Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

PABLO NERUDA: 111 AÑOS DEL NACIMIENTO DEL MÁS GRANDE POETA DEL SIGLO XX EN CUALQUIER IDIOMA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 12 julio 2015

Pablo Neruda

En 1941 escribió su Canto a Bolívar, cuyos versos “Bolívar despierta cada cien años cuando despiertan los pueblos”, fueron recitados con frecuencia por el Comandante supremo de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías

 Escribir sobre Neruda, Premio Nóbel de Literatura en 1971 por su vasta y refinada obra, es como observar a la poesía misma. Sus diálogos, sus conversaciones, sus escritos, su andar, su caminar, su figura, siempre evoca la presencia de un humanismo caracterizado por la solidaridad humana, por la sencillez de la vida, por el amor a un mundo basado en la justicia social, sin discriminaciones de ningún tipo, por la inspiración que da al alma el poder verter toda una pasión al ser querido y convertirlo en eterno a través de un escrito.

Ese es el Pablo Neruda que nació hace 111 años en un pueblo chileno llamado Parral, un 12 de julio de 1904 y que en 1917, empieza su actividad intelectual con la publicación de su primer artículo de prensa titulado “Entusiasmo y Perseverancia”, en el diario “La Mañana” del pueblo de Temuco, donde se mudó con su padre después del fallecimiento de su madre.

El 11 de septiembre de 1973, el fascismo y la CIA impulsan por instrucciones del gobierno norteamericano un criminal golpe de Estado en la Chile Socialista, en donde a sangre y fuego se derrocó al Presidente Constitucional Salvador Allende. La casa de Pablo Neruda en Santiago fue saqueada y sus libros incendiados, por lo que su salud se resintió y falleció doce días después, el 23 de septiembre de 1973, a los 69 años de edad.

Ese 23 de septiembre de 1973, el mundo de la poesía llora la desaparición de uno de sus más grandes representantes, Neftalí Reyes Basoalto, mejor conocido como Pablo Neruda.

Un canto para Bolívar

PADRE nuestro que estás en la tierra, en el agua, en el aire
de toda nuestra extensa latitud silenciosa,
todo lleva tu nombre, padre, en nuestra morada:
tu apellido la caña levanta a la dulzura,
el estaño bolívar tiene un fulgor bolívar,
el pájaro bolívar sobre el volcán bolívar,
la patata, el salitre, las sombras especiales,
las corrientes, las vetas de fosfórica piedra,
todo lo nuestro viene de tu vida apagada,
tu herencia fueron ríos, llanuras, campanarios,
tu herencia es el pan nuestro de cada día, padre.

Tu pequeño cadáver de capitán valiente
ha extendido en lo inmenso su metálica forma,
de pronto salen dedos tuyos entre la nieve
y el austral pescador saca a la luz de pronto
tu sonrisa, tu voz palpitando en las redes.

De qué color la rosa que junto a tu alma alcemos?
Roja será la rosa que recuerde tu paso.
Cómo serán las manos que toquen tu ceniza?
Rojas serán las manos que en tu ceniza nacen.
Y cómo es la semilla de tu corazón muerto?
Es roja la semilla de tu corazón vivo.

Por eso es hoy la ronda de manos junto a ti.
Junto a mi mano hay otra y hay otra junto a ella,
y otra más, hasta el fondo del continente oscuro.
Y otra mano que tú no conociste entonces
viene también, Bolívar, a estrechar a la tuya:
de Teruel, de Madrid, del Jarama, del Ebro,
de la cárcel, del aire, de los muertos de España
llega esta mano roja que es hija de la tuya.

Capitán, combatiente, donde una boca
grita libertad, donde un oído escucha,
donde un soldado rojo rompe una frente parda,
donde un laurel de libres brota, donde una nueva
bandera se adorna con la sangre de nuestra insigne aurora,
Bolívar, capitán, se divisa tu rostro.
Otra vez entre pólvora y humo tu espada está naciendo.
Otra vez tu bandera con sangre se ha bordado.
Los malvados atacan tu semilla de nuevo,
clavado en otra cruz está el hijo del hombre.

Pero hacia la esperanza nos conduce tu sombra,
el laurel y la luz de tu ejército rojo
a través de la noche de América con tu mirada mira.
Tus ojos que vigilan más allá de los mares,
más allá de los pueblos oprimidos y heridos,
más allá de las negras ciudades incendiadas,
tu voz nace de nuevo, tu mano otra vez nace:
tu ejército defiende las banderas sagradas:
la Libertad sacude las campanas sangrientas,
y un sonido terrible de dolores precede
la aurora enrojecida por la sangre del hombre.
Libertador, un mundo de paz nació en tus brazos.
La paz, el pan, el trigo de tu sangre nacieron,
de nuestra joven sangre venida de tu sangre
saldrán paz, pan y trigo para el mundo que haremos.

Yo conocí a Bolívar una mañana larga,
en Madrid, en la boca del Quinto Regimiento,
Padre, le dije, eres o no eres o quién eres?
Y mirando el Cuartel de la Montaña, dijo:
“Despierto cada cien años cuando despierta el pueblo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: