Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Archive for 5/10/15

39 años de la voladura terrorista del avión Cubano: EL INFORME SECRETO QUE ESCONDIÓ EL ASESINO CARLOS ANDRÉS PÉREZ

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 5 octubre 2015

Avion Cubano

 

Por Fidel Ernesto Vásquez 

El gobierno de Estados Unidos tiene en su poder un informe que el agente CIA venezolano Orlando García Vázquez redactó para el entonces presidente Carlos Andrés Pérez (CAP) sobre la responsabilidad de Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila en la explosión en vuelo de un avión civil cubano con la muerte de 73 personas.

El criminal ex mandatario se negaba a hablar del horroroso atentado de Barbados del cual conocía los pormenores por ser Orlando García su jefe de seguridad e inteligencia y uno de los despreciables traidores a su patria, incluyendo a Luis Posada Carriles, que lo rodeaban.

El atentado ocurrió en 1976, frente a la costa de Barbados, e implica a Posada que pertenecía a la alta jerarquía del aparato de inteligencia de CAP y a Bosch, entonces jefe de la CORU, la mayor y más violenta organización terrorista cubanoamericana, que el propio presidente había invitado a radicarse permanentemente en Caracas por el intermediario de García Vázquez.

“El hombre que conocía los pormenores sobre el atentado a un avión cubano en 1976, se llevó sus secretos a la tumba,” escribía El Nuevo Herald de Miami, al anunciar el 26 de julio de 2005 la muerte de García, bajo el titulo: “Muere testigo clave en el caso Posada”.

El texto contaba luego como esta “figura clave de la inteligencia venezolana durante décadas”, falleció en el Hospital de Veteranos de Miami, a los 78 años.

Los archivos revelan que entre las pocas personas conocidas que se aparecieron en la funeraria para rendir tributo a García Vázquez se encontró el ex presidente de Venezuela que, a pesar de encontrarse muy afectado por un derrame cerebral, insistió para hacer esta visita a quién había sido durante varias décadas su persona de máxima confianza.

El articulo complaciente del Herald, muy vinculado a la mafia cubanoamericana, le convenía por cierto a Posada. Sin embargo, no marcaba en nada el final del caso como lo pretendía.

LA CONFESIÓN DEL AGENTE CIA ANTONIO VECIANA

 

Fue otro connotado agente de la CIA, Antonio Veciana, terrorista fundador de Alpha 66, quién iba a revelar, en el curso de una serie de entrevistas realizadas en directo el martes 19 de junio, jueves 21 de junio, martes 26 de junio y martes 3 de julio de 2007 en el programa radiofónico La noche Se Mueve, del periodista Edmundo García, en la radio de Miami WQBA-AM (1140).

“El gobierno de Estados Unidos tiene una copia del informe que Orlando García hizo al expresidente Carlos Andrés Pérez sobre qué fue lo que sucedió”, dijo entonces, textualmente Veciana.

CAP nunca quiso revelar el contenido del informe secreto “para no hacerle daño a Posada” pero sí repitió para decir que “el gobierno” conservaba el informe.

“Eso fue lo que él me afirmó a mí”, dijo Veciana. “Me dijo: Yo no quiero perjudicar a nadie, a la edad que yo tengo, y menos a un hombre como Posada Carriles, que está muy enfermo”.

En otro momento de la entrevista, Veciana afirma que CAP había insistido con Orlando García, moribundo, para que conservara el silencio sobre el caso.

Continúa la entrevista en estos términos:

EG: O sea, él dice que no quiere perjudicar a Posada.

AV: Eso es lo que dice. Ah, y otra cosa que me dijo: Que su amigo Carlos Andrés Pérez le había pedido a él que se callara la boca, y que no hablara de la voladura del avión de Cubana.

EG: ¿Le había pedido estando aquí, ya en capítulo de muerte Orlando García?

AV: Sí, Carlos Andrés.

EG: Carlos Andrés Pérez se pone en contacto con Orlando García.

AV: Y le dice: Calla la boca y no hables de este asunto.

Veciana confirma luego que “del informe hay copia en el gobierno norteamericano” además de la “copia que tenía Carlos Andrés”.

TERRORISTA, TORTURADOR Y ASESINO AL SERVICIO DE LA CIA

 

Posada llego en Caracas como asesor de la DIGEPOL y después fue fundador de la DISIP. Bajo el nombre de Comisario Basilio, dirigió una represión salvaje de la resistencia revolucionaria. Desde su llegada a Venezuela en 1967, siempre siguió vinculado a la policía secreta tal como le orientó la CIA, hasta que fundó su agencia de investigación, una organización policíaca privada, paramilitar, desde la cual se organiza el atentado de Barbados.

Fue en estas circunstancias que conoce a otros cubanoamericanos “delegados” a Venezuela desde la Florida para manejar la guerra sucia a favor del nefasto gobierno del asesino Carlos Andrés Pérez. Trabaja con los Rafael Rivas Vázquez, José Vázquez Blanco, Ricardo Morales Navarrete y otros delincuentes anticubanos, que fueron naturalizados y colocados en los puestos de dirección del órgano nacional de seguridad.

Siempre Posada será el principal enlace entre esta pandilla de verdaderos delincuentes, formados en la academia norteamericana del terror de Fort Benning, y Orlando García, la sombra de CAP.

Cuando Orlando Bosch, el terrorista mayor y persona de confianza de CAP, acepta su invitación y viaja a Caracas, en el aeropuerto lo reciben personalmente Luis Posada y Orlando García, el asesor de seguridad del propio jefe de Estado.

Poco después del atentado contra el avión cubano, Orlando Bosch y Luis Posada Carriles fueron designados responsables de la destrucción en pleno vuelo de un avión cubano el 6 de octubre de 1976. Otro cubano, Frank Castro, narcotraficante, tomó parte en esa acción terrorista que causó la muerte a 73 personas, sin haber afrontado la justicia jamás.

Carlos Andrés Pérez falleció a los 88 años de edad en Miami, Estados Unidos. Los secretos del informe de Orlando García sobre el crimen de Barbados que nunca quiso entregar quedan en su caja fuerte y en otra del Gobierno gringo.

PUSIMOS LA BOMBA… ¿Y QUÉ?

Por casi tres años la periodista venezolana Alicia Herrera visitó la cárcel militar de San Carlos en Caracas, en espera de que Freddy Lugo u Orlando Bosch hicieran alguna referencia al caso del avión de Cubana de Aviación que el 6 de octubre de 1976 estallara en pleno vuelo en las costas de Barbados.

Narra Alicia en su libro, Pusimos la bomba … ¿y qué?, que en una de sus visitas a la cárcel de San Carlos, Freddy Lugo le dijo:

“Tú no te puedes imaginar cómo nos ha perjudicado ese desgraciado… yo no sé que se puede hacer para mandarlo a callar. Figúrate que el muy sinvergüenza ha gritado en el patio de ejercicios que sí, que fuimos nosotros – se refiere a Orlando Bosch, Luis Posada CarrilesFreddy Lugo y Hernán Ricardo – los que tumbamos el avión. Bueno Bosch y yo lo que hicimos fue mirar para otro lado cuando el loco Hérnan gritó delante de unos soldados y un oficial: ‘Nosotros pusimos la bomba, ¿y qué? ‘.

De que fuimos nosotros es verdad, o sea, Hernán no está diciendo ninguna mentira.”

De esta manera Freddy Lugo detalla cómo prepararon y ejecutaron el atentado al avión cubano, uno de los más brutales actos de terrorismo ejecutado por contrarrevolucionarios al servicio de la CIA, y donde perecieron 73 personas, en su mayoría jóvenes, sacrificados en la flor de su vida.

Desde meses antes a este hecho se intensificaron actos terroristas contra Cuba, dirigidas fundamentalmente a sedes diplomáticas y representaciones aéreas, sobre todo en países que mantenían relaciones con La Habana, tales como  Panamá,  México,  Colombia, Jamaica, Barbados, Trinidad-Tobago y Venezuela.

Con indignación, Herrera recordó cómo los autores materiales del nefasto hecho, Hernán Ricardo y Freddy Lugo, le confesaron a ella su participación en el atentado y sus vínculos con los responsables intelectuales, Luis Posada Carrilles y Orlando Bosch.

Las aseveraciones de los criminales aparecen en el libro Pusimos la bomba… ¿y qué?, un texto de denuncia de Herrera publicado por primera vez en 1981, y cuya tercera edición de 2005 incluye documentos desclasificados que ratifican la culpabilidad de los terroristas.

Entre esos textos, aparece uno dirigido al secretario norteamericano de Estado en esa época, Henry Kissinger, en el cual está incluido un comprometedor comentario de Bosch durante una cena de recaudación.

Las palabras del criminal, fueron: “Ahora que nuestra organización ha salido bien parada del trabajo de Letelier (se refiere al asesinato del canciller chileno durante el gobierno del presidente Salvador Allende ocurrido el 21 de septiembre de 1976) vamos a tratar de hacer algunas otras cosas”.

Según ese documento, un informante de la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) oyó por casualidad cuando Posada Carriles afirmaba en septiembre de 1976 “vamos a golpear a un avión cubano”.

Esas evidencias y otras confirman la complicidad de Washington con los terroristas, un vínculo que continúa en la actualidad, criticó Herrera, quien se refirió además a informaciones hechas públicas en 2007 por Peter Kornbluh, analista principal del Archivo de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Kornbluh sacó a luz que “Estados Unidos estuvo implicado, pues los exiliados opositores de (Fidel) Castro que planearon este crimen tenían vínculos anteriores con la CIA…, además, Posada y su empleado venezolano, Hernán Ricardo, quien colocó la bomba en el avión, eran bien conocidos por nuestro agregado del FBI (Buró Federal de Investigaciones) en Caracas”.

Otras afirmaciones contra los terroristas, entre ellas que “pocas horas después que el avión cayó al mar, varias fuentes del FBI identificaron a Posada y Bosch como autores de este ataque terrorista” son detalladas ampliamente, en diversos documentos.

Bosch, murió en Estados Unidos sin recibir castigos por sus fechorías y bajo el amparo del indulto que le concedió el presidente George Bush, padre.

Por su parte Posada Carriles se pasea tranquilamente por las calles de Miami, a pesar de ser un confeso terrorista y que el gobierno venezolano del presidente Hugo Chávez, solicitó a Estados Unidos en el año 2005 la extradición a Venezuela de este prófugo de la justicia.

La pregonada lucha de Washington contra el terrorismo es una gran mentira, ¿cómo creer en ella cuando esa nación permite que criminales se paseen por sus calles con total impunidad?

Por ahí andan esa serie de criminales, asesinos, terroristas y golpistas traidores a la Patria Venezolana, quienes luego de participar en el golpe de 2002 y en diversos hechos violentos de terrorismo en diversas calles e instituciones en Venezuela, se pasean libremente en las ciudades norteamericanas bajo el amparo y protección del gobierno norteamericano.

Gobierno norteamericano que en definitiva es amo de esas escorias humanas, quienes compraron sus actuaciones para tratar de adueñarse de las riquezas venezolanas y mancillar al glorioso Pueblo venezolano.

Así también andan bajo su protección cuanto corrupto ha ido a parar a ese país.

Este 6 de octubre el pueblo cubano, el Venezolano, los pueblos amantes de la paz y la solidaridad internacional recordaremos con dolor este horrendo crimen y las palabras del Comandante Fidel Castro en el acto de despedida de duelo de las víctimas, el 15 de octubre de 1976:

“Nuestros tripulantes, nuestros heroicos trabajadores del aire y todos nuestros abnegados compatriotas sacrificados cobardemente ese día, vivirán eternamente en el recuerdo, en el cariño y la admiración del pueblo. Una patria cada vez más revolucionaria, más digna, más socialista y más internacionalista  será el grandioso monumento que nuestro pueblo erija a su memoria y a la de todos los que han caído o hayan de caer por la Revolución.

“Hacia nuestros hermanos guyaneses y coreanos inmolados ese día, va también nuestro recuerdo más ferviente en estos instantes. Ellos nos recuerdan que los crímenes del imperialismo no tienen fronteras, que todos pertenecemos a la misma familia humana y que nuestra lucha es universal.

“No podemos decir que el dolor se comparte. El dolor se multiplica. Millones de cubanos lloramos hoy junto a los seres queridos de las víctimas del abominable crimen. ¡Y cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!”

Por todo esto y por la Paz del mundo estamos obligados a Vencer, el legado de nuestros Libertadores Bolívar, Martí, Chávez y Fidel nos muestran el camino a la lucha victoriosa.

Independencia y Patria Socialista, Viviremos y Venceremos!

Anuncios

Posted in General | Leave a Comment »

STEVE JOBS: CUATRO AÑOS DEL ADIOS AL GENIO DEL UNIVERSO DIGITAL SENCILLO

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 5 octubre 2015

Steve Jobs

Fidel Ernesto Vásquez

El enigmático, reservado y visionario Steve Jobs, murió a los 56 años. Jobs era mucho más que el consejero delegado de Apple.

Nunca antes una marca estuvo tan asociada a una persona. Su contribución al mundo tecnológico le convierte en uno de los grandes innovadores de los últimos 100 años, en un transformador de la industria.

El Thomas Edison del siglo veintiuno hizo del ordenador un artilugio simple de usar, cambió la manera de hacer negocio con la música a través de Internet y lanzó la telefonía móvil en otra dimensión.

La familia emitió un comunicado en el que explicaba que Jobs había muerto “en paz” y rodeado de sus seres queridos. “Sabemos que muchos de ustedes llorarán la pérdida con nosotros y les pedimos que respeten nuestra privacidad durante este momento de pena”.

Apple fue fundada en abril de 1976, en un garaje en Los Altos (California), al lado de Steve Jobs estaba su compañero de estudios y amigo Steve Wozniak. El dúo era perfecto. Jobs, que entonces tenía 21 años, se encargaba de las ideas y de vender el producto. Wozniak se dedicaba a las cuestiones de ingeniería que daban vida a complejos artilugios tecnológicos.

Así, y con un respaldo financiero de 90.000 dólares, nació su primera computadora, Apple I, con una visión: popularizar el uso de los ordenadores personales, llevándolos de las oficinas a las casas. En 1977 llegó su primer éxito, con el Apple II, la primera computadora producida en masa para el consumo. En tan sólo dos años, la facturación de la compañía se multiplicó por quince, de los 7,8 millones de dólares hasta los 117 millones, lo que les convirtió en multimillonarios antes de cumplir los 25 años.

El popular símbolo de la manzana con un bocado al lado derecho lo tomó de los Beatles, que utilizaban la imagen de la fruta del pecado original en sus discos a final de la década de los años 1960. La elección le costaría después una intensa batalla legal para su uso en la tienda electrónica iTunes, donde la música de la legendaria banda de Liverpool estuvo ausente hasta otoño de 2010. Era sólo el inicio de lo que estaba por llegar, en una época en el que el IBM era el gigante a batir.

Steve Jobs nació un 24 de febrero de 1955 en San Francisco. Sus padres biológicos, Abdulfattah Jandali -de origen sirio- y Joanne Schieble no estaban casados. Fue adoptado por Paul y Clara Jobs. Se crió en el seno de una familia con pocos recursos. Y abandonó la universidad, porque queria buscar oportunidades fuera de las aulas.

A los 12 años, ya había escrito a William Hewlett para hacer unas prácticas en su compañía, HP. Le gustaba la ingeniería, y ya de niño no solo tenía claro que sería rico, además tenía la ambición de llegar a ser uno de los más grandes entre los grandes, tan popular como Shakespeare o Einstein. A Jobs le fue diagnosticado un cáncer de páncreas en 2004. Lo hizo público un año después, en el discurso de graduación en la Universidad de Stanford.

En abril de 2009 fue sometido a un trasplante de hígado, tras negar durante meses los rumores sobre su delicado estado de salud. En septiembre de ese año reapareció en público para lanzar la tercera generación del popular reproductor iPod. Alarmantemente delgado, y con la voz muy débil, aprovechó para hacer campaña por la donación de órganos.

Aunque se le considera uno de los grandes innovares de la historia, no fue porque creara nuevos productos. Jobs ni inventó el ordenador personal, ni el ratón, ni los reproductores digitales de música, ni los teléfonos inteligentes, ni las tabletas, ni las tiendas electrónicas de música o de libros. Y estaba obsesionado con la competencia, a la que forzó a redefinir sus estrategias.

Jobs tuvo la capacidad de simplificar la tecnología existente y explotar su potencial, en el momento adecuado. El Mac que hoy se conoce debutó en el mercado en enero de 1984, como el primer ordenador que presentan todas sus funciones de una manera gráfica. Y lo dotó de un ratón, para que el usuario pudiera desplazar el cursor por la pantalla y con un simple click activar las funciones de los distintos programas. Simplificó la complejidad.

El Macintosh marcó el futuro, a pesar de que sus funciones eran limitadas y su uso cuestionable. Para explotar el potencial de la nueva máquina, Jobs necesitaba un buen programa que le diera vida. En ese momento acudió buscando ayuda al joven Bill Gates, sin saber que con el paso del tiempo se convertiría en su gran rival en Microsoft. Su enemigo entonces era IBM. Las ventas decepcionaron y el PC del Big Blue dominaba de forma aplastante.

La tensión en el seno de Apple creció. Y un año después, Steve Jobs se vio forzado a abandonar la compañía por las diferencias que tenía con su entonces consejero delegado John Sculley, al que había contratado dos años antes de Pepsi. No estaban de acuerdo en cómo estaba llevando el negocio. Pero Sculley, un ejecutivo con más experiencia y madura, tenía el respaldo del consejo.

Los titulares de la época hablan del fin de una era. Pocos ejecutivos en la historia corporativa sufrieron un golpe así y lograron reponerse. Con 30 años, Jobs creó otra empresa, NeXT Computer en un intento por reinventar Apple con una ambición: cambiar el mundo. Pero tuvo serios problemas para abrir hueco en el mercado a un ordenador de esas características y a un precio tan alto como el que ofrecía.

El secretismo le permitió hacer ver más de lo que en realidad había. Y con la empresa rozando la bancarrota, se concentró en su sistema operativo y empezó a explorar nuevas oportunidades. En 1986 se hizo con la división gráfica por ordenador de Lucasfilm, por la que pagó 10 millones a George Lucas. Y así nacieron los estudios de animación Pixar, creadores de Toy Story y Buscando a Nemo.

Demostró a Hollywood que los ordenadores pueden dar rienda suelta a la imaginación y llegar al público general. La tecnología lo permitía. Robert Iger, entonces consejero delegado de Disney, lo entendió perfectamente y no se lo pensó dos veces antes de comprar Pixar por 7.500 millones. Empezaba así a forjarse una nueva era, en la que Jobs se consolidaría como una estrella.

NeXT sería adquirida por Apple en diciembre de 1996, por 400 millones. Y ocho meses después de integrarse en el gigante de la manzana, Steve Jobs fue nombrado consejero delegado interino de la compañía de Cupertino. Su puesto al frente de Apple se haría permanente en enero 2000, en lo que estaba llamado a ser en el retorno más importante en la historia corporativa de EE UU.

Todo lo que construyó en una década estaba destruido y hundido en pérdidas, y Microsoft dominaba el 80% del mercado de PC. Jobs se reincorporó tras 12 años de exilio a la compañía que creó cargado de ideas para resucitar Apple, como el iMac. La computadora fue lanzada un año después con un éxito rotundo. Pero lo que abrió sus productos al consumo en masa fue el reproductor iPod y la tienda electrónica iTunes, para la descarga legal de música.

Así rompió el nicho en el que estaba metido Apple, lanzando nuevos productos más allá de los PC y poco a poco la suerte de la compañía empezaría a cambiar. La cuadratura del círculo llegó en junio de 2007 con el teléfono móvil interactivo iPhone. Jobs consiguió así crear un atractivo de los consumidores hacia los Mac, que eran vistos como un club reservado al diseño y la publicidad. En la primavera de 2010 se le sumó la tableta iPad.

Steve Jobs, que se presentaba en público en vaqueros y camisa negra con cuello de tortuga, era una persona obstinada, apasionada, egocéntrica, arrogante y perfeccionista. Era también un genio de la promoción y la imagen. El anuncio que utilizó para el lanzamiento del primer Macintosh rompió moldes y está considerado como uno de los 50 mejores en la historia de la televisión. La estética es otra de las claves de su éxito, toda una declaración de diseño.

Jobs era la imagen de Apple y su historia define la de la propia Silicon Valley. De hecho, podría decirse que hay un antes y después en el mundo tecnológico que lo marca Apple. Una combinación difícil de replicar que le permitió conectar la tecnología con las tendencias, y que explica el tsunami mediático que acompaña a cualquier artilugio que lanza al mercado.

Apple hace tambalear el mercado en el que penetra, porque sus productos son simples y marcan tendencia, como demuestra el caso del ratón. Y en torno a ellos es además capaz de crear un verdadero ecosistema, en el que todos conviven en armonía. Pero eso en Wall Street dicen que no es conveniente apostar contra Apple cuando lanza un nuevo producto.

La revista Fortune nombró por todo esto a Jobs “empresario de la década”, y no sólo por la manera en la que llevó las riendas de Apple y su impacto en el mundo de los negocios. Los editores de la publicación financiera destacaron su influencia en la cultura mundial. “Cada día, algún estudiante, empresario o diseñador que se enfrenta a un problema se pregunta: ¿qué haría Jobs?”.

Steve Jobs estaba casado con Laurene Powell, con la que tuvo tres hijos, Reed, Erin y Eve. Jobs y Powell contrajeron matrimonio hace dos décadas, en una ceremonia celebrada en el Parque Nacional de Yosemite.

Además, tenía otra hija, Lisa, periodista, que se sumó a la familia. Nació antes de casarse, en su juventud, fruto de una relación con Chris-Ann Brennan en mayo de 1978.

Tan ingenioso como misterioso, Jobs fue el punto fuerte de Apple. Tres décadas durante las que redefinió o reinventó la tecnología de consumo, creando productos que el más corriente del ciudadano no sabía que iba a necesitar. Pero la imagen del “hombre de negro” está tan vinculada a la marca que eso le convierte a la vez en su principal vulnerabilidad.

Jobs sabía vender el producto, y tenía talento de distorsionar la realidad de tal manera que el público estuviera dispuesto a pagar más por ellos que los de la competencia. El éxito del iPhone, a pesar de sus problemas, es el más claro ejemplo. No era una cuestión de números, si no de emociones. Y eso es lo que crea todo tipo de preguntas sobre una Apple sin su gurú.

Posted in General | Leave a Comment »