Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

PALABRAS SABIAS Y ALECCIONADORAS DEL COMPATRIOTA HÉCTOR RODRÍGUEZ EN LA ASAMBLEA NACIONAL CON MOTIVO DEL 1ER ANIVERSARIO DEL VIL ASESINATO DEL JOVEN MÁRTIR BOLIVARIANO ROBERT SERRA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 1 octubre 2015

ROBERT SERRA

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDON) .– Sírvase informar si hay quórum, ciudadano Secretario.

EL SECRETARIO (FIDEL ERNESTO VÁSQUEZ) .– Hay quórum, compatriota Presidente.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDON). – Debo informar y aclarar que no hay ningún diputado de la oposición aquí, ¿verdad?, y como que es mejor porque así nos sentimos en familia, nos sentimos entre patriotas, entre bolivarianos, entre revolucionarios, sin hipocresías de ningún tipo. Claro, venir aquí a rendirle honores a Robert Serra es contradictorio con lo que ellos le hicieron a Robert Serra y pone en evidencia que la derecha venezolana estuvo o está detrás de la muerte de Robert Serra, con su silencio cómplice, y recordemos lo que dijo aquí aquel diputado, que teníamos los días contados y a los tres días asesinaron a Robert Serra.

 

Sírvase informar el motivo de esta Sesión Especial, ciudadano Secretario.

 

EL SECRETARIO (FIDEL ERNESTO VÁSQUEZ). – (Lee):

 

“Sesión Especial con motivo de la conmemoración del Primer Aniversario del Vil Asesinato del Compatriota Diputado Mártir de la Revolución, Robert Serra”.

Es todo, Compatriota Presidente Diosdado Cabello.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDON). – El Orador de Orden será Héctor Rodríguez Castro, nuestro compañero, candidato al Partido Socialista Unido de Venezuela por el estado Bolívar, de la juventud patriota y revolucionaria. Nació en Río Chico, estado Miranda, el 26 de marzo de 1982; es abogado y político; inició su vida política como dirigente estudiantil en la Universidad Central de Venezuela; en el año 2004 logra la Presidencia al Centro de Estudiantes de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela de la mano del movimiento estudiantil y alcanza mayor relevancia en el año 2005 en la Secretaría de Reivindicaciones a la Federación de Centros de Estudiantes de la Universidad Central de Venezuela; participó en aquel debate televisado en cadena nacional que se llevó a cabo entre dirigentes estudiantiles de la derecha y dirigentes estudiantiles patriotas en la Asamblea Nacional el 7 de junio del año 2007; recordemos ese debate, nuestros muchachos, nuestras muchachas fueron con el alma y con el corazón, y a los estudiantes de la derecha les preparó el discurso una agencia de publicidad, porque eran parte de un marketing político y había que hacerlo de esa manera, según la visión de ellos; pero los revolucionarios y las revolucionarias preferimos hablar con el corazón, hablar con lo que nos salga del alma y eso siempre trae como consecuencia que estemos acostumbrados a decir la verdad, no necesitamos ni marketing político, ni necesitamos agencias de publicidad para que nos hagan los discursos; fue designado por el Comandante Supremo Hugo Chávez, Ministro del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia el 3 de agosto del 2008, cargo que desempeñó hasta diciembre del mismo año; junto a un grupo de jóvenes socialistas de todo el país funda la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela, organización de la que hasta los momentos es Coordinador Nacional; fue Ministro del Poder Popular para el Deporte desde el 23 de junio de 2010 y en febrero del 2011 fue designado como Segundo Vicepresidente para el Área Social; el 21 de abril del 2013, en cadena nacional, fue designado como Ministro del Poder Popular de la Juventud, y el 9 de enero del 2014 fue designado como Ministro del Poder Popular para la Educación hasta su separación del cargo el 4 de septiembre del 2015 para ser candidato a diputado a la Asamblea Nacional por el estado Bolívar y a partir del 7 de diciembre del 2015 será diputado de esta Asamblea Nacional.

Se designa una comisión integrada por los compañeros diputados y diputadas: Richard Rosa, Eduardo Lima, Orlando Zambrano, Rosa León y Miriam Pérez, para acompañar al Ministro Héctor Rodríguez a la Tribuna de Oradores.

(La comisión cumple su cometido).

Sírvase dar lectura al primer punto del Orden del Día, ciudadano Secretario.

EL SECRETARIO (FIDEL ERNESTO VÁSQUEZ). – (Lee):

“Discurso de Orden a cargo del abogado de la Patria y dirigente juvenil bolivariano, compatriota Héctor Rodríguez Castro”.

Es todo, Compatriota Presidente.

EL PRESIDENTE (DIOSDADO CABELLO RONDON). –  Tiene la palabra el compatriota Héctor Rodríguez.

COMPATRIOTA HÉCTOR RODRÍGUEZ.– (Desde la Tribuna de Oradores).  Un saludo a los hermanos, a las hermanas, a los que amamos a Robert, a los que amamos a nuestra Patria: Por las dificultades del día, para evitar que mis sentimientos se impongan a lo que quiero decir, he traído por escrito las cosas que quiero hoy decirle al país:

Preguntas desde la juventud

Hoy le quiero hablar a todo el pueblo venezolano, pero especialmente a toda la juventud, a la que nos acompaña en los sueños y en las ideas de hacer realidad el proyecto de Bolívar y de Chávez; a la juventud que le tocó correrle a la recluta obligatoria y a la Ley de Vagos y Maleantes, a la juventud de los sin cupos y de los parasistemas, a la juventud de los Desnudos Azules, a la juventud que hoy toca en la Orquesta Sinfónica, a la juventud que nos representa y nos llena de orgullo en las distintas competencias deportivas, a los diez millones de jóvenes que hoy estudian en Venezuela con sus Canaimas. Quiero también hablarle a la juventud que estuvo en esta Asamblea Nacional y se quitaron las camisas, y como dicen ellos en su lenguaje sifrino: Se fueron demasiado, porque a pesar de que decían y que dicen que luchan por la democracia, no estaban dispuestos a debatir con nosotros.

Hoy se cumple un año desde que nos llamaron para informarnos que habían matado a María y a Robert. Mi primera reacción fue la negación, pensaba que era un rumor más de los que siempre lanza la derecha en su permanente guerra psicológica; pero a los pocos minutos miles de llamadas y mensajes de textos entraban al teléfono tratando de buscar una respuesta.

Recuerdo que me cambié la ropa, besé a mi hijo, a mi esposa y fui a la casa de María y Robert; dos cuadras antes de llegar a la casa detuve el carro y empecé a caminar entre cientos de rostros bañados de lágrimas, eran vecinos, viejos líderes del Partido, jóvenes dirigentes de liceos y universidades, hasta que logramos entrar a la vieja casa de La Pastora. De frente encontré el cuerpo de María asesinado, desde ese momento retumban en mí, y en nosotros, preguntas que hoy trataré de responder.

¿Quién mató a María y a Robert? Y no me refiero al nombre del paramilitar colombiano que por unos dólares le quitó la vida a estos dos compañeros, no me refiero a quien no supo el valor de la lealtad; tampoco me refiero a los políticos venezolanos y colombianos que dieron la orden y pagaron el dinero. ¡No! Me refiero a quien es ese ser humano que es capaz de tener la frialdad de pensar, de planificar y  de ejecutar el asesinato de otro ser humano; que es capaz de pensar en la forma de entrar a su casa, de calcular la hora, de entrenar los tiempos y el recorrido, de buscar a los asesinos y de dar la orden.  ¿Quién es? ¿Qué corre por sus venas? ¿Qué piensa cuando duerme? ¿Qué siente cuando besa a sus hijos o le pide la bendición a su madre? ¿Qué siente en el corazón? ¿Quién es el que fue capaz de alegrarse con la muerte de María y de Robert? ¿Es un ser humano?, ¿ama?, ¿siente algo?, ¿sueña? ¿Quién es? ¡Por Dios!

Nosotros los jóvenes no queremos que se imponga en Venezuela la política del fascismo y la política paramilitar;  eso no es político, es su negación. La política es, por sobre todas las cosas, un profundo hecho de amor, un profundo hecho humano.

Es importante tener una sociedad polarizada en las ideas y que debata con pasión, como siempre lo hizo Robert; que esté altamente polarizada para que más nunca tenga una generación boba, que no quiera participar en los asuntos públicos y se prive de participar en lo que por naturaleza le pertenece, privatizando la política.

Los jóvenes bolivarianos amamos al pueblo de Colombia; Colombia la grande, la que nació en estas tierras a las riberas del Orinoco. Salieron de Angostura los ejércitos que cruzaron los Andes en alpargatas para dar su vida en Boyacá, en Ayacucho y en Carabobo. De nuestro pueblo –y le hablo al pueblo de Colombia– solo recibirán amor, el amor de los bolivarianos.  Por eso combatimos con toda nuestras fuerzas el paramilitarismo como negación de la política, por eso apostamos a la paz de Colombia y por eso todos los venezolanos debemos rechazar a quienes creen que matando la vida, matan las ideas.

Agradecemos desde la juventud a nuestro Presidente Nicolás Maduro, el esfuerzo hecho para que los autores materiales e intelectuales sean castigados por la justicia venezolana; pero nuestra venganza personal –como lo dice Tomás Borge a los asesinos de su amada esposa, de su amada mujer– será el derecho que tienen los hijos de los asesinos de Robert a una escuela y a una Patria; nuestra  venganza personal será entregarles este canto florecido y sin temores, será mostrarles la voluntad de un pueblo que es implacable en el combate, pero que es más firme y generoso en la victoria; nuestra venganza personal  será que todos nuestros abuelos tengan su pensión, que todos nuestros niños sonrían con sus Canaima y que todas nuestras familias tengan sus viviendas; nuestra venganza personal será la victoria de la Patria.

La segunda pregunta que nos hacemos es: ¿Por qué los mataron? ¿Quiénes eran María y Robert para ser asesinados por la derecha? Eran dos jóvenes como los millones de jóvenes venezolanos que amamos con pasión, que defendemos nuestras ideas, que soñamos con locura y que luchamos duro por nuestros sueños. María y Robert eran dos jóvenes que luchaban todos los días por una Patria justa, soberana, productiva e independiente. María y Robert no tenían riquezas, nunca habían robado. María y Robert no tenían enemigos, ya que nunca habían odiado, solo tenían ideas y el valor y el coraje para defenderlas. Estoy seguro que en algún debate su contrincante quedaría molesto porque era imposible ganarle en el debate a Robert, pero difícilmente esa molestia era para pensar en matarlos. Por lo que me pregunto. ¿Por qué los mataron?

A caso pensaban que matándolos asustaban a la juventud venezolana, o a caso pensaban que matándolos asustaban a nuestras madres, o se desataría una ola de odio, violencia y venganza que iniciara la guerra civil que no lograron con las guarimbas, o pensaban que con la muerte de María y Robert morían 500 años de lucha; sí, 500 años de lucha.

Por si no se han dado cuenta, señores de la derecha fascista paramilitar, nosotros los que hoy lloramos a María y a Robert no estamos aquí por un cargo, no estamos aquí por dinero. ¡No! A nosotros nos impulsa la pureza de nuestros indios y la rebeldía de la negritud; nos impulsa el coraje de nuestras libertadoras y libertadores, nos impulsa la verdad histórica. Así que no entiendo por qué matan a María y Robert, no lograran matar la primavera así corten todas las flores. (Aplausos).

La semilla de Bolívar, la semilla de Chávez, la semilla de María y de Robert se ha sembrado en nuestros corazones y vive en cada palpitar, en cada mirada, en cada sonrisa. La última pregunta que nos hacemos los jóvenes es: ¿Qué nos queda a nosotros? ¿Qué hacemos con este dolor? ¿Odiamos? ¿Olvidamos? ¿Perdonamos? ¿Amamos? Y trataré de responder esta última pregunta citando a Mario Benedetti, uno de los más hermosos poemas que ha escrito a la juventud:

 

“¿Qué nos queda por probar a los jóvenes

en este mundo de paciencia y asco?

¿Sólo grafitti? ¿Rock? ¿Escepticismo?

También nos queda no decir amén

no dejar que nos maten el amor

recuperar el habla y la utopía

ser jóvenes sin prisa y con memoria

situarnos en una historia que es la nuestra

no convertirnos en viejos prematuros.

 

¿Qué nos queda por probar a los jóvenes

en este mundo de rutina y ruina?

¿Cocaína? ¿Cerveza? ¿Fiestas?

Nos queda respirar / abrir los ojos

descubrir las raíces del horror

inventar paz así sea a carajazos

entendernos con la naturaleza

y con la lluvia y los relámpagos

y con el sentimiento y con la muerte

esa loca de atar y desatar

¿Qué nos queda por probar a los jóvenes

en este mundo de consumo y humo?

¿Vértigo? ¿Asaltos? ¿Discotecas?

También nos queda discutir con Dios

tanto si existe como si no existe

tender las manos que ayudan / abrir puertas,

entre el corazón propio y el ajeno /

sobre todo nos toca hacer futuro

a pesar de los ruines del pasado que neciamente,

e inútilmente insisten en regresar a ese pasado”.

Nos queda, queridas hermanas y hermanos, hacer lo que harían María y Robert: Soñar y hacer los sueños realidad.

 

¡Que viva María! ¡Que viva Robert! (Aplausos).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: