Fidel Ernesto Vásquez I.

“Patria es Humanidad”

21 DE FEBRERO, SANDINO, EL GENERAL DE HOMBRES LIBRES, ES ASESINADO A TRAICIÓN POR LOS LACAYOS DEL IMPERIO

Posted by Fidel Ernesto Vásquez I, en 21 febrero 2017

augusto-cesar-sandino

 

El 21 de febrero de 1934, al bajar la loma de Tiscapa, después de una cena, es capturado y posteriormente asesinado con los generales Francisco Estrada y Juan Pablo Umanzor por orden del asesino Somoza García.

Por Fidel Ernesto Vásquez

Augusto Cesar Sandino nació el 18 de mayo de 1895 en Niquinohomo, departamento de Masaya, no muy lejos de la capital Managua, Nicaragua. Su padre biológico fue el cafetalero Gregorio Sandino, quien nunca se hizo cargo de su crianza, y su madre la campesina Margarita Calderón.

La pobreza, privaciones y angustias que caracterizaron su infancia fueron las mismas que en la sociedad nicaraguense, de tintes semifeudales y patriarcales, han sufrido siempre los llamados “hijos naturales” (hijos extramaritales). Cuando eran recibidos en la casa paterna, los hijos naturales estaban en la obligación de trabajar en los distintos quehaceres del hogar para retribuir su propio sustento.

Desde muy niño trabajó en las duras tareas agrícolas en las plantaciones cafetaleras del Pacífico, junto a su madre. El mismo Sandino refirió a un periodista: “Abrí los ojos en la miseria y fui creciendo en la miseria, aun sin los menesteres más esenciales para un niño; y mientras mi madre cortaba café, yo quedaba abandonado. Desde que pude andar lo hice bajo los cafetales, ayudando a mi madre a llenar la cesta para ganar unos centavos. Mal vestido y peor alimentado fui creciendo, o quizás fue por eso que no crecí. Cuando no era el café era el trigo o el maíz lo que nos mandaban a recolectar, con sueldos tan mínimos y tareas tan duras que la existencia era un dolor.”

A partir de 1926, luego de regresar de Honduras, Guatemala y México, donde trabajó en ingenios azucareros y pozos petrolíferos, emprendió la batalla contra las fuerzas ocupantes que se encontraban en territorio nicaragüense desde 1916 defendiendo los intereses de las transnacionales de Estados Unidos.

Nicaragua estaba afectada además por el convenio Bryan-Chamorro, que concedía a Estados Unidos los derechos de construcción de un canal intereoceánico y una base naval en el golfo de Fonseca; y el tratado Stimson-Moncada, firmado el 4 de mayo de 1927, entre el enviado plenipotenciario de Washington, Henry Stimpson, y el general José María Moncada. También conocido como Pacto del Espino Negro, mediante este acuerdo el gobierno de turno y la infantería de marina de los Estados Unidos de América impusieron la rendición y el desarme del Ejército Constitucionalista y la supervisión de las elecciones por parte de los marines estadounidenses.

Este pacto marcó el inicio de la intensa lucha de Sandino, quien se opuso al acuerdo y decide continuar la lucha hasta expulsar a los marines, teniendo que enfrentarse a traidores e invasores, en una larga lucha de liberación nacional.

El 21 de febrero de 1934, al bajar la loma de Tiscapa, después de una cena, es capturado y posteriormente asesinado con los generales Francisco Estrada y Juan Pablo Umanzor por orden de Somoza García.

Poco antes, su hermano Sócrates había corrido la misma suerte. El coronel Santos López, quién participará posteriormente en la fundación del Frente Sandinista de Liberación Nacional, logra escapar.

La lucha del “General de Hombres Libres” Augusto César Sandino pasó a ser parte del legado de rebeldía del pueblo nicaragüense contra la dominación extranjera. Fue la clase política entreguista de la época la que lo traicionó y mandó a asesinarlo; pero su gesta y su ejemplo perduraron en la historia de Nicaragua.

A tal punto perduraron, que décadas después de su muerte, en el transcurso de los años 70, algunos jóvenes revolucionarios (entre ellos Carlos Fonseca, Tomás Borge, Francisco Buitrago, Germán Pomares, más el coronel Santos López, único sobreviviente del desparecido Ejército Defensor de la Soberanía Nacional) constituyen un movimiento político armado inspirándose en aquella heroica gesta, al que llamaron justamente Frente Sandinista de Liberación Nacional FSLN y que retomando aquellas banderas históricas de antiimperialismo, continuará la lucha por un cambio social y revolucionario.

Este movimiento, inspirado en la resistencia ofrecida por Augusto César Sandino a la invasión estadounidense, y nutrido igualmente en la teoría marxista, fue el que en el año 1979, armas en la mano y con el apoyo mayoritario de la población, depusiera al dictador Anastasio Somoza Debayle, último exponente de esta familia de dictadores, para dar lugar a la segunda revolución socialista del continente, luego de la cubana. En ese sentido, la figura de Sandino ha sido, y continúa siendo, fuente de inspiración en la lucha por un mundo mejor, libre de injusticias y basado en la equidad.

Evocar hoy el nombre de Sandino es evocar la lucha contra la dominación imperial, contra la hegemonía de la potencia del Norte; su lucha, como la de Bolívar, como la del Che Guevara, la de Hugo Chávez, en la actualidad como la de nuestro Presidente Obrero Nicolás Maduro, es un llamado a la unidad regional y en defensa de la soberanía de nuestros pueblos latinoamericanos, los históricamente pisoteados por el imperio hoy levantados y sublevados como Sandino en la lucha por una Patria Libre, Digna y Soberana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: