora de la Presidencia de la República (COFEAPRE) y participó dentro de la política masista como Concejala en diversas oportunidades y como Diputada al Congreso Nacional. Asimismo, después de vivir la experiencia de la Liga Feminista en Maracaibo de la “Casa de la Mujer”, quiso multiplicar ese proyecto en el resto del país. La “Casa de la Mujer” tenía como objetivo levantar casas para apoyar, socorrer y proteger a las mujeres en la defensa de sus derechos. De esta manera nacen “Casas de la Mujer” en Caracas (en la cual me toco la honrosa responsabilidad de trabajar en el equipo de trabajo de constitución de la misma, hasta que se concreto y comenzó a funcionar en la parroquia Sucre), Petare, Cumana, Cantaura, Punto Fijo, Maracaibo, San Cristóbal, Tucupita, en Sucre, y en Portuguesa.

Del 14 al 16 de marzo de 1994, viaja a Bolivia a la Primera Reunión de Discusión sobre Mujer y Educación, auspiciada por la Organización de Estados Iberoamericanos y el Instituto de la Mujer de España. Fue una productiva semana en Santa Cruz de la Sierra. De ese encuentro florece la necesidad de impulsar un programa titulado “Programa Educando Para la Igualdad” (PEPI), del Consejo Nacional de la Mujer con el apoyo del Ministerio de Educación. Consistía en esencia, eliminar el sexismo desde la Educación Básica hasta la Superior y de incorporar en planes y programas de todo el sistema educativo la perspectiva de género. En el objetivo general de dicho programa se expresa:

“…desarrollar y consolidar progresivamente la erradicación de los estereotipos sexistas, discriminatorios contra la mujer, y favorecer la emergencia de valores que consoliden la igualdad de oportunidades en la dinámica del sistema educativo en sus niveles fundamentales” (Banchs, 1998:61).

Un año antes de emprender su viaje a la eternidad, en marzo de 1996, viajo a Chile como delegada del CONAMU para asistir a la Segunda Reunión de Discusión sobre Mujer y Educación, y trabajó continuamente en defensa de las mujeres apoyando y promoviendo la Ley sobre la Violencia contra la Mujer y la Familia.

De sus luchas, entregas, resistencias, lágrimas, frustraciones y alegrías quedan las huellas en la realidad venezolana. Entre algunas mencionaremos el ejercicio del voto femenino en 1947, la aprobación de la Reforma del Código Civil en 1982, La aprobación de la Reforma de la Ley del Sufragio en 1997 y la publicación de libros como Lenin: Liberación de la mujer; Nuestra Causa, (recopilación de trabajos sobre los problemas de la mujer); y La condición de la mujer: un asunto de interés nacional I y II, acompañado de la “Ley Aprobatoria para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer”.

Nuestra querida y siempre respetada Argelia Laya se retira de este mundo cuando estábamos en el interín de la X Convención Nacional de MAS en Río Chico, “donde estaba su ombligo” como ella misma decía, después de haber demandado la cuota del 30% de participación de mujeres en todas las planchas llevadas a elecciones nacionales y locales. Un acuerdo celebrado entre todas las mujeres del mundo entregadas a la causa, y además, aprobado en el artículo 144 de la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política, unos meses antes.

Pocas personas tienen el privilegio de morir haciendo lo que más le gusta, y a nuestra Argelia le sucedió así. Un 27 de noviembre de 1997.

Uno ciertamente se queda corto ante la dilatada proporción de su trabajo. Tendríamos que extendernos en exceso para abarcar toda su obra. Sin embargo, decidimos que hasta aquí hemos alcanzado a revelar un panorama considerable de lo que esta mujer ofreció a la vida. A modo de conclusión, quisiéramos entregarles unas palabras de reflexión dichas por ella misma en el Discurso de Orden celebrado por el Concejo Municipal del Distrito Federal con motivo del “Día Internacional de la Mujer”:

“Señores y Señoras: Las mujeres somos la mitad de la población, tenemos las mismas necesidades, la misma capacidad y tanto valor como los hombres para enfrentarnos a la vida.

Todos, hombres y mujeres, somos responsables ante la historia. Pero como es ésta una sociedad donde los hombres disfrutan condiciones más favorables que las mujeres, creemos necesario reafirmar que los hombres solos no podrán nunca alcanzar el progreso de la nación venezolana. Venezuela necesita un cambio progresista de verdad que la convierta de nuevo en una nación independiente y soberana.

Sin duda alguna el pueblo hará este cambio. Y las mujeres en estas próximas décadas que faltan para entrar a un nuevo siglo, lucharemos por nuestros derechos y por los de nuestra patria, porque el problema de la igualdad de la mujer es el problema de la liberación de los pueblos”.

Gloria a Argelia! Dios te bendiga.

Gracias por las lecciones, seguiré fiel a tú ejemplo, por eso sigo en esta lucha hermosa, cumpliendo el legado de nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez Frías y rodilla en tierra dándole mi apoyo firme, pleno, como la luna llena, irrevocable, absoluto y total a nuestro Compatriota Presidente Obrero Nicolás Maduro Moros.

Posted in General | Leave a Comment »

Nuestro Nicolás Guillén…

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 10 julio 2015

Nicolas Guillen

Ese gran poeta, humanista y revolucionario Nicolás Guillén nace un día como hoy. Sus padres, Juan Nicolás Guillén Urra e Isabel Argelia Batista Arrieta.

El poeta vino al mundo a las 2:00 de la madrugada del 10 de julio de 1902.

Siempre recuerdo cuando estudiaba bachillerado uno de sus poemas, que para mí, resultaban emblemáticos, porque para ese entonces nuestra América estaba plagada de gobiernos dictatoriales impuestos por el imperialismo, para dominar nuestros pueblos, saquear sus riquezas naturales y someterlos a la esclavitud. Eran dictaduras militares oprobiosas, rabiosamente criminales y violadoras de los más elementales derechos humanos. Los revolucionarios éramos vistos por los militares en ese entonces como una amenaza, como enemigos, como sujetos a exterminar. Mientras nosotros los considerábamos como ese pueblo uniformado hermano, que era manipulado por intereses foráneos.

La primera vez que llego a mis manos ese poema, fue a través de mi mamá, quien me lo entrego como monumento a una realidad y un mensaje necesario a tener presente. De inmediato me sentí expresado en ese poema, decía lo que deseaba expresar, y que mejor manera que esa como lo hiciera un gran hombre: Nicolás Guillen.

NO SÉ POR QUÉ PIENSAS TÚ

No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.


Tú eres pobre, lo soy yo;
soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú
te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo
he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,
juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
a dónde vamos yo y tú Y
¡ no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!

Posted in General | Leave a Comment »

El partido de la derecha, CONFERENCIA EPISCOPAL, llama a votar en las parlamentarias

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 8 julio 2015

Urosa Sabino Goista-Fidel Ernesto Vasquez

TEXTO VOMITIVO DE LA DECLARACIÓN

“Mantenemos el oído atento al Evangelio y también a las necesidades de nuestro pueblo”, dijo el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón. Sostuvo que la Iglesia estimula la participación de los venezolanos de todas las tendencias en los comicios parlamentarios del 6 de diciembre.

“Estas elecciones son un evento muy significativo con el mismo rango, en esta ocasión, que las presidenciales porque nos van a permitir la recomposición de la vida económica y social de Venezuela. Después de las elecciones la sociedad se verá obligada a reestructurarse. Frente a las grandes dificultades del país, la salida tiene que ser democrática y constitucional y apropiadamente. Para esto son las elecciones”, aseveró.

El prelado pidió a Jesucristo, en nombre de la CEV, que ilumine a todos los ciudadanos en lo que consideró una hora difícil y bendiga al pueblo. “Que las próximas elecciones sean la caída del muro de la polarización e intolerancia. Votar es una obligación de conciencia por amor al país”, dijo en la instalación de la 104 Asamblea Ordinaria de la CEV, en un acto celebrado en el auditórium Hermano Lanz de la Universidad Católica Andrés Bello.

Agregó que se une al sentimiento de los venezolanos que exigen transparencia, respeto a las personas, a la Constitución y ética al Consejo Nacional Electoral. Abogó porque no se permitan abusos durante los venideros comicios.

Señaló que el presidente Nicolás Maduro puede solicitar una nueva audiencia al papa Francisco “cuando pase la otitis”. Afirmó que no hay facilidades para que el pontífice, de gira por América Latina, venga a Venezuela en vista de la situación política y social del país y la realidad de los presos políticos. “En un año electoral puede ser manipulada la visita del papa, su venida supondría que hay gestos por parte del gobierno, como una amnistía para los presos políticos”, subrayó.

Destacó, sin embargo, que el papa nunca está lejos de los venezolanos. Indicó que la doctrina de Francisco se basa en la invitación al compromiso solidario y realista, en la que se evidencia la preocupación por el desarrollo de los más abandonados.

Deterioro. En su discurso inaugural de la 104 Asamblea Ordinaria, que culminará el viernes y en la que participan las autoridades del clero, Diego Padrón dijo que “la crisis global” que han denunciado los obispos en varias ocasiones se ha profundizado.

“El deterioro nacional es notable. Junto con el desabastecimiento de productos básicos, consecuencia de la nefasta política económica, caracterizan al momento presente la gigantesca corrupción en medios gubernamentales, la incapacidad del gobierno para frenar la delincuencia, la desmedida represión de la disidencia política, el creciente descontento popular, la incertidumbre ante el destino del país”, puntualizó.

El también arzobispo de Cumaná aclaró que la Iglesia no tiene propuestas político-sociales y económicas ante la crisis del país. Presentó la oferta cristiana basada en documentos pastorales del papa: reconocer al otro, sanar las heridas, construir puentes, estrechar lazos y ayuda mutua para superar las cargas.

El nuncio apostólico, monseñor Aldo Giordano, mostró preocupación por alteraciones del orden que podrían suscitarse antes y después de las parlamentarias. “Grandes observadores de diversas tendencias políticas con los cuales he hablado señalan que las elecciones de la Asamblea Nacional y el período postelectoral son un callejón importante para la nación y son también un momento de riesgo por una posible explosión de la violencia, sea que venza el oficialismo sea que venza la oposición. Creo que la Iglesia tiene un rol importante por amainar estos riesgos”, expresó Giordano.

Sostuvo que es el momento de mejorar las relaciones de Venezuela y Estados Unidos, como ha ocurrido con Cuba. Manifestó su solidaridad con el obispo de San Fernando por la emergencia en Guasdualito.

El presidente de la CEV, Diego Padrón, señaló que la Iglesia ha recibido denuncias sobre la venta, en algunos casos, de ayuda para los afectados por las lluvias en el estado Apure.

Posted in General | Leave a Comment »

HACE 40 AÑOS EGRESÓ DE LA ACADEMIA MILITAR EL COMANDANTE SUPREMO Y CONSTRUCTOR DE LA PATRIA BOLIVARIANA HUGO CHÁVEZ

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 7 julio 2015

Hugo ChavezHace cuatro décadas egresó de la Academia Militar de Venezuela, un joven de 21 años que había llegado de su natal Sabaneta de Barinas a la capital del país detrás del sueño de ser jugador de béisbol, pero luego de pasar por su amada Casa de los Sueños Azules, terminó convirtiéndose en un soldado rebelde y años después se convirtió en el líder de la Revolución Bolivariana.

Durante su niñez y parte de su adolescencia, Hugo Chávez no tenía entre sus planes ingresar a la Academia Militar. Su mayor aspiración era ser como su ídolo Néstor “el Látigo” Chávez, lanzador venezolano, pero por la distancia geográfica y la falta de recursos se vino a estudiar a Caracas las artes militares, siempre con la idea de convertirse en pelotero del béisbol profesional.

Pero algo ocurrió dentro de la Academia Militar. Chávez contó que cuando fue “al polígono a disparar los primeros tiros (…) y escuché las marchas, con mi fusil al hombro y el casco (…) y el himno y la bandera, y yo veía esa bandera y recordaba mi niñez, yo dije: “este es lo mío, soy soldado”.

El Comandante Chávez le contó al escritor y periodista Ignacio Ramonet que, después de la rebelión militar del 04 de febrero de 1992, hubo rumores de que había ingresado a la Academia Militar como un infiltrado del Partido Comunista.

“Yo le dije a Ramonet: tú puedes decir que eso es mentira, pero lo que también puedes decir, es que cuatro años después, yo salí de subteniente con un fusil y el libro del Che Guevara debajo del brazo, eso sí es verdad”.

El fin de su etapa como cadete fue el inicio de su vida como líder revolucionario. Su preocupación por el país fue creciendo al ser testigo, durante su desempeño como oficial del Ejército, de las injusticias cometidas contra el pueblo humilde, sumido en la miseria por las políticas de exclusión de los gobiernos de derecha que gobernaron durante 40 años Venezuela.

Posted in General | Leave a Comment »

Alocución del Presidente Obrero Nicolás Maduro en la Asamblea Nacional el 06 de julio 2015

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 6 julio 2015

Nicolas Maduro-Diosdado Cabello-Fidel Ernesto Vasquez

Alocución a la Patria a cargo del

Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela

y Comandante en Jefe de nuestra gloriosa Fuerza Armada Nacional

Nicolás Maduro Moros

Palacio Federal Legislativo

Sesión Especial

Lunes, 06 de julio de 2015

Alocucion Presidente Nicolas Maduro-Fidel Ernesto Vasquez

Buenas noches, Diputados y Diputadas de esta soberana Asamblea Nacional –que en estos meses va culminando su periodo legislativo de 5 años–, a quienes quiero felicitar por el esfuerzo hecho durante estos años en defensa de la estabilidad y de los intereses de nuestra Patria, de la unión nacional, en todas las coyunturas que le ha tocado vivir. Esta legislatura será inolvidable por el papel que ustedes han jugado en defensa de la estabilidad, la paz y de la soberanía.

Querido compañero Diosdado Cabello Rondón, Presidente de la Asamblea Nacional, y demás miembros de la Junta Directiva, diputado Elvis Amoroso, Primer Vicepresidente; ciudadana Tania Díaz, Segunda Vicepresidenta; Fidel Ernesto Vásquez, Secretario; Junior Hidrobo, Subsecretario.

Querida doctora, magistrada Gladys Gutiérrez Alvarado, Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia; ciudadano Tarek William Saab, Presidente del Consejo Moral Republicano y Defensor del Pueblo; ciudadana Tibisay Lucena Ramírez, Presidenta del Poder Electoral; ciudadana Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de la República; ciudadano Manuel Galindo Ballesteros, Contralor General de la República; magistrados y magistradas que han venido en pleno a esta Sesión Especial de la Asamblea Nacional para tratar temas muy importantes de nuestra Patria; rectores y rectoras del Consejo Nacional Electoral; diputados y diputadas del Parlamento Latinoamericano (Parlatino); profesores, investigadores, historiadores, artistas, jóvenes, deportistas, hombres y mujeres.

Querido Jorge Arreaza, Vicepresidente Ejecutivo; Vicepresidentes de Gobierno; compañeros ministros y ministras; gobernadores y gobernadoras; ciudadano Jorge Rodríguez, Alcalde del Municipio Libertador de Caracas; ciudadano Juan Carlos Dugarte, Jefe de Gobierno del Distrito Capital; Viceministros y Viceministras; compañeros del Alto Mando Militar; ciudadano Vladimir Padrino López, General en Jefe, Ministro del Poder Popular para la Defensa y Comandante Estratégico Operacional de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana; queridos compañeros comandantes generales del Ejército Nacional Bolivariano, de la Armada Nacional Bolivariana, de la Aviación Militar Nacional Bolivariana, de la Guardia Nacional Bolivariana y de nuestra Milicia Nacional Bolivariana; señores generales, almirantes.

Ratifico en esta Asamblea Nacional, en menos de 24 horas, nuestro reconocimiento y felicitación a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que, sin lugar a dudas, ha logrado, por el liderazgo y el esfuerzo de sus hombres y mujeres, un altísimo nivel –diría alguien por allí– de excelencia moral, disciplina, organización, capacidad de despliegue y además de la utilización correcta y avanzada de todos los equipos y sistemas de armas modernos con los cuales la Revolución Bolivariana ha dotado a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, a todo nivel, como sistemas tecnológicos, sistemas blindados, defensa antiaérea, de los que se conocen y de los que no se conocen también. Felicitaciones.

Ayer, por ejemplo, en el despliegue de las brigadas blindadas, en un minuto y diez segundos fueron capaces de armar y desarmar, montar y desmontar dos modernos tanques que tienen todos los equipos no solamente para defender nuestra tierra, sino para defender ataques aéreos.

La disciplina de una Fuerza Armada Nacional Bolivariana que tiene hoy más que nunca plena conciencia de sus raíces, de la causa a la que representan, de las ideas que enarbola. Por eso jamás estará de más decir que es una Fuerza Armada Nacional Bolivariana verdaderamente digna de las banderas de los libertadores y las libertadoras de América, las banderas de libertad y de independencia antiimperialista, y como ellos mismos dicen: bolivariana y profundamente chavista.

Pido disculpas por haber llegado unos minutos después, pero sostuve una muy buena y larga conversación con mi compañero Alexis Tsipras, Primer Ministro de Grecia, y le transmití en nombre de todo el pueblo de Venezuela y de los pueblos de la ALBA, la felicitación por la gesta que están viviendo, la jornada histórica que están viviendo que está dejando grandes lecciones para el mundo.

El pueblo griego fue sometido -como compartía en esa conversación con el Primer Ministro Tsipras– a una guerra que solo nosotros conocemos: intensa, brutal, bárbara, por los medios de comunicaciones; cerraron los supermercados, las gasolineras, los bancos. Guerra económica. Cualquier parecido con nuestra realidad es coincidencia.

Yo leía cuando venía para la Asamblea Nacional unas declaraciones del Presidente del gobierno español que son verdaderamente inauditas, porque no creen en los pueblos, desprecian a los pueblos del mundo. El pueblo griego acaba de hablar con una voz de gigante: 61% de hombres y mujeres vencieron la campaña de miedo y dieron un paso de dignidad, de valentía, que sólo nosotros podemos valorar porque somos un pueblo que con coraje ha enfrentado todas las guerras que nos han tocado. (Aplausos).

Así que vengo con el alma renovada de coraje, de optimismo por el futuro de la humanidad y de nuestra Patria; vengo con el alma renovada de este líder, joven líder, tiene 40 años apenas.

Un saludo a los diputados y diputadas de la oposición, de la MUD, que están presentes. Un saludo respetuoso. (Aplausos).

 

Alexis Tsipras nació un 28 de julio de 1974, es zurdo, hombre de 41 años apenas. Así van surgiendo líderes que no pertenecen a macollas, a grupos económicos, es la gran diferencia, bueno, de la gran mayoría de quienes toman decisiones allí, en el Fondo Monetario Internacional, en el Banco Central Europeo y en las instancias de la Unión Europea que son rehenes del capital financiero, de la burguesía financiera más rancia y neoliberal que haya existido en los últimos 50 o 60 años en Europa, que tiene como objetivo desmontar el Estado de bienestar social e imponerle un modelo bárbaro, salvaje. Estos son eventos –como diría Walter Martínez– en pleno desarrollo.

Hay que terminar antes de las 9:00 para que Walter tenga su programa, el mejor programa de la televisión mundial: Dossier. (Aplausos).

 

Bueno, queridos compatriotas, un saludo a toda Venezuela. Esta intervención que he venido a hacer ante el Poder Legislativo de la Patria, legítimo Poder Legislativo de nuestra Patria, nuestra Asamblea Nacional, es para hacer un llamado, convocar a nuestro pueblo y a todas las instituciones de nuestro país, convocarlos a una lucha por poner las cosas en su lugar, desde el punto de vista histórico, en un momento en que nuestra Patria, como lo he venido denunciando en las últimas semanas, ha sido sometida, está siendo sometida a nuevas formas de acoso, de agresión y se preparan tras bambalinas, un poco más allá tras bambalinas, ya de manera pública y abierta, se preparan provocaciones que pudieran afectar gravemente la paz de nuestro país y de nuestra región.

Confieso que con un conjunto de estudiosos de los temas del Esequibo y de los temas geoestratégicos y geopolíticos de nuestra región, hemos estado y he estado adentrándome en todos estos temas que, de alguna manera, al pasar del tiempo no han sido parte de la agenda pública de nuestro país, porque quizás si preguntáramos a los más jóvenes –y a los no tan jóvenes– sobre el despojo del Esequibo en el siglo XIX, sobre el Tratado de París y cómo fue impuesta la Doctrina Monroe para despojar a nuestro país del Esequibo, pocos pudieran responder algunas preguntas básicas sobre el desarrollo de esa historia que ha estado como una herida en el corazón de la Patria durante más de dos siglos y ahora ha pretendido ser tomada como tema para instalar un escenario de provocación irritante contra la dignidad del pueblo venezolano.

Así lo digo a la Venezuela de este siglo XXI, que nos caracteriza, en primer lugar, el ideal de la unión latinoamericana y caribeña. Si algo caracteriza a la Venezuela del siglo XXI es una inmensa conciencia del respeto hacia los pueblos del Caribe y de América Latina como pueblos hermanos, no por casualidad hemos sido arquitectos y protagonistas de la construcción del nuevo sistema de organizaciones regionales en el continente: Petrocaribe, la ALBA, Unasur, la CELAC; no por casualidad hemos participado de manera activa en otros organismos con mayor tradición como el Caricom y el SICA.

No por casualidad, de manera casi obsesiva, insistimos frente a mil provocaciones, hasta que fue aprobado nuestro ingreso como miembro de pleno derecho de Mercosur. De nuestra apuesta sabe nuestro pueblo, saben los pueblos hermanos de América Latine y el Caribe, y ha sido por la cooperación, por la paz, por la integración, por la unión, por el respeto, por el procesamiento de los conflictos por la vía del diálogo, por la superación de los conflictos por la vía del derecho internacional; y la prioridad de la política exterior de la Revolución Bolivariana, en muchos casos tomando tradiciones históricas de los siglos XIX y XX de nuestra política exterior, ha sido impulsar la construcción de una sólida base de entendimiento, de respeto, de confianza entre los pueblos, entre los gobernantes, sin desdeñar ni dejar de lado los problemas y las diferencias pero cubriéndolos con un nuevo método de la diplomacia de paz.

Conversábamos en estos días con varios primeros ministros del Caribe y le insistíamos en esto, porque hay una gran y grave campaña, hermanos y hermanas de nuestra Patria, una grave campaña promoviendo el odio, la desconfianza; promoviendo elementos negativos sobre el carácter y el ser venezolano, sobre la historia de Venezuela, sobre la tradición libertaria del pueblo de Bolívar; campañas multimillonarias en el Caribe, en cada país del Caribe, en Colombia; campañas que se pierden de vista tratando de instalar en el ser colectivo de estas patrias hermanas elementos de desconfianza, de revanchismo, de odio, que pudieran justificar en cualquier momento la escalada de un conjunto de eventos contra nuestro país y así lo vengo a denunciar, Presidente del Poder Legislativo,  diputado Diosdado Cabello, ante toda esta Asamblea Nacional.

Hay una operación política, diplomática, mediática y económica para implantarle a nuestra región una operación tenaza contra la Venezuela Bolivariana, y  así tratar de buscar conflictos de alta intensidad.

Hace apenas unos  meses estuve aquí, exactamente el martes 10 de marzo, lo recuerdo porque un día antes el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, había firmado un Decreto –que denunciamos en esta tarima– desproporcionado que declaraba a Venezuela como un peligro y una amenaza a su seguridad, pero luego de un gran debate en Venezuela y en el continente, luego del gran apoyo y la unión del pueblo venezolano y de América Latina y el Caribe logramos que el Presidente Barack Obama reconociera que no somos una amenaza para ellos. (Aplausos.)

Más de 11 millones de venezolanos y venezolanas, inclusive, con diferencias partidistas, ideológicas, políticas y sociales salieron a respaldar durante marzo y parte de abril la solicitud de derogación del Decreto, y es por eso que el 10 de abril cuando llegué a la VII Cumbre de Panamá llevaba la fuerza de más de 11 millones de compatriotas, ¡Vaya! lo que significa y significó esa fuerza espiritual de nuestra Patria, ¡Vaya! lo que significó que en apenas un mes Venezuela lograra algo que pudiera calificar algún comentarista o periodista deportivo en relación a algún deporte, y es que Venezuela en un mes lograra un record mundial, o sea, que el propio Presidente de los Estados Unidos desconociera el Decreto que había firmado, y por eso se iniciaron los canales diplomáticos para la búsqueda de la paz, el respeto y el entendimiento. (Aplausos).

Hay que reconocer también la valentía del Presidente Barack Obama al declarar lo que declaró, dar el paso para acercarse y darnos las manos para conversar, y a partir de allí instalar un canal diplomático con los Estados Unidos que –gracias a Dios y a la Virgen, como dicen por allá en Oriente– está funcionando muy bien, también por la participación de los hermanos de la MUD y del Gran Polo Patriótico. (Aplausos).

Un año antes –en medio de las famosas guarimbas–  yo había lanzado un conjunto de iniciativas de paz a nivel nacional e internacional, y había designado en nombre de toda nuestra Venezuela  al compañero Diosdado Cabello Rondón como Jefe de un equipo diplomático y político; y un año después –luego de pasar todo lo que pasamos y llevando la situación a pulso siempre con la verdad– logramos –apenas hace una semana– el canal diplomático oficialmente con la República de Haití junto a nuestra Canciller, la compañera Delcy Rodríguez.

Son difíciles las relaciones con los Estados Unidos, muy difíciles, puesto que ellos son el imperio –más allá del Presidente Barack Obama– que busca gobernar y dominar el mundo, que tiene puesto sus ojos en la inmensa riqueza petrolera y gasífera  de Venezuela, porque donde hay riqueza petrolera ahí van ellos con sus intereses y su poder. Además, tienen la seria y absoluta decisión de desmontar y derrotar el ejemplo que significa en América Latina y en el mundo la Revolución Bolivariana y Socialista del siglo XXI, que ha echado andar desde Venezuela, primero de la mano del Comandante Hugo Chávez, y ahora bajo la conducción de este humilde obrero que está aquí frente a ustedes. Máximo interés geopolítico. (Aplausos).

¿Qué haces tú sentado ahí, Pepe?, ¿Estas pacificando ahí? ¡Claro, que me sorprendo!  Porque veo a alguien aplaudiendo del bloque de la oposición y me digo: ¡Bueno, por fin la unión nacional!

El interés geoeconómico es el petróleo y creo que nadie podría negar esto. El  interés geopolítico o geoideológico –pudieran decir los estudiosos del tema como el profesor Pompeyo Márquez–  y geoestratégico de destruir este ejemplo de dignidad y de independencia que permitió dinamizar una nueva América Latina que ha nacido y un nuevo Caribe, nos quieren desmembrar y por eso atacan al compañero Rafael Correa, líder de nuestra nueva América Latina, para detener su empuje, su avance, su prestigio, su fuerza moral y sus orientaciones, y además por ser Presidente de la Celac y porque en Ecuador queda la sede de Unasur.

Según los cálculos del Pentágono y de la CIA, la Revolución Bolivariana no sobrevivía a los tantos ataques ni un mes, ni una semana, no llegaba a diciembre del 2013. Creo que si algo tiene de importante, compañeros Mayores, Generales, Almirantes y Jefes de las Regiones de Defensa Integral, las REDI, para quienes pido un aplauso ya que están en las calles todos los días, son líderes militares de la Patria; y a los Viceministros de Defensa. ¡Tremendo liderazgo militar tiene la Patria! Gracias, hermanos. (Aplausos)

Lo hablaba personalmente con el enviado especial del Presidente Barack Obama, también  lo transmitieron en Haití nuestros compañeros Diosdado Cabello y la Canciller Delcy Rodríguez, y lo harán en las próximas reuniones que están planificadas para las siguientes semanas,  y es que se reconozca a Venezuela como una realidad, ¿diversa? Sí, pero creo que nadie puede seguir desconociendo la existencia de un poderoso movimiento popular de masas que ha asumido las banderas de Bolívar, y que se identifica con la bandera del chavismo como fuerza fundamental mayoritaria que cruza transversalmente todo el país, porque donde usted se mete encuentra allí una expresión humana y cultural de la hermosura de lo que somos.

Le decía al Presidente Barack Obama en Panamá que hemos realizado 19 elecciones, digan ustedes una fuerza política en este mundo, en Europa, en África o en Asia en donde se realizaron 19 elecciones en 15 o 16 años y donde se ganaran 18 por la calle del medio, y donde se vaya perfeccionando el sistema electoral hasta un punto que es objeto de admiración por técnicos especialistas y líderes políticos de otros lugares del mundo y de otras ideologías. (Aplausos)

Es cierto que con la diplomacia de paz y con la verdad logramos hilvanar un poderoso movimiento nacional e internacional que neutralizó lo que era una escalada a partir del Decreto del 9 de marzo.

Ahora vamos conociendo, mucho más, los alcances de las medidas que posteriormente se pensaban activar contra Venezuela a partir del famoso Decreto, que no iba a distinguir si su corazoncito era rojo rojito o era de otro color, los iba a tocar por igual. Esas medidas no discriminan, así como no discriminaron las bombas que cayeron en Bagdad o en Trípoli. No discriminaron a nadie.

Cuando un imperio lanza la fuerza brutal que posee contra un país no discrimina, sino destruye, controla, domina, somete, arrodilla, humilla. Eso es lo que hemos evitado y seguiremos evitando, para que la Revolución Bolivariana y la vida política, social y económica del país siga en paz. Nuestro objetivo es la paz, nuestra victoria es y debe ser siempre la paz, la paz nacional, la paz regional, la unión regional, la unión nacional. (Aplausos).

Una vez que logramos controlar, neutralizar y disipar parcialmente esa amenaza, se fueron activando diversas amenazas, y así lo creo compatriotas, señores y señoras magistrados de la Sala Plena, Fiscal de la República Bolivariana de Venezuela, Poder Moral, Poder Electoral, Poder Judicial, ministros y ministras, líderes políticos de los distintos partidos políticos que hacen vida en la sociedad venezolana.

Compatriotas, el escenario que se ha venido montando contra Venezuela, con la complicidad de importantes sectores políticos y económicos de la República Cooperativa de Guyana, es un escenario grave, peligroso, que debe ser disipado y neutralizado con la unión nacional. Venezuela debe seguir levantando con más fuerza que nunca la reclamación justa sobre el Esequibo por la vía del derecho internacional y debe reconquistarlo por la vía de la paz. (Aplausos).

 

(Corean consignas).

Por eso, mi primera palabra y mi primer llamado, es a la unión nacional, hombres y mujeres de esta Patria.

Este es un tema que mueve pasiones, yo llamo a un debate. Aquí está el Presidente del Parlamento del Mercosur (Parlasur), del Parlamento de Suramérica, el ciudadano Saúl Ortega, un diputado venezolano, carabobeño, valenciano, maestro de escuela. Entonces, llamo a que se haga un debate revitalizador sobre esta situación en la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración, en la Plenaria de esta Asamblea Nacional, en las universidades, en las academias.

Nunca podrán pensar que en nuestro país hay líderes trogloditas o que el pueblo es troglodita. No hay ni una gota en la sangre que corre por las venas de nosotros, los venezolanos, que jamás haya ido a saquear ni a robar a ningún pueblo del mundo, ni a bombardearlo; en esta sangre que corre aquí, corre sangre de libertadores, de hombres que dieron su vida por la libertad de otros pueblos. No podemos aceptar, por nada del mundo, que se nos acuse de pueblo agresor, de pueblo proimperialista. (Aplausos).

(Corean consignas).

Saben ustedes que hay que tener una gran paciencia, una gran altura, para procesar, digerir y no vomitar cuando uno lee y escucha las declaraciones que ha dado contra Venezuela, contra nuestra historia y contra nuestro pueblo, el actual Presidente de la República Cooperativa de Guyana, declaraciones vomitivas, altamente ofensivas contra la dignidad de un pueblo de héroes, de un pueblo de libertadores, del pueblo de Bolívar. (Aplausos).

 

Se ha montado toda una operación de provocación. Detrás de esta operación está la Exxon Mobil y los intereses del lobby petrolero armamentista que influye de manera decisiva en El Pentágono y todos los planes imperiales de los Estados Unidos; una provocación que hemos ido conteniendo, disipando por vías diplomáticas. A partir de esa provocación, ante la reacción firme que he tenido frente al Gobierno de Guyana, privilegiando los métodos diplomáticos y políticos, se ha incrementado una campaña que no se puede calificar, porque no hay palabra para ello, si dijéramos “brutal” quedaríamos cortos, al referirse a nuestro país casi como un país imperialista que pretende saquear a Guyana, que pretende despojar a Guyana, que pretende despojar a nuestros hermanos del Caribe.

¿Quién puede estar detrás de una campaña tan poderosa, donde se están invirtiendo tantos recursos? ¿Quién puede estar detrás de una campaña para buscar un gran conflicto político, diplomático y que escale a otros niveles? ¿Quién puede estar buscando eso? ¿Quién puede sacar ganancias de un conflicto, de un enfrentamiento del más alto nivel entre países hermanos?

El pueblo de Guyana es un pueblo noble. Nosotros conocemos el pueblo de Guyana, es un pueblo luchador, es el resultado del mestizaje de pueblos amerindios, de pueblos afrodescendientes, de pueblos de la India; es la combinación del mestizaje de un pueblo noble, trabajador, pacífico, al cual por décadas le han inyectado lo peor para que sienta desconfianza, miedo, odio, hacia el pueblo de Venezuela, para que no conozca ni reconozca a un pueblo virtuoso lleno de una espiritualidad noble, como es nuestro pueblo; un pueblo que ha sido capaz de batallar por la libertad de este Continente y por su propia libertad una y otra vez. Esa es una campaña que ha traído declaraciones –las tengo aquí– sumamente ofensivas en contra de nuestro pueblo.

Desde el primer momento en que surgieron y fueron elevándose las declaraciones que generaban desconfianza y transmitían un mensaje no ajustado a la verdad –para hablar en términos diplomáticos– estoy obligado, más allá de la pasión, del dolor y de la indignación que me crea y que nos crean estas declaraciones ofensivas y esta actitud provocadora, como Jefe de Estado y de Gobierno al frente de nuestra Patria, a canalizar para disipar y para neutralizar el escenario que está en marcha y que pretende instalarse.

Pero quiero que sepan, señores diputados y señoras diputadas, miembros de los Poderes Públicos, que desde el propio momento en que se instaló el nuevo gobierno de Guayana, desde el primer día en que asumió la Presidencia el señor David Granger, envié una comunicación a la propia Embajadora de la República Bolivariana de Venezuela en Georgetown para intentar un diálogo directo y franco, lo hice una, dos y tres veces e inclusive mandé allí, como enviado presidencial, al Asesor en Asuntos Internacionales, el licenciado Raúl Li Causi, joven venezolano, experto en el Caribe y en materia internacional; él personalmente, hace varias semanas atrás, se entrevistó con altos personeros del gobierno actual de Guayana.

¿Cuántas semanas tiene este gobierno, Raúl? Cinco semanas. Este gobierno que hoy está al frente de nuestra hermana República Cooperativa de Guyana es un gobierno que llegó al poder en medio de circunstancias críticas de la sociedad y de la política guyanesa, en el que la Exxon Mobil tuvo una altísima influencia para su postulación, su campaña y su llegada a la presidencia de Guayana.

Desde el primer día, sabiendo por dónde venían las provocaciones, hice todos los esfuerzos, queridos hermanos de la Fuerza Armada, para conseguir, a través de la palabra y de la verdad, disipar a tiempo y preventivamente lo que ya sabíamos por informaciones políticas y de inteligencia, que eran un conjunto de acciones que se iban a adelantar contra Venezuela, avivando el histórico reclamo de Venezuela por el despojo del Esequibo.

Es una larga historia, como lo saben ustedes. Creo que debemos hacer un esfuerzo para que cada vez seamos más venezolanos y más venezolanas quienes estemos bien informados de lo que fue ese despojo y de la evolución histórica en el siglo XIX, en el siglo XX y, hoy, en el siglo XXI.

No fue por falta de iniciativas diplomáticas ni de diálogo que se desataron las declaraciones antivenezolanas, porque cuando declaran de esta forma no lo hacen contra el Presidente Maduro, lo hacen contra toda Venezuela, lo hacen contra la historia y contra nuestro pueblo. (Aplausos).

Pero, efectivamente, todo forma parte de un plan de provocación que cuenta con el apoyo decidido y el financiamiento de trasnacionales petroleras, como la Exxon Mobil, y cuenta con el apoyo decidido de importantes lobbies de poder en Washington y en agencias del poder estadounidenses incluyendo el Pentágono.

Ha sido activado contra Venezuela un plan de provocación, hermanos y hermanas, es nuestro deber mostrar la unión más férrea de la Nación venezolana para enviar un mensaje claro que nos permita vencer estos escenarios de violencia, de confrontación, de conflictos, que se han activado en contra de nuestro país desde el extranjero. (Aplausos).

Profesor, compañeros historiadores y no sé si Pedro Calzadilla, cofundador del Centro Nacional de la Historia, está por ahí, traté de buscar referencias de este signo de 1966, cuando el imperio británico concedió la independencia a Guyana hasta nuestros días y no las conseguí. Había momentos de declaraciones duras pero jamás de este signo despectivo, racista inclusive, contra nuestro pueblo.

Dice el Presidente de Guayana, hace unos días apenas, ante el CARICOM: “Guayana, al aproximarse al 50 aniversario de su independencia el próximo año 2016, aún lleva un mono sobre su espalda –refiriéndose a Venezuela–; esa carga es el peso insoportable de un reclamo opresivo y ofensivo sobre nuestros espacios terrestres y marinos”.

Dice, desconociendo el Acuerdo de Ginebra: “La frontera de Guayana con Venezuela fue fijada hace 116 años, fue determinada, fue definida, fue delineada, fue demarcada, por árbitros internacionales” –y yo le agrego–, en un tratado llamado el Tratado de París de 1899, que en Venezuela consideramos nulo e írrito, porque se le impuso con la Doctrina Monroe a nuestro país.

Lo declaramos una vez más: El Tratado de París para Venezuela es nulo, es írrito y debe respetarse el reclamo histórico de nuestra Patria. (Aplausos).

En este caso, asumiendo la tesis antigua del imperio británico, más adelante dice: “Cualquier Estado que sistemática, cínica e incansablemente busque repudiar solemnes acuerdos internacionales y socavar la seguridad y la soberanía de otro Estado debe ser condenado. La República Bolivariana de Venezuela en los últimos 50 años se ha vuelto reaccionaria y cada vez más agresiva”. Esta es la campaña sistemática hecha por la prensa, radio y televisión en la mañana, en la tarde y en la noche en Guyana. En el otro, todos los días hacen una campaña de odio ya que su objetivo es dividirnos, llevarnos a un conflicto de alta intensidad para destruir la unión caribeña y latinoamericana que tanto esfuerzo le ha costado a nuestra región durante más de un siglo, quieren traer la guerra a nuestra frontera, a nuestra tierra, porque es ese el objetivo supremo y máximo de esta estrategia que se ha desatado desde la ExxonMobile y desde el Pentágono a través de este Presidente rehén de la República Cooperativa de Guyana.

Señores de la oposición, no es poca cosa, veo caras de desencantados, pero vengo a pedir su apoyo porque es la Patria de Venezuela la que está en juego, es la paz de Venezuela la que está en juego y es la soberanía de nuestra Patria que nos pertenece a todos. (Aplausos)

 

 (Corean consignas).

Este no es un tema de elecciones, no es un tema de colores y no es un tema de partidos, este es un tema que yo aparto de la confrontación política interna, lo aparto de la confrontación electoral y de las diferencias que tenemos como modelos políticos y económicos; este es un tema de toda la Nación y en el cual convoco el mejor sentimiento venezolanista, nacionalista, pacifista, humanista y patriota.

El Presidente de Guyana, que tienen cinco semanas en el Gobierno, ataca a Venezuela todos los días. No voy a leer las declaraciones del Canciller de Guyana porque creo que no merecemos difundir tanta ofensa, tanto agravio, tanto desprecio y tanto racismo contra nuestro amado y noble pueblo. Más allá de las diferencias que podamos tener tenemos un pueblo noble, grandioso y amoroso, el pueblo de Bolívar.

“Este país continúa –dice un Estado miembro del Caricom– amenazando el desarrollo de Guyana, tanto en tierra como en el mar”. Además, dice: “Venezuela consciente de su riqueza superior y su poder militar y naval, en vista de la situación de apuro del pueblo pobre de uno de los estados más pequeños –trata de victimizarse–, ha recurrido una vez más a la intimidación con la amenaza del uso de la fuerza”. Es muy grave que lo diga un presidente, puesto que Venezuela jamás ha amenazado con el uso de la fuerza, ni jamás lo hará con el pueblo de Guyana, ni con ningún pueblo hermano de América Latina, del Caribe o de este mundo. Venezuela es un país espiritual y doctrinariamente pacifista, pero es grave porque en política internacional el lenguaje es muy importante ya que va presentando y escalando escenarios; este es un discurso intoxicado de violencia y de odio, sin lugar a dudas, de un provocador en todas las de la ley, que sabe usar el lenguaje para ofender, herir y manchar.

Más adelante incorpora no sé cuántas cosas, insultos y agravios contra nuestro país. Nos acusa de agredirlos cuando la conducta histórica de nuestro país, y la nuestra, al contrario, nos han permitido retomar esas relaciones sobre la base de la construcción de una nueva confianza mutua entre países, dirigentes y pueblos; una poderosa cooperación energética, comercial, económica, cultural y un diálogo permanente entre las cancillerías y los presidentes. Si algo debemos reconocer al Comandante Hugo Chávez es que como Presidente de la República –desde 1999– inició una nueva era de relaciones con el Caribe, particularmente con la República Cooperativa de Guyana, sin desdeñar, ni abandonar un milímetro los reclamos históricos por el despojo hecho por el imperio británico contra nuestra Patria.

Frente a esta agresión hemos hecho esfuerzos diversos en el campo diplomático, pero eso ha generado el incremento de ataques e insultos hacia nuestro pueblo, y es por eso que pido el apoyo unánime de todo el país decente, nacionalista y patriótico, de todos los venezolanos y venezolanas, para tomar un conjunto de acciones políticas y diplomáticas para detener la provocación y buscar un punto que encause y reoriente las relaciones políticas y diplomáticas con el Gobierno de Guayana. Además, que haya un proceso de reposicionamiento de la justa y legal reclamación por el Esequibo de Venezuela.

He decidido consultar con la Embajadora de la República Bolivariana de Venezuela en Guyana, reducir el tamaño y el nivel de nuestra Embajada en Guyana y he ordenado una revisión integral de nuestras relaciones con el Gobierno actual de Guyana, y es por esto que pido todo el apoyo del país y de esta Asamblea Nacional. (Aplausos)

 

 (Corean  consignas).

 

No está de más nuestro voto de amistad y de respeto sincero a todo el pueblo de la República Cooperativa de Guyana. Tienen en nosotros un pueblo hermano, un pueblo caribeño, suramericano. Estoy seguro de que si nuestro mensaje llega, será comprendido por el corazón de los humildes y del pueblo de Guyana, pero por dignidad tenemos que reaccionar y defender la justicia de nuestra política y nuestra diplomacia de paz, sabiendo lo que hay detrás, sabiendo lo que se busca: alentar este conflicto.

Saben ustedes que este es un conflicto largo ¿no? Hay un conjunto de expertos presentes, no pretendo sustituir su conocimiento ni su función, pero deben saber, sobre todo nuestros niños, niñas, nuestra juventud, que el despojo sobre el Esequibo ha marcado a nuestro país durante dos siglos o más. Ciertamente es una herencia, es una herida que hemos heredado del viejo colonialismo británico. ¡No lo vamos a saber nosotros que somos las víctimas del despojo! Una herida dolorosa, porque además fue realizada con arrogancia y prepotencia típica de los imperios, sobre todo el británico, aprovechando las debilidades que tuvo nuestro país durante el siglo XIX, luego de una guerra que destruyó nuestra Patria físicamente y luego de la traición y la división de la Gran Colombia –potencia americana que nació de la espada del Libertador Simón Bolívar–.

El imperio británico se aprovechó durante los siglos XIX y XX con la Doctrina Monroe para imponernos el despojo, grave despojo. Yo quisiera compartir brevemente con ustedes una inquietud, a sabiendas de que tanto la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional y las distintas instancias, como los medios de comunicación, ministerios del Poder Popular para la Educación, para la Cultura, para las Comunas y Movimientos Sociales, tienen que hacer un esfuerzo en las universidades, un esfuerzo amplio de conocimiento por trasmitir esta historia, la historia del Esequibo, –pudiéramos decir– la historia de la diplomacia, del saqueo imperial en el mundo.

Por eso, de generación en generación, de gobierno en gobierno, este tema ha sido un punto de encuentro; en el siglo XIX con los liberales y conservadores, en el siglo XX desde los gobiernos de Juan Vicente Gómez, José Cipriano Castro, Isaías Medina Angarita, Marcos Pérez Jiménez y los gobiernos sucesivos de Acción Democrática y Copei, Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez, Luis Herrera Campins, Jaime Lusinchi, Carlos Andrés Pérez (segundo mandato) y Rafael Caldera (segundo mandato), con uno que otro –digamos– punto de tensión o atención que siempre ha sido una causa nacional, una causa justa.

Pudiéramos ver aquí (muestra mapa de Venezuela) algunos elementos que han sido presentados y serán presentados en el transcurso de las próximas semanas y meses en todos los organismos internacionales que vamos a activar para dar esta batalla por la paz y por la soberanía del país. Vamos a acudir a todos los organismos, a la ONU, a la Celac, a la Unasur. Ya hemos activado algunos de ellos. (Aplausos).

Fíjense ustedes, este era el mapa de Venezuela (lo muestra), de las Provincias Unidas de Venezuela, un mapa hecho por Agustín Codazzi en 1810 que refleja –pudiera subir la cámara mágica, por favor, no sé cómo haríamos por aquí, ustedes tienen televisión todos– los antiguos territorios de la Capitanía General de Venezuela, creada por mandato del Rey de España el 8 de septiembre de 1777. ¿Voy bien? (Asentimiento).

Aquí está la Provincia de Caracas. Para 1810, la frontera límite de Venezuela siempre fue el río Esequibo, la Guayana, la Provincia de la Guayana, la Guayana Esequiba.

Dice nuestra Constitución de manera consuetudinaria, desde la Constitución de 1811, que el territorio de Venezuela está compuesto por el territorio que formaba parte de la Capitanía General de Venezuela antes de las transformaciones políticas del 19 de abril de 1810 –sobre esto hay mucha documentación–, y Venezuela las presentó en las reuniones del Tratado de París, pero fueron desconocidas porque sencillamente –como ustedes verán– nuestro país no tuvo voz ni voto en ese Tratado, se nos impuso un Tratado absolutamente viciado de intereses imperiales y de nulidad absoluta.

Cámara mágica, por favor enfoque aquí.

Aquí está otro mapa obtenido de los archivos históricos, el mapa de la Gran Colombia. Ya conformada Colombia –la de Bolívar–, no la de este mapa que no deja de emocionar, porque cuando vinimos al mundo, lo hicimos como una potencia, pero la traición de las oligarquías mezquinas nos llevaron a ser países dependientes, de rodillas, saqueados por los imperios durante los siglos XIX y XX. Por eso, Venezuela tiene que volver, en el marco de América Latina y del Caribe, a ser una potencia respetada en lo político, en lo moral, en lo económico y en todos los planos; porque en este mundo de poderes, nadie respeta al débil, nadie respeta al cobarde, nadie respeta al que está de rodillas; se respeta al digno, al que está de pie, al que es fuerte por su propia naturaleza, por su propio espíritu. (Aplausos).

¡Qué belleza este mapa! El mapa de la Geographic Status Historical Map Of Colombia; un mapa de aquel mundo en donde se hablaba inglés. ¿Dónde se hablaba inglés y se sacaban mapas? En Londres. Miren cómo dibujaron a Colombia. Colombia era de las antiguas Provincias Unidas de Venezuela, de la Nueva Granada y de Quito, siempre llegábamos hasta el Esequibo, de eso no hay ninguna duda, en la fundación de Venezuela y Colombia, y luego en la refundación de Venezuela en 1830.

Venezuela siempre ejerció en las Provincias Unidas de Venezuela, en tiempos de colonia y en tiempos de independencia, la soberanía indiscutida y plena sobre el territorio del Esequibo.

¡Mira esta hermosura, este inmenso territorio geopolítico! (Señala el mapa de Venezuela). Un país atlántico, caribeño, amazónico, pacífico, centroamericano, suramericano, andino.

Volverán los tiempos, como dice una canción, es lo único que volverá. Volverá la Gran Colombia, volverá Bolívar, volverán, ustedes verán, lo veremos. Tenemos que convertirnos en los constructores del sueño de los libertadores. (Aplausos).

Aquí está el otro mapa, el de Agustín Codazzi en 1830. (Señala ese mapa de Venezuela)

 

Igual que el anterior, está Colombia la unida, Colombia la potencia, Colombia la de Bolívar, Colombia la de los sueños, Colombia la unión de repúblicas, Colombia la nación de repúblicas.

1830 fue un año fatídico con el asesinato de Sucre y la muerte de Bolívar, completándose luego la puñalada de la traición con el fin de Colombia, la unida, la de Bolívar. Aquí está reflejado el ejercicio pleno hasta el río Esequibo, sin lugar a dudas. ¿Verdad, Piñate, como profesor de historia?

Igualmente, en este otro mapa de Codazzi sobre Venezuela en 1840, se ve plenamente el Esequibo. (Señala ese mapa de Venezuela)

 En los mapas de 1777 a 1811 y el de 1811 hasta 1840, las Provincias Unidas de Venezuela forman parte del conjunto de materiales históricos que Venezuela ha consignado ante las instancias internacionales, que debidamente se han decidido llevar en este caso que seguiremos defendiendo.

Ahora, es el imperio británico que inicia una maniobra de toma, de ocupación, de marcaje de este territorio históricamente nuestro. En 1835 fue el  primer intento para ocupar este espacio, pero ¿por qué sucede esto? Sencillamente por una reacción geopolítica. Se había separado Colombia y nuestros países estaban desmembrados en lo interno, Venezuela estaba profundamente debilitada en todos los aspectos de la economía y de la sociedad. Páez había impuesto una dictadura, con una visión que pudiéramos compararla hoy con la visión extrema del neoliberalismo salvaje; un país debilitado que disolvió su Ejército Libertador, despojó de las tierras que les había dado Bolívar, a los soldados que llegaron de Junín y de Ayacucho sin moral y con ejércitos que respondían a caudillos y a terratenientes.

El imperio británico viendo la debilidad de lo que había surgido antes como una potencia, viendo nuestra división, comenzó a poner el ojo sobre varios objetivos, uno de ellos las islas Malvinas, que nuestros hermanos argentinos en una batalla histórica hoy defienden y estoy seguro que, más temprano que tarde, las islas Malvinas serán recuperadas por la vía del diálogo y el derecho internacional por el pueblo argentino. (Aplausos).

El otro objetivo: el Orinoco y la riqueza inmensa en toda esa zona de la Guayana Esequiba, la fiebre del oro o la fiebre del petróleo, pudiéramos decir hoy. Hay suficientes documentos para que en este debate nacional podamos instruir a nuestro pueblo, informarlo, educarlo sobre cómo, de manera temprana, esa diplomacia imperial, ese centro de poder que era Londres en el mundo, visualizó los objetivos estratégicos a capturar en el sur de la América y uno de ellos fue poseer el Orinoco, atrapar las salidas del Orinoco, para luego conquistar todas las tierras que van hacia arriba hasta el Meta. Hay documentos históricos hechos por estos mismos planificadores –que ahora voy a enseñarles– donde hablaban de llegar hasta Bogotá para conquistar todas estas tierras con sus riquezas.

Aquí tengo una cronología que creo que es muy útil, tratamos de hacer algunos materiales que simplificarán esta primera exposición para despertar un debate que nos permita consolidar nuestro reclamo histórico y consolidar la paz.

(Señala material de apoyo)

El año 1824 lo pusimos como referencia de la línea de reconocimiento británico del territorio de la Gran Colombia, antes Provincias Unidas de Venezuela, y luego República de Venezuela. En 1834 el imperio británico contrató a un comerciante, naturalista, geógrafo de apellido Schomburgk de origen prusiano, alemán, para que viniera a meterle el ojo a toda esta región –para que ustedes vean la historia de este despojo– y es Robert Hermann Schomburgk que elabora para la Royal Geographical Society de Londres y Colonial Office –un ministerio de colonias británicas que existía– un primer mapa en 1835 y un primer informe donde pone el ojo sobre el Orinoco, que sería muy largo leerlo aquí. Esta es la línea Schomburgk, donde el imperio británico da el primer paso en el mapa, según la línea original Schomburgk, para tomar la rivera occidental del Esequibo.

Es en 1840 cuando se elabora un segundo mapa y, si el primer mapa pretendía incorporar 4.920 kilómetros cuadrados en territorio venezolano, este mapa dibujado por Schomburgk se engulle 141.930 kilómetros cuadrados en la segunda línea. La línea marrón es la línea Schomburgk 35 y la línea morada es la línea Schomburgk de 1840.

En 1841, el doctor venezolano Alejo Fortique hace un reclamo al Gobierno británico, pero ya es un gobierno débil de la oligarquía terrateniente, un país dividido y debilitado en todos los sentidos.

En 1850, se firma un acuerdo entre el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Venezuela un acuerdo donde se comprometen a no ocupar el territorio en disputa. Creo que históricamente es el primer paso de ocupación de los británicos, porque se firma un acuerdo donde nosotros no podemos entrar a nuestra casa, esto es una de las debilidades de un país que había perdido el sueño original del Libertador, su moral original.

Luego, en 1887 el imperio británico pública una nueva Línea Schomburgk donde se pretendía tomar 167 mil 830 kilómetros cuadrados dentro del territorio venezolano, que es esta línea anaranjada. (La muestra en el mapa)

Para entender un poco mejor a los venezolanos de esa época, hay que recordar que ellos se enfrentaban al imperio británico que pretendía llevar sus despojos y sus arrebatos hasta territorios históricamente ocupados por la población venezolana como Guasipati, Upata, El Callao, Tumeremo y las riberas del Gurí;  tenían la pretensión de controlar un vasto e inmenso territorio estratégico del Orinoco y de las riquezas de nuestra Guayana Esequiba.

En 1897, previa declaración del Gobierno de los Estados Unidos de la Doctrina Monroe, se llevó al Congreso una declaración –que fue aprobada– advirtiendo al Gobierno de su Majestad de Londres que los Estados Unidos no permitirían ningún tipo de ocupación ilegal de territorio en la Guayana venezolana. Era la aplicación de la Doctrina Monroe que se sintetiza en la frase “América para los americanos”, no era ningún favor que nos estaban haciendo.

Hemos traído un importante material, una síntesis. ¿Almirante en Jefa, está listo el material? Dicho material lo estuvimos corrigiendo hasta hace una hora antes de venir, porque queremos difundir la verdad de Venezuela, porque con la verdad que nosotros defendemos es posible lograr los objetivos históricos y preservar la paz de nuestro país, que es lo más hermoso y preciado que debemos preservar. Que nadie venga a manipular a nuestros pueblos hermanos del Caribe y menos al pueblo de Venezuela. (Aplausos).

Vean el título que le pusimos al libro: La verdad sobre el Esequibo. Con la verdad todo se puede, todo se logra, con la verdad siempre hemos podido. Este libro tiene realmente grandes virtudes, y una de ellas es que es una cronología completa, año por año, de lo que se ha hecho en relación al despojo a la que fue sometida nuestra Patria.

Precisamente fue un 20 de julio de 1895 cuando el Gobierno de los Estados Unidos, previo debate en el Congreso estadounidense, envía una nota del Secretario Richard Olney en nombre del Presidente Grover Cleveland, quien había invocado la Doctrina Monroe en el mensaje anual de su Gobierno al Congreso de los Estados Unidos, para emplazar al Reino Unido a someterse a un proceso de arbitraje en relación a las usurpaciones que estaba haciendo en territorio de Guayana.

Dentro del material que tenemos –y creo que es perfecta la explicación– está la nota del Secretario Richard Olney de parte del Presidente de los Estados Unidos, Grover Cleveland, que fue calificada como un cañón de 20 pulgadas, y este cañón para la época era el más poderoso del mundo por el efecto que causó en Inglaterra.

En 1896, el Congreso de los Estados Unidos nombra una comisión de seis miembros para determinar los verdaderos límites de la Guayana británica con Venezuela. “América para los americanos”. Pero las potencias americanas que surgieron del Sur se dividieron, fueron traicionados nuestros pueblos y fuimos sumergidos en la peor debilidad que jamás haya tenido gobierno y pueblo alguno en estas tierras, terminamos un el siglo XIX debilitados, de pena, sin dignidad y sin identidad.

El Congreso de los Estados Unidos en 1896 designa una comisión para determinar nuestros límites, comenzaba el auge del imperio estadounidense y años después tomarían Cuba, Puerto Rico, Filipinas y las islas Guam, comenzando así su expansión por el mundo. Esto fue a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Esa comisión –dice aquí este libro– estaba integrada por personalidades de alto prestigio internacional como David Brewer, Juez de la Corte Suprema; Richard Albey, Presidente de la Corte de Apelación; Frederic Coudert, Miembro del Foro de Nueva York; Daniel Gilman, Presidente de la Universidad de Johns Hopkins, y Andrew White de la Universidad de Cornell. El hispanista y experto en derecho latinoamericano, Severo Mallet-Prevost, fue designado Secretario de esta Comisión. Memoricen el nombre de Severo Mallet-Prevost, porque después fue muy importante para descubrir la farsa del Tratado de Paris.

El 12 de noviembre, de ese mismo año 1896, se firmó entre los Estados Unidos de Norteamérica e Inglaterra las bases del Tratado de Arbitramiento para decidir la situación de Guayana. Venezuela no existía.  Bajo la presión del Gobierno de los Estados Unidos fueron impuestas –digo yo– en nuestro país las condiciones establecidas, y ningún venezolano formó parte, ni formaría parte integrante del Tribunal de Arbitramiento que iba a tocar las cuestiones vitales del territorio y la vida de nuestra Patria. Formaron parte de ese arbitraje: Dos ingleses nombrados por el Reino Unido, dos norteamericanos nombrados por los Estados Unidos en representación de Venezuela, un ruso miembro de una corte de admiración y de adulación a la Reina de Inglaterra de ese entonces, era un probritánico ruso muy adulante al imperio británico. ¡Cinco miembros muy objetivos ellos!

A Venezuela se le entregó un Tratado preconcebido por Londres y Washington. El 2 de febrero de 1897, Venezuela y Gran Bretaña firmaron el Tratado Arbitral de Washington bajo presiones norteamericanas, por lo que estos países se vieron obligados a aceptar las condiciones desventajosas de ese arbitraje. Ese mismo año el Congreso venezolano ratificó el Tratado que fundaba, creaba el arbitraje antes descrito.

Cada jurista presentó sus alegatos con documentos y anexos. Venezuela presentó tres volúmenes, más un atlas con las pruebas suficientes de la posesión soberana de la Guayana venezolana; mientras que Gran Bretaña presentó siete volúmenes más y un atlas también, y de allí en adelante hubo 54 sesiones de trabajo y apelaciones de cuatro horas cada una.

Entre los meses julio y octubre de 1899 se reunió el Tribunal de Arbitraje en la ciudad de París, donde Gran Bretaña estuvo representada por cuatro consejeros ingleses y Venezuela por cuatro consejeros norteamericanos.

Las deliberaciones duraron trece días. El 3 de octubre de 1899, fecha infausta para la historia de nuestra Patria, el Tribunal de Arbitraje dictó una decisión unánime que se conoce como Laudo Arbitral de París, para dirimir la demarcación territorial del límite entre los Estados Unidos de Venezuela –para ese entonces– y la Guayana Británica, posesión colonial del imperio británico.

Esa fue una decisión sumamente breve –describe este historiador–, sin motivación y argumentos legales, la cual se limitó a describir la línea fronteriza aprobada por este írrito tribunal, comenzando en Punta de Playa, alrededor de 43 millas al este de Punta Barima y Mururuma, para continuar hacia el sur a lo largo del río Amacuro.

Esta sentencia le dio a Gran Bretaña el 90% del territorio en disputa –diría yo, en despojo–, reclamado por nuestro país, menos la boca del Orinoco y 500 millas cuadradas de la desembocadura, que fueron reconocidas para Venezuela. Se argumentó que la decisión se hizo para evitar una guerra, por lo que los jueces dictaminaron sin tomar en cuenta los aspectos jurídicos ni históricos.

En la presidencia de José Cipriano Castro (1900), Venezuela denunció el Laudo de París y empezó una larga, intensa, difícil y cuesta arriba lucha frente al imperio británico, por rescatar lo que los libertadores dejaron en posesión de Venezuela: la Guayana Esequiba. (Aplausos).

 

Al pasar el siglo XX, todas las constituciones, incluyendo aquellas impuestas por dictadores como Juan Vicente Gómez, mantuvieron el concepto de la Constitución original de 1811, al reconocer nuestro territorio como el que en herencia nos tocaría al conquistar nuestra libertad, es decir, la Capitanía General de Venezuela –sobre eso tengo bastante material de trabajado que demuestra los distintos elementos conceptuales–.

 

El profesor Earle Herrera también ha estudiado bastante y ha escrito sobre este tema. Ahí está una línea completa, conformada por los diputados  Eduardo Piñate, Earle Herrera y Pompeyo. Línea de dignidad.  (Aplausos).

 

 A mediados del siglo XX, quien había sido miembro de este tribunal arbitral, el ciudadano Severo Mallet Prevost –nombre de un prestigioso y famoso bufete internacional también–. ¿Cómo se pronuncia, Jorge?

Bueno, a mediados del siglo XX, el ciudadano Severo Mallet Prevost, casi al final de su vida, escribió lo que fue conocido como una confesión que venía a comprobar lo que allá era un secreto a voces, en París, en Londres, en Washington, en Upata, en Caracas, la manera ilegal, irregular, imperialista, en que se había despojado a Venezuela de un territorio precioso para los intereses nacionales, que habíamos conquistado regando los campos de batalla con la sangre de los negros primeros, de los humilde de esta Patria. Nadie nos regaló a nosotros el territorio conquistado de las Provincias Unidas de Venezuela y de la Gran Colombia, fueron conquistados con esfuerzo, con mucha pasión, mucho amor patrio. (Aplausos).

 

Seguramente a Severo Mallet Prevost le pesó la conciencia, ¿verdad, muchachos? Puede ser. Él dejó este material para que fuese publicado, denominado: Después de mi muerte.

 El gobierno de Isaías Medina Angarita le hizo un reconocimiento en su momento a Mallet Prevost, gobierno que decía que él estuvo en los interines y que conoció los secretos de esta negociación y de este reparto imperial.

En ese material, Severo Mallet Prevost expresa lo siguiente: “…si bien es cierto que dio a Venezuela el sector en litigio más importante desde un punto de vista estratégico, fue injusta para Venezuela y la despojó de un territorio muy extenso e importante sobre el cual la Gran Bretaña no tenía, en mi opinión, la menor sombra de derecho”. Quedó para la historia.

En 1944 se abrió todo un debate sobre eso, el 10 de diciembre de 1948 fallece Severo Mallet Prevost y en 1949 aparece un artículo titulado: American Journal Of International Law, relacionado con el fraude del Laudo Arbitral, lo que estimuló grandemente el debate en Venezuela. Ya el imperio estadounidense estaba consolidado como un imperio dominante y hegemónico en América Latina y el Caribe, el imperio hegemónico en el mundo en disputa con la antigua Unión Soviética.

Pero este territorio lo controlaban gobiernos y grupos económicos que utilizaban los ejércitos y las fuerzas armadas como fuerzas de ocupación, de dominación. Cuando les fallaban los políticos de la política, utilizaban a los políticos con estrellas, bayonetas, cárceles y torturas, desnaturalizando la noble carrera militar que debe ser, como es en Venezuela, una noble carrera para defender la Patria, para defender la integridad territorial, para defender al pueblo y para defender la Constitución, la paz y la libertad. (Aplausos)

Con orgullo digo esto, como Comandante en Jefe me siento extremadamente orgulloso de la Fuerza Armada que tenemos, del Ejército, de la Armada, de la Aviación, de la Guardia Nacional, de los milicianos y las milicianas. Le doy gracias a Dios que la tenemos y a nuestro Comandante Chávez, si me lo permiten, desde mi corazón le doy gracias por esa obra que dejó –esa doctrina en concepto estratégico, en disciplina, en organización y en armas– en nuestra Fuerza Armada.

Pasaron los años 50 y el Gobierno de Marcos Pérez Jiménez intentó, en los momentos de mayor amistad con los Estados Unidos, introducir el tema ante la Décima Conferencia Interamericana de Caracas, pero saben ustedes que en esta Conferencia de 1954 el tema central fue el derrocamiento de Jacobo Arbenz y, lamentablemente, el tema que se intentó introducir fue pospuesto o no atendido suficientemente.

Entrando la década de los 60 se presentó una coyuntura que amerita de estudios y que combinó varios factores. Un primer factor fue el interés del imperio británico de establecer otro tipo de relaciones con sus antiguas colonias luego de la derrota en India con Mahatma Gandhi al frente, fue con golpe demoledor así como el referendo de ayer en Grecia. Son golpes que quedan generando eventos, circunstancias e impactos en el tiempo. (Aplausos).

Hay gente que cree que el golpe al principio no tiene mayor influencia, pero eso replanteó las relaciones del antiguo imperio británico, derrotado en el siglo XVIII en los Estados Unidos por las trece colonias. Fue el primer imperio global que tuvo posesiones en Asia, en América, en África, y que no fue tan global y poderoso como el imperio estadounidense hoy, porque no tenían el armamento, los satélites, el poder financiero, el control del mundo que tiene éste, por ahora.

La primera circunstancia fue el interés de ir estableciendo nuevos tipos de relaciones y sustituyendo la vieja posesión y gobierno colonial de la metrópolis, Londres, con sus antiguas colonias. Además, en la mayoría de estos países, había surgido, fundamentalmente vinculadas al Partido Laborista Británico, partido histórico de ideas progresistas de izquierda, partido histórico de la clase obrera británica e irlandesa, movimientos políticos progresistas que empezaban a buscar, con el proceso de descolonización que se dio después de la Segunda Guerra Mundial, sus espacios de autonomía y de independencia. Fue como un primer elemento.

Un segundo elemento importante ahí, en los años 60, es la llegada de gobiernos que en Venezuela tenían fuertes lazos con los Estados Unidos y no es un secreto, pues es reconocido por ellos mismos –no quiero ofender a nadie aquí–, Rómulo Betancourt y Raúl Leoni. Y Rómulo, después de haber sido fundador del Partido Comunista de Costa Rica cuando fue al Pacto de Nueva York, dijo: En Venezuela no se puede gobernar sin el apoyo de Fedecámaras, del alto clero de la Iglesia y de la Embajada estadounidense. Y esos lazos los fueron utilizando el gobierno de Rómulo Betancourt y el gobierno de Raúl Leoni para comenzar a introducir, en distintos espacios y organismos mundiales, el tema de la Guayana Esequiba venezolana.

Un tercer elemento fue el levantamiento de un movimiento histórico muy importante, lamentablemente echado a un lado, ignorado, por presiones imperiales estadounidenses y británicas, el Movimiento de Amerindios en el Esequibo que deseaban que éste fuera venezolano e hicieron todo lo posible para que fuera atendido por Venezuela y fueron ignorados durante décadas, pero particularmente en esos años 60 se organizaron y tocaron a la puerta de poder político en Venezuela.

No traje el libro que me prestó Elías Jaua de la biografía de Burelli Rivas, que fue Canciller de Caldera. Miguel Ángel Burelli Rivas –yo no lo sabía– fue Canciller Interino de Rómulo Betancourt cuando Ignacio Arcaya (padre) sostuvo la posición de no expulsión y de defensa de Cuba en la OEA.

Es una biografía bastante extensa y muy interesante. La leí completa en una madrugada porque cuenta detalles de cosas que solo él vivió en los años 40, 50, 60, cuando Leoni estuvo siempre en el servicio exterior, después fue candidato en el 68, cuando ganó Prieto y no le reconocieron la victoria. Yo lo digo porque mi papá era prietista. Prieto ganó y le desconocieron las primarias en las que le ganó a Gonzalo Barrios. Betancourt no lo aceptó. Digamos que eso es parte de la historia.

Escudriñando todos estos libros históricos se presentaron esas tres condiciones, entre otras, y dieron un resultado que habría que evaluar porque una cierta gente dice una cosa y algunas dicen otra.

En 1962 el Canciller de Venezuela, Marco Falcón Briceño, denuncia, con motivo de la Asamblea General de Naciones Unidas, en un informe histórico muy bien expuesto y acabado el carácter nulo e írrito del Laudo Arbitral de 1899, y como resultado de esta intervención, en 1963 se realizó una reunión los días 5, 6 y 7 de noviembre entre el Gobierno de la Gran Bretaña, imperio británico, Venezuela y el gobierno colonial de la llamada Guayana Británica, para empezar a revisar los temas, desde nuestros conceptos derivados, del despojo de nuestra Guyana Esequiba, el concepto periodístico-diplomático y los temas relativos al diferendo. Este fue el inicio de un camino de reuniones y búsquedas.

El interés del imperio británico era pactar la independencia de Guyana, pero las negociaciones concluyen con la participación de Venezuela y la firma del Acuerdo de Ginebra, el cual se firma el 17 de febrero de 1966.  Este acuerdo firmado por ambas partes, más el gobierno colonial de la Guayana Británica, establece los mecanismos para iniciar un proceso llamado el diferendo histórico por el Esequibo, entre la República Independiente de Venezuela y la República que se derivaba de la concesión de la independencia de Guyana, que ya tenía un gobierno interino. Es un acuerdo firmado, y hay un debate histórico sobre el tema.

El propio Miguel Ángel Burelli Rivas dice que debió haberse presionado el no reconocimiento de la independencia y la nueva República; hay otros que creen que se llegó a un máximo porque este Acuerdo –67 años después del ofensivo, abusivo e imperial Laudo Arbitral de Paris– establece en términos diplomáticos y en base al derecho internacional que nos obliga a todos, la obligatoriedad de buscar por la vías diplomáticas un acuerdo justo, satisfactorio y legal. Hay que estar en los zapatos de quien negoció, conversó y buscó esto. Seguramente habrá tiempo –en el futuro o en este debate– para establecer si pudo haber sido más o menos avanzado; pero lo cierto es que desde su firma, el17 de febrero de 1966, y su publicación en la Gaceta Oficial del 15 de abril de 1966, es un Convenio Internacional obligante para Venezuela y para Guyana, donde se establecen los términos de fiel cumplimiento para canalizar este despojo histórico que hizo el imperio británico contra nuestra Patria venezolana. (Aplausos)

Seguramente habrá muchos elementos que surgirán del debate, pero aquí hay un elemento clave: “Hecho en duplicado en Ginebra, a los diecisiete días del mes de febrero…” Por el Gobierno de Venezuela firmó el Ministro de Relaciones Exteriores, Ignacio Iribarren Borges; por el Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte firmó el Secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Michael Stewart, y el Primer Ministro de la Guayana Británica, Forbes Burnham, quien luego fue líder de la República Cooperativa de Guyana. “Dada, firmada y sellada en el Palacio Federal Legislativo, en Caracas a los 13 días del mes de abril de 1966. Año 156 de la Independencia y 108 de la Federación. Presidente del Congreso, Luis Beltrán Prieto Figueroa”. Palabra cierta pues.

Este es el Acuerdo que coloca –como dirían en inglés– un nuevo comienzo entre un país caribeño que surgía de la independencia y fuera después la República Cooperativa de Guyana, y un país histórico, líder de la independencia de América Latina, la República Bolivariana de Venezuela, nuestra Patria.

 

Este Acuerdo establece, primero, un elemento conceptual en el numeral 2, del artículo 5, que dice textualmente lo siguiente: “Ningún acto o actividad que se lleve a cabo mientras se halle en vigencia este Acuerdo, constituirá fundamento para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de soberanía territorial en los territorios de Venezuela o la Guayana Británica, –aún era la Guayana Británica, esto es muy importante a la luz del derecho internacional y del esfuerzo diplomático que nosotros vamos a reforzar en todas las instancias– ni para crear derechos de soberanía en dichos territorios, excepto en cuanto tales actos o actividades sean resultados de cualquier convenio logrado por la Comisión mixta y aceptado por escrito por el Gobierno de Venezuela y el Gobierno de Guyana, ninguna nueva reclamación o ampliación de una reclamación será hecha valer mientras este Acuerdo, esté en vigencia, ni se hará valer reclamación alguna sino en la comisión mixta, mientras tal comisión exista”. Aquí están los mecanismos, y es por eso que Venezuela no ha aceptado, ni aceptará que la ExxonMobile o cualquier transnacional venga a posicionarse de territorios que están en debate y disputa del mar, de aguas marinas y submarinas. No podemos permitirlo, no lo voy a permitir. (Aplauso)

 

(Corean consignas).

 

Estoy haciendo un esfuerzo diputados y diputadas, pido disculpas por la ampliación y lo largo de esta intervención. Estoy haciendo un gran esfuerzo porque, efectivamente, entre los años de 1966 y 2015 hubo diversos sucesos.

 En 1970, producto de las presiones estadounidenses contra el presidente Rafael Caldera para desconocer su presidencia, el imperio estadounidense presiona de diversos signos que la historia dejará para la posteridad.

El Canciller Arístides Calvani firmó lo que se llamó y se aplicó en su momento, el Protocolo de Puerto España, firmado en Trinidad y Tobago el 18 de junio de 1970, cuatro años después del Acuerdo de Ginebra. Este Protocolo de Puerto España estableció 12 años de tiempo –como lo pudiéramos llamar– de espera; el mismo congeló, suspendió la aplicación del Acuerdo de Ginebra por 12 años. Es en 1981, un año antes que expirara este convenio internacional, que el presidente Luis Herrera Campins anunció oficialmente a Guyana su disposición de no renovarlo y de activar los mecanismos del Acuerdo de Ginebra, cosa que sucedió precisamente. Venezuela propuso en su momento una negociación directa con Guyana, Guyana no quiso aceptar y propuso tres alternativas: llevar el tema a la Asamblea General de la ONU, llevarlo al Consejo de Seguridad de la ONU o a la Corte Internacional de Justicia.

En el año 1983, por iniciativa de Venezuela, se llevó el caso del Esequibo, bajo los auspicios del Secretario General de las Naciones Unidas, en concordancia a lo establecido en el artículo 4, numeral 2, del Acuerdo y apegados al artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas que establece mecanismos para la solución diplomática de conflictos en el mundo.

El 30 de marzo de ese mismo año de 1983, el Secretario General de entonces, Javier Pérez de Cuellar, aceptó la responsabilidad de buscar un arreglo práctico de esta controversia y designó a Diego Cordobés, encargado de estudiar la reclamación de Venezuela, servir de contacto entre ambos gobiernos.

En 1987 Guyana y Venezuela decidieron de mutuo acuerdo aceptar el método de los buenos oficios, que es activado dos años después, a partir de 1989: el Buen Oficiante. Desde esa fecha hemos tenido tres buenos oficiantes, el primero, Alister Mac Intire, designado en 1989 y, lamentablemente, falleció en 1998. Por lo general, son magistrados estudiosos del derecho, historiadores y con una edad a veces elevada. Luego se designó en el año 1999, con la llegada del gobierno del Presidente Chávez, al Buen Oficiante Oliver Jackman, por mutuo acuerdo. Es el método para su designación, se proponen nombres en consulta con el Secretario General y, por mutuo acuerdo de los dos países, se designa. El Buen Oficiante Oliver Jackman también murió en el 2007. Luego recuerdo que cuando era Canciller, duramos tres años buscando un Buen Oficiante. Recuerdo un viaje que hice a Nueva York y hasta que conseguimos designar un Buen Oficiante, un honorable hombre de la historia, jamaiquino, profesor Normar Girvan, nombrado en el año 2010. Lamentablemente falleció en abril de 2014.

En este período, precisamente en este momento, estamos en esta fase. Yo, personalmente, me voy a comunicar con el Secretario General Ban Ki-moon, para activar, con base al Acuerdo de Ginebra, la asignación del Buen Oficiante. Es el Acuerdo de Ginebra el mecanismo de los buenos oficios, del Buen Oficiante –valga la precisión–, el camino para que Guyana, el gobierno actual, respetando el derecho internacional, se siente en la mesa para continuar la búsqueda de una solución satisfactoria, legal, práctica, y Venezuela pueda satisfacer históricamente este reclamo por este despojo.

(Dirigen frases al orador)

Justo reclamo, correcto.

Igualmente he decidido y pido apoyo de la Asamblea Nacional, del Poder Judicial, del Poder Moral, del Poder Electoral, para convocar una Comisión de Alto Nivel del Estado venezolano, para que de manera inmediata se despliegue diplomáticamente y solicite a la Presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en la dirección del Presidente Rafael Correa, que la troica de este organismo convoque a una reunión de diálogo entre el Gobierno de Guyana y el Gobierno de Venezuela con la presencia de la Presidencia pro témpore. (Aplausos).

 

Igualmente que se desplieguen el Fiscal, los magistrados, el Defensor del Pueblo, los diputados y diputadas, la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional, los expertos de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, bajo la conducción del Vicepresidente Ejecutivo, compañero Jorge Arreaza y la Canciller Delcy Rodríguez, de manera inmediata, una gira intensa, profunda, del mayor nivel de representación del Estado, a todos los países del Caribe, de America Latina y de América del Sur, a explicar la justicia de la causa venezolana y a despejar las mentiras que se han difundido. (Aplausos).

Estas son iniciativas en el campo diplomático para las cuales espero el máximo apoyo, porque mi esperanza es el apoyo unánime de la Asamblea Nacional. No digo mi esperanza, la esperanza de un país entero. Igualmente, deben saber ustedes que recientemente, en todo este proceso de defensa y vigilancia de nuestros espacios territoriales marinos y submarinos, se sacó un decreto de carácter administrativo, eminentemente administrativo, técnico, creando la Zona de Defensa Integral Marítima e Insular de nuestro país, decreto con el mandato de nuestra Constitución. Tengo que decirlo, esta Constitución (la muestra) recoge la doctrina más completa y acabada que, históricamente y constitucionalmente, se acumuló como patrimonio en el país, pero creo, así lo creo y someto este criterio a los historiadores y a los constitucionalistas.

Creo que es la Constitución más completa en la definición del territorio venezolano que se ha hecho, la cual se hizo en un gran debate que recuerdo perfectamente; aquí estaba Juan José Marín, entre otros compañeros como William Ojeda, Cristóbal Jiménez, Victoria Mata, Earle Herrera, Luis Gamargo “Nikita”, Iris Varela, Braulio Sánchez, Carlos Marx, Marelis Pérez, Saúl Ortega, Elías Jaua, Desiré Santos Amaral, Freddy Bernal, Noelí Pocaterra, Tareck William Saab y mi persona. (Aplausos).

El Capítulo I, Del territorio y demás espacios geográficos, de la Constitución Bolivariana de Venezuela, ha sido usado para una campaña brutal de manipulación y todos los países mienten al igual que todos los medios, porque es un decreto interino administrativo que tiene la marca de la Constitución, no puede ser de otra manera. Con la venía del Presidente de la Asamblea Nacional voy a leer los siguientes artículos de la Constitución:

 “Artículo 10. El territorio y demás espacios geográficos de la República son los que correspondían a la Capitanía General de Venezuela antes de la transformación política iniciada el 19 de abril de 1810, –aquí recoge casi textualmente la Constitución del año 11 y varias constituciones– con las modificaciones resultantes de los tratados y laudos arbítrales no viciados de nulidad”. Es un elemento clave que se colocó en la doctrina constitucional, y que además crea nuestra fuerza para la doctrina internacional de los acuerdos y el tema del Esequibo, que es una herida abierta.

Luego, el artículo 11 establece lo siguiente:

Artículo 11. La soberanía plena de la República se ejerce en los espacios continental e insular, lacustre y fluvial, mar territorial, áreas marinas interiores, históricas y vitales y las comprendidas dentro de las líneas de base rectas que ha adoptado o adopte la República; el suelo y subsuelo de éstos; el espacio aéreo continental, insular y marítimo y los recursos que en ellos se encuentran, incluidos los genéticos, los de las especies migratorias, sus productos derivados y los componentes intangibles que por causas naturales allí se hallen. –Este artículo de la Constitución del ´99  es extenso, pero preciso y diría que perfecto también– El espacio insular de la República comprende el archipiélago de Los Monjes, archipiélago de Las Aves, archipiélago de Los Roques, archipiélago de La Orchila, isla La Tortuga, isla La Blanquilla, archipiélago Los Hermanos, islas de Margarita, Cubagua y Coche, archipiélago de Los Frailes, isla La Sola, archipiélago de Los Testigos, isla de Patos e isla de Aves; y, además, las islas, islotes, cayos y bancos situados o que emerjan dentro del mar territorial, en el que cubre la plataforma continental o dentro de los límites de la zona económica exclusiva…” y luego sigue desarrollando estos conceptos.

¿Por qué traje la lectura de estos artículos? Porque el Decreto emanado administrativamente e interinamente del propio Ministerio del Poder Popular para la Defensa está marcado por la Constitución, por un país que considera sagrado el derecho, sobre todo el derecho internacional, y que ha dejado marcado en esta Constitución sus aspiraciones históricas y el ejercicio de su soberanía a todo nivel, más a nivel de siglo XXI pues, porque este es un artículo de este siglo y adaptado perfectamente para esta época. (Aplausos).

 

Es una campaña brutal que nos ha tocado remontar cuesta arriba, y por eso le hice una consulta al Tribunal Supremo de Justicia en pleno a través del Consejo de Estado, en medio de esta batalla que hemos estado dando sobre los alcances del decreto manipulado internacionalmente, y les pedí un conjunto de recomendaciones, las cuales me han entregado en un dictamen muy temprano en el día de hoy.

Ha sido analizado el Decreto en cuestión y se me hacen un conjunto de sugerencias para perfeccionarlo, para profundizarlo, para mejorarlo en todo sentido, nacional e internacionalmente; es el primer concepto de nuestro máximo tribunal de justicia. Quiero agradecerle a través de su Presidenta, la doctora Gladys Gutiérrez, a todos los magistrados y magistradas que en pleno están haciendo brillar esta sesión de la Asamblea Nacional. Muchas gracias, a todas y todos ustedes. (Aplausos).

Primero, establece muy claramente un criterio político de Estado constitucional, de orden doctrinario y legal en su página 2, y me dice que como Jefe de Estado, en este decreto cuyo objeto no es la delimitación fronteriza, se debe invocar  la obligación del Estado sobre la adopción de medidas necesarias para garantizar la independencia, la soberanía, la seguridad y la integridad del espacio geográfico sobre la base de la concepción estratégica defensiva nacional.

Cuando hablamos de concepción defensiva nacional, son los espacios vitales de un país de acuerdo a sus límites establecidos legalmente, de acuerdo al derecho internacional, y no al derecho imperial. Con todos los países que tenemos establecidos límites territoriales, marítimos y submarinos con los métodos del derecho internacional, con aquellos países que aún están pendientes negociaciones, la campaña es brutal.

 Quizás a ustedes en su diario trajinar –a muchos de ustedes les veo cara de candidatos y han estado en su precampaña en los distintos estados del país– les queda el tiempo suficiente para saber cómo están creándose condiciones para un gran conflicto que involucre a Venezuela, pero eso no es cualquier cosa, por eso insistí tanto en la necesidad de hacer esta sesión de trabajo, e insisto mil veces en la necesidad de gestar la unión nacional para defender la paz y la soberanía de nuestro país. (Aplausos).

Más adelante dice este dictamen en las recomendaciones: “En consecuencia, se sugiere al Consejo de Estado presentar ante el ciudadano Presidente de la República, una recomendación para que en conjunto el concierto institucional del Poder Público Nacional se verifique técnicamente el contenido y alcance del referido Decreto, en cuanto a la delimitación mediante coordenadas del espacio geográfico de la República en lo que atañe a las jurisdicciones de las Zonas de Defensa Integral, Marítima e Insular, Zodimain, bajo la circunscripción de las Regiones Estratégicas de Defensa Integral Marítima e Insular, Redimain, en el contexto de la revisión periódica de nuestros límites territoriales que conforman la unidad política territorial de la República y que describe el Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que constituye la República Bolivariana de Venezuela”.

Así mismo, consultando sobre esta materia de tanta importancia nacional y regional, dice el Tribunal Supremo de Justicia que por la trascendencia del asunto señalado, se considera pertinente que los objetivos que contiene el Decreto en cuestión, previa verificación técnica recomendada, recomienda sean incluidos, por ejemplo –valga la expresión–, en el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, o más allá sean plasmados en otro texto de rango legal, que incluso podría ser un decreto ley con base a la Ley Habilitante vigente, que desarrolle los principios contemplados en el Preámbulo y en los Títulos I y II de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 Es decir, el Tribunal Supremo de Justicia abre canales. Eso es para que ustedes vean cómo un elemento que ha tratado de ser utilizado negativamente contra nuestro país, nos abre nuevos caminos para la ratificación de nuestra soberanía y para perfeccionar su defensa a través de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y de todas las instituciones.

Continúo leyendo: En consideración a lo expuesto, se reitera la atinada regulación planteada por el Ejecuto Nacional en esta materia de gran trascendencia nacional, la cual, por tan sensible importancia, podría ser elevada a un instrumento de rango legal que incremente la plena vigencia y protección de los aludidos postulados constitucionales en el desarrollo integral de la Nación.

En este sentido, una vez conocida la consulta hecha debidamente ante el Tribunal Supremo de Justicia y haciendo el conjunto de evaluaciones necesarias, efectivamente, he decidido elevar todo el contenido de este Decreto 1.787 al Consejo de Estado y al Tribunal Supremo de Justicia.

Mientras tanto, tomando los criterios doctrinarios, constitucionales y de la justicia de la reclamación de nuestro país, debemos emitir un nuevo decreto que sustituya en todas sus partes el Decreto 1.787, y a partir de hoy sería el Decreto 1.859 que fijará todo los elementos constitucionales, legales y doctrinarios a partir de los cuales se crean las Zonas de Defensa Integral Marítimas e Insulares (Zodimanin), y se establecerán las tareas de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana en todo los espacios marítimos de nuestro país, debida y legalmente establecidos.

Por eso le he dado la orden a la Almirante en Jefa Carmen Meléndez, para que publique este nuevo Decreto 1.859 mañana a primera hora y lo demos a conocer. Creo que sería un abuso leerlo completo, tengo ganas, pero sería abusar de ustedes. (Aplausos).

Yo pudiera decir en lenguaje poético que este es un decreto hermoso, porque ha surgido de todo este debate, así que lo hemos blindado por todas sus partes para que estas oligarquías mediáticas financiadas por la Exxon Mobil, y digo más, esta oligarquía mediática de Bogotá, deje de mentir. Los tiempos de los abusos y de las influencias de esas oligarquías se acabaron, gracias a Dios, a la Virgen y a la Revolución Bolivariana.

Este Presidente que ustedes ven parado aquí no depende de ninguna oligarquía bogotana, ni de ningún lugar del mundo que me dé órdenes, que me intimide, que me manipule con faldas ni sin ellas como en el pasado. (Aplausos).

 (Corean consignas).

Esto lo digo porque, efectivamente, tengo muy buenas relaciones, en este caso con el Presidente Juan Manuel Santos. Tenemos una relación fluida con la Cancillería, más allá de diferencias, y las veces que la Cancillería colombiana comete el error de caer en la diplomacia de micrófono, yo inmediatamente llamo y le digo a mi Canciller: “Llame a la Canciller de Colombia y dígale que nosotros llegamos a un acuerdo que debe respetarse, cero diplomacia de micrófono”. Si tiene duda sobre algún tema, hablamos directamente, y si la duda es muy grande, va la Canciller para allá o viene la Canciller para acá; pero si la duda es más grande, yo me voy para Bogotá o para Cúcuta o se viene el Presidente Santos para acá.

Nuestras relaciones con Colombia se basan en el respeto, y el respeto es el Derecho Internacional. Ahora hay una campaña en Bogotá. ¡Qué casualidad! Una campaña para tratar de acorralar al Presidente Juan Manuel Santos contra mí, contra Venezuela. Si me pongo a leer todo lo que tengo aquí sobre lo que se dice todos los días en Bogota de mí, de nosotros, dígame de Diosdado Cabello, Dios mío, no terminaría.

Le pregunto a alguien que conozca bien sobre los temas de Colombia: ¿A quién responde la Revista Semana? ¿A quién responden todas esas televisoras?

Yo le digo desde aquí, Presidente Juan Manuel Santos, que debemos mantener las mejores relaciones de respeto al Derecho Internacional, de respeto entre nuestros países, más allá de las diferencias de carácter ideológico, diferencias de Estado, diferencias de políticas, que podamos tener. Nosotros debemos seguir perseverando las relaciones de diálogo directo, de despeje, de asuntos, de cooperación.

 ¡Ay, Dios mío! Algún día se escribirá todo lo que hemos hecho y estamos haciendo por nuestra amada Colombia para que consiga la paz, todo lo que se ha hecho, todo lo que hay que hacer y toda nuestra disposición, mi disposición de hacer todo. Cuando digo todo, digo todo, no es un decir. Cuando decimos desde Venezuela: “Todo”, es todo, más allá de lo imaginable hoy.

¿Cómo es que dice uno de los batallones del Ejército Bolivariano? “Si es posible está hecho, si es imposible lo haremos”. Así le decimos a Colombia: Si la paz es posible, la ayudaremos a hacer, y si es imposible también. Así que, no a la diplomacia de micrófono, Canciller Delcy Rodríguez.

Ahora, es difícil, compañeros de la oposición, Gran Polo Patriótico, por allá está Óscar Figuera que siempre se sienta de último, por allá calladito, Oscar Figuera es clandestino, siempre es clandestino, siempre firme. ¡Claro! Clandestinamente firme, firmemente clandestino.

Yo le pregunto a Venezuela, le pregunto a ustedes, los que tienen amigos en Bogota, en Colombia: ¿Ustedes se imaginan qué en la prensa, televisión y radio de Venezuela todos los días se atacara al Presidente Juan Manuel Santos? ¿Ustedes se imaginan qué aquí los medios de comunicación más influyentes se dedicaran a mal hablar de Colombia y a decir cosas? Yo no las voy a decir aquí porque le tengo mucho amor y respeto a Colombia.

Es una cosa inaudita lo que se hacen contra Venezuela en los medios de Colombia, todos los días, a toda hora. Dígame los medios de la frontera, es una promoción permanente del odio, yo solo lo comparo, por lo inaudito, a las declaraciones de Donald Trump contra nosotros los latinoamericanos, los mexicanos, va por el mismo camino.

Yo creo que aquí nadie está de acuerdo con Donald Trump, ¿verdad? (Los presentes responden: No) ¡Dios nos salve!; creo que nadie está de acuerdo con ese pelucón, porque ese sí es un pelucón de verdad, tiene su peluca para adelante, así.

Si ponemos a Donald Trump como ejemplo con lo que hizo, siendo esto el extremo del racismo y del desprecio hacia nosotros, al que creo que repudiamos unánimemente 100% de los que estamos aquí, de América Latina y el Caribe, vemos que lo que hizo él lo hacen en Colombia en la revista Semana, Caracol, RCN, NT24 todos los días contra mí, contra el país, contra Venezuela, contra la memoria del Comandante Chávez y contra el compañero Diosdado, ellos riegan esas aguas del odio y después ¿quién recoge esas aguas envenenadas?

No lo voy a conversar con el Presidente José Manuel Santos porque él me va a decir que no tiene control sobre eso y tiene razón, él no tiene nada que ver con eso. Pero yo, como Presidente de Venezuela, si viera algo irregular así contra un presidente de otro país, actuaría un poquito aunque sea, llamaría la atención, por lo menos, y diría: ¡Por favor, no promuevan el odio contra Colombia! Llamaría la atención a que no promuevan el odio contra el pueblo colombiano ni contra ningún político de ese país.

Ustedes saben que tenemos muchas diferencias con Uribe, pero no promovemos el odio contra él; de vez en cuando le damos su tatequieto técnicamente necesario por toda la maldad que nos hace, pero es una diferencia política. Si yo llegara a ver al presidente Uribe le diera la mano tranquilamente, después me echo agua bendita, eso sí. Bastante conversé con el presidente Uribe cuando fui Canciller.

(Dirigen frases al orador)

 

¿Qué es eso que dicen ustedes?

(Dirigen frases al orador)

¿Y qué dije?

(Dirigen frases al orador)

¡Expresidente Uribe! Gracias por corregirme. El pueblo siempre nos corrige, gracias. (Aplausos).

De manera que conversé bastante con el expresidente Uribe durante largas horas, porque siempre me tocaba ir a buscarlo a La Guaira y él mantenía largas horas de reunión con el Presidente Chávez, a veces hasta 7 horas, hablando de los temas de la paz en Colombia. Uribe quería que el Comandante Chávez fuera hasta las montañas de Colombia a hablar con el Comandante Marulanda y que una vez que estuviera con él y lo convencieran iniciar las conversaciones de paz, él se presentaría allí, en la selva. Uribe le propuso eso al Comandante Chávez y Chávez estuvo de acuerdo y lo iba a hacer.

Eso entre muchas cosas que sé, porque yo tengo muchos secretos y no me voy a morir con ellos, algún día los voy a escribir. Tengo pruebas sobre todo esto.

Eso por un lado, pero que permitamos que se haga una campaña de odio contra un pueblo hermano o contra líderes políticos, compañeros, ¡no! En Colombia se destinan miles de millones de pesos para conspirar contra mí, contra Venezuela, contra nosotros. No vayan a creer que lo que me hacen a mí no se lo están haciendo a ustedes, pues yo soy Presidente de ustedes, de este país, y soy un ciudadano igual que ustedes. Algunos de ustedes son mis conocidos e inclusive pudieran ser mis amigos. (Aplausos).

No vayan a creer, hermanos, que lo que se haga en Bogotá contra mí no es contra ustedes también. Quizás los que hacen las cosas en mi contra, me respetan más que a ustedes. Es una reflexión, tenemos chance de reflexionar o por lo menos yo hacerlo hacia allá.

Que bueno sería que pudiéramos dialogar, conversar, como saben ustedes que lo hacíamos cuando yo era diputado aquí, pero ése es otro tema. Eso se lo dejo a José Vicente Rangel en Confidenciales al cierre.

Yo tengo un video que es preocupante –oye, le sabotee el programa a Walter Martínez– y se los voy a presentar, porque hace unos meses atrás pedimos explicaciones a la Canciller y al gobierno de Colombia ya que el exministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, hizo un evento en Colombia donde se habló de Venezuela y donde voceros del establishment estadounidense, funcionarios formados en el Pentágono que han sido subsecretarios de gobiernos muy reaccionarios, señores líderes del departing, como Giuliani, estaban felices. Dice una de ellas –y ustedes lo van a ver– que los militares colombianos se están preparando para cuando firmen la paz, el posconflicto, venir por Venezuela, algo así,

Nosotros le pedimos explicación oficial al gobierno de Colombia, porque sé que son intrigas del norte, porque nunca entre Colombia y Venezuela, jamás en la historia –y eso está escrito en los libros sagrados– tendremos un conflicto armado binacional, eso está negado y tiene que estarlo, pero hay quienes intrigan, compañeros militares.

Miren ustedes esta bomba molotov, esta campaña de odio, de intriga gringa y luego tergiversan un decreto, crean un incidente y llega el desastre. ¿A quién beneficia ese tipo de políticas o sucesos, si llegaran a instalarse como escenario? ¿Al pueblo de Venezuela? ¿Al pueblo de Colombia? ¿A los pueblos de América Latina y el Caribe? ¿A quién beneficia? A los enemigos de nuestra Patria.

Son temas que debemos ir llevando con la verdad, que debemos ir disipando con serenidad, con seguridad, con firmeza, con diplomacia, con claridad, con gestos nobles en el plano de la diplomacia y por eso he venido a esta Asamblea a traer este conjunto de temas. ¿A dónde más voy a ir, sino a la soberanísima representación de la voluntad popular? Aquí, la Asamblea Nacional, nuestra Asamblea Nacional plural y diversa.

He venido a invocar en su corazón la causa de la paz y la soberanía de nuestro país, a tocar la puerta de su corazón para defender el derecho a la paz que tiene nuestro pueblo, el derecho a la soberanía para defender nuestra Constitución, para defender el derecho internacional, para seguir avanzando en las políticas de integración y de unión de América Latina y del Caribe. Para eso he venido y lo he hecho con el corazón abierto, sabiendo que en muchos casos, como el de ustedes compatriotas de la oposición, tenemos serias pugnas políticas y las dirimimos.

El 6 de diciembre tenemos una cita, vamos a ver por quién vota el pueblo. El pueblo votará y decidirá, y a lo que decida le diré amén. Si ustedes ganan, muy bien. Si volvemos a ganar nosotros, las fuerzas patrióticas y revolucionarias, muy bien, tiene que  haber respeto y reconocimiento. Estaré aquí el 15 de enero rindiendo mi examen del año 2015, y seguramente veré algunas caras que están aquí y otras no, pues seguirán en otras tareas. Bienvenida la diatriba política, la diatriba electoral, la batalla de ideas y la confrontación de posiciones, aunque a veces se les pasa un poquito la mano de acuerdo a mi apreciación, pero estamos entre venezolanos, caribeños apasionados, que batallamos duro.

Pero por el amor de Dios y por nuestro pueblo les digo: Tomémoslos con la mayor altura, sensibilidad Patria y seriedad; no lo llevemos a la charca del debate electorero, se los pido. Más allá de las diferencias y de las circunstancias el país continúa su marcha, a este país no lo va a parar nadie, ya que tiene su propia dinámica, su propia fuerza.

Quiero mostrarles este video, ya que estoy sustituyendo a Walter Martínez tengo que hacerlo bien, esta es una muestra de unos minutos, pudiera mostrarles el archivo completo del expediente que tenemos sobre el anuncio de voceros estadounidenses en territorio colombiano, donde se está preparando a la Fuerza Militar Colombiana para un conflicto contra Venezuela después de firmar la paz. Yo he dicho –y no soy un inocentón en política, ni en la vida– que a pesar de esa intriga nuestro deber bolivariano y nuestro deber chavista es trabajar y ayudar a Colombia en cualquier circunstancia para lograr la paz y superar la guerra que la ha desangrado durante 60 años, desde que mataron a Jorge Eliécer Gaitán. ¡Paz! ¡Paz para Colombia! Es una gran causa americana, es una gran causa bolivariana. Estoy seguro que algunos no están de acuerdo con esta idea, pero creo que es justo lo que estoy diciendo, y debe ser la posición de Estado, la posición del país, de lo demás nos ocupamos después. Garantizar que la intriga no fructifique allá, que la clase política colombiana tenga racionalidad en su relación con Venezuela y nos respete, y que nadie toque a Venezuela, de eso nos encargamos nosotros, que nadie toque a Venezuela nunca; de eso se encargará el pueblo colombiano también.

Miren lo que les voy a mostrar, un pequeño botón. Estamos listos. Vamos a ver el video.

(Transmisión de Video)

“Periodista Carolina:

Mientras que el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, piensa que la fuerza pública debe dedicarse a combatir la delincuencia en el postconflicto, la Subsecretaria de Defensa de Estados Unidos piensa que hay que preparase para enfrentar a Venezuela.

Periodista Carlos Cárdenas:

Carolina, el Ministro de Defensa piensa que aún si se logran firmar los Acuerdos de Paz, el país tendrá que enfrentar hechos de violencia política. La mesa de expertos convocada por el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, para analizar el futuro de las Fuerzas Armadas en el postconflicto estuvo integrada, entre otros, por el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani y Mary Beth Long, exsubsecretaria de Defensa de los Estados Unidos. La exfuncionaria que también trabajó en el Departamento de Estado, en la CIA y en la NSA, reveló que las Fuerzas Militares de Colombia se están preparando para eventuales ataques de países vecinos.

Ciudadana Mary Beth Long, Exsubsecretaria de Defensa de los Estados Unidos:

Los militares están estudiando otras amenazas en la región que pueden representar sus vecinos como es Venezuela, y prepararse para esas eventualidades. Y los felicito por ello porque hay otros desafíos en el horizonte y su fuerza pública, su liderazgo y su policía ya se están preparando para eso”

Periodista Carlos Cárdenas:

 

El exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, también dijo que la mayor preocupación del postconflicto no son las FARC.

Ciudadano Rudolph Giuliani, Exalcalde de Nueva York:

La preocupación por el robo de celulares y los delitos y la delincuencia local es terrible, pero es mucho mejor que tenerse que preocupar por si las FARC o narcotraficantes se van a tomar el Gobierno.

Periodista Carlos Cárdenas:

En la rueda de prensa el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, también dijo que es consciente de las acciones violentas que se puedan presentar en el postconflicto.

Ciudadano Juan Carlos Pinzón, Ministro de Defensa de Colombia:

Tenemos que ser conscientes que incluso si se llega a una etapa de firma de un acuerdo se van a mantener algunos riesgos muy considerables en las regiones que implican que vamos a tener unas fuerzas armadas que deben ser empleadas en ese escenario.

Periodista Carlos Cárdenas:

El Ministro insistió en la importancia de los Generales Mora y Naranjo en el proceso de transición de las fuerzas militares y en la desmovilización e reintegración de los guerrilleros de las FARC”.

(Fin de transmisión del video)

 

Bueno, esto es solo una parte de lo que se permite. Fíjense ustedes, una presentación pública con la presencia oficial del Ministro de la Defensa y dos voceros estadounidenses, una mujer pieza del Pentágono (NSA), no son cualquier funcionario, son funcionarios del más alto nivel que ejercen asesoría de los Estados Unidos, y en cualquier momento vuelven a cargos de alta importancia; y el otro es el señor Giuliani, a quienes llaman como consejeros para el postconflicto, y lo único que apuntan es a Venezuela.

Ciudadana Canciller, estos son temas que hay que llevarlos de manera directa para despejar y evitar la diplomacia de micrófonos, crear conciencia, alertar, proteger y defender nuestra Patria, hay que tener la paz como gran garantía del desarrollo.

Por último, Presidente de la Asamblea Nacional, compañero Diosdado Cabello, diputados, diputadas, magistrados, magistradas, rectores, rectoras, altos funcionarios del Estado, dirigentes de los partidos políticos, de la oposición y del Gran Polo Patriótico, de acuerdo a la recomendación del Tribunal Supremo de Justicia, en una de sus partes, y al análisis del Consejo de Estado, me parece conveniente dictar una Ley Habilitante que permita ordenar frente a estas provocaciones múltiples e intento de posicionarnos en escenarios que pretendan detener el avance de Venezuela, y el avance de la unión latinoamericana y Caribeña para ponerle la mano a nuestro país.

En función de ordenar todos estos temas, estoy editando y firmando inmediatamente una Ley Habilitante con Rango, Valor y Fuerza de Ley para crear una comisión presidencial institucional del Estado venezolano para llevar todos los asuntos limítrofes de nuestro país con nuestros vecinos de América Latina y del Caribe, los casos que estén pendientes por resolver y delimitar, más allá del tema del Esequibo, tema del que he hablado ampliamente el día de hoy.

Esta Ley Habilitante establece la creación de una sola y única comisión de Estado con rango presidencial, para que asuma cada uno de estos temas, la cual tendrá una secretaría técnica, presidida por el Vicepresidente Ejecutivo, compañero Jorge Arreaza, y acompañada por los Ministros del Poder Popular para las Relaciones Exteriores y Defensa, Despacho de la Presidencia de la República, Procuraduría General de la República, Presidente o Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia y un representante designado por la Asamblea Nacional; para que esté el más Alto Nivel del Estado, tanto del Poder Judicial como del Poder Legislativo. Esta Comisión permitirá orientar correctamente, en base al derecho internacional, las relaciones bilaterales y constructivas, las negociaciones que nos permitan ir resolviendo todos los problemas que, de alguna manera, quieren convertirlos en minas sembradas contra la tranquilidad y la paz de nuestra región.

Con su venia, señor Presidente, utilizando los poderes habilitantes para la defensa de la paz y la soberanía que ustedes me aprobaron en marzo hasta el 31 de diciembre, cuando se produjo el decreto amenazante del Presidente Obama contra Venezuela; esta es la primera Ley Habilitante en defensa de la soberanía y las paz del país que voy firmar a nombre del pueblo de Venezuela. (Aplausos).

 

Esa es una Ley Habilitante para la paz, para la soberanía, para que vaya al ejecútese con la finalidad de completar un conjunto de acciones internas, nacionales, populares y de Estado; un conjunto de acciones internacionales para garantizar la paz, queridos compatriotas, diputado y diputadas; para proteger la paz de nuestro país, proteger y defender los derechos más justos, la lucha por el Esequibo histórico; para proteger las negociaciones internacionales en el marco del derecho internacional; para proteger con especial esmero la unión de América Latina, la unión del Caribe, porque nuestra región y nuestro país debe seguir andando los caminos de la construcción de la nueva potencia latinoamericana y caribeña, una potencia de paz que supere las viejas heridas del colonialismo y que no permita que los imperios de hoy nos llenen de heridas nuevas, de intrigas, de odio y de guerra. La paz, la paz será nuestro puerto, será nuestra vida y será también nuestra victoria. (Aplausos).

Vamos a activar todas las iniciativas populares y las políticas institucionales para tratar estos altos temas de la República.

Muchas gracias, queridos compatriotas, diputados y diputadas, magistrados y magistradas, altas autoridades del Estado venezolano.

Buenas noches a todos y todas. (Aplausos).

Posted in General | Leave a Comment »

DISCURSO DE ORDEN A CARGO DEL GOBERNADOR DEL ESTADO ANZOÁTEGUI Y CONSTITUYENTE ARISTÓBULO ISTÚRIZ CON MOTIVO DE LA CONMEMORACIÓN DEL DUCENTÉSIMO CUARTO ANIVERSARIO DE LA DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA DE VENEZUELA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 5 julio 2015

Jose Miguel

Discurso de Orden

a cargo del Gobernador del estado Anzoátegui y Constituyente

ARISTÓBULO ISTÚRIZ ALMEIDA

Con motivo de la Conmemoración del ducentésimo cuarto Aniversario de la Declaración de la Independencia de Venezuela, fecha en la cual reiteramos el compromiso con el legado de nuestro Comandante Supremo y Eterno, líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías, y del Comandante en Jefe de nuestra gloriosa Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Presidente Obrero, Nicolás Maduro Moros

Sesión Solemne

Domingo, 05 de julio de 2015

 Aristobulo Isturiz Almeida-Fidel Ernesto Vasquez

Ciudadano Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela; ciudadanos miembros de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, Presidente Diosdado Cabello Rondón, Primer Vicepresidente Elvis Amoroso, Segunda Vicepresidenta Tania Díaz, Secretario Fidel Ernesto Vásquez, Subsecretario Junior Hidrobo; Diputados y Diputadas de la Asamblea Nacional. Un saludo especial a Diosdado Cabello, a quien le ratificamos, desde el estado Anzoátegui, nuestra solidaridad ante tantos ataques e infamias. (Aplausos).

Ciudadanos representantes del Poder Popular y pueblo bolivariano de Venezuela; ciudadana Gladys Gutiérrez, Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia; ciudadano Tarek William Saab, Presidente del Consejo Moral Republicano y Defensor del Pueblo; ciudadana Tibisay Lucena, Presidenta del Consejo Nacional Electoral y demás rectores presentes. Tibisay, las mujeres del estado Anzoátegui, principalmente, me pidieron que te expresara toda la solidaridad. (Aplausos).

Ciudadana Cilia Flores, Primera Combatiente de la República Bolivariana de Venezuela; ciudadano Jorge Arreaza, Vicepresidente Ejecutivo de la República; Ministras y Ministros. (Aplausos).

Excelentísimos Señores Embajadores, Honorables Encargados de Negocios y representantes de organismos internacionales de países amigos acreditados ante el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela. (Aplausos).

Ciudadana Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de la República; ciudadano Manuel Galindo Ballesteros, Contralor General de la República; ciudadanos miembros del Alto Mando Militar; ciudadanos gobernadores y gobernadoras de estados; concejales del Municipio Bolivariano Libertador; ciudadano Juan Carlos Dugarte, Jefe de Gobierno del Distrito Capital; ciudadano Ángel Rodríguez, Presidente del Parlamento Latinoamericano y demás diputados y diputadas que lo integran; ciudadanos presidentes y directores de institutos autónomos y empresas del Estado; ciudadanos integrantes de la Dirección Nacional y Regional del Partido Socialista Unido de Venezuela; ciudadanos representantes del Gran Polo Patriótico; distinguidos invitados especiales; señoras y señores.

Debo comenzar agradeciendo la generosidad de los compatriotas diputados y diputadas por haber seleccionado mi nombre como Orador de Orden con motivo de esta histórica y aleccionadora fecha, especialmente al Presidente de la Asamblea Nacional, hermano y compañero, Diosdado Cabello.

Esta fecha constituye una ocasión importante para compartir algunas reflexiones sobre las implicaciones del 5 de julio de 1811, pero antes debemos acordarnos de que hoy se cumplen 28 meses de la siembra de nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez,  recordatorio que no podemos pasar por alto, por eso solicito un minuto de aplausos.

(Minuto de aplausos).

¡Chávez vive! ¡La Patria sigue!

Hoy nos encontramos reunidos para celebrar el 5 de julio, fecha que marca la historia Patria con la Firma del Acta que declara la Independencia. Nada mejor para introducir esta exposición que penetrarse en la historia para reencontrarnos con nosotros mismos, encontrar nuestra identidad, nuestras raíces. El conocimiento del pasado nos prepara para acertar la interpretación del presente, de lo que ocurre hoy, y así estaremos en mejores condiciones para construir el porvenir.

Hoy 5 de julio del 2015 celebramos 204 años de la Independencia Nacional, alcanzada gracias a nuestro pueblo y a la valentía de nuestros libertadores, quienes dieron el todo por dejarnos una Patria grande, libre y soberana; Patria que en el transcurrir del tiempo fue reiteradamente traicionada y entregada a sectores apátridas, a la oligarquía y al imperialismo, pero que fue rescatada y refundada por nuestro Comandante Supremo y Eterno Hugo Chávez Frías, quien nunca dio descanso a su brazo por mantener su compromiso con el pueblo venezolano, por reconquistar y defender la independencia nacional, dándole rostro y sentido a la Patria nueva, socialista y bolivariana.

 En Caracas, con asistencia de la Junta Suprema, se instaló el Primer Congreso de Venezuela. Fue el 2 de marzo de 1811. La máxima autoridad legislativa de la nación, pues, la asumía ese cuerpo Constituyente desde el momento de su juramentación y la integraban representantes de las provincias de Caracas, Cumaná, Barinas, Margarita, Mérida, Trujillo y Barcelona, un total de 7 provincias.

Fue este Supremo Congreso de Venezuela el que el 5 de julio de 1811 declaró solemnemente la Independencia de Venezuela y sancionó el 21 de diciembre de aquel mismo año la primera Constitución de la República.

¿Cómo hablar de la independencia a partir del 5 de julio de 1811 y obviar todo el proceso de resistencia indígena, con Guaicaipuro a la cabeza, junto a pueblos enteros que dieron su vida por la defensa de estos territorios frente al imperio español?, ¿o la lucha de los negros esclavos por romper las cadenas para salir en búsqueda de la libertad? (Aplausos).

Allí hay que recordar a José Leonardo Chirino y sus luchas en las serranías de Falcón, o la lucha de los criollos descendientes de europeos por la emancipación, como Pedro Gual, José María España o Francisco de Miranda, invadiendo las costas venezolanas por Coro, izando por primera vez la bandera Patria.

Todo este proceso fue generando el fervor patrio en un pueblo que hizo posible el surgimiento de la Sociedad Patriótica y la concreción de un hecho como el 19 de abril de 1810, primer paso hacia la independencia.

Este hecho fue posible por los sucesos que acontecían en Europa. El derrumbe y la decadencia del imperio español, que había sometido a estas tierras por más de 300 años y una nobleza criolla que quería independencia, no por la libertad de un pueblo, sino por sus propios intereses: ejercer de manera directa el comercio y mantener sus privilegios sin modificar el régimen esclavista y de exclusión que representaba el régimen colonial.

El detonante del 19 de abril estuvo en las ansias de libertad de un pueblo sometido por aquellos y por estos. La fuerza rebelde de un pueblo hizo posible la instalación del Primer Congreso de Venezuela y, en paralelo, el funcionamiento de la Sociedad Patriótica, donde se expresa el sentir de todo un pueblo a excepción de los godos.

Es allí, en el seno de la Sociedad Patriótica, en medio del pueblo, donde el joven, futuro Libertador, Simón Bolívar, produjo el célebre discurso que inclinó la balanza y provocó la decisión a favor de la independencia en el seno del Congreso: “Se discute en el Congreso Nacional lo que debiera estar decidido. ¿Y qué dicen? Que debemos comenzar por una confederación, como si todos no estuviéramos confederados contra la tiranía extranjera. Que debemos a atender los resultados de la política de España. ¿Qué nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos o que los conserve, si estamos decididos a ser libres? Estas dudas son tristes efectos de las antiguas cadenas. ¡Que los grandes proyectos deben prepararse con calma! Trescientos años en calma ¿no bastan? La Junta Patriótica respeta, como debe, al Congreso de la Nación, pero el Congreso debe oír a la Junta Patriótica, centro de luces y de todos los intereses revolucionarios. Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana. Vacilar es perdernos”. (Aplausos).

 

Al día siguiente, en un ambiente de celebración y patriotismo, los integrantes de la Sociedad Patriótica y el pueblo en general festejaron la decisión del Congreso a favor de la independencia, reivindicando para siempre una voluntad popular y soberana, una orgullosa dignidad nacional que inscribe a Venezuela entre los países libres del mundo, en condiciones de plena igualdad política y con el pleno derecho natural de afirmarse, defenderse y salvaguardarse.

El Acta de Independencia es una declaración de principios, al mismo tiempo que un programa político que hoy, doscientos años después, los hijos de Bolívar, los hijos de Chávez, hacemos esfuerzos por cumplirlo, por alcanzarlo y consolidarlo.

El 5 de julio de 1811, Día de la Independencia, es bueno recordar que no fue suficiente la firma del Acta para lograr la independencia. Este es un proceso inconcluso, ha sido necesaria una larga lucha donde se ha derramado o se ha venido derramando mucha sangre, un largo proceso que todavía no está concluido y que hoy estamos en plena confrontación, en defensa de los intereses de la Patria y de nuestro pueblo.

La Guerra de Independencia parecía sellada definitivamente con el triunfo de Carabobo en 1821. Después de perder la Primera y Segunda República, Bolívar se eleva en el pensamiento político en Angostura y alcanza la gloria como militar patriota en Carabobo. Continua el proceso de liberación e integración de nuestros pueblos, bajo el marco de la doctrina de la Patria grande, como la única manera de consolidar la independencia que se venía construyendo y conquistando.

La lucha sigue: la Batalla Naval de Maracaibo, la Batalla de Ayacucho, el Congreso Anfictiónico de Panamá. En la medida en que avanzaban los procesos de emancipación de las viejas colonias americanas, se van sembrando en el continente nuevas repúblicas, se hace sentir con fuerza el naciente imperio norteamericano.

Como todo imperio, desde que nace se asume con derechos sobre los pueblos y naciones que tienen en su entorno, considerando las nacientes repúblicas americanas como su patio trasero.

Es así como en 1823, el Presidente James Monroe lanza una advertencia a las potencias europeas: “Toda potencia extracontinental que pise el territorio americano será considerada como una agresión a los Estados Unidos y, en consecuencia, le declararemos la guerra. América es de los americanos”. Conocida como la Doctrina Monroe, da origen al panamericanismo, una verdadera amenaza y agresión a la soberanía de las nacientes repúblicas, a lo cual el más grande los caraqueños, Simón Bolívar, contrapone la Doctrina de la Patria Grande y dice: “Desde el Río Grande hasta la Patagonia, la Patria es América”. (Aplausos).

Convoca al Congreso Anfictiónico de Panamá, saboteado por personeros del gobierno norteamericano. Es preciso recordar aquella expresión del Libertador, inolvidable: “Los Estados Unidos parecen predestinados por la providencia a plagar de miseria la América en nombre de la libertad”.

 Para Bolívar es fundamental la unión, la integración de nuestros pueblos, para lograr la independencia y tenía razón, ningún pueblo solo alcanza la independencia. De allí que nuestro Comandante Eterno hizo tantos esfuerzos en este campo: la ALBA, Unasur, la CELAC y no dejó de pensar en el objetivo de la Patria Grande, porque sabía Chávez que era necesario la unión de los pueblos para preservar la independencia.

Más tarde, en la Guerra Federal, con la presencia de Zamora en el escenario político, vuelve la esperanza al pueblo, el pueblo que salió el 19 de abril, el mismo de la Sociedad Patriótica, el que respaldó la firma del Acta de la Independencia.

Posterior a esto, se intensifican las guerras intestinas, los intereses particulares de sectores oligárquicos que imponen y conducen a la separación de la Gran Colombia, los godos se salen con la suya y Bolívar muere pensando que había arado en el mar.

Con su muerte se desatan las pasiones, se va desvaneciendo la idea de Colombia como concepto de República Bolivariana. La oligarquía que negó la entrada a Sucre a nuestra Patria y que obligó a Bolívar a morir en Colombia se apodera del país. Más tarde, con la Guerra Federal y la presencia de Zamora en el escenario político, vuelve la esperanza al pueblo.

El pueblo que salió el 19 de abril, el mismo pueblo de la Sociedad Patriótica, el que respaldó la firma del Acta de la Independencia el 05 de julio, el mismo que con las armas en las manos conformó el Ejército Bolivariano en Carabobo, el mismo que acompañó a Zamora.

Si nos trasladamos a nuestros tiempos, podríamos decir que es el mismo pueblo del 27 de febrero, el pueblo del Caracazo, el que respaldó a Chávez el 04 de febrero; el mismo pueblo que devolvió a Chávez a Miraflores el 13 de abril, el pueblo que mantiene y defiende la Revolución Bolivariana, y el mismo pueblo que salió el domingo 28 a respaldar a Nicolás Maduro. (Aplausos).

Ese pueblo, tantas veces traicionado, fue traicionado una vez más después del asesinato de Zamora. La bala que mató a Zamora convirtió la esperanza del pueblo en traición y en una nueva frustración, y así ha sido a lo largo del proceso político venezolano.

A principios del siglo XX, podemos destacar la actitud nacionalista y patriótica de Cipriano Castro al defender con valentía la soberanía y la dignidad de nuestra Patria frente a las pretensiones imperialistas y, como siempre, el imperio encontró un instrumento, un títere en Juan Vicente Gómez quien, traicionando a su compadre, traicionó a la Patria. Gómez entregó la riqueza petrolera y nuestro pueblo que quedó devastado por tantas guerras en el siglo anterior, quedó sumido en la miseria.

Una nueva esperanza volvió al pueblo con Medina Angarita, después de la muerte de Gómez. Éste defendió la riqueza petrolera y, como siempre, fue derrocado por el imperialismo con la complicidad de Acción Democrática.

Más tarde, gobernando Acción Democrática, don Rómulo Gallegos promovió la defensa de la riqueza petrolera y también fue derrocado por el imperialismo. Esto nos condujo a 10 años de gobierno de Marcos Pérez Jiménez.

Llegamos a 1958, derrocamiento de Pérez Jiménez, se creía que el pueblo retomaba el poder. Salimos a la calle a celebrar y ocurrió el Pacto de Punto Fijo, la alternabilidad entre AD y Copei. Se instauraba de manera definitiva en Venezuela una nueva etapa en la historia política venezolana, la democracia liberal burguesa, que después de más de 40 años terminó imponiendo el capitalismo neoliberal y entregando el país al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional. Así nos impusieron el recetario del FMI, componentes del programa de la derecha en Venezuela pero que no se atreven a decirlo. Basta ver lo que ocurre en Europa, lancemos la mirada a España, veamos a Grecia hoy debatiéndose entre el neoliberalismo y la vida.

Ese recetario hay que recordarlo: desregularización laboral. Todos recordamos la pérdida de las prestaciones sociales y la privatización de las empresas del Estado; desde esta misma Tribuna me tocó enfrentar la privatización de Sidor, de Viasa, de la CANTV, la liberación de los precios, la liberación de las tasas de interés, la eliminación de los subsidios, la liberación de las tarifas de los servicios públicos, entre otros, la de transporte que fue la chispa que encendió la pradera desde Guarenas y produjo el Caracazo el 27 de febrero.

El pueblo que salió el 19 de abril reaccionó y se lanzó a la calle un 27 de febrero a hacer justicia por sus propias manos sin dirección alguna y, como siempre, la oligarquía usó a la Fuerza Armada para contenerlo, para reprimirlo y por ello ese pueblo fue acribillado. No pudimos contar los muertos, los cuales fueron enterrados en fosas comunes por razones de salud pública, sin identificar a muchos de ellos, lo que se conoce con el nombre de la Peste, y a todos estos sucesos con el nombre del Caracazo.

Yo puedo hablar con propiedad, porque como diputado formé parte de la comisión que investigó los sucesos del 27 de febrero y no pudimos contar los muertos, hubo que enterrar a la gente por razones de salud pública, esa es la verdad.

Este hecho promueve y acelera el descontento ya existente en el seno de la Fuerza Armada, concretamente en la juventud militar patriota quienes se revelan, se niegan a cumplir órdenes contra el pueblo y eso acelera su organización. Este descontento se expresa más tarde en la insurrección del 04 de febrero, liderizada por el Comandante Hugo Chávez. (Aplausos)

El 04 de febrero es hijo del 27 de febrero, ese día el pueblo parió a Chávez y a partir de allí se inicia una nueva etapa, la Revolución Bolivariana comienza, la cual está en pleno desarrollo con las tareas de preservar la independencia, de construir el socialismo, de hacer de Venezuela una potencia, de contribuir a la formación de un mundo pluripolar y multicéntrico, y salvar el planeta para preservar la vida humana (Plan de la Patria), parte del legado de nuestro Comandante Eterno.

El 27 de febrero, junto a los sucesos del 04 de febrero, donde Chávez convirtió una derrota militar en una victoria política, nos mostraron el derrumbe de la Cuarta República. Todas sus instituciones perdieron credibilidad: el gobierno, los partidos, el Congreso, los medios, nadie creía en nada. Pero Chávez con el “por ahora” histórico de aquel 04 de febrero, le devolvió la esperanza al pueblo.

Recuerdo aquel 27 de febrero en este extinto Congreso, los diputados se peleaban por un destornillador saben ¿para qué? Para quitarle la placa de diputado al carro. Los representantes del pueblo tenían miedo de que el mismo pueblo, sus representados, los identificaran, y la democracia era representativa.

Cuando Chávez sale de la cárcel y más tarde asume la candidatura presidencial, enarbola el planteamiento de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente originaria, partiendo de que todos sabíamos lo que no queríamos pero no teníamos con qué sustituir todo aquello. La única manera de construir lo que queremos, con la participación de todos en democracia, en paz, sin sangre, sin muertos, es con la convocatoria de la una Asamblea Nacional Constituyente.

En efecto, cuando Chávez gana cumple su palabra, lanza un decreto convocando a un referendo para ver quiénes estaban de acuerdo con dicha convocatoria y el pueblo la aprobó, y elegida e instalada ésta nos dio como producto la Constitución más democrática que haya conocido Venezuela en toda su historia, tanto por su contenido como por el procedimiento utilizado para su elaboración y aprobación.

Aquí se utilizaron todos los métodos, desde los más sofisticados hasta los más chimbos, para consultarle al pueblo; estaba desde la videoconferencia hasta las unidades móviles en la calle, desde el 0800-CONSTITUYENTE hasta los pipotes en la calle recogiendo papel; todas las manifestaciones se recibieron con todos los planteamientos, fue televisado y se transmitieron por radio las intervenciones, a tal punto que la gente llamaba por teléfono y le decía a uno: “Contéstale tal cosa”, “dile tal cosa”. Fue un verdadero ejercicio de la democracia. (Aplausos).

Cuando terminamos –creíamos tener la Constitución en la mano– no era la Constitución lo que teníamos sino el proyecto de Constitución y había que someterlo a referendo. Hicimos campañas, los que peleaban por el NO y los que íbamos a las plazas públicas recorriendo todo el país a pedirles que votaran el SÍ, y el pueblo en un 89% la aprobó. (Aplausos).

La Constitución que aprobamos se convirtió en un proyecto de país, era de todos. “La única manera de construir lo que queremos es con la participación de todos, en democracia, en paz, sin sangre, sin muertos; solo con la convocatoria de una Asamblea Constituyente”, Chávez. El pueblo aprobó la convocatoria, elegida e instalada esta, dio como producto esta Constitución. El fin último de esta Constitución es refundar la República. Habíamos hablado del derrumbe de la Cuarta, había que refundar la República. Los maestros sabemos que el prefijo re significa “volver a”. Volver a fundar la República.

La Constitución del 99 es una Constitución programática, la Constitución del 99 no es el país que tenemos, la Constitución del 99 expresa el país que queremos y que estamos obligados a construir; después que aprobamos ese modelo de país que soñamos, teníamos la obligación de tomar el poder para materializar la Constitución para que no sea letra muerta. Eso es lo que estamos haciendo, lo que venimos haciendo y seguiremos haciendo. (Aplausos).

Chávez dotó a la Constitución de una serie de instrumentos novedosos: primero, la Constituyente como una estrategia para refundar la República; concibió la Constitución del 99 como un proyecto de país, un nuevo modelo de sociedad; Chávez planteó la democracia participativa, protagónica y de un alto contenido social ante la democracia formal, representativa y fundamentalmente política que se expresaba en el derecho a elegir y ser elegido cada cinco años, cada cuanto tiempo; Chávez planteó un nuevo concepto de Estado, del cual nos habían hablado toda la vida, un Estado de Derecho en un mundo de desiguales no era posible, aprendimos con Chávez que para alcanzar el Estado de Derecho es necesario construir el Estado de Justicia. Por eso, Chávez definió al Estado como un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia. (Aplausos).

Chávez en esta Constitución nos hizo reflexionar sobre el concepto de soberanía. En la Constitución del 61, nosotros, los maestros, les decíamos a los muchachos: “La soberanía reside en el pueblo, quien la ejerce mediante el sufragio a través de los órganos del poder público”. Era una soberanía hipotecada, cada cinco años sacábamos la soberanía, ejercíamos el derecho y nos íbamos sin soberanía, después de cinco años buscábamos nuevamente la soberanía, no las sacaban llenas de telarañas, la limpiábamos, la volvíamos a usar y nos íbamos sin soberanía. Aquí el cambio fue fundamental, porque Chávez le asignó un carácter intransferible a la soberanía: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo…”, además le incorporó el ejercicio directo de la democracia, al expresar que: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien lo ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio…”.

Chávez revisó el concepto de Patria más allá de la gente y del territorio, nos dio un concepto diverso de Patria al incluir la historia, las raíces, la identidad, el carácter multiétnico, pluricultural; nos dio un nuevo concepto del federalismo y nos dijo que teníamos que fortalecer las partes, fortificando el todo; es lo contrario a la descentralización neoliberal, que es montar el Estado nacional y fortalecer las partes para desmontar el Estado nacional. Esos son los dos conceptos que nos hacen ver de manera diferente el concepto de la democracia y el concepto del Estado.

Chávez como buen bolivariano asumió la doctrina bolivariana, el concepto de la Patria grande. Para nosotros la Patria es América. La unión por la integración.

Incorporó un nuevo concepto de hermandad, solidaridad y complementariedad por encima de lo mercantil en las relaciones de integración y de unión. Valoró el Poder Popular como una estrategia para desmontar el estado capitalista burgués. “Comuna o nada, Nicolás”. Una misión especial: descentralización neoliberal. Dije: “Nicolás”. Perdón, Presidente, pero se lo dijo Chávez a usted.

A la Fuerza Armada Nacional Bolivariana la transformó estructuralmente, planteó la unidad orgánica, no en plural, las Fuerzas Armadas, sino la Fuerza Armada; le asignó una función social; implementó la conciencia cívico-militar y le dio el carácter bolivariano, popular y antiimperialista a la Fuerza Armada. Recuerdo que el General Padrino, desde esta misma Tribuna, habló de una Fuerza Armada antiimperialista y le cayeron encima por Twitter, no sé si por maldad o por ignorancia, pero si algún ejército es antiimperialista es el Ejército Bolivariano, porque nació siendo antiimperialista. (Aplausos).

Una de las grandes batallas en la Constituyente fue la seguridad social. Incluso había gente nuestra que no estaba convencida y Chávez insistió en el carácter universal de la seguridad social; alguna gente decía que era imposible, otros decíamos que los derechos son progresivos. Si alguna conquista tenemos gracias a Chávez, es el carácter universal de la seguridad social; por eso, de 300.000 pensionados que encontró Chávez hemos pasado a 2.700.000 pensionados, y Nicolás Maduro como constituyente defendió esa idea y ahora que es el Presidente sigue al pie de la letra el legado del Presidente Chávez, ha aprobado 300.000 pensiones más, entonces para el mes de diciembre tendremos 3.000.000 pensionados. La inclusión y la corresponsabilidad son transversales en la Constitución.

La defensa de los derechos fundamentales del pueblo nos hizo incluir capítulos específicos, como el capítulo de los pueblos indígenas, por ejemplo. Si me tocara hacer una síntesis del legado de nuestro Presidente Chávez, diría que su mayor legado es ese profundo amor por nuestro pueblo y esa profunda confianza en el mismo. Les decía a los muchachos el día sábado en Barcelona que confiáramos en nuestro pueblo, como lo decía Chávez. Ustedes van a ver que mañana ese pueblo le va a responder a Chávez.

Chávez demostró esa confianza en muchos momentos, pero hubo dos momentos que valen la pena comentar hoy, el Día de la Independencia, el 11 de abril, cuando Chávez nos dijo: Tenemos tres opciones, una, trasladarnos con el Gobierno a Maracay porque allá está Baduel y los paracaidistas fieles; dos, quedarnos aquí y resistir con nuestro pueblo que está afuera; y, tres, que me secuestren, me pongan preso y yo condicionaré la vida de ustedes, pondré como condición mi vida.

Cuando el tomó la decisión nos dijo: Sería una estupidez irnos a Maracay, porque si nos llegan a agarrar en el camino, vamos a quedar como unos cobardes y vamos a desmoralizar a nuestro pueblo, porque tiene unos líderes cobardes. Nunca se levantaría ese pueblo; sería una estupidez también quedarnos aquí a que nos bombardeen, dejaríamos al pueblo solo sin dirección. He decidido que me secuestren, que me apresen y que tengan que explicarle al mundo cómo un Presidente electo popularmente por el pueblo ha sido destituido, y voy a poner como condición mi vida, y ustedes presérvense para que le den dirección a ese pueblo, porque ese pueblo no se va a quedar tranquilo, ese pueblo va a reaccionar en menos de 48 horas. (Aplausos).

Y el otro ejemplo de confianza en el pueblo, en los momentos más difíciles, fue cuando el referendo revocatorio –a mí me han dicho algunos que tenemos el momento más difícil–, pero creo que el momento más difícil de este proceso fue el revocatorio. Nosotros fuimos a convencer al Presidente de que no habían recogido la firmas, de que habían firmas planas, de que tenían nudillo, de que no tenían las firmas y no las tenían; Chávez dijo no importa, vamos a colocar el problema en manos del pueblo y que el pueblo decida, confiemos en nuestro pueblo. Y Chávez, contra la voluntad de todos nosotros los que estábamos allí, salió y llamó a la batalla de Santa Inés. Todavía el día de las elecciones estábamos preocupados y cuando nos dijeron que ganamos el referendo, unos de nosotros, no sé quién fue, dijo nos salvamos. Chávez dijo: “Nos salvamos nada, ¿saben quién nos salvó? Ese pueblo que esta allá afuera”. (Aplausos).

Bueno, pero dijo algo que quisiera que en este día nos quedara como mensaje a los bolivarianos, a los chavistas, a los revolucionarios, dijo: “La vida de nosotros llegó hasta hoy, y de hoy en adelante tenemos una nueva vida. Esa vida no nos pertenece a nosotros, le pertenece a ese pueblo, vamos a la calle a darle esa vida al pueblo”. Es la manera, María, de definir lo que es el chavismo, lo que es ser bolivariano y lo que es ser revolucionario, ese profundo amor por el pueblo y la confianza. Chávez nos devolvió la Patria, la dotó de un plan, el Plan de la Patria, y de un proyecto, el socialismo, que lo llamó Socialismo del Siglo XXI y definió la igualdad, la solidaridad, el amor y la justicia social como valores fundamentales que regulan las relaciones en la sociedad que nosotros soñamos, que es la sociedad socialista, la sociedad que aspiramos y por la que trabajamos.

El camino transitado en el desarrollo de todo este proyecto nos ha permitido avanzar en lo social. Esta Revolución, si algo puede mostrar con orgullo, son los indicadores sociales y así lo expresan, son las conquistas sociales, ha saldado una gran parte de la enorme deuda social heredada; también en el campo político ha provocado transformaciones profundas, aun cuando no hemos transformado estructuralmente el Estado. Nosotros hemos logrado un avance en el nivel de organización y de conciencia política de nuestro pueblo, difícilmente otros países tengan el nivel de organización de un pueblo como el de nosotros; veamos los consejos comunales, veamos las comunas, veamos las UBCh, veamos los CLP, veamos todo el movimiento de organización popular, los consejos presidenciales  de cada unos de los sectores sociales, el Polo Patriótico, los niveles de organización de nuestro pueblo, Unamujer, etcétera, y el nivel de conciencia.

Tenemos debilidad en donde Chávez no pudo avanzar lo suficiente porque se nos fue en el momento y fue en la transformación estructural del modelo económico. Por eso hoy, con todos los logros que tenemos, los enemigos lo saben y usan sus poderes fácticos, dos poderes que les quedan: el poder económico y el poder mediático, sobre todo el comercio y la distribución de productos. Y les digo a mis compatriotas de la oposición que están aquí que me desmientan si esto no es verdad, nunca el pueblo tuvo en sus manos la distribución del comercio, vean los pueblos, el bodeguero; desde la Compañía Guipuzcoana hasta Polar, la oligarquía ha tenido en sus manos la distribución del comercio. (Aplausos).

Ni siquiera la nobleza criolla, pues una de las causas que llevó a la nobleza a participar en la Sociedad Patriótica y en el Primer Congreso de Venezuela es que controlaba el comercio la Compañía Guipuzcoana y otras compañías españolas; en Barcelona era la compañía catalana hasta Polar, y la distribución y el dominio de Polar era tal hasta que llegó Chávez. Polar distribuía los materiales electorales porque llegaba a todas partes; las tintas, los cuadernos de votación y las máquinas la distribuía Polar, porque era la estructura de distribución de esta empresa la que llegaba a todas partes y fue con Chávez que cambió eso.

La distribución tenía una alta capacidad –y la sigue teniendo– y con eso se juega para crear, estimular y profundizar escasez, generar colas, generar malestar y crear bolsones de descontento que conducen a la despolitización, a la desideologización y explotan el desgaste, esa es la estrategia, y nosotros estamos en una transición, estamos en una transición en materia económica, porque Chávez dejó toda una infraestructura agroindustrial que no hemos tenido ni el tiempo suficiente, con tantas batallas, de profundizarla y concluirla.

Por eso es la guerra y esta guerra económica busca un impacto psicológico en el pueblo, en el pueblo, no solo en el chavista, es en el pueblo, generando malestar. Es el arma que tienen, es el arma y es el reto que tenemos los revolucionarios de enfrentar eso, enfrentar esa guerra. El camino no ha sido fácil, no es la primera ni la última guerra, este año se va a intensificar porque hay unas elecciones parlamentarias que son decisivas, por supuesto.

El camino transitado en el desarrollo de este proyecto de Patria libre, soberana y bolivariana no ha sido fácil, hemos tenido, desde el mismo momento de obtener la victoria electoral del Comandante Chávez en 1998, múltiples acciones desestabilizadoras que han buscado y aún se mantienen para retomar el poder por parte de la oligarquía apátrida. Y es que la oligarquía y el imperialismo no ceden en sus pretensiones de volver a la época del desprecio del ser  humano, de nuestro pueblo, de allí las condiciones para el criminal golpe de Estado en el 2002, el paro petrolero que ocasionó grandes daños a nuestra población humilde y a la economía del país, la huelga general, el golpe financiero.

He dicho esto y me han dicho ¿cuál golpe financiero? El golpe financiero no se sintió pero a Chávez le dieron un golpe financiero. La oligarquía se puso de acuerdo para sacar los dólares en una semana y ya a mitad de semana bajaron las reservas internacionales a siete mil millones de dólares, no teníamos cómo pagar nóminas, hubo que hacer una reingeniería financiera y tomar una medida del control de cambio. Por eso me van a volver a caer por Twitter, empiecen, pero el control de cambio en Venezuela es una medida política, no es una medida económica, quitamos el control de cambio nos tumban. (Aplausos).

 

Golpe mediático, las guarimbas, los diversos intentos de magnicidios, de boicot a las políticas sociales del Gobierno Bolivariano contra el Presidente Hugo Chávez y contra el Presidente Nicolás Maduro. Estamos hablando de un país que ha sido objeto de agresiones imperialistas con respaldo de sus lacayos locales, quienes han permitido la presencia de paramilitares y de mercenarios. ¿Quién niega que haya sicarios y grupos armados en Venezuela que han pretendido terminar con el sueño del pueblo venezolano?

Estamos hablando de acciones emprendidas contra nuestra población por criminales fascistas que colocan guaya en las calles para degollar a humildes trabajadores motorizados. También de asesinos que incendiaron una guardería con niños adentro, de criminales que utilizan francotiradores para asesinar a nuestro pueblo uniformado, a nuestra población civil, a nuestro pueblo que soñaba y trabajaba en la construcción de un país en paz e igualdad para todos y para todas.

Estamos hablando de un país que ha tenido 19 elecciones en 15 años, que fue masacrado el 11 y el 12 de abril; los que estábamos ahí sabemos lo que ocurrió en Puente Llaguno, sabemos de los francotiradores –que fueron capturados algunos de ellos– y estuvimos  cuando se llevaron a Hugo Chávez y nos sacaron a nosotros cuando el imperial golpe de Estado que fue derrotado, como ha sido derrotado todo intento de despojar a nuestro pueblo del poder;  y estamos hablando de un país que ha sido víctima de una criminal guerra económica emprendida por los sectores oligárquicos imperiales y sus lacayos, quienes no han podido con nosotros, ni podrán con nosotros. (Aplausos).

Cuando ninguna de estas acciones criminales ha tenido el éxito deseado por ello, cuando han sido derrotados una y otra vez gracias a la unidad cívico-militar, entonces el imperio opta por actuar directamente, y el 9 de marzo del 2015 el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, anunció la implementación de nuevas acciones contra Venezuela emitiendo un Decreto Ejecutivo que considera a la República Bolivariana de Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria, por lo que declaró una situación de emergencia nacional por el riesgo extraordinario que supone para la seguridad de los Estados Unidos un país como el nuestro.

Dicho Decreto vulnera todas las fuentes del derecho internacional y es contraria a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como los más emblemáticos criterios jurídicos y éticos de la humanidad, tal como –brillante y justamente– lo consideró el Tribunal Supremo de Justicia una vez analizado el mismo. Así la Sala Constitucional dictaminó que el Decreto Orden Ejecutiva vulnera los derechos humanos de los venezolanos y las venezolanas, y en general de todos sus destinatarios.

Mientras en las calles venezolanas las mujeres y los hombres expresaban su rechazo y condenaban a este Decreto exigiendo su derogatoria. Millones de firmas se recolectaron en pocos días, pero también los pueblos y países hermanos hacían lo mismo en sus localidades, unidos en un especial sentimiento de justicia, amor, libertad y respeto a la soberanía. No fue cualquier cosa lo que recogimos, fueron 11 millones de firmas, y en Anzoátegui recogimos más de 500 mil firmas.

Se le asestó una contundente derrota política a quien generó esa nefasta iniciativa contra la Patria de Bolívar y de Chávez, pero así como ayer, hoy también hacemos nuestras las palabras expresadas por el compatriota Presidente Nicolás Maduro el 11 de abril en la VII Cumbre de las Américas. Nos sentimos orgullosos, Nicolás, ese día cuando te oíamos decir: “Vengo en nombre de los venezolanos, con más de 11 millones de firmas, a solicitar al Presidente Obama que derogue el Decreto, el cual es un Decreto irracional y desproporcionado. Venezuela, nuestros hijos, nuestros nietos no estarán tranquilos hasta que Estados Unidos no derogue ese Decreto”. Por eso hoy es día de dignidad, de soberanía, de independencia, de Patria y en nombre de todas y todos los patriotas venezolanos y los pueblos del mundo repetimos en una sola voz con nuestro Presidente Nicolás Maduro: ¡Obama, deroga el Decreto ya! (Aplausos de pie).

Los enemigos de la Patria venezolana deben entender de una vez por todas que nuestro futuro ha sido orientado por dos visionarias mentes, la de nuestro Libertador Simón Bolívar cuando sentenció el 30 de mayo de 1820: “El impulso de esta Revolución ya está dado, nada podrá detenerlo. Nuestro partido está tomado; retrogradar sería la ruina para todos. Debemos triunfar por el camino de la Revolución y no por otro”. Y la de nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez, aquel inolvidable 8 de diciembre de 2012: “No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para, bueno, mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades –del tamaño que fueren– la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria.” (Aplausos).

Es una extraordinaria oportunidad para hacerle entender a todos y a todas que estamos hablando de dos modelos antagónicos. Uno, el de la Revolución Bolivariana Socialista, y el otro es el del capitalismo neoliberal. Hoy valdría la pena hacer una reflexión y ver a España, a Venezuela y a Grecia porque ahí están las tres situaciones. Dos modelos y un país que está debatiéndose, porque lo están obligando al modelo que no quiere el pueblo, porque es el modelo de la muerte y allí está debatiéndose Grecia.

Valdría la pena compararlos, aun cuando suene elemental, y que todo el mundo lo sepa porque es bueno recordar que allá hay despidos masivos de trabajadores, hay cierres de empresas, se eliminan las pensiones, se alarga la edad de las pensiones y echan a la calle a centenares de miles de familias con niños y todo, a dormir a los parques; cada día se privatiza más la educación y la salud, ¿y cuál es la causa? La crisis capitalista, lo que pasa es que los modelos responden de manera distinta frente a la crisis ¿o es que a Venezuela no lo afecta la crisis?

Lo que pasa es que en el modelo neoliberal cuando hay crisis, la paga el pueblo para que la oligarquía y las élites mantengan su privilegio.

¿A que las élites no se ven afectadas? ¿A que no le bajan las cuentas bancarias a la oligarquía? ¿A que a los negocios no decrecen, sino más bien le suben? El modelo social está obligado a proteger al pueblo, mientras más profunda es la crisis mayor es la protección al pueblo. (Aplausos).

 Por eso, mientras en España lanzan a la calle a centenares de miles de familias que no tienen cómo pagar la vivienda, en Venezuela hemos entregado 712 mil casas a familias que no tienen cómo comprarlas.

Pero tenemos 300 mil viviendas en ejecución y como la crisis se ha profundizado, el Presidente Nicolás Maduro ha aprobado 400 mil más para este año. Vamos rumbo al millón de viviendas para el mes de diciembre, y el propio Presidente está al frente del Estado Mayor del Órgano Superior de Vivienda presionando para que cumplamos la meta.

Vean la crisis y vean lo otro, las pensiones las eliminan; pasan la edad de 60 o 70 años, y de 55 a 65 años. En Venezuela encontramos 300 mil pensionados con Hugo Chávez, tenemos 2 millones 700 mil pensionados y el Presidente aprobó 300 mil pensiones y vamos rumbo a las 3 millones. (Aplausos).

 Y no es comiquita, el sábado me tocó entregar en Anzoátegui mil pensiones. Nosotros entregamos allá 48 mil 500 viviendas y tenemos 22 mil más que estamos haciendo, y el Presidente este año nos asignó 25 mil. Cada gobernador puede decir su número, pero todo el mundo tiene vivienda asignada para este año, todo el mundo tiene vivienda en ejecución y todo el mundo tiene un monto de vivienda que ha sido entregado para los más pobres, a los que más necesitan.

Si nosotros vemos la educación, ¿cuántos dólares vale una Canaimita, porque hay 3 mil distribuidas? Cada día hay más universidades, de 300 mil estudiantes universitarios nosotros vamos rumbo a los 3 millones. (Aplausos).

 

En Anzoátegui, nada más con el Gobierno de Nicolás Maduro hemos inaugurado dos nuevas universidades, solo en su gobierno, Presidente. Cada día defendemos más la educación pública, el Ministro Héctor Rodríguez hace un esfuerzo extraordinario por mejorar la calidad de la educación. ¡Te felicito, Héctor! Reconocemos tu trabajo. (Aplausos).

Ahorita estábamos realizando congresos pedagógicos en todos los estados, discutiendo la calidad de la educación. ¿Cómo hacemos para que las escuelas sean productivas, para que respondan a la coyuntura que vive nuestro país? ¿Cómo hacemos? Eso es lo que están discutiendo nuestros maestros ahorita. ¿Cómo hacemos para que las escuelas produzcan? ¿Cómo hacemos?

Nosotros veíamos la Misión Robinson, aquí está la Directora de la Misión Robinson. A nivel nacional, tenemos 1 millón 700 mil compatriotas alfabetizados –la credencial que entregó el Presidente Nicolás Maduro–, egresados del sexto grado. Cuando iniciamos, los facilitadores no cobraban nada, era gratis, era un voluntariado, y llegamos como a 150, luego a 180, poquito a poco. Yo te voy a decir una de las medidas que más me ha gustado, el Presidente Nicolás Maduro agarró a los facilitadores y los incorporó al Ministerio del Poder Popular para la Educación con el salario mínimo; se creó CrediRobinson, 500 millones de bolívares al fondo.

Vean, estamos hablando de una de las misiones, de una misión, Hogares de la Patria, las bases de misiones, ahí están, una fuerza social.

Allá bajan el salario, aquí se aumenta el salario. Yo quisiera ver un trabajador en España discutiendo contrato colectivo, un trabajador europeo hablando de contrato colectivo. No, allá no hablan de eso, allá la prioridad es preservar el puesto de trabajo y le han dicho algunos que o le bajan el salario a la mitad, si quieren mantenerse, o trabajan seis meses sí y seis meses no. Y el trabajador prefiere que le den la mitad del salario, pero que no le quiten el empleo.

Aquí se firman contratos colectivos en medio de la crisis. Ahí está el Contrato Colectivo de la CANTV, está el Contrato Colectivo del Metro de Caracas, se está discutiendo con los educadores, se les aumentó el 50%, 4 mil ochocientos  millones de bolívares para los trabajadores universitarios. Toda la Administración Pública, Contrato Colectivo y aumento de salario en enero, pero también el primero de mayo y ahorita el primero de julio se aumentó el 10% del 30% que decretó el Presidente. (Aplausos).

¿En cuántos países en medio de la crisis se está haciendo eso? Eso lo tenemos que colocar en una balanza, todos los logros sociales, los que corresponden al ser humano, a la gente, porque es que además estamos haciendo carreteras, estamos asfaltando las calles, estamos haciendo cloacas, estamos haciendo aceras con nuestro pueblo, estamos electrificando; la salud, la educación.

¿Con qué nos montan el chantaje? Con la distribución de los alimentos y ahí tenemos que poner una balanza para ver cómo es la cosa, si es que vamos a ceder para perder todos los logros que da una Revolución en medio de una crisis mundial del capitalismo. Esto lo ven los pueblos del mundo y esto hace que la Revolución sea una referencia para ellos. Pero, además de hacernos de una referencia, nos colocan como un mal ejemplo para los imperialistas y para las oligarquías, ¿Por qué creen ustedes que vino Felipe González para acá? ¿Por qué adora a los escuálidos venezolanos? Vino preocupado, porque en las elecciones en España la izquierda ganó en las principales ciudades, ganó Barcelona, Madrid, Zaragoza, Valencia.

Fíjense ustedes que cuando sumen esas ciudades en las elecciones nacionales en España puede pasar algo, por eso él dijo y acusa a Nicolás Maduro como acusaba a Chávez antes, y acusa a este Gobierno de financiarlos. No, usted puede estar seguro que aquí no ha salido ni medio para allá; lo que sí es verdad es el ejemplo, es la referencia, los españoles no son zoquetes, como los griegos no son zoquetes. (Aplausos).

 

¡Nadie es tonto! Si están eliminando las pensiones y aquí las aumentan, si están cerrando las empresas y aquí las abren, si están reduciendo el salario y aquí lo aumentan, si están privatizando la educación, ¿por qué se están dando esas manifestaciones en Chile por las universidades?, ¿por qué los muchachos son malos.

Hay que ver en cuantos países, cualquier muchacho humilde, de cualquier barrio, está en una universidad. Nosotros seguimos aquello que decía el Che: “La universidad hay que llenarla de pueblo, hay que llenarla de negro, indio, de mulatos”.

Por eso Chávez dijo: Hay que hacer una esfuerzo por llevar la universidad donde está la gente, porque mucha gente no puede ir a donde está la universidad. Entonces, la universidad tiene que ir a donde está la gente y esa es la Misión Sucre, ese es el papel.

Bueno, el neoliberalismo y el capitalismo son incompatibles con los derechos humanos. ¿Cómo van a hablar de derechos humanos si no socializan los derechos, si no universalizan los derechos de la gente? No se puede hablar de derechos humanos si la gente no tiene acceso a los derechos fundamentales, impiden el ejercicio de una verdadera democracia. La pobreza y la exclusión social son una consecuencia estructural del modelo capitalista.

El modelo capitalista es un modelo de acumulación, obtener ganancia para acumularla, y se es más exitoso mientras más se acumula. Si lo que se produce es una cantidad y cada día se acumula más, entonces cada vez va a haber menos para repartirle a los demás y eso genera exclusión y pobreza, que es consecuencia estructural. ¿Quieres acabar con esa consecuencia estructural? Cambia el modelo capitalista.

Por eso somos una amenaza, porque esta experiencia que nos dejó Hugo Chávez es una alternativa viable y exitosa frente al modelo capitalista, es una referencia para los pueblos del mundo que luchan por su emancipación, ya que la Revolución Bolivariana es un modelo alternativo al modelo capitalista. Es por eso que primero el Presidente Chávez, y ahora el Presidente Nicolás Maduro, son objetos de una sistemática campaña destinada a desprestigiar su obra de gobierno.

Se denigra del Presidente, lanzan contra él todo tipo de improperios, calumnias y acciones desestabilizadoras con el objeto de provocar su derrocamiento. Pero aún así, nada ni nadie, nos sacará del rumbo que nos indicó el Comandante supremo Hugo Chávez, el que está enmarcado en su testamento político llamado el Plan de la Patria, el que está contenido en la Constitución Bolivariana.

Somos una Nación de paz, vida y democracia, como lo demostró fehacientemente nuestro pueblo que, en medio de la más feroz guerra económica, salió el domingo 28 a expresar su lealtad a la Patria, a Chávez y a nuestro Presidente Nicolás Maduro. (Aplausos).

Compatriota Presidente Nicolás Maduro, compatriotas Diputados y Diputadas, compatriotas del Alto Mando Militar, invitados especiales, glorioso pueblo de Venezuela, esta fecha nos llama a no ceder en el compromiso empeñado. Hemos tenido el privilegio de estar al lado del Comandante Hugo Chávez en su proceso de diseño y construcción de la grandeza de la Patria, y el primer Presidente chavista Nicolás Maduro cuenta con todas y todos nosotros para cumplir con el sagrado Objetivo Número 1 del Plan de la Patria que se refiere a defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años, la independencia nacional. Hoy tenemos Patria. (Aplausos).

Hoy es un día para decirle a nuestro compatriota Presidente lo que siente nuestro pueblo, hasta el más humilde de los chavistas en cualquier rincón quisiera decirle al Presidente Nicolás Maduro lo que yo le voy a decir: Gracias, Nicolás, por tu lealtad al legado de Chávez. (Aplausos)

Estamos demostrándole al mundo que nuestra historia es noble, que estamos haciendo posible la construcción de la suprema felicidad de nuestro pueblo, que nuestros sueños son sagrados, que estamos triunfando y triunfaremos por el camino de la paz y el socialismo. Hoy, mañana y siempre celebraremos en paz con nuestro pueblo y con la sagrada orientación de nuestro Comandante Chávez.

¡Unidad, lucha, batalla y victoria! ¡Independencia y Patria socialista! (¡Viviremos y venceremos!)

Muchas gracias, compatriotas. (Aplausos).

Posted in General | Leave a Comment »

EL CAPITALISMO CONDENA AL PUEBLO GRIEGO A LA MISERIA Y LA MUERTE: EL CAPITALISMO NO FUNCIONA, LA VIDA ES OTRA COSA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 4 julio 2015

El Capitalismo No Funciona

Posted in General | Leave a Comment »

PRESIDENTE RAFAEL CORREA, HOY MAS QUE NUNCA ESTAMOS CONTIGO

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 2 julio 2015

Rafael Correa

Posted in General | Leave a Comment »