Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

Discurso del profesor Aristóbulo Istúriz con motivo de los 43 años del golpe de Estado contra el gobierno del presidente Salvador Allende: EL DÍA DE LA INFAMIA

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 11 septiembre 2016

aristobulo-isturiz

11 DE SEPTIEMBRE DE 1973: DÍA DE LA INFAMIA 

El 11 de septiembre se consuma en Chile uno de los planes más funestos de la historia Latinoamericana y Mundial, el derrocamiento del gobierno Socialista democráticamente electo por el pueblo chileno del Doctor Salvador Allende.

En el año 2000, 16.000 documentos fueron desclasificados en los Estados Unidos de los cuales más de 1.500 contienen información de las acciones de la CIA, el Departamento de Estado y otros órganos del gobierno de la nación norteamericana sobre los intentos para que Salvador Allende no asumiera el poder después de ser electo en septiembre de 1970, así como detalladas minutas de reuniones presididas por Henry Kissinger revelando las estrategias de acción drástica planificadas para golpear a los chilenos en lo más sensible, como por ejemplo el acceso a los alimentos, y así incentivarlos a tomar acciones para impedir la llegada de Allende al poder. En dichos documentos también se comprueba la colaboración de medios de comunicación, en este caso “El Mercurio” en la persona de su dueño Agustín Edwards en operaciones de la CIA y obteniendo fondos de la administración Nixon para sustentar una política editorial de desinformación y propaganda negativa para desacreditar el gobierno de Allende.

Los paralelismos son obvios. La arremetida imperial que vive la República Bolivariana de Venezuela no es más que otra intentona, hasta ahora infructuosa gracias a la fuerza y la conciencia del pueblo revolucionario y de los esfuerzos inmensos del Gobierno del presidente Nicolás Maduro, de derrocar un gobierno socialista democráticamente elegido por el pueblo. En el caso de Allende y el Chile de 1973, ese intento tuvo éxito para las fuerzas imperiales, culminando en el bombardeo a la Moneda, la inmolación del Presidente Allende.

El Comandante Hugo Chávez, afirmo el 11 de septiembre del año 2012 que los procesos de transformaciones sociales en América Latina reivindican el esfuerzo y el sacrificio de Salvador Allende y sostenía que “para un revolucionario, para un bolivariano, es imposible que esta fecha pase sin rememorarla o reflexionarla”

En esta reflexión no puede faltar resaltar la similitud de los objetivos estratégicos de los gobiernos de Allende y de las Revolución Bolivariana, con políticas publicas abiertamente antiimperialistas para favorecer a la clase trabajadora, a los campesinos, a los pescadores artesanales, los pueblos indígenas, las personas con discapacidad y en general en nuestro caso, a los excluidos de siempre de la cuarta República. Así mismo la política de recuperación del control sobre los sectores estratégicos de la economía (allá en chile el Cobre, aquí en Venezuela el Petróleo) y la de la eliminación del latifundio en pro de redistribuir la tierra entre el campesinado.

El imperialismo no puede permitir que este tipo de políticas emancipacionadoras se desarrollen en un mundo donde los recursos naturales y las materias primas están cada vez más escasos y que el control sobre el mismo se aleje de su tenaza dicha acción atenta contra el modelo económico neoliberal donde los países del sur tenemos el rol de ser proveedores de materias primas.

Es por eso que Venezuela se plantea y lleva a cabo el golpe de estado del 2002 y el sabotaje petrolero posterior, un paralelismo innegable a la huelga de transportistas y mineros que tuvo que soportar el gobierno de Allende en sus escasos 3 años de vida. La famosa frase de Henry Kessinger de como harían chillar la economía chilena reaparece abiertamente en las declaraciones del Almirante Tidd Kurt del Comando Sur. Sobre el enfoque de cerco y asfixia que debe aplicarse a nuestro país para obligar la caída del gobierno.

En este ejercicio de rememorar y reflexionar al que nos llamaba Chávez en esta fecha también reconocer la importancia de la organización popular y de la unión cívico militar que caracterizar a la revolución bolivariana, dos escudos invulnerables que han logrado desviar y fracasar los intentos imperialistas contra nuestro proceso de construcción del Socialismo Venezolano como ocurrió en el chile del 73.

CHILE Y VENEZUELA, 43 AÑOS DESPUÉS

Desabastecimiento, acaparamiento y especulación vive Venezuela.  Lo mismo le tocó a Chile en 1973.  Con las diferencias obvias entre dos procesos separados por casi medio siglo, hay un objetivo en común: la desestabilización.

“La organización era una necesidad, porque ‘el camino al Socialismo’ muy pronto se convirtió en un campo de batalla (…) la derecha realizaba una serie de acciones estratégicas destinadas a hacer trizas la economía y desprestigiar al Gobierno.

Tenía en sus manos los medios de difusión más poderosos, contaba con recursos económicos casi ilimitados y con la ayuda de los gringos, que destinaron fondos secretos para el plan de sabotaje. A los pocos meses se pudieron apreciar los resultados.

El pueblo se encontró por primera vez con suficiente dinero para cubrir sus necesidades básicas y comprar algunas cosas que siempre deseó, pero no podía hacerlo, porque los almacenes estaban casi vacíos.

Había comenzado el desabastecimiento, que llegó a ser una pesadilla colectiva. Las mujeres se levantaban al amanecer para pararse en las interminables colas donde podían adquirir un escuálido pollo, media docena de pañales o papel higiénico.

Se produjo la angustia de la escasez, el país estaba sacudido por oleadas de rumores contradictorios que alertaban a la población sobre los productos que iban a faltar y la gente compraba lo que hubiera, sin medida, para prevenir el futuro.

Se paraban en las colas sin saber lo que se estaba vendiendo, sólo para no dejar pasar la oportunidad de comprar algo, aunque no lo necesitaran. Surgieron profesionales de las colas, que por una suma razonable guardaban el puesto a otros, los vendedores de golosinas que aprovechaban el tumulto para colocar sus chucherías y los que alquilaban mantas para las largas colas nocturnas. Se desató el mercado negro.

La policía trató de impedirlo, pero era como una peste que se metía por todos lados y por mucho que revisaran los carros y detuvieran a los que portaban bultos sospechosos no lo podían evitar. Hasta los niños traficaban en los patios de las escuelas.

En la premura por acaparar productos, se producían confusiones y los que nunca habían fumado terminaban pagando cualquier precio por una cajetilla de cigarros, y los que no tenían niños se peleaban por un tarro de alimento para lactantes”.  

Isabel Allende, La Casa de los Espíritus.

Lo  anteriormente escrito no es Venezuela, es Chile en tiempos de Salvador Allende, muerto defendiendo su patria el 11 de septiembre de 1973. Así reflejaba hace 34 años la escritora chilena Isabel Allende en su obra “La Casa de los Espíritus”, la crisis socio-económica organizada por la derecha nacional y Estados Unidos, en contra de su tío Salvador Allende y de todo un pueblo.

RESUMEN DE ASPECTOS COMPARATIVOS DE LA DESESTABILIZACION EN CHILE DE SALVADOR ALLENDE Y NUESTRA VENEZUELA.

CREAR LAS CONDICIONES O CIRCINSTANCIAS

CHILE/ 73: Reagan y Kissinger: “Hacer chillar la economía chilena”. Financiamiento diversos organismos centralizados en ITT. Objetivo: Cobre

VENEZUELA/2015: Obama: Torcer el Brazo a los países que no le hacen caso. Objetivo: Petróleo

Cuatro décadas más tarde, por la desclasificación de documentos secretos, se sabría que Richard Nixon pidió “hacer gritar a la economía chilena”. Los republicanos no le perdonaban a Salvador Allende la nacionalización de la industria cuprífera, anteriormente en manos de los grandes consorcios estadounidenses.

Venezuela. Año 2015: En las redes sociales y los medios internacionales hay cientos, miles, de fotografías de largas filas de personas para comprar productos básicos. Evidentemente irritados, muchos, culpan al Gobierno.

La tensión social es grande, y la prensa nacional e internacional de la derecha, la exacerba. Los productos aparecen y desaparecen por etapas: cuando hay harina de maíz y de trigo, no hay margarina o aceite; cuando hay papel higiénico, no hay pañales y alimento envasado para bebés; cuando hay jabón de baño, no hay detergente para lavar ropa ni desodorante.

Otra característica de esta guerra económica, es que, el desabastecimiento es muchas veces “anunciado” por los empresarios inescrupulosos asociados a los golpistas, quienes culpan al Estado por la falta de asignación de divisas. Y lo que anuncian, casi siempre es la pronta desaparición de un producto, que generalmente forma parte de la cadena productiva para lograr otros.

En Chile de Allende, hacían lo mismo. Grandes diarios como El Mercurio, Tribuna o La Tercera, publicaban noticias similares con títulos como: “Chile sin pan”, o “Mientras bailan con Fidel, no tenemos qué comer”.

Ahora se sabe que El Mercurio recibió financiación de Estados Unidos y sus textos eran revisados por sensores de ese país antes de llegar a las manos del pueblo chileno. Así lo admitió años más tarde Agustín Edwards, el dueño del medio y que ahora pasa su vejez en Estados Unidos.

Los medios de comunicación de la derecha, financiados en EE.UU., tuvieron un gran papel en el derrocamiento de Allende. Para la época, los diarios tenían mucha más influencia en el público, por eso fueron usados dos de ellos: El Mercurio, perteneciente a la familia Edwards y La Tercera. Contaron con financiamiento de Estados Unidos, eso está comprobado y hasta demostrado por las actas que se han dado a conocer en Estados Unidos, cómo financiaban a estas dos grandes cadenas de diarios: El Mercurio y La Tercera.

Una situación muy similar a la que enfrentaron los chilenos en 1973 se padeció en nuestro país. Una clase empresarial, que empieza claramente a instigar, a conspirar, grupos que se organizan y que representan lo más extremo de la derecha y, desde luego detrás de todo esto, la acción de un país como EE.UU. que se ha empeñado siempre en desestabilizar a las democracias de América Latina.

A mediados de 1973, la mina de cobre “El Teniente”, a 80 kilómetros al sur de Santiago, se declaraba en huelga “por motivos económicos”. Este yacimiento proporcionaba el 20% de la producción del mineral, el principal producto de exportación de Chile.

Desde el año anterior el cobre había sido nacionalizado por Allende, así como otros recursos naturales como el cemento, hierro, nitrato y carbón. También habían estatizado más de 6 millones de kilómetros cuadrados de tierras cultivables, antes en manos de los latifundistas.

La huelga se extendió por más de dos meses.

En Venezuela, el gobierno del Comandante Hugo Chávez, sufrió una de las peores desestabilizaciones de su historia: la paralización de su industria petrolera, de la cual dependen más de 80% de los ingresos.

La cúpula de la industria petrolera impulsó durante 62 días la paralización y Venezuela perdió más de 14 mil 400 millones de dólares por ventas no hechas. Este fue la primera guerra económica que vivió la Revolución Bolivariana, desencadenada por 40 decretos con fuerza de ley, que entre otras cosas, ordenaban la justa repartición de la tierra, lo que afectó enormemente al capital privado que controlaba el país.

Doce años más tarde, nuestro Presidente Obrero Nicolás Maduro, debe afrontar otro tipo de guerra del crudo, pero esta vez la de los mercados extranjeros. El precio de cada barril ha caído estrepitosamente, de alrededor de los 100 dólares a menos de 40. Un ardid estadounidense para acabar con la Opep y debilitar al Kremlin, inundando al mundo con petróleo de esquisto.

“Lo que pretende la élite de EEUU, más que Obama, es destruir la Opep y con eso destruir el mercado petrolero, y eso tiene efectos sobre otros minerales, efectos colaterales para los países del sur, los países del mundo. Es una guerra, en este caso grave, es una guerra también contra Venezuela  y contra Rusia”, ha denunciado valientemente ante el mundo el Presidente Nicolás Maduro.

Un Gobierno sin Parlamento

En ambos casos cuando arrecia la acción de la guerra económica, tanto el gobierno del Presidente Allende en 1971, como se lo planteo el imperialismo en la Venezuela del 2016, los parlamentos de estos paises quedan en manos de la oposición para fraguar acciones antipatria y de desestabilización.

Después del golpe a Salvador Allende impulsado por el Imperialismo Norteamericano con Richard Nixon al frente del gobierno de los Estados Unidos y Henry kissinger como Secretario de Estado, junto a la CIA y la derecha fascista y criminal contra el pueblo chileno aquel 11 de Septiembre de 1973,  asumió el poder una dictadura militar con el General Augusto Pinochet  a la cabeza que duro más de 16 años en el poder. Chile fue transformada en una especie de experimento por parte del gobierno Norteamericano y los grandes centros financieros internacionales para extender el sistema neoliberal en todo el continente.

Con el régimen de Pinochet aparece todo tipo de violaciones a los derechos humanos, se liquidan los partidos, el congreso, la libertad de expresión y el estadio nacional se convirtió en el más grande campo de prisioneros, de los cuales muchos de ellos aún están desaparecidos. La sangre derramada enlutó entristeció a toda la región; El llanto, El dolor, La desesperanza aparecen como consecuencia de aquel bombardeo, las persecuciones, las prisiones los crímenes y las torturas junto al consecuente destierro de miles de Chilenos. Así resurge el fascismo en la región con Augusto Pinochet  al frente de un grupo de asesinos al servicio del Imperialismo Norteamericano junto a la derecha fascista, se entierra la alegría y la esperanza no solo del pueblo chileno sino de toda la región y de todos los pueblos que veían en el Gobierno de Salvador Allende  una luz y un camino para alcanzar la Emancipación.

De allí en adelante se inicia y se afianza la imposición del modelo neoliberal en la región los intereses de los grandes centros financieros internacionales y de la oligarquía asumen el control y la orientación de los gobiernos de la región (a excepción de Cuba).  Todas nuestras riquezas están al servicio del Imperio Norteamericano y los pueblos sumidos en la pobreza cada día más. Chile fue el primer país del mundo en adoptar los principios de Friedman, en lo que hoy se conoce como Neoliberalismo, basado en la apertura de la economía, la privatización de las empresas estadales y la liquidación del estado frente a la actividad privada. Las tierras cultivables expropiadas y transferidas a los campesinos en base a la reforma agraria del 1967 fueron restituidas a sus antiguos propietarios, el desempleo aumento del 3,1 % al 22% (como acurre hoy en Argentina y está ocurriendo en Brasil) y en 1976 un cuarto de la población no tenía ingreso alguno. La mortalidad infantil alcanzo el 18% durante el primer año del gobierno militar.

Así, los logros y avances alcanzados por el Gobierno Socialista de Salvador Allende van desapareciendo: La nacionalización de la minería del cobre y la banca, La reforma agraria, Las reformas sanitarias, educativas y sociales; La universidad gratuita el programa de suplementos alimenticios extendidos a todos los niños en escuelas primarias y a todas las mujeres embarazadas. Aumento de las pensiones mínimas. Instauración de un sistema de salud en barrios obreros entre otros como parte de las conquistas del Gobierno de Salvador Allende desaparecen.

Los movimientos sociales y políticos progresistas de la región se van debilitando progresivamente y su esperanza va desapareciendo junto a la de la región.

Se impone el pensamiento único  hay quienes hablan del fin de la historia cae el Muro de Berlín y surge un mundo unipolar el neoliberalismo dio rienda suelta a sus políticas  y la imposición del fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial se imponen en nuestros Países. Venezuela es uno de los últimos y cuando llego el momento de su imposición, Caracas reacciono  y se levantó contra  las políticas  neoliberales de Carlos Andrés Pérez. El pueblo salió a la calle sin dirección alguna  para hacer justicia por sus propias manos, reventó vidrieras y santa marías. La oligarquía como en toda América Latina utilizo la fuerza armada para contener al pueblo y este fue acribillado.

Los muertos no los pudimos contar, hubo que enterrarlos sin identificación alguna por razones de salud publica en fosas comunes que nuestro Pueblo denomino LA PESTE. Es allí donde surge un grupo de jóvenes militares patriotas que venían descontentos y organizándose, esta situación acelero su organización e hizo que se revelaran insurgiendo aquel  4 de Febrero en un intento por cambiar las cosas. Eran Los Soldados Bolivarianos liderados por Hugo Chávez quienes salían a vengar al pueblo y aun cuando no vencieron en esa oportunidad, lograron convertir una derrota militar en una victoria política. Con la victoria política de Hugo Chávez y los jóvenes militares Patriotas Bolivarianos se inicia la Revolución Bolivariana y con ella se retoma y se da continuidad a las luchas de nuestros aborígenes, de nuestros ancestros venidos del África a las luchas de nuestros patriotas  encabezados por Simón Bolívar, por Ezequiel Zamora, Es la misma lucha por la que fue asesinado nuestro Presidente mártir Salvador Allende y es en esa lucha  por la que nuestro Presidente Nicolás Maduro esta al frente de la batalla que hoy libra nuestro pueblo. El enemigo es el mismo: El Imperialismo y la Oligarquía, queriendo dividir al pueblo para apropiarse de nuestras riquezas y conservar sus privilegios. El Chile de Allende de Ayer, debe ser un espejo para que la Venezuela de Chávez pueda ser defendida con éxito por nuestro pueblo junto a nuestro Presidente Nicolás Maduro.

Hoy la región está amenazada por un proceso de recolonización con el fin de cambiar la correlación de fuerzas en el continente. La derrota de los Kirchner en Argentina; el Golpe de estado a la presidente Dilma Rousseff en Brasil, los permanentes ataques a los gobiernos progresistas de Rafael Correa en el Ecuador y Evo Morales en Bolivia son expresiones de la ofensiva imperialista que hoy agreden a nuestros pueblos. En el caso Venezolano como lo vivió el pueblo Chileno y el presidente mártir Salvador Allende, los Estado Unidos y su gobierno han impulsado un proceso de desestabilización constante con el fin de derrocar la Revolución bolivariana y el Gobierno que lidera nuestro Presidente Nicolás Maduro

El derrumbe del modelo económico rentista petrolero y la guerra económica de la cual somos objeto nos obliga a crear un nuevo modelo económico productivo, que garantice y profundice los logros sociales alcanzados en la Revolución Bolivariana y que nos permita, continuar avanzando hacia la construcción del Socialismo.

La guerra económica que ha venido afectando a nuestro pueblo se expresa en el acaparamiento de alimentos, El desabastecimiento inducido, Las colas, La inflación inducida, El bachaqueo y toda una serie de factores que perturban y molestan a nuestro Pueblo; pero además la baja de los precios petroleros que reduce el ingreso de divisas en un 80%, El impacto del DólarToday que incorpora una inflación inducida  de un 70%, El riesgo país, El aislamiento financiero; acompañado de un proceso de desestabilización política permanente   y el impacto psicológico sobre la población, sembrando el terror mediante la manipulación mediática o la presencia de paramilitares aplicando el método de asesinatos selectivos para exacerbar el tema de la inseguridad. No solo hay una guerra económica; sino que esta se aplica en Venezuela en el marco de una guerra no convencional, lo cual explica los resultados de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre pasado.

Hoy, podemos afirmar que venimos de un primer semestre de resistencia frente a la ofensiva Imperialista empeñada en desarrollar un proceso de recolonización de la región, donde la Revolución Bolivariana se ha convertido en el blanco de una guerra económica no convencional con el fin de derrocar al Gobierno Bolivariano y poner fin a la Revolución desarrollada por el Presidente Chávez y que hoy lidera nuestro Presidente Nicolás Maduro.

La resistencia ofrecida por nuestro pueblo ante tan descomunal ofensiva económica y política es el producto de la conciencia política y de los niveles de organización alcanzados por los venezolanos producto del esfuerzo de nuestro Comandante Hugo Chávez y de la valoración que hace nuestro pueblo a la lealtad y la valentía del presidente Nicolás Maduro al darle continuidad al Legado del Presidente Chávez.

Hemos pasado los momentos  más duros ahora nos corresponde saltar de la Resistencia a la Esperanza; teniendo claro que la esperanza se construye, y en nuestro caso, debemos asumir la ofensiva política y económica que nos permita romperle la columna vertebral a la guerra económica,  ESTA ES NUESTRA PRINCIPAL TAREA. Debemos ir minimizando hasta desaparecer el impacto de la guerra económica como hasta ahora se ha venido haciendo mediante el desarrollo de la Agenda Económica Bolivariana, Los 15 Motores del Desarrollo, Las Cadenas Productivas y el Plan 50. Así mismo el esfuerzo que se ha venido realizando desde la Gran Misión Abastecimiento Soberano para garantizar el orden y el control de la producción; así como la gobernanza de los procesos productivos y distributivos con el fin de derrotar la guerra económica y garantizar la protección de nuestro pueblo; regularizar el funcionamiento del nuevo modelo económico productivo que garantice la Paz Social y que garantice la victoria del pueblo frente a la derecha, La oligarquía  y El imperialismo.

Con Hugo Chávez y Salvador Allende junto a nuestro presidente Nicolás Maduro asumimos la tarea de hacer realidad el mensaje que nos dejó nuestro comandante Chávez aquel inolvidable 8 de Diciembre “Unidad Lucha Batalla y Victoria.  

VIVA ALLENDE!!!

VIVA HUGO CHÁVEZ

VIVA NICOLÁS MADURO!!!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: